-
  Depeche Mode. Tour 2006
Fotos de Merche S. Calle


 
 
--
.



* PÁGINAS Y AGENDAS

 
2009 Depeche Mode 
"Tours of the Universe"
Madrid - Noviembre 09 
Foto galería - Crónicas 
Entrevista
«Nuestro secreto es no parecernos a nadie» 
Depeche Mode

6-02-06 Madrid Palacio de Deportes de la Comunidad 
Crónicas y fotos

Madrid 14.10.01 Plaza de Toros de Vistalegre 
Crónicas y fotos 
Dave Gahan
Wintercase 2003 
.
Depeche Mode 
 

 
Depeche Mode + The Raveonettes + Second
"Touring The Angel 2005/2006" 
26.07.06 Plaza de Toros Granada 
Organiza Musiserv 
Fotos  Merche S Calle /J.E. Gómez  © IndyRock 

Depeche Mode, ecos de la educación sentimental
Por Patricio de la Torre - IndyRock

Sí, estaban todos, las nuevas hornadas, los renegados, los escépticos, los de toda la vida y los amigos de los de toda la vida; estaban los que llegaron de casualidad y los que siempre llegan temprano, los que venden las camisetas y los que sortean el repertorio; estaban los secretos amantes, los coleccionistas compulsivos y los que sólo tienen el último, Martin Gore, David Gahan y Andrew Fletcher, sí estaban todos, estaba Depeche Mode. ...



 

Tantos eran que no cabían en la plaza de toros de Granada por más que los quisieron apretar. Eran más de diez mil y todos cantaron himno tras himno. Un concierto de Depeche Mode no es otra cosa que eso y no resta mucho más por explicar. Más de 25 años haciendo canciones que han marcado la historia del pop. Uno tras uno desgranaron los éxitos de toda su carrera y los obligados temas de su último álbum, Playing the Angel -por cierto ¿Dónde estába Lilian? Ocurrió a la manera de todos los que estaban, para que nadie pudiera decir que no encontró lo que esperaba. A Pain that I'm Used to abrió la ceremonia, lo que vino después fue delicioso, como el relleno del bombón tantas veces degustado en la memoria. 

Se sabe, Depeche Mode no tiene nada nuevo que decir dentro de la música desde hace más de diez años pero sigue siendo un grupo de los que se espera una cita con la épica musical. En Granada continuaron con su viraje rock de las últimas giras en las que la presencia de la batería, excesiva en muchos momentos, en sustitución de las bases sintéticas les recubre de un aire mucho más orgánico. A eso se añade la guitarra pegada a las manos de Martin Gore con ese aire de ruta interestatal yankee que resulta tan extraño en el grupo que diseñó el synth pop de masas desde principios de los ochenta. Canciones tan evidentemente blues-rock como I Feel you -espectacular-, John the Revelador o Personal Jesús funcionaban a la perfección pero Depeche Mode nunca ha sido un grupo orgánico y se echaba de menos más sintetizador, más caja de ritmos, más samplers, más Depeche Mode. 

Afortunadamente la contención que le faltó a la batería, se respetó con la guitarra y los arreglos de Gore, que hincharon con aire renovado los temas de toda la vida. Ligeras variaciones para sacarle partido en directo a un repertorio recortado respecto a lo visto durante los conciertos españoles de la gira Playing the Angel. Se notaban los meses vagabundeando de capital en capital. Las variaciones respecto a los conciertos de Madrid y Barcelona se centraron en detalles de algunas canciones y bienvenidos cambios en el repertorio como la inclusión de Stripped, In your room, Leave in Silence -versión acústica en sustitución de Shake the Disease- y la aclamadísima Photographic, que no interpretaban en directo desde hace casi 20 años. Estaban los de toda la vida, desde luego. 
El delicioso decorado de Antón Corbijn era el púlpito perfecto para los delirios de carisma de ese predicador del rock llamado David Gahan. En las tres pantallas se proyectaba un montaje mezcla de imágenes en directo y material grabado que seguía manteniendo la idea de que Depeche Mode es estética y personalidad en un 25 por ciento. Por eso mismo no hay nada que decir de un concierto de Depeche Mode salvo que se vio a Depeche Mode. ¿Acaso va a repetirse una vez más que Enjoy de Silence es una canción capaz de ponerle los pelos de punta a más de diez mil personas? Eso ya se sabe. Como se sabe que Behind the Wheel, A Question of Time, o World in my Eyes son parte de la educación sentimental de los allí presentes. 

