--
.



* PÁGINAS Y AGENDAS

 
LOS ENEMIGOS
mas fotos en IndyRock, 
Fotos directo oct. 2000
Grabacion disco directo
LOS ENEMIGOS EN DIRECTO "OBRAS ESCOCIDAS
Enemigos + Sexy sadie
Santiago de Compostela
25-7-01
cronica
LOS ENEMIGOS fotos directo gira 99
.
Los Enemigos
Concierto Granada, Copera, 8-3-02
Organiza Wild Punk 
Fotos: J. E. Gómez © IndyRock 



LOS ENEMIGOS, EL ADIÓS DEL MEJOR ROCK EN DIRECTO
Por Angel A. Giménez
Madrid, 6 abr (EFE).- El grupo de rock Los Enemigos ofrecieron esta noche en Madrid el primero de los tres conciertos que suponen su adiós definitivo de los escenarios y de la carretera, y sabedores del envite, proclive a la emotividad, la banda madrileña huyó del sentimentalismo e hizo lo que mejor sabe: rock potente en directo.
Tal y como declararon en los días previos al concierto, los miembros de la formación madrileña no deseaban que su despedida fuera emotiva, pero sí que condensara lo mejor de su trayectoria y de su estilo, rock potente en el que la guitarra se convierte en mano conductora y que obliga al público a no parar de bailar.
Desde su nacimiento, hace 17 años, Los Enemigos se han caracterizado por la coherencia, y a diferencia de otras formaciones contemporáneas, no se han dejado cegar por el ansia mercantil de la industria discográfica: lo suyo es el rock y a el se han mantenido fieles en todo momento.
"Ferpectamente" fue su primer álbum, editado en 1985 a raíz del XI Concurso Villa de Madrid, del que salieron vencedores, y "Obras escondidas" el último, grabado el año pasado y que contiene 37 temas desconocidos hasta entonces. Con éste, la formación del madrileño barrio de Malasaña decidió poner punto y final a una trayectoria que ha sobrevivido al espíritu de la movida de los ochenta.
Josele Santiago (voz y guitarra), Fino Oyonarte (bajo), Chema "Animal" Pérez (batería) y Manolo Benítez (guitarra) (Los Enemigos), decidieron, a raíz de "Obras escondidas", iniciar una gira de despedida que les ha llevado, durante el pasado mes de marzo, por Valencia, Barcelona, Murcia, Granada, Vergara (Guipúzcoa), Santiago de Compostela, y que culmina, esta noche y este fin de semana, con tres conciertos en la sala La Riviera de Madrid.
Las canciones más conocidas de la banda, como "Foiegras", "Antonio", "John Wayne", "Boquerón", "Septiembre", "En el jergón" o "Miedo", entre otras, han protagonizado un concierto que demuestra, una vez más, que Los Enemigos es una de las mejores bandas de rock en directo.
El poder de las guitarras de Josele y Manolo han conquistado un recital de rock puro que el público ha sabido agradecer con un lleno total en esta sala madrileña.
Los Enemigos han sabido dosificar el concierto y han dejado constancia de que todo estaba premeditado y muy pensado, sin que ello signifique pérdida de espontaneidad. Tras un comienzo rotundo, con la guitarra al mando, ha seguido una fase acústica, marcada por el blues y un rock más melódico y rítmico, alejado de los contundentes estribillos que han convertido a este grupo en referencia del rock español.
Pero el clímax, como todo buen concierto, ha llegado con la apoteosis final. Los temas "Septiembre", "Miedo" y algún que otro vistazo por su último disco -que apenas ha salido a relucir esta noche- han contagiado al público, que no ha parado de bailar y saltar al son del rock poderoso y de una voz, la de Josele, crecida y más entonada a medida que avanzaba el concierto.
Precisamente en esta fase, "Anímal" Pérez, el batería, ha deleitado al público con un solo que ya presagió lo que vino después: un festival de guitarra y contundencia, al más puro estilo de las legendarias bandas de rock, que inevitablemente forzó a los asistentes pedir, con un griterío ensordecedor, una serie de bises. Los Enemigos no fallaron.
Hasta tres bises ofreció este grupo madrileño que, a tenor de los visto y escuchado esta noche, han dejado el listón muy alto para el futuro del rock español.
