--
.



* PÁGINAS Y AGENDAS


 Mas info de
Cousteau
Experience
Edicion 2002
Edicion 2003
Edicioon 2004

Ciclo Pop Rock 2006
Edicion 2007
Ciclo Pop-Rock 2008 
Ciclo Pop Rock 2009
.
Festival Pop Rock en el Central 
Días 1, 2 y 3 de junio de 2001 Teatro Central. Sevilla 
Cartel: Cousteau, Purr, Gorky´s Zygotic Mynci, Mendelson y Experience
por Paco Camero Mesa- Indyrock
1ª JORNADA
Corazones elegantemente rotos
Tras un leve retraso que rompió el lugar común de la puntualidad británica, Davey Ray Moor, Liam Mckahey y compañía se personaron en el escenario ataviados con la más elegante estética dandy. En la hora justa que duró el concierto, la formación repasó casi en su integridad los temas de su primer disco ("Cousteau", reeditado recientemente en España) y alguna que otra canción del último ("Nothing so bad" y "Like a tambourine").
De estructuras sencillas, casi repetitivas y machaconas, los temas de Cousteau ganan enteros en directo, donde cada instrumento toma su propio camino a partir del mismo ritmo y va aportando matices que enriquecen las canciones. Mecida entre el piano sencillo y claro de Moor y una elegante sección rítmica con ciertos aires jazzísticos, la voz de Liam Mckahey se erige inmensa con registros que recuerdan a los baladistas clásicos de los años cincuenta. De fondo, la guitarra de Robin Brown se prodiga poco pero intensamente con el pedal wah wah y solos de emoción contenida.
Temas como "Your day will come", "Jump in the river", "Wish you were here" o "Of this goodbye" son irremplazables en cualquier concierto de la banda británica. "You. My lunar queen" regaló uno de los momentos más románticos de la noche, con los acordes limpios del piano y Joe Peet (bajista) sacando emociones de su viola. Es la música de Cousteau una suerte de combinación de elementos del más puro y primigenio rock n´ roll, sonidos de rithm & blues y energía de tendencias actuales. Salvando las distancias, las introducciones de los temas recuerdan a los etéreos ambientes que creaban los viejos grupos de rock progresivo. Lo cierto es que el escenario del Central pareció volverse blanco y negro, como las viejas películas de los años cincuenta de amores malditos con humo de tabaco en el ambiente. Da igual la estación del año: las canciones de los británicos siempre tendrán lugar en atardeceres de un otoño lluvioso. La composición de los temas, sencilla y refinada, y la ejecución impecable de los instrumentistas propiciaron una buena puesta de largo del festival Pop-Rock en el Central de este año. El romanticismo tiene sus desventajas, una de ellas vivir con el alma atormentada y taciturna. Si son felices da igual: Cousteau siempre cantará con el corazón roto y épico.
2ª JORNADA
El emocore y el mito
En la segunda jornada del festival les tocó el turno a los franceses Purr y a los británicos casi legendarios Gorky´s Zygotic Mynci. A los primeros se les esperaba para comprobar en directo su fuerza corrosiva y la parte más arrebatada del pop. Los segundos (a quienes realmente fueron a ver la inmensa mayoría de los presentes) hicieron acto de presencia con la seguridad de casi diez años de éxitos y reverencias de público y crítica.
Purr venía a presentar su último disco, "Open transport". Tras el éxito de su primer album, "Whale leads to the deep sea", los galos fueron absorbidos por las etiquetas de post-rock y emocore. En muchos momentos de su concierto se encontraron más cercanos a un hipotético grunge progresivo que a la etérea clasificación en ese cajón de sastre que se ha dado en llamar post-rock. Por encima de todo en las composiciones de Purr, llama la atención la cuidada y preciosista base rítmica.
En la batería, Lorichonberg ofreció múltiples cambios de ritmos, muchos cercanos al jazz, un excelente uso de los platos e inusuales ritmos ternarios que enriquecen notablemente los cimientos sobre los que Thomas Mery canta-recita su melancolía al mundo. Entre la guitarra de este último y el bajo de Stéphane Bouvier se establecían intercambios en el papel de protagonista en las cuerdas a la hora de marcar los ritmos.
En algunos momentos llegó a resultar fría su interpretación. La música de Purr requiere de tranquilidad y varias escuchas. Sin embargo, temas como "Shadows", "Fragments", "Petit" y "Brixton" regalaron minutos intensos, especialmente los dos últimos, cantados en francés. Los numerosos cambios de ritmos (en plan Dream Theater post-rock) y los sentidos diálogos entre los arpegios de bajo y los acordes de guitarra, en cambio, ofrecieron finalmente un concierto de calidad y sorprendente.
Con el hiperactivo Euros Childs al frente, Gorky´s salieron al escenario con el favor del público ya ganado. En general, el concierto fue correcto, pero más bien desangelado. Euros, cuyo carisma está fuera de toda duda, pareció frenético durante toda la noche y, aparte de sus movimientos frenéticos de autómata (que ponían bastante nervioso, en honor a la verdad), pagó sus enfados con los encargados de la mesa de sonido y los técnicos de su equipo.