Los de Basildon no son ya un grupo que capte legiones de nuevos fans así que tanto los que asistieron al concierto como los que leen esto lo hicieron porque ya sabían lo que se iban a encontrar. Quizás se quedaron cortos de temas, es probable que estuvieran algo desinflados respecto a los conciertos de febrero, tal vez se diluyó la esencia synth pop entre guitarras y baterías pero Never let me Down Again enganchó a legiones de críos en esto de la música y aquella noche, sin ser de las más brillantes, fue la mejor de la vida de muchos de ellos. De eso va Depeche Mode. 


Nuestro secreto es no parecernos a nadie»
'Playing the angel', más allá del technopop 
Martin Gore, Andy Fletcher y Dave Gahan. / IDEAL 
Por J. Olarte / IDEAL 

La plaza de toros de Granada acogía a Depeche Mode, una de las más brillantes bandas internacionales que viven un nuevo apogeo. No sólo son continuamente reivindicados por grupos de todo pelaje, sino que al éxito de 'Exciter' (dos millones de copias) se ha unido el impacto de su última entrega, 'Playing with the angel'. Una gira con continuos taquillazos que arrancó el pasado año en Estados Unidos y regresó ya en 2006 a Europa. Sus conciertos de febrero en Barcelona y Madrid, y el de ayer en Benicássim, ya han dado pistas sobre las ganas que había de ver al mítico grupo, pero la celeridad con la que comenzaron a volar las entradas para su cita granadina (se colgó hace ya tiempo el cartel de 'no hay billetes') superó todas las expectativas. Y además coincide con el 25 aniversario del grupo (Martin Gore, Dave Gahan y Andy Fletcher). 

-Desde 'Exciter', han estado metidos en proyectos personales. ¿Les costó volver al estudio cuatro años después?
-Martin Gore: Sí, siempre cuesta empezar de cero otra vez. Y, sobre todo, cuando te has pasado dos años viviendo tu vida. Tienes que comenzar a plantearte cómo podría ser el nuevo álbum, cuántas canciones vamos a hacer, quién las compondrá, cómo sonarán... Siempre te da un poco de miedo o respeto todo eso.
-Andy Fletcher: Es verdad, pero creo que ha sido muy bueno para todos estar metidos en cosas individuales. Añadió interés a la idea de volver a trabajar juntos. Siendo tu propio jefe durante dos años se aprende mucho, pero, al mismo tiempo, piensas que tirar cada uno por su lado acabará causando problemas. Y la realidad es que ha tenido un efecto contrario. Al principio te planteas: '¿Podremos volver a hacer algo interesante?'. Ha sido todo un desafío, pero hemos disfrutado mucho del proceso; no nos lo pasábamos tan bien grabando desde el lejano 'Violator'. 

-¿Tenían claro cómo sonaría el álbum antes de comenzar a grabar?
-Dave Gahan: La cosa va tomando forma de una manera gradual. Incluso canciones que tenía como 'Suffer Well' o 'I want it all' que no me gustaban mucho fueron tomando una forma totalmente distinta. A medida que Martin fue aportando sus temas, comenzó a haber una continuidad, una línea que surgió del trabajo en equipo, cuestionándonos todo el tiempo lo que hacíamos. 
-M. G: Teníamos algunas demos que a veces han solido parecerse al resultado final, pero es más probable que lo que luego acabe saliendo no tenga nada que ver. Fue después de llevar trabajando cinco semanas cuando empezamos a saber el tipo de disco que teníamos. 
-A. F.: En el grupo nunca hemos tenido un plan antes de empezar un álbum; va saliendo sobre la marcha. Este disco comenzó a concretarse a medida que íbamos un poco en contra del sonido digital de los dos trabajos previos y tirando un poco hacia la onda de los Depeche anteriores. No sé por qué fuimos en esa dirección, creo que fue una progresión natural. Hacer algo diferente nos pareció lo correcto. 