Josele, "Animal" Pérez, Fino y Manolo se despiden con el dulce sabor de boca que deja una historia marcada por el éxito, y afortunadamente, caracterizada por la coherencia y la fidelidad a un estilo y una creencia. Cada vez es más difícil encontrar a una banda, que en el acelerado y mercantil mundo discográfico de hoy, apueste por un estilo y lo refuerce con el paso del tiempo. Los Enemigos son (han sido) maestros en ello.
ENEMIGOS, ADIOS AL ROCK
Ultimo concierto en Andalucía - Granada - Industrial Copera 8-03-02
Por Juan Ignacio Pérez - EFE
Granada, 9 mar - La banda de rock madrileña Los Enemigos se despidió de Andalucía con un concierto en Granada que reunió a unas 1.200 personas que abarrotaron la sala Industrial Copera, incluido en la gira con la que cierran definitivamente su carrera después de diecisiete años inmortalizados en once discos.
Josele Santiago, voz y guitarra; Fino Oyonarte, bajo y voz; Chema "Animal" Pérez, batería y voz, y Manolo Benítez, guitarra, dijeron adiós a lo grande: con un memorable concierto en el que durante más de dos horas y media, -un tiempo inusual por lo generoso en la música en vivo de estos tiempos- repasaron lo mejor de su extensa producción que han reunido en su penúltimo trabajo discográfico, "Obras escocidas", que ofrece 37 temas, algunos ya, esenciales para la historia del rock español.
"Bienvenidos a la despedida", dijo Fino al inicio del concierto para saludar a los asistentes, entregados desde antes de que sonaran los primeros acordes, y muy conscientes de vivir un acontecimiento para el recuerdo que pusieron voz adicional al extenso repertorio que incluyó un breve apartado semiacústico y que concluyó con la arrasadora contundencia del rock.
Pero la salutación no fue la única paradoja de una noche en la que el concierto reveló que la despedida de Los Enemigos se produce probablemente en el mejor momento de la banda, que ofreció un extraordinario directo, liderado por Josele con una voz inconmensurable y una pose sobre el escenario superior.
Por deseo del grupo que así lo transmitió y con la aquiescencia del público que lo impulsó, la noche de la despedida de Los Enemigos se convirtió en una fiesta amenizada con sus temas más célebres como "Fuagrás", "John Wayne", "Desde el jergón", "Septiembre", "Señora" -la versión de la original de Joan Manuel Serrat-, "Yo el rey", "Dentro", "Boquerón", "Por qué yo", "Que bien me lo paso", "No se lo cuentes" o "La cuenta atrás", entre muchas otras.
En perfecta comunión con el público, el grupo llegó a brindar literalmente por los asistentes como señal de agradecimiento por su apoyo a lo largo de su carrera, como expresó Fino, que intercambió con Josele guitarras para interpretar "Canción de cuna", la única concesión a su último disco "Obras escondidas", que como continuidad a su anterior trabajo recoge los temas menos conocidos del grupo.
Hasta tres bises ofrecieron Los Enemigos, que como regalo y en plena apoteosis modificaron la composición habitual de la banda con Josele a la batería y "Animal" a la guitarra y voz para cerrar una noche que quedará para el recuerdo.
La gira de despedida de la banda, que comenzó el pasado 1 de marzo en Valencia, y que le ha llevado ya Barcelona y Murcia, proseguirá el próximo jueves en Vergara (Guipúzcoa) y al día siguiente en Santiago de Compostela para cerrarla el día 5 de abril en la capital de España, donde se dieron a conocer en el ya lejano 1985 al ganar el celebre Concurso Villa de Madrid.
MALDITA LA HORA
Por Rafa Quílez
Barcelona, 3 mar 2002 (EFE).- El grupo madrileño de rock Los Enemigos se despidió anoche de Barcelona con un memorable concierto que congregó a unas 1.800 personas, según la organización, incluido en su última gira.
Durante dos horas y media, Josele Santiago, voz y guitarra; Fino Oyonarte, bajo y voz; Chema "Animal" Pérez, batería y voz; y Manolo Benítez, guitarra, repasaron sus 17 años de trayectoria interpretando canciones incluidas en sus once discos en las que primó el contenido eléctrico.
Fueron 34 canciones, de "Fuagrás" a "La paella", con un breve apartado semiacústico -Los Enemigos nunca renegarán de la electricidad- en el que sonaron, con Josele alternando la guitarra acústica con la eléctrica, "Zumo de Kiwi", "An-tonio", "La otra orilla", "Miedo", "La carta que no" y "Ser humano".
