--
.



* PÁGINAS Y AGENDAS

 

"No podemos ser amigos" - disco sep. 2002 comentario 

Fotos directo 2001
.
Aroah 
La pérdida de la inocencia

Entrevista por Fernando Navarro - IndyRock
Foto: J. E. Gómez - IndyRock
 
Sept. 2002 - Aroah no puede mantener oculta la creación. Vuelve a los escenarios con un nuevo disco, "No podemos ser amigos". Atmosferas intimistas, narraciones cantadas. La pérdida de la inocencia
1- `No podemos ser Amigos´ empieza con una postal nostálgica sobre la infancia y termina en un bar, entre whiskey y soledad, ¿es de alguna manera todo el disco un recorrido desde la inocencia hasta la pérdida de ésta?
El orden de las canciones lo elegimos al terminar la grabación. Si la progresión entre canciones resulta coherente es porque lo sentimos así Frank y yo al elegir el orden. Sentimos que era el orden natural de las canciones, y aunque lo pensamos a la hora de elegirlo, no tuvimos dudas a la hora de decidir que esa era la progresión más lógica. No creo que "Myriam, la primera" sea una canción inocente, se ríe un poco de la credulidad de una niña, igual que "Whiskey" ironiza sobre la credulidad de un adulto. "Whiskey" es, principal pero no exclusivamente, una canción sobre un plantón. Pero no hay ningún desengaño, ni pérdida de inocencia, solo tristeza. De hecho al final de la canción, el protagonista sigue esperando, aunque no quiere creerlo. Hay mucho "te espero"/"no te espero", "te creo"/"no te creo" en las letras, pero no hay una progresión ni alternancias... solo contrastes.
2- A pesar del contenido abiertamente melancólico del disco hay lugar para el optimismo y para canciones luminosas, ¿te sientes más cómoda en terrenos emocionalmente frágiles? ¿Cómo abordaste la composición y, sobre todo, la  lección de las canciones del disco?
Es difícil escribir canciones felices que sean realmente buenas. Solo hay que comparar "Feeling Groovy" de Simon & Garfunkel con "It won't be long" de los Beatles para darse cuenta de lo complicado que es.Una de mis canciones favoritas es "I can't stop smiling" de Velocity Girl, cuando la oigo no sé si reir o llorar. Me gustaría componer algo así de bueno. No veo fragilidad en mis letras, quizás la haya en las melodías porque me gustan la música sutil. Pero en las letras hay mucha determinación. Que una canción sea triste no convierte al personaje en un ser resignado y débil. No creo que sensibilidad sea sinónimo de fragilidad. Sentir las cosas no quiere decir que te doblen. Cada canción tiene su historia sobre cuándo y cómo la compuse. Tenía muchas canciones en la época en la que estábamos grabando, y elegí grabar estas catorce pensando que solo entrarían doce. Pero cuando terminamos no creí que sobrara ninguna así que entraron todas. Así que la verdadera selección fue el proceso natural de olvidar las canciones que compones pero no tienes ganas de tocar. 

3- Hay una gran diferencia en las canciones escritas en español y en todo el resto. Las primeras son las más tristes, las más desangeladas, las que producen una sensación más inquietante; las segundas son algo más llevaderas, con  espacios luminosos (como ya he comentado) y parajes más evocadores. ¿Cómo afrontas ese cambio de idioma? ¿Supone un problema? 

Hablo español e inglés igual, hasta el punto de no darme cuenta a veces de en que idioma estoy hablando, cantando, escuchando... Si no me fijo, ni me entero. Es una casualidad que en este disco las canciones en español sean más inquietantes, en "Cuando termines con todo, habrá terminado contigo" pasa lo contrario ("Recuerdos" es la más alegre). De todos modos la mayoría de las letras las escribo en inglés, hace poco que escribo en castellano y no me resulta tan fácil. Pero sí estoy contenta con los resultados. Seguiré componiendo en los dos idiomas mientras escriba letras. 