-La mezcla de sintetizadores analógicos y guitarras recuerda a discos de los 80 como 'Black celebration'.
-A. F.: Sí, tiramos de nuestra colección de viejos sintetizadores mezclados con guitarras, algo a lo que Ben (Hillier, productor) también contribuyó. No lo sabíamos, pero resultó que el tío estaba muy interesado en la música electrónica y tenía su propia colección de sintes analógicos. 
-M. G.: Pero también usamos programas para sintetizadores modernos, digamos que lo mezclamos un poco todo, aunque lo predominante fuera ese toque analógico y agresivo que Ben buscó y que remite a los viejos Depeche Mode, lo cual no deja de ser una sorpresa, ya que Ben no conocía mucho al grupo. Le gustaba lo que hacíamos, pero no era un gran fan. Tuvimos que ponerle viejos discos para que nos conociera más a fondo. Pero eso no es una novedad; nuestros anteriores productores (Tim Simenon y Mark Bell) tampoco lo eran, lo cual está bien porque nos permite trabajar sin prejuicios. Es difícil definir un disco. Además de ese toque analógico, es algo más rápido y rítmico que los anteriores. 

-Otros muestran un punto mas experimental o diferente. El single 'Precious' tiene un aire country.
-M. G.: Esa canción habla de mis hijos, ya que cuando la escribí estaba en pleno proceso de divorcio. Es verdad que suena un poco country, aunque, obviamente, no en sentido estricto, ya que tiene bastante ritmo. Pienso que es también uno de los temas con más potencial comercial, aunque tampoco está claro lo que es comercial para nosotros. Siempre hemos vivido fuera del pop más 'mainstream'. 

-¿A qué hace referencia el título 'Playing the angel'?
-D. G.: Hay cuatro temas en el disco en los que se hace referencia los ángeles. 'Playing the angel' es parte de la letra de 'Darkest star'. No es la primera vez que sacamos un título de entre las letras de las canciones. No tiene ningún significado oculto o especial; simplemente, nos sonaba bien. 

-Las letras siguen teniendo ese característico punto oscuro y enfermizo de Depeche Mode. ¿Hay alguna temática dominante?
-M. G.: Hablan de todo lo que tenga que ver con gente disfuncional, personas trastornadas No es broma, quiero decir que la mayoría de las canciones hablan de cosas que no son los temas típicos del pop y siempre hacemos la broma de que vamos a poner en letra pequeña en la portada: 'canciones de dolor y sufrimiento a distintos ritmos', como se hace con las etiquetas de aviso a los padres. La música y las letras nunca me han parecido demasiado oscuras, siempre he dicho que detrás de todo eso hay un elemento de esperanza. 

Nuevos desafíos
-¿Llegaron a pensar en dejarlo o, después del éxito de 'Exciter', tenían claro que Depeche Mode era una banda con futuro por delante?
-M.G.: En el momento más duro, durante la grabación de 'Ultra' (95), pensé que quizás fuera el momento de hacer otra cosa. Tuvimos que superar la pérdida de Alan (Wilder) y la degradación física de Dave, pero, después de eso, la sensación ha sido la normal. Cuando llevas mucho tiempo siempre piensas que puede ser tu último disco y gira. Pero llevamos diciendo eso desde el 86 y siempre hemos encontrado alguna razón para seguir. 
-D. G.: Nos hacemos mayores, pero creemos que aún podemos hacer grandes discos y conciertos. Cuando empezamos a trabajar en este álbum sentí que nuestra historia estaba inacabada. Aún luchamos por hacer el mejor disco posible. 

-Con 'Playing the angel' celebran su 25 aniversario ¿Cómo ven su propia evolución?
-D. G.: No lo sé. Estamos orgullosos del trabajo que hemos hecho durante estos 25 años, de haber sobrevivido a todo. Hubiera apostado a que éramos los que menos papeletas tenían para durar. Hoy creo que tenemos más que ver con grupos como U2 o REM, especialmente, en términos de longevidad o de mantener las ganas de seguir haciendo discos cuando has hecho tanto y tan bueno. Pero hay que buscar siempre nuevos desafíos. 
-A. F.: Creo que manteniendo nuestro toque oscuro desde 'Songs (of faith and devotion)' (93), nuestra música ha ganado en profundidad e intensidad y refleja mejor la relación entre nuestras personalidades. 