Con anterioridad, el cuarteto había mostrado sus bazas con canciones como "Esta mañana he vuelto al barrio", "No amanece en Bouzas", "John Wayne", "Me sobra carnaval", "Qué bien me lo paso", "Desde el jergón", "¿Por qué yo?", "Boquerón", "Sr. correcto" y "Canción de cuna", cantada por Fino Oyonarte, que se volcará de ahora en adelante en su otro proyecto, Clovis.
Fue la única intervención en favor de su último disco, "Obras escondidas (1985-2002)", ese directo semiacústico grabado para recordar que la parte menos conocida de su repertorio no desmerece a esos grande éxitos que iban a sonar durante la noche, como bien dijo al inicio del concierto y como presentación Alex Calvo Sotelo, director de "Se buscan fulmontis", película musicada por el cuarteto de Malasaña.
Chema "Animal" Pérez jugaba con las baquetas, las lanzaba al público y miraba a las cámaras del programa "Sputnik" del Canal 33, que grababa para la posteridad la última actuación de Los Enemigos en Barcelona, una ciudad que los acogió como sus hijos dede 1986, cuando debutaron en el ya desaparecido Studio 54 como teloneros de Wilko Johnson y consiguieron que el público coreara la letra de "John Wayne".
Pasaban los minutos y el público iba comprendiendo la enormidad del drama: Los Enemigos se separaban y ésta era la última vez que iban a poder gozar en directo de un repertorio inigualable.
Porque ésa es la injusticia: anoche sonaron una veintena de piezas, de las 34, que son verdaderos clásicos de la música popular española, lo que deja su legado en un punto y aparte. Casi nadie ha coleccionado tal cantidad de canciones que se incorporan a la memoria colectiva, y que ya no la abandonarán.
Y casi nadie, por no decir nadie, posee en estos momentos en directo la solvencia de Los Enemigos, un aspecto que quedó claro en la parte final del concierto.
Tras un puente entre el apartado acústico y el resto con "Todo a cien", "Complejo" y "El ring", esa parte final quitó el hipo y colocó a Los Enemigos en ese pedestal que no todos han querido ver gracias a una explosión arrasadora de puro y moderono rock.
Fue el momento de "No se lo cuentes" -su mejor canción-, "Yo el Rey", "Señora", "Dentro", "Las tornas", "Brindis" -excepcional- y "La cuenta atrás".
En las tres sesiones de bises, una introducción intrumental, "Paracaídas", "Septiembre", "Sangre, sudor y chiclés de fresa", "Florinda" y "La paella".
Cantaba el público "el mundo gira y al caer, se muerde la cola. ¿Por qué has tenido que crecer? Maldita la hora", los versos centrales de la inmensa "La cuenta atrás", para dar sentido a la pérdida. Pero ya nada nunca será lo mismo. El mejor grupo en activo del país lo deja y habrá que buscar sustitutos, aunque de sobras es conocido que sólo serán sucedáneos. ¡Maldita la hora! 
EL AÑO DEL ADIOS ¿QUE HARAN?
  • Joselé: seguirá "haciendo canciones, no se ni cuándo ni con quién las grabaré, pero el rock and roll estará presente, aunque de una forma más tranquila. Además, aunque nunca me ha gustado cantar, he descubierto esa faceta y creo que voy a tirar por ahí".
  • Fino: se dedicará a producir y trabajará con su nueva banda Clobis, "más pop que Los Enemigos y con Cristina Plaza como cantante".
  • Manolo: seguirá con su ya clásica gorra, melena y gafas de sol, y rescatará de "la nevera una bandita a la que no he podido prestar mucha atención, porque Los Enemigos me exigían todo mi tiempo, y aunque de momento decidí llamarla Freedom, creo que cambiará de nombre".
  • Chema: se va a dedicar al teatro. "Del 12 al 13 de junio estrenamos en la sala Pradillo la obra Reciclajes, en la que incluyo una parte musical, para no abandonar del todo esta profesión".
LOS ENEMIGOS DICEN ADIOS CON SUS "OBRAS ESCONDIDAS" Y NUEVA GIRA
Por Carlos del Amo - Rueda de prensa de despedida en madrid
Madrid, 19 feb 2002 (EFE).- La banda madrileña Los Enemigos ha decidido poner fin a más de 15 de carretera con un nuevo álbum, "Obras escondidas", y una gira de conciertos durante todo el mes de marzo, y lo hacen porque "estamos aburridos y tenemos ganas de emprender una nueva etapa", explicaron hoy sus componentes.