4- Pocas veces he visto como en `No podemos ser amigos´ una identificación tan cristalina entre autor y narrador; el uso de la primera persona, la desnudez de las canciones, la fragilidad de las emociones, la tristeza, todo parece salido de tu propia experiencia, de tu dolor, como si no quedara nada para la imaginación, como si cada estrofa hubiera sido vivida. Supongo que es una pregunta personal pero, ¿hasta que punto es así? ¿Son las canciones del disco recuerdos y vivencias o hay algo de invención en todo esto? ¿Te molesta que te lo pregunte? Si es así, disculpa. 

Obviamente represento mis ideas sobre la vida y las personas, y utilizo aspectos y detalles de mi vida cotidiana. Pero hay un punto de dramatización. Si me pongo un poco intelectualoide podría decir que recompongo, en lugar de componer. La experiencia es como una deconstrucción y selección de la realidad, y con esos trozos de experiencia (de lo que siento, pienso y veo) recompongo canciones. Así que diría que sí, que las cancioes tienen relación con mi vida, pero no es una relación absoluta. 

5- `No podemos ser amigos ´ ha sido grabado en Gijón, con amigos de Migala, Manta Ray o Nacho Vegas durante bastantes meses, ¿cómo ha sido la  grabación? ¿cómo es la colaboración con todos estos músicos? 

La colaboración con Frank Rudow ha sido muy constante, las aportaciones de los demás fueron más esporádicas y "a ciegas". Todos tenían mucha libertad creativa, se trataba de que cada uno aportara su visión a las canciones. La de Abel fue más controlada de lo que me hubiera gustado, por circunstancias del espacio-tiempo.



Aroah, "No podemos ser amigos"
Acuarela, 2002 www.acuareladiscos.com
Por Paco Camero-Indyrock 
Tras su loado EP "Cuando termines con todo, habrá terminado contigo" y después de su split (sofisticadilla manera de denominar un disco a medias) con el ex Manta Ray Nacho Vegas en "Seis canciones desde el Norte", Irene R. Tremblay, Aroah musicalmente, publica ahora su primer disco, "No podemos ser amigos". Folk intimista, casi de cámara, 'de dormitorio', son los calificativos que algunos han dedicado a la música de esta joven de 22 años (aunque a ella la última etiqueta no acaba de gustarle). Lo cierto es que su querencia por el folk, por la tradición (norte)americana en conjunto -heredada de su madre, que es de allí-, es irrebatible. Aunque también hay en su obra destellos de pop, impulsos eléctricos y una suerte de voluntad de catarsis personal a través de su arma más poderosa: la sinceridad, a veces teñida de candidez infantil ("Myriam, la primera", cuya letra es contundentemente minimalista), a veces envuelta en palabras como dardos. Casi es imposible no hacer refrencia a las influencias: Catpower, el inevitable Will Oldham, algo de Joni Mitchell, otro poco de Tara Jean O'Neil... Pero siempre sobrada de personalidad, con autonomía y valentía creadora. En el disco Aroah se ha rodeado de una parte significativa del 'indie' patrio, a saber: Frank Rudow, Nacho Vegas (que canta en "Canción con idioma"), Abel Hernández de Migala ("Whiskey"), Jairo Moreno e Iker González. 10 temas en inglés (los más afilados letrísticamente), 3 en español (supuestamente más inocentes) y uno instrumental para el debut en largo de Aroah, que conquista eléctrica y acústicamente (con baterías que recrean sedosas atmósferas), pero siempre, siempre de una forma delicada, muy bonita. 


INDYROCK * SERVICIOS MUSICALES
Productoras
Estudios
Locales de ensayo
Salas de conciertos
Tablón de anuncios
Concursos
Academias de música
Realización de clips

IndyRock * Latinoamérica 
INDYROCK * INICIO


vídeopromoción







VÍDEOS DE DIRECTOS
Archivo histórico de IndyRock Magazine


.


--
 
Copyright IndyRock ©
TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS:
Queda prohibida la reproducción, distribución, puesta a disposición, comunicación pública y utilización total o parcial, de los contenidos de esta web...
Leer más y Política de privacidad
 
Contenidos informativos
Agenda de conciertos
Concursos
Noticias
Productoras
Tablón de anuncios... y + Más

Revista electrónica creada en 1997
Home * Portada
Servicios publicitarios
Créditos | Qué es IndyRock
info@indyrock.es

Naturaleza  y divulgación científica
waste.ideal.es
Dirección y edición
waste@diarioideal.es