-¿Dónde encajan hoy musicalmente Depeche Mode?
-D. G.: En ningún lugar, y creo que esa es una de las cosas que hemos tenido que asumir. Por nuestra manera de trabajar, por cómo hacemos las cosas, no hay nadie como Depeche Mode. Uno de nuestros secretos es que no nos parecemos a nadie. Es como una experiencia única en la que tienes que lanzarte, porque en esa diferencia radica la verdadera fuerza del grupo. 


6-02-06 Madrid Palacio de Deportes de la Comunidad 
Organiza Doctor Music 




Fotos Efe / IDEAL


Crónica por Isabel Montero
El lunes 6 de febrero tuvo lugar el primero de los conciertos ofrecidos por "Depeche Mode" en la capital. El lugar, el Palacio de los Deportes de Madrid, que con una ocupación posible de 18.000 personas hubo quien se quedó sin entrada. Este hecho, junto con las riadas de gente agolpada en los distintos accesos, sugiere la reflexión de que no sólo conservan a los seguidores de siempre, sino que a pesar del tiempo, esta banda recoge la devoción de almas nuevas. 
La entrada del público al recinto fue constante desde la apertura de puertas, siendo las 21:00 horas el momento en que la ocupación prácticamente llegó a su máxima. El grupo telonero escogido para la gira europea ha sido "The Bravery" encargado así de abrir noche a eso de las 20:35, para calentar motores con su power-pop tintado con tonos eléctricos. Con su composición de batería, bajo, teclados y guitarras, ofrecieron oportunidades de baile al público, que en principio se mostraba reticente, pero después  agradecido y animado por la dosis de movimiento, aceptó de buena gana la proposición. 

Aquella noche, venían más que presentando, reafirmando la presencia de su disco homónimo, con el que llevan casi un año de rodaje en el mercado. Con actitud vitalista tocaron temas como "Unconditional", "Out of line" y "Honest mistake" con los que pudimos disfrutar de una voz envolvente y unos ritmos optimistas, que nos conducían al sentimiento de esperanza que apunta a nuestro poder de cambiar las cosas. 
A las 21:00 horas, Tjeerd (cantante y guitarrista), Sven (bajista), Joppe (batería) y sus acompañantes, abandonaron el escenario despidiéndose al estilo punk, tirando baquetas y micrófono al suelo y saliendo casi sin volverse. 

La música de sala, oscura y electrónica, animaba a los asistentes a un baile inusitado en un intermedio de concierto, creando lazos entre los desconocidos que por casualidad se habían colocado juntos. No se puede morir sin estar inmerso en tal escena. 
Eran las 21:30 cuando "Depeche Mode" salió a un escenario futurista en el que unas repisas de nave espacial servían para sujetar los teclados y una gran bola metálica, reflectaba mensajes lumínicos, que apoyaban el espectáculo; sex, love, angel. 

Con el tema "A pain that I'm used to" y su alarmante comienzo, los componentes de la banda ocuparon sus sitios y sin rodeos David Gahan le puso voz. Venían presentando su último trabajo "Playing the Angel", aunque su actuación fue un repaso de toda su discografía, para la complacencia del público. Martin Gore, ataviado con una cresta negra  y unas hombreras de plumas, se hizo cómplice de la ceremonia ante sus fieles y arengaba junto con David al público para que siguieran el ritmo maduro de sus canciones. Escuchamos temas nuevos como "John the Revelador" y "Precius" y sentimos escalofríos con el sonido de "I Feel You", "Enjoy the silence" y "Home", canción interpretada en solitario por Martin Gore. 
"Personal Jesús" fue una prueba de resistencia para el Palacio de los Deportes, pues hizo temblar sus cimientos, envolviendo y apretando las gargantas que coreaban las letras, dirigidas por David que no paraba de animar a cantar. 

Eran las 10:55 cuando ya sabíamos que iban a ofrecer el bis. "Shake the disease" interpretada por Martin acompañado por Andrew Fletcher a lo teclados, fue elegida para este fin junto con "Everything Counts" y una eléctrica "Just can't get enough". 
"Goodnight lovers" sirvió para desearnos buenas noches con letras compartidas en el espectáculo interactivo en el que participamos. Canciones tatuadas en nuestro recuerdo, con sonido reflexivo, sentimental y poderoso, haciendo que el público disfrutara de lo lindo llegado el ansiado día 6, día en que no todos consiguieron obtener la extremaunción para bailar en el paraíso con Depeche Mode. 



