VÍDEOS EN INDYROCK TV
Vídeos de directo, entrevistas, acústicos... Estrenos y premier. Grabaciones de producción propia, ofrecidas por los grupos, productoras y salas para la difusión de sus trabajos, a IndyRock TV, TELEIDEAL, ideal.es

--
.



* PÁGINAS Y AGENDAS

 
Edición 2008
Edición 2007
Edición 2006
Fotos y crónicas Ediciones anteriores
Pop-Rock en el Central 
Edición 2001
Edición 2002
Edición 2003

Edición 2004
.

Ciclo Pop Rock 2009
Damien Jurado + Lambchop
20 junio 2009 Teatro Alhambra, Granada 
Fotos Merche S. Calle - IndyRock
Crónica Tabaquismo y lumbago por Enrique Novi / IndyRock




 


Lambchop


Damien Jurado
Lambchop + Damien Jurado 
sábado 20 de junio 2009 Teatro Alhambra Granada
Tabaquismo y lumbago
por Enrique Novi Indyock

Máxima expectación y lleno absoluto para asistir a uno de los mejores nombres que haya podido incluir en su cartel el que comenzó llamándose Ciclo de Pop Rock en el Central y que de unos años a esta parte la Junta de Andalucía ha venido expandiendo desde Sevilla también a Málaga y a Granada. Y Lambchop, cuyo nivel sobre un escenario nunca baja de la excelencia, respondió sobradamente a las expectativas. Antes un tímido Damien Jurado prácticamente escondido tras una escueta guitarra de la que extraía precisos arpegios para acompañarse, había pasado de puntillas con una decena de temas intimistas e introspectivos. Los cantó con los ojos cerrados y sin apenas distraerse más que para presentarse al principio (soy Damien Jurado, vengo de Seattle, Washington, y toco canciones tristes; he intentado tocar también canciones alegres pero no ha funcionado), y al final para preguntar la hora y asegurarse así de que le quedaba tiempo para interpretar un último tema. Parada para echar un cigarro a la puerta del teatro y de nuevo a la butaca. El público recibió a los de Nashville con un caluroso aplauso y sin el más mínimo aspaviento el grupo atacó los primeros acordes de su magistral concierto. Da igual si se presenta solo Kurt Wagner, o si despliegan una gran formación de una docena de miembros o si, como en este caso, lo hacen como quinteto. 

Su música es siempre un prodigio de sutileza donde los clímax se alcanzan a través de los matices, la perfección instrumental y la finura con la que hacen crecer los temas. A día de hoy ya no importa que se haya hablado de country crepuscular, de soul o de cualquier otra etiqueta en busca de una definición certera. La única realidad es que la obra de Lambchop es una de las más consistentes de los últimos quince años, que su directo es de las mejores experiencias que pueden vivirse en la música actual y que son la demostración de que el pop bien entendido y ejecutado con la maestría con que ellos lo conciben en ningún sentido debe sentirse en inferioridad frente a otras músicas generalmente consideradas más elevadas. Lambchop dotan al género del orgullo y la autoconfianza que otros sí poseen.

La voz de barítono sin opciones de Wagner tal vez haya perdido agudos pero qué importa el registro cuando se tiene tanta expresividad. Emociona con sus murmullos y susurros. Y con sus surreales historias. La ansiedad que provoca dejar de fumar, volver a recaer en la adicción, los problemas de espalda debidos a su antiguo trabajo como montador de suelos de parqué, todo parece haber quedado atrás. Todo menos su capacidad para sublimar las experiencias cotidianas en canciones crípticas, inteligentes e inquietantes. Y todo salpicado con el fino sentido del humor con que afrontan su directo, como cuando bromearon a propósito de la mosca que mató el presidente Obama en televisión y la posterior autopsia practicada al animal, o haciendo un paréntesis en la actuación para abrir un turno de preguntas. Desde National talk like a pirate day o Slipped dissolved and loosed, dos de las mejores piezas de su último álbum, hasta la versión dylaniana de I threw it all away, el concierto fue soberbio. Wagner abrió una carpeta con un montón de letras de canciones y fue pasando hojas gastadas por el uso. Cuando terminó, aún quedaba un buen montón de folios por desfilar. Si hubieran tocado dos horas más hasta completar la carpeta, nadie se habría movido del asiento.