Ocurrió hace ahora diecisiete años. Los Enemigos ofrecieron sus primeros conciertos en la mítica "Vía Láctea" del madrileño barrio de Malasaña dispuestos a convertirse en los nuevos representantes del rock español y a tomar el relevo a Leño y Burning, lo consiguieron, pero "ha llegado el momento de poner punto y final, aunque es difícil porque es de lo que vivimos y nos gusta", dijo Josele.
Los Enemigos nacieron cuando la llamada movida madrileña estaba en fase terminal y fue tras ganar el IX Concurso Villa de Madrid, cuando editaron "Ferpectamente", su primer álbum. Pero aunque aparecieron en la escena española como grupo de directo, no fue hasta el año pasado cuando editaron su primer disco grabado en vivo, "Obras escocidas", con 37 temas compuestos entre 1985 y 2000.
Pero en ese momento, "muchas canciones se quedaron fuera, temas que no solíamos tocar en directo y queríamos dejar constancia de ellos". De ahí que los días 5 y 6 de diciembre de 2001 grabaran en Salamanca "Canciones Escondidas", con el que Josele, Fino, Chema y Manolo inician lo que será una larga despedida.
El día 1 de marzo actuarán en Valencia, el día 2 en Barcelona, el 7 en Murcia, el 8 en Granada, el 15 en Vergara (Guipúzcoa), el día 16 en Santiago de Compostela y el 5 de abril en la sala La Riviera de Madrid ofrecerán el que será el último concierto de Los Enemigos, "una fecha que será especial", no dudan en decir.
Si con "Obras escocidas" dieron un repaso a todo un paseo por "el rock and roll y el pop, pasando por el post punk y el rithm and blues", con títulos como "Antonio", "¿Por qué yo?, "Dentro", "Romance de valentía" y "John Wayne", ahora quieren "rendir un homenaje a los fans con canciones menos conocidas", como "Estás (cuando te vas)", "Suéñame", "Traspiés", "Miedo" o "La paella".
Fino Oyonarte (bajo), Chema "Animal" Pérez (batería), Manolo Benítez (guitarra) y Josele Santiago (guitarra y cantante) editarán también un DVD el próximo mes de marzo con este concierto de Salamanca e imágenes rescatadas de sus primeros tiempos y de otras giras. 
Pero lo que tienen muy claro es que no van a abandonar la música. Joselé confesó que seguirá "haciendo canciones, no se ni cuándo ni con quién las grabaré, pero el rock and roll estará presente, aunque de una forma más tranquila. Además, aunque nunca me ha gustado cantar, he descubierto esa faceta y creo que voy a tirar por ahí".
Fino, por su parte, se dedicará a producir y trabajará con su nueva banda Clobis, "más pop que Los Enemigos y con Cristina Plaza como cantante".
Manolo seguirá con su ya clásica gorra, melena y gafas de sol, y rescatará de "la nevera una bandita a la que no he podido prestar mucha atención, porque Los Enemigos me exigían todo mi tiempo, y aunque de momento decidí llamarla Freedom, creo que cambiará de nombre".
El cambio más profundo lo experimentará Chema, que se va a dedicar al teatro. "Del 12 al 13 de junio estrenamos en la sala Pradillo la obra Reciclajes, en la que incluyo una parte musical, para no abandonar del todo esta profesión".
Pero lo cierto es que Los Enemigos dicen adiós, aunque con "el orgullo" de que hay una "plataforma de músicos", en la que figuran bandas como Chucho o Los Planetas, y compositores como Mastretta, que "siguen nuestra línea independiente, incluso algunos como Individuos han recogido nuestro testigo", comentó Fino.
LOS ENEMIGOS "OBRAS ESCONDIDAS" (AL-KILO DISCOS, 2002).
El regalo de despedida de Los Enemigos
Todo lo bueno tiene que acabarse un día. De lo contrario, se perdería la frescura en las cosas, nada sería auténtico. Es una ley de vida. Pero lo difícil, lo verdaderamente sabio, es comprender que llega la hora de pasar página para que todo siga fluyendo. Sólo entonces el final le pertenece a uno como todos los demás momentos de una trayectoria. Poder decir libremente "se acabó" es el privilegio de quienes, contemplando el pasado sin lastre, se adentran en el futuro viéndolo venir desde la distancia.
