VÍDEOS EN INDYROCK TV
Vídeos de directo, entrevistas, acústicos... Estrenos y premier. Grabaciones de producción propia, ofrecidas por los grupos, productoras y salas para la difusión de sus trabajos, a IndyRock TV, TELEIDEAL, ideal.es

--
.



* PÁGINAS Y AGENDAS

 
Bunbury en IndyRock
Fotos, cronicas, videos
.
Bunbury
28 noviembre 2008 Coliseo Atarfe, Granada
Crónicas: 
El mùsico total / por Luis Miguel Albarracín / IndyRock
Unas botas y un sombrero / por Enrique Novi / IndyRock
Fotos: Ramón L. Pérez / Ideal - IndyRock
Video: Teleideal / IndyRock


Fotos: Ramón L. Pérez / Ideal - IndyRock

El músico total
28 noviembre 2008 Coliseo Atarfe, Granada
Por Luis Miguel Albarracín - IndyRock
 Una noche más Bunbury volvía a los escenarios granadinos, y una vez más salió por la puerta grande, nunca mejor dicho puesto que el concierto se celebró en una plaza de toros. Como siempre, todos los detalles cuidados hasta lo exquisito, y una noche por delante para disfrutar. Sólo un pero: el inmenso frío que se pasó. Ni en los peores tiempos. 

   Con puntualidad inglesa, a las diez de la noche el señor Enrique Ortiz de Landázuri subió al escenario, ataviado al más puro Dylan, con traje impecable y el sobrero de las mejores veladas. Dos pantallas en los laterales anunciaban la buena nueva, y como pistoletazo de salida "El club de los imposibles", toda una declaración de intenciones. Cuatro mil socios de ese selecto club se habían reunido en Atarfe y ya no había cuenta atrás. "La señorita hermafrodita" hizo acto de presencia, recordando uno de los mejores momentos de "El viaje a ninguna parte". "Hay poca gente", single de "Hellville de luxe" fue la siguiente, y para el que quisiera arroz, tres tazas, otro de los temazos del ultimo disco: "Bujías para el dolor" La mecha se había encendido y el público quería más y más. Para bajar algo la adrenalina, una canción del disco que grabó en colaboración con Nacho Vegas, "El tiempo de las cerezas". No funcionó tan bien como el resto, pero sirvió para tomar un poco de aire. Y de nuevo un momento para el recuerdo: la interpretación de "Sólo si me perdonas". Con unas flamencas siendo visionadas en las pantallas, todo el público empezó a dar palmas siguiendo la tradición granaína. Es un hecho que las canciones en directo ganan mucho, pero el zaragozano las revisa una y mil veces, como el viejo Bob, y eso hace que un tema no suene igual en dos giras, se reinventa una y otra vez. 
   Fue el momento para que toda la banda se metiera dentro de un círculo rojo. Unas lámparas al estilo más clásico daban sensación de intimismo, y una nueva oleada llegó desde quién sabe dónde. Un set que contó con temas como "Sácame de aquí" o "Si no fuera por ti". "El extranjero" y "Desmejorado" (canción en colaboración con Bushido en la que homenajea a Raphael) sonaron con arreglos de banjo y acordeón, convirtiéndose en una fiesta popular. "Porque las cosas cambian" e "Infinito" sirvieron para cerrar una parte de la actuación que fue muy bien recibida por todos. 
   Los músicos se retiraron y un cúmulo de imágenes surgieron de las pantallas. Algunas fotos de promoción del nuevo disco, entre las que aparecía Bunbury con una escopeta de cañones recortados y disparando como si fuera el sonido de una máquina de pinball. El vídeo finalizaba con la intención de dejar al músico con la última palabra: "El hombre delgado que no flaqueará jamás" fue el tema con el que reapareció. Con un público entregado desde el principio, "Sí" y "El rescate" fueron algunas de las canciones de la noche. 
   Bunbury es continuamente el centro de todas las miradas en el show, pero se siente arropado en todo momento por una gran banda, con muchas tablas y todos provenientes de grupos consolidados. Presentó a los músicos que han tomado el relevo del cabaret ambulante: Robert Castellanos al bajo, Álvaro Suite y Jordi Mena en las guitarras, el maestro Jorge "Rebe" Rebenaque al mando de los teclados y el acordeón, y Ramón Gacías en la batería. En muchos momentos se apoya en ellos para que continúe el espectáculo y, aunque será difícil olvidar a Del Morán y los suyos, los nuevos fichajes rindieron correctamente. 
   Como no podía ser de otra manera, también hubo un pequeño guiño para Héroes del Silencio "Apuesta por el rock and roll" fue de las favoritas del público, y "Lady blue" sirvió para cerrar dos horas de intenso concierto, con mucho frío en los huesos pero con ganas porque se prolongara algo más.
   Todavía hubo tiempo para más. "Alicia (expulsada al país de las maravillas)", "El porqué de tus silencios" (con lap steele incluido a cargo de Jordi Mena) o "El viento a favor" (como introducción fraseó el principio de "Una canción triste"). Mención muy especial para "No me llames cariño". Fue el momento en el que Bunbury desató sus movimientos acrobáticos con más vehemencia. Su coordinación con el juego de luces fue fantástico y dejó a todos boquiabiertos. Una performance en toda regla que hizo las delicias de sus seguidores. 
   Quedaba la despedida, ésa que cuesta tanto después de haberlo pasado tan bien. Para la ocasión eligió "Canto (el mismo dolor)" y otra de sus preferidas para decir adiós: ".Y al final". Porque, efectivamente, había llegado el final. Dos horas y veinte minutos más tarde, llegó el momento de decirse hasta luego. Una gira que promete ser muy larga y que no dejará indiferente a nadie. Salud para todos los que estuvieron allí, dando gracias por no amanecer con un resfriado que mereció la pena. 