'Playing the angel'
Después de vender más de 50 millones de discos en todo el mundo, David Gahan y los suyos regresaron este otoño al panorama musical con 'Playing the angel'. Un trabajo que se sitúa entre  la oscuridad opresiva de 'Violador' y el poso rockero de 'Songs Of Faith And Devotion'. 
Un viaje que abarca el pasado y apunta a un posible futuro. Eso es 'Playing the angel', el álbum con el que Depeche Mode celebra sus 25 años de carrera. Dave Gahan, Martin Lee Gore y Andy Fletcher decidieron encontrarse en estudios cercanos a sus residencias de Londres, California y Nueva York junto al productor Ben Hillier (Blur, Doves) para registrar 'Playing the angel', un álbum dinámico y que conjuga su genuino poso tortuoso con ritmos sintetizados analógicos y digitales, coros pop y el poso orgánico de las guitarras con la distorsión controlada. 
Letras «disfuncionales» sobre el sufrimiento, el dolor, el pecado y la ira jalonan los once temas con los que Depeche Mode se reafirman en sus señas de identidad y miran al futuro en un pop en el que dicen no encontrar acomodo. 
Las guitarras ligeras y las ráfagas de distorsión que salen de los sintetizadores analógicos empleados en este disco van dando paso a unas atmósferas más elaboradas y oscuras a partir del corte cinco. 
Un trabajo que remite a los tiempos en los que Depeche Mode iniciaron una espiral creativa que, partiendo del techno pop, les llevó a abrazar todas las innovaciones electrónicas y endurecer su sonido hasta extremos cercano al industrialismo. 
Transitando por el lado menos trillado del electropop, desarrollaron las posibilidades del sampler y los sintes hasta conocer el gigantismo pop con 'Music for the masses' (87) y 'Violator' (91) o anticipar el rock cibernético con 'Songs of faith and devotion' (93). Todo un culto para las masas que en un cuarto de siglo se ha concretado en 50 millones de discos vendidos y 38 hits en el Top 20 británico. 
Fotos: Luis Cobelo - IndyRock
Madrid 14.10.01 Plaza de Toros de Vistalegre 





Disfrutando del silencio de los 80 
por Iñaki LÓPEZ DE EGUÍLAZ - IndyRock
Depeche Mode 
ESTILO: Tecno-Pop 
ULTIMO DISCO: "Exciter" 00 
SALA: Plaza de Toros de Vistalegre (MADRID) 14.10.01 
PROMOTORA: Dr. Music
Todo dependía de cómo iban a plantear el concierto. El nombre de la gira, "Exciter Tour", no parecía muy alentador. Ver a Depeche Mode recular ante la puesta en escena de un álbum tan discreto como es el último no era el mejor incentivo para presenciar el directo de una de las bandas fundamentales del tecno-pop. La intro de "Dream On" abriendo el concierto parecía una broma macabra que venía a reafirmar los más fundados temores del arriba firmante. "The sweetest condition" era otra cuenta del rosario que pasaría por entre los dedos de Martin Gore mientras Dave Gahan se empeñaba en ralentizar el concierto con "When the body speaks". Entre medias alguna boya como "Walking in my shoes" reflotaban los ánimos de un auditorio anegado de miles de voces curtidas en la treintena que apelaban al pasado como sustituto del presente. Y llegó. El punteo de guitarra del genio Martin Gore rompía el silencio para disfrutar de él, y la monotonía de esa primera hora de concierto se desvanecía mientras los pelos del que firma esto se ponían como escarpias sobre las que colgar quince años de historia del tecno. "Enjoy the silence" era la avanzadilla de una retahíla de clásicos ineludibles de ese género anclado en la década de los 80 que robó la melodía al pop y que tuvo en "In your room", "Personal Jesus" y "I feel you" a sus justos acreedores. De la mente de Dave Gahan salió a mediados de los 90, como un reto a la permeabilidad de sus venas, "Ultra", su gran disco de los últimos diez años, y una genialidad como "It's no good" iba revalorizando aquel directo con un Martin Gore mostrándose como el excelente zurcidor de arreglos de cuerda que hicieron de "Home" su obra mestra, y del repertorio de Madrid un retorno a los orígenes del mejor Depeche Mode. 