LOS ENEMIGOS se despiden. Y lo hacen demostrando tal vez más que nunca que son ellos quienes han labrado su propia carrera, sin dejarse llevar nunca por el cómodo halago ni caer en la desesperación victimista. Corredores de fondo donde los haya, supervivientes de más de un holocausto generacional de rockeros y artistas, LOS ENEMIGOS se separan cuando gozan de un reconocimiento generalizado en el panorama de la música que se hace en España desde que llegaron la electricidad y las melenas. ¡Ole sus huevos! Tal vez haya a quien le resulte incomprensible; la explicación, si es que hace falta, la podrá dar seguro cualquiera de sus innumerables e incondicionales "fans": y es que ellos son así, siempre han sido así. Se van porque creen que es lo mejor para todos. No hay cansancio, algo difícil para quienes se han tirado más horas de su vida con un instrumento musical en la mano que con cualquier otra cosa. Y a estas alturas, después de quince años de andadura y una estrecha colaboración basada en la amistad y el respeto, aducir problemas internos está descartado de antemano. Problemas si acaso los tenemos nosotros, que nos habíamos acostumbrado a ellos y, una vez más, LOS ENEMIGOS nos han sorprendido, obligándonos a reprimir la tristeza para rendirles el homenaje que merecen.
Para más "inri", LOS ENEMIGOS se separan después de un año especialmente preñado de acontecimientos, que parece venir a resumir su largo historial como dueños de un sonido completamente original y ajeno a servidumbres de moda y mercado. En el 2001 han llegado a las tiendas dos recopilaciones de su obra, una de la etapa de Gasa, donde vieron la luz sus cinco primeros discos, y otra de la etapa de RCA-BMG, sello que editó los siguientes cuatro desde mediados de los años noventa. Estas ediciones han aprovechado el tirón de "Obras Escocidas, 1985-2000" (Chewaka, 2001), un doble cd grabado en directo con el que la banda ha conseguido no ya uno de los mejores discos, sino toda una reunión de músicos emblemáticos que certifican que esta banda es pieza fundamental que hace de puente entre el rock posterior a la "movida" y las nuevas generaciones del pop-rock nacional.
Se ve que los cuarenta temas del doble en directo no fueron suficientes para dar cabida a todo lo valioso de un largo elenco de temas que merecen un disfrute por separado. Hubo canciones que tuvieron que ser entonces sacrificadas. Esto es lo que nos ofrece ahora "OBRAS ESCONDIDAS" (Al-Kilo, 2002), el segundo y último directo de Josele, Fino, Chema y Manolo. El título y la estética de la portada insinúan que este disco no se entiende sin el anterior, pero no es simplemente una continuación de él. Es otra cosa. LOS ENEMIGOS se despiden con un regalo: quince temas menos habituales del repertorio de sus conciertos, obras un tanto "escondidas" en los recovecos de la larga producción enemiga pero que encierran una parte imprescindible de su identidad. Dedicados con especial cariño a sus seguidores, son también perfecto contrapunto de los del otro directo: muestran otras caras de una producción que resulta mucho más versátil que las clasificaciones habituales.
En los nueve primeros cortes del disco Josele no suelta en ningún momento la guitarra acústica. Acompañados de la cuidadosa orquestación que consigue el resto de la banda, estos temas constituyen un ejercicio de rock lírico sin precedentes. Algunos eran tiempos medios y lentos ya en origen, como es el caso de "Estás (cuando te vas)", "Suéñame" o "No se hable más", escogido como cara B del single; pero al menos la mitad son versiones semi-acústicas de cortes más bien cañeros de la primera etapa del grupo, que ganan en profundidad manteniendo la base rockera por medio de la batería de Chema. Tal es el caso de verdaderas joyas como "Traspiés", "Miedo" o "La paella", este último destilado como un fino country-blues que conserva todo su espíritu original festivo y chocarrero pero haciendo ahora exhibición del valioso bagaje acumulado por años de depuración técnica. En todos ellos Josele modula su voz con claridad y delicadeza; más que cantar, interpreta sus propias letras, modulando todo un abanico de cadencias donde los timbres cálidos suavizan su inconfundible deje rasgado. La guitarra de Manolo interviene nítida y preciosista.