MARTHA WAINWRIGHT + PONY BRAVO + DON CABALLERO
21 junio  Teatro Alhambra, Granada a las 21 h 
Fotos Merche S. Calle - IndyRock
Crónica Una noche larga Por  Enrique Novi - IndyRock



Don Caballero



Martha Wainwright




Pony Bravo
Martha Wainwright + Pony Bravo + Don Caballero 
domingo 21 de junio 2009 Teatro Alhambra Granada
Una noche larga
Por  Enrique Novi - IndyRock
Va a ser una noche larga, dijo Martha Wainwright a propósito de un comentario de su marido, que la acompañó al piano en algunos temas, acerca de las tapas que le habían puesto con las cervezas en un bar cercano al teatro. Y desde luego lo fue. Porque tres nombres parecen demasiados para un concierto del ciclo de Pop Rock en el Alhambra. Y más si es domingo de resaca. Más aún si cada uno de ellos tiene tan poco que ver con el resto que el cartel tendría más cohesión si se hubieran juntado tres artistas al azar. 

Y es que al margen del acierto indiscutible de Lambchop, la edición de este año ha quedado algo estrambótica. Para empezar el número de conciertos se ha reducido a dos después de que se frustraran las negociaciones para incluir a M Ward. Tal vez por eso los organizadores decidieron compensar con uno de tres artistas. Pero sin terrenos comunes entre ellos, el teatro se convirtió en un constante trasiego de público interesado en uno u otro y no en los demás. Así comenzó la Wainwright aferrada a su guitarra acústica atacando algunos de los temas de I know you’re married but I’ve got feelings too, su último álbum, segundo de su carrera. Entre sus acordes se le coló, primero de manera accidental y más tarde deliberadamente, Edith Piaf y una anodina versión del clásico Stormy weather.

Con vaqueros y tacones, una combinación que me resulta particularmente irritante, pisó fuerte las tablas del teatro y cantó con fuerza demostrando la naturalidad con la que en su familia se ha crecido rodeada de intérpretes sin complejos. Otra cosa es la pertinencia de su participación en el ciclo. Como artista Martha Wainwright se me antoja tan previsible como prescindible por mucha perfección formal que alcance como cantante. A pesar de todo, fue su nombre el que tiró del carro que llenó el teatro, y aunque hubo alguna deserción tras su show, la mayoría se quedó a amortizar la entrada. Sorprendió a muchos el planteamiento de los sevillanos Pony Bravo. 

Cantando en español con deje de la tierra, su música posmoderna casa a Nick Cave con Manolo Caracol. Y reconcilia a su ciudad sus más olvidados pioneros, pues retoma la visión hispalense de la psicodelia de Smash. Su sonido es inequívocamente andaluz, como si Calexico se asociaran a la frontera a través de Vejer en lugar de hacerlo por El Paso. Y aunque lo suyo no es el Agro-pop, es verdad que la manera de decir de su cantante hizo pensar a alguien en unos No me pises que llevo chanclas con ínfulas intelectuales, con inquietudes existencialistas y lecturas de Kierkegaard. Para cuando Don Caballero asomó tras el telón, el aforo se había resentido y muchos a los que sólo la curiosidad había hecho quedarse se fueron arrepintiendo conforme la propuesta ciertamente indigesta de los de Pittsburg se hizo patente. 

Por momentos parecía que estábamos ante el último concierto del ciclo de música contemporánea más que en el de Pop-rock, pues su música matemática, disonante e instrumental no es apta para todos los oídos. El caos estructurado es su distintivo. Sólo los que habían acudido atraídos por el nombre mítico de uno de los más célebres combos experimentalistas quedaron satisfechos tras la espera. Para el resto fue sin duda una noche larga como ya había anunciado al principio Martha Wainwright.


DAMIEN JURADO
DAMIEN JURADO GUITARRA Y VOZ
"Atrapados en los árboles" marca el inicio de una nueva para Damien Jurado. Puede que no sea un gran cambio respecto a algunos de sus últimos álbumes, pero líricamente Jurado ha dado un gran paso hacia adelante y no hay vuelta atrás. Más conocido por sus oscuros y frágiles cuentos de ficción, Jurado ahora abre la puerta y nos invita a su propio mundo, con una enigmática energía e intensidad. 
Jurado empleó un año entero en hacer este disco, ya hasta ahora siempre había huido de la introspección personal, especialemente en sus propias canciones. Posteriormente, encontró un refugio en el hecho de  compartirlas con sus amigos más cercanos, Eric Fisher y Jenna Conrad. Después de haber caminado junto a él a través de este viaje más difícil, las canciones que surgieron son tanto de ellos como de él mismo. Jurado, Fisher y Conrad colaborado en las composiciones y con Kory Kruckenberg y Casey Foubert como productores, el resultado final no podía tener más que un estilo realmente propio y personal.