ROMPE UN SILENCIO DE CINCO AÑOS CON "EXCITER"
Madrid, EFE - Ideal- El grupo británico Depeche Mode rompe un silencio de cinco años con el álbum "Exciter", que sale el lunes a la venta y en el que Dave Gahan, Andrew Fletcher y Martin Gore apuestan a la vez por la electrónica y los sonidos acústicos, en lo que ellos mismo definen como una nueva etapa de su larga carrera. 
Depeche Mode rompen con "Exciter" la tradición continuista de "Ultra", último lanzamiento de estudio del grupo, publicado en 1997 y del que vendieron cuatro millones de copias. 
De ese trabajo editaron dos singles de éxito, concretamente "Barrel of a Gun" y "It's No Good", que fueron incluidos un año más tarde en el álbum "The Singles 86-98", un recopilatorio al que siguió una espectacular gira de conciertos por todo el mundo ("The Singles Tour"), que incluyó 64 actuaciones en 18 países ante más de 650.000 espectadores. 
De los trece temas compuestos por Gore para "Exciter", dos de ellos instrumentales, el primer single extraído, "Dream on", y puesto a la venta el 23 de abril de 2001, ocupa  el primer puesto de las lista oficial de ventas que elabora la Asociación Videográfica y Fonográfica de España (AFYVE), lo mismo que ocurre Alemania, Italia y Dinamarca. 
"Exciter", undécimo disco de Depeche Mode, que han vendido 50 millones de álbumes en su carrera, ha sido grabado por sorpresa, porque según ha confesado el cantante Dave Gahan, al terminar la gira se dio cuenta de que le "encantaba interpretar las canciones más antiguas, y sentía como si me estuviera aferrando a ellas. Era como si pensara que este iba a ser el final del grupo". 
"Exciter" ha sido producido por Mark Bell, con el que han trabajado por primera vez, teniendo en cuenta los excelentes álbumes que realizó para Bjork, "Homogenic" (1997) y "Selmasongs" (2000). Y como hizo con Bjork, ha utilizado la voz de Gahan como un instrumento más. 
"Exciter", que ha sido grabado entre Santa Bárbara (California), Nueva York y Londres, ofrece temas como "The Sweetest Condition", con un ritmo muy marcado y unos sonidos de corte psicodélico e incluso misteriosos; la íntima "When The Body Speaks"; "Breathe", en la que Martin es el vocalista principal, y la canción de cuna "Goodnight Lovers". 
Fletcher, que asegura que en este álbum hay una gran frescura y que le recuerda al disco "Black celebration", ha comentado estar "orgulloso de lo unidos que están ahora todos los miembros del grupo" y que este nuevo álbum "supone un nuevo capítulo" en sus vidas, debido a los problemas que surgieron entre ellos en la grabación de los dos últimos álbumes de estudio, algo que afectó a su creatividad. 
Los temas del disco se centran en las relaciones y emociones de Gore, a lo que hay que añadir la pasión y agresividad que imprime Gahan cuando las interpreta, quizá por eso Depeche Mode, que desde 1981 han vendido más de 50 millones de discos en todo el mundo, son un grupo que levanta pasiones entre los miles de fans que les siguen durante estos veinte años de andadura. 

http://www.depechemode.com/


VÍDEOS DE DIRECTOS
Archivo histórico de IndyRock Magazine



Depeche Mode, videoconcierto en el "Touring The Angel 2005/2006" - Plaza de Toros de Granada
(click en  para Full Screem)

PROMOCIONADO



INDYROCK * SERVICIOS MUSICALES
Productoras
Estudios
Locales de ensayo
Salas de conciertos
Tablón de anuncios
Concursos
Academias de música
Realización de clips

IndyRock * Latinoamérica 
INDYROCK * INICIO


vídeopromoción







VÍDEOS DE DIRECTOS
Archivo histórico de IndyRock Magazine



.



--
 
Copyright IndyRock ©
TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS:
Queda prohibida la reproducción, distribución, puesta a disposición, comunicación pública y utilización total o parcial, de los contenidos de esta web...
Leer más y Política de privacidad
 
Contenidos informativos
Agenda de conciertos
Concursos
Noticias
Productoras
Tablón de anuncios... y + Más

Revista electrónica creada en 1997
Home * Portada
Servicios publicitarios
Créditos | Qué es IndyRock
info@indyrock.es

Naturaleza  y divulgación científica
waste.ideal.es
Dirección y edición
waste@diarioideal.es