Pese a todo, el repaso a discos como "Patio", "Tatay" y "Gorky 5" garantizó al grupo la aceptación por parte de los asistentes y algún que otro momento brillante con temas como "Patio song" y algunas de las más festivas y guitarreras canciones de su repertorio. 
Por otro lado, el toque folk del violín de Megan Childs, las impecables melodías (una de las señas de identidad de la formación), su pop ecléctico y el personal toque de Euros en los teclados siguen siendo impagables.
3ª JORNADA
Otra forma de hacer rock
El último día actuaron dos grupos unidos, en cierto modo, por un mismo concepto de rock, entendido como experimentación y destrucción de barreras estilísticas y artísticas (las letras, la literatura, juegan un papel esencial). 
La propuesta de Mendelson comenzó con "La brouillard", tema brumoso en el que el grupo da rienda suelta a la experimentación y a la improvisación. Canciones guitarreras (como "Monsieur") y piezas con una tendencia más jazzística se alternaban en un repertorio que fue ganando a medida que avanzaba el espectáculo. "Mon frère" y "Une vie tranquille" fueron dos de los mejores temas de un repertorio cuyas canciones más reposadas recordaban a Arab Strap, con relajados acordes y punteos de guitarra marcando el ritmo y Pascal Bouaziz recitando. 
La voz desencantada de Pascal se fue abriendo paso entre unos instrumentistas que ganaron confianza progresivamente durante el concierto. A pesar de la vertiente experimental (que en los momentos más álgidos llegó a provocar confusión), las guitarras sonaron bien y fuerte en muchos de los temas. Para garantizar el espíritu innovador de Mendelson, un saxo y un contrabajo marcaban impetuosamente ritmos envolventes que envolvían las canciones en un entorno intimista.
Tras la actuación de Mendelson, herederos de los sonidos de Diabologum, Michel Cloup, una de las mitades del mítico grupo francés, representó en escena el disco de su nuevo proyecto: Experience (antes The Peter Parker Experience), un nombre que difícilmente podría ser más apropiado, por su eminente carácter experimental (el término vanguardista no le gusta a su creador) y refundador de la concepción del rock. 
Hace poco, el primer disco de la banda, "Aujourd¢ hui, maintenant. LP", fue publicado en España. Las expectativas por comprobar en directo tan sublime album eran, cuando menos, bastante importantes. Aprovechando perfectamente las posibilidades de actuar en un espacio distinto (una sala de teatro), el cantante y guitarrista se bajó varias veces del escenario para pasearse y recitar sus letras entre los asientos del público. Al fondo, una pantalla emitía frenéticamente imágenes relacionadas con los temas tratados en las canciones. Pero no sólo de Cloup vive Experience: un extraordinario y rápido batería, un potente bajista y un versátil guitarrista completan una formación que en directo se muestra contundente, poética, moderna y estremecedora.
"Por razones políticas, por razones poéticas", como canta Cloup en la canción que abre su album de debut, Experience combina unas magníficas melodías de guitarra con elementos experimentales que son la prolongación del espíritu que demostraba el músico en su experiencia anterior, los desaparecidos Diabologum.
Uno de los mejores discos de rock en lo que va de año tiene, forzosamente, que ofrecer uno de los más interesantes conciertos en lo que va de año, al menos en Sevilla. "Deux", "Pour ceux qui aiment le jazz", "Essayer", "Entre voisins" y "Aujourd¢hui maintenant" son en directo tan arrebatadoras como en el disco. En algunos momentos, por la intensidad musical y emocional, era particularmente difícil estarse quieto en los asientos del elegante teatro. Esto es consecuencia de uno de los cambios más profundos que brinda Experience frente a Diabologum: ahora sus textos son más luminosos, aunque con una melancolía y una ironía extraordinarias, que en la formación anterior.

Tras finalizar el impresionante concierto y afrontar la dura realidad de que éste había acabado, no queda más que recomendar la escucha de "Aujourd¢hui, maintenant. LP" y saborear tranquilamente la nueva joya que el francés Michel Cloup nos ha regalado. 
http://www.teatrocentral.com/

 


INDYROCK * SERVICIOS MUSICALES
Productoras
Estudios
Locales de ensayo
Salas de conciertos
Tablón de anuncios
Concursos
Academias de música
Realización de clips

IndyRock * Latinoamérica 
INDYROCK * INICIO






VÍDEOS DE DIRECTOS
Archivo histórico de IndyRock Magazine


.


--
 
Copyright IndyRock ©
TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS:
Queda prohibida la reproducción, distribución, puesta a disposición, comunicación pública y utilización total o parcial, de los contenidos de esta web...
Leer más y Política de privacidad
 
Contenidos informativos
Agenda de conciertos
Concursos
Noticias
Productoras
Tablón de anuncios... y + Más

Revista electrónica creada en 1997
Home * Portada
Servicios publicitarios
Créditos | Qué es IndyRock
info@indyrock.es

Naturaleza  y divulgación científica
waste.ideal.es
Dirección y edición
waste@diarioideal.es