La grabación comenzó en los meses de verano con un calor sofocante, y continuó envuelto en el frío helador del  invierno. (Está claro al escuchar por primera vez el disco que dos estaciones están representadas en "Atrapados en los árboles"- ¿una metáfona accidental tal vez?). Hubo risas y hubo introspección y el resultado es un disco por el a Jurado ha valido la pena esperar . Y tal vez una excelente oportunidad para los que todavía nunca han escuchado a este desaliñado narrador. 



LAMBCHOP
KURT WAGNER  guitarra y voz
WILLIAM CROW  piano
MATTHEW SWANSON Bajo
CHRISTOPHER NORRIS Teclados
ANDREW MARTIN Batería

Todo ha cambiado mucho desde que Kurt sacara por primera vez a Lambchop del sótano donde ensayaban. Por entonces, eran un conjunto despreocupado, un encantador grupo de amigotes que cogían lo que oían por ahí en Nashville, la llamada “ciudad de la música” y blanco de las bromas entre la élite crítica del momento, y lo mezclaban con la música que más les gustaba poniéndole, de remate, las letras abstractas de Wagner como la de “soaky in the pooper” (empapado en el ano) o la que hablaba de vaqueros en la luna. Eran una rareza; el hecho de que alguien quisiera publicar el álbum que grabaron sorprendió tanto a la banda como a cualquiera. 
Ahora, casi dos décadas después, Lambchop vuelven con su décimo disco, OH (ohio). Pocos grupos de música consiguen llegar tan lejos y muchos menos manteniendo su línea. Al día de hoy Lambchop son considerados parte de la música alternativa de Nashville, una inspiración para la creciente escena independiente que prospera junto a la extendida tradición musical country.
Los cambios son sutiles en el mundo de Lambchop; que no siempre resulten obvios no significa que no haya nada diferente. Simplemente, Wagner cree firmemente en el ritmo natural de la vida. Aunque la transformación no sea evidente de forma inmediata, cada disco que han ido lanzando sucesivamente ha supuesto una nueva fase en la evolución de su peculiar sonido. Es un proceso natural que les ha llevado a avanzar desde sus caóticas primeras grabaciones como Jack’s Tulips / I Hope You’re Sitting Down a los originales experimentos pop de What Another Man Spills, al alegre soul de Nixon y, después, directamente a su polo opuesto, el minimalismo pianístico de Is A Woman. Últimamente, en Damaged, Wagner abandonó el porche desde el que durante tanto tiempo había visto el mundo y empezó a mirarse hacia dentro; sus oscuras meditaciones sobre la mortalidad y la fragilidad del ser humano coincidieron con una banda capaz de llevar la delicadeza a unas nuevas cotas deliciosas. 



MARTA WAINWRIGHT
MARTA WAINWRIGHT  VOZ Y GUITARRA
Nacida en Montreal en 1976 Martha Wainwright es una artista y cantante folk-pop con profundas raices musicales. Con un innegable talento y una voz que puede ser a veces susurrante y otras brutal está alcanzando un nivel y una calidad creciente en cada uno de sus discos. Podriamos achacar parte de su talento a la genética pura y dura ya que es hija, sobrina y hermana de artistas. Su madre y su tía formaron el conocido duo Kate & Anna McGarrigle; su padre es el cantante y compositor Loudon Wainwright III; y su hermano es Rufus Wainwright, uno de los príncipes de la escena musical actual.
Canta y estudia música desde pequeña y desde temprana edad comienza a colaborar en las carreras musicales familiares. Entre otras cosas es vocalista de su hermano Rufus e incluso participa en sus giras musicales. Pero todo esto cambia con la aparición de su primer disco, “Marta Winwright” (2004 Zöe Records) que la empieza a distinguir como una artista talentosa y con recursos. Estamos hablando de, según las críticas, una joya de la música folk.
Pero es con este segundo disco “I know you´re married but i´ve got feelings too” (2008 Shock Records)  con el que Marta nos ha dejado a todos boquiabiertos. Su voz se ondula y discurre entre la suavidad y una fuerza inquietante que tiñe todas sus composiciones de una extraña melancolía. 