Unas botas y un sombrero
Por Enrique Novi / IndyRock
Bunbury -viernes 28 de noviembre - Coliseo de Atarfe - Granada
Hace unos años Alberto García-Alix se vio en la tesitura de tener que realizar un retrato de Enrique Bunbury. El fotógrafo, que trata de atrapar el alma de sus modelos en cada disparo, no se la encontró al zaragozano. Según confesaba en el excelente libro Llorando a aquella que creyó amarme, si no recuerdo mal, ante la falta de sintonía entre ambos, le propuso fotografiar sólo sus botas y sobre ellas el sombrero que vestía. Para García Alix no fue más que una finta para fajarse del para él vacuo personaje. Lo más curioso, y revelador, es que Bunbury quedó encantado con el simbolismo de la imagen. Sin percatarse del recorte, como corresponde a su carácter egocéntrico. Un ego imprescindible, sin embargo, para alimentar la personalidad excesiva y algo mesiánica del Bunbury artista. El que es capaz de ofrecer un concierto de más de dos horas y media de bunburysmo sin lugar para otra cosa que no sea su visión del mundo. Sin versiones ni añadidos. No es que no quiera teloneros, es que no le caben. En ese tiempo alternó las canciones de "Hellville de luxe", su último y polémico trabajo, con algunos temas escogidos del resto de su ya nutrida discografía. Sin que primaran ni unos ni otros. El maño soslayó la controversia creada a raíz de la acusación de plagio por parte de los herederos del poeta Pedro Casariego, de cuyo poemario toma prestados varios versos en su álbum. Hace suyo el viejo axioma que reza: "los mediocres plagian; los genios robamos". Y no se entretiene en dar explicaciones. Como haría un genio. Es una antigua discusión la de la opción del artista de apropiarse de creaciones ajenas para desarrollar las propias, y toda la literatura acerca de la propiedad intelectual en un mundo interconectado que se mueve a velocidad de vértigo. ¿No habíamos quedado en que la propiedad era un robo? El mismísimo Dylan ya desde sus inicios robaba la cartera cada vez que tenía ocasión a los folkies veteranos del Greenwich Village. Que le pregunten a Eric Von Schmidt, al que copió un arreglo para Baby Let me follow you down, o a Dave Van Ronk, que se regocija en el film No direction home de que Dylan tuviera que sacar de su repertorio The house of the rising song cuando triunfaron The Animals, después de que el bardo de Duluth se hubiera apropiado de su versión del tema. Así pues, ajeno a las acusaciones de los estrechos de mente, Bunbury, acompañado de una banda muy notable, que templa con clase el envoltorio musical de su propuesta, deja volar sus fascinaciones con el cabaret y con México, con los poetas malditos y con el rock con denominación de origen de los clásicos, con la música negra que dice practicar y con los frikis de barraca de feria. Como un iluminado, místico e histrión, su voz engolada despliega historias circenses y las reviste de exuberancia rockera. Seguramente muchos de los cerca de 4000 fans que acudieron a su llamada no compartan con él muchas de sus fijaciones, pero disfrutan como críos de sus consecuencias en forma de canciones.
INDYROCK * SERVICIOS MUSICALES
Productoras
Estudios
Locales de ensayo
Salas de conciertos
Tablón de anuncios
Concursos
Academias de música
Realización de clips

IndyRock * Latinoamérica 
INDYROCK * INICIO



PROMOCIÓN INDYROCK
¿Quieres que te conozcan en el sector musical?
Promociónate en INDYROCK

    Te ofrecemos la plataforma de IndyRock para promocionar tus eventos, grupos, discos, salas y tus productos mediante el sistema de páginas informativas y espacios esponsorizados. La forma más eficaz y rápida de dar a conocer tu oferta en el sector musical, con tarifas especiales. Contacta con nosotros AQUI


VÍDEOS DE DIRECTOS
Archivo histórico de IndyRock Magazine



.



--
 
Copyright IndyRock ©
TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS:
Queda prohibida la reproducción, distribución, puesta a disposición, comunicación pública y utilización total o parcial, de los contenidos de esta web...
Leer más y Política de privacidad
 
Contenidos informativos
Agenda de conciertos
Concursos
Noticias
Productoras
Tablón de anuncios... y + Más

Revista electrónica creada en 1997
Home * Portada
Servicios publicitarios
Créditos | Qué es IndyRock
info@indyrock.es

Naturaleza  y divulgación científica
waste.ideal.es
Dirección y edición
waste@diarioideal.es