PONY BRAVO
DANIEL ALONSO voz + guitarra
DARÍO DEL MORAL COROS + BAJO 2 + GUITARRA ELÉCTRICA Y ACÚSTICA + PERCUSIONES
PABLO PEÑA  COROS + BAJO 1 + GUITARRA ELÉCTRICA + TECLADO
JAVIER RIVERA BATERÍA + GUITARRA ELÉCTRICA
Pony Bravo se formó en Sevilla en 2006. Tras varias demos su primer disco “Si bajo de espalda no me da miedo (y otras historias)” ha entrado en muchas de las listas de lo mejor del año, en apartados como mejor disco, mejor canción y mejor directo, en revistas como Go-Mag, Mondosonoro y Rockdelux (donde los lectores han escogido “El Rayo” como una de las mejores canciones nacionales de 2008).
Las influencias de Pony Bravo giran en torno al rock andaluz de los 70, el blues y el rock americanos, el reggae jamaicano y las músicas etíopes (años 60-70 también). Uno de los ejes de Pony Bravo es la búsqueda de experimentación, humor y ritmo en canciones de rock. La idea es intentar hacer visibles lineas y formas antiguas que conectan el blues con el flamenco, la música
africana con la andaluza, el western con la copla, estableciendo analogías y contrastes: Rancho vs Cortijo, Son House vs Caracol, Captain Beefheart vs Bambino, Nina Simone vs Lole, etc...Estas mismas ideas inspiran la obra visual del grupo, formada por carteles y collages realizados por Daniel Alonso (voz y teclados de Pony Bravo).
"Si bajo de espalda no me da miedo (y otras historias)" es un disco autoproducido por el grupo, grabado por Raúl Pérez en el Cortijo Troya (Palmar de Troya, Sevilla) en otoño de 2007 y se finalizó en su estudio de grabación: La Mina. La primera edición corrió a cargo del sello sevillano Monterrey en 2008. En 2009 Pony Bravo reedita (de nuevo bajo licencia creative commons) la segunda edición del disco a través de El Rancho, sello formado por los integrantes del grupo para gestionar sus actividades futuras.

DON CABALLERO
WORLD CLASS LISTENING PROBLEM
Hay gente que monta una banda porque sienten que tienen algo que decir. Otros ven en una banda una vía hacia la libertad (sexo,drogas y rock & roll). Cuando Damon Che formó con Mike Banfield y Pat Morris el grupo de rock instrumental Don Caballero hace 15 años en Pittsburgh (Pennsylvania), tenía unos planes muy diferentes:  simplemente querían hacer la música que les gustaba. La banda fue evolucionando, se convirtieron en un cuarteto con Ian Williams y en 1993 lanzaron su album debut: For Respect,en elq ue se empezaron a vislumbrar una complejidad y unos ritmos que se transformarían en su seña de identidad. 
Encasillados dentro del género conocido como “math rock”, la banda se siente incómoda con esta clasificación y llega a afirmar que sus mecanismos son mucho más sencillos que los de grandes bandas de este género como Breadwinner o Confessor.
A de 10 años Don Caballero continuó su brillante trayectoria con tres albunes más (Don Caballero 2, What Burns Never Returns and American Don) y compilaciones de singles (Singles Breaking Up, Volume One), que no obstante no consiguieron salvar la relación entre sus miembros, la banda sentía que el trabajo que realizaban era el resultado del interés individual de cada uno de ellos hacia ciertas tendencias y no de un trabajo en colectividad.  Consecuentemente en el otoño de 2001, Che y Williams decidieron que DonCab pasara a la historia de la música y la banda se disolvió.
Durante 2001 y 2002 los miembros originales de Don Caballero se embarcaron en una gran variedad de proyectos musicales: Damon Che con Bellini, Ian Williams con Battles y Eric Emm con Good Morning. Che prometió no volver a trabajar con Williams de nuevo. 
En 2003 Che resucitó a  Don Caballero con una formación enteramente nueva consistente en miembros de la Creta Bourzia de Pittsburgh, una banda que llevaba claras marcas de influencia de Don Caballero. Los nuevos miembros son Jeff Ellsworth y Gene Doyle a la guitarra y Jason Houver al bajo.
Los nuevos Don Caballero firmaron con Relapse Records en 2005 y publicaron el álbum World Class Listening Problem en 2006. Esta vuelta superó las espectativas de sus seguidores más fieles. Che volvía ha hacer una música que le gustaba y que le permitía superarse personalmente. 
INDYROCK * SERVICIOS MUSICALES
Productoras
Estudios
Locales de ensayo
Salas de conciertos
Tablón de anuncios
Concursos
Academias de música
Realización de clips

IndyRock * Latinoamérica 
INDYROCK * INICIO



vídeopromoción


PROMOCIONADO






VÍDEOS DE DIRECTOS
Archivo histórico de IndyRock Magazine



.



--
 
Copyright IndyRock ©
TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS:
Queda prohibida la reproducción, distribución, puesta a disposición, comunicación pública y utilización total o parcial, de los contenidos de esta web...
Leer más y Política de privacidad
 
Contenidos informativos
Agenda de conciertos
Concursos
Noticias
Productoras
Tablón de anuncios... y + Más

Revista electrónica creada en 1997
Home * Portada
Servicios publicitarios
Créditos | Qué es IndyRock
info@indyrock.es

Naturaleza  y divulgación científica
waste.ideal.es
Dirección y edición
waste@diarioideal.es