"Canción de cuna", un interesante experimento en el que Fino canta y Josele agarra su bajo, hace de transición a una segunda parte más plenamente eléctrica que vuelve a sorprender por la diáfana instrumentación y los detalles en la ejecución. De nuevo como despistando, LOS ENEMIGOS escogen temas de velocidad media -"El ring", "Hasta el lunes"...- y, con la incorporación de teclados y percusión a cargo de Pablo Novoa, extraen a su propio sonido calidades escondidas. "La carta que no...", una emotiva canción sobre el amor después de la vida, probablemente la versión más acabada del trabajo, se edita como cara A del disco sencillo. El cd termina con un indiscutible clásico, "Soy un ser humano", otra joya joya tallada con dedicación para el deleite de propios y extraños. En suma, estamos ante un producto que parece encargado a un artesano virtuoso capaz de cuidar los detalles de una gran obra de orfebería musical. La producción tiene sin duda tiene bastante que ver en esto.
Grabado en directo en sendos bolos celebrados en Salamanca los días 5 y 6 de diciembre de 2001, el disco ha sido masterizado en enero de 2002 en los estudios Sonoland. Hasta aquí todo normal. Pero en la producción, Carlos Martos ha estado esta vez acompañado del propio Fino Oyonarte. Y es que el grupo se ha implicado en este trabajo como nunca lo ha hecho antes. Una banda que comenzó su andadura en un sello independiente y que en su momento no tuvo remilgos para fichar por multinacionales, vuelve a hacer una vez más gala de su insobornable autenticidad decantándose esta vez por la autogestión. En efecto, tras librarse de ataduras con las discográficas, LOS ENEMIGOS se han lanzado a editar ellos por primera vez su propia obra, sirviéndose de su sello discográfico Al-Kilo Discos, que hasta ahora sólo daba cabida a los formatos en vinilo de sus trabajos. Al-Kilo edita el cd, así como el tradicional vinilo, doble vinilo blanco, con dos temas añadidos, "Camarerito" y "Amor de Madre". También producen ellos el video de los conciertos, grabados por Alex Calvo-Sotelo, que se pondrá a la venta a partir de marzo, asi como un DVD con el mismo contenido que el VHS más la inclusión de imágenes de la Gira por Mexico, del Agapo y de la grabación de "Gas" . El resultado de todo esto es una nueva vuelta de tuerca: pues "CANCIONES ESCONDIDAS" es un directo que suena tan esmeradamente bien que parece grabado en estudio. Más que un ciclo que se cierra, Josele, Fino, Chema y Manolo se despiden con la cuadratura del círculo.
LOS ENEMIGOS se separan cuando son ya parte de la memoria colectiva de la juventud española, y cuando viven un rotundo presente. Es sólo que, como decía el malogrado Alberto Haro, a quien Josele dedicó el segundo disco del grupo: "Antes morir que perder la vida". Seguro que seguirán haciendo lo que tan bien saben hacer: ser excelentes músicos porque son personas auténticas.
Pablo Sánchez León
"OBRAS ESCONDIDAS" fecha salida 19 de febrero de 2002  Alkilo Discos.
+ info: SAGRARIO LUNA: 91 369 01 22 / LUNAPRO@terra.es ALKILO DISCOS: alkdiscos@hotmail.com ATTRACTION MANAGEMENT: 91 843 02 98 / attraction@attraction-management.com EL DIABLO-GRANVIAMUSICAL: eldiablo@granviamusical.com

 


INDYROCK * SERVICIOS MUSICALES
Productoras
Estudios
Locales de ensayo
Salas de conciertos
Tablón de anuncios
Concursos
Academias de música
Realización de clips

IndyRock * Latinoamérica 
INDYROCK * INICIO






VÍDEOS DE DIRECTOS
Archivo histórico de IndyRock Magazine


.


--
 
Copyright IndyRock ©
TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS:
Queda prohibida la reproducción, distribución, puesta a disposición, comunicación pública y utilización total o parcial, de los contenidos de esta web...
Leer más y Política de privacidad
 
Contenidos informativos
Agenda de conciertos
Concursos
Noticias
Productoras
Tablón de anuncios... y + Más

Revista electrónica creada en 1997
Home * Portada
Servicios publicitarios
Créditos | Qué es IndyRock
info@indyrock.es

Naturaleza  y divulgación científica
waste.ideal.es
Dirección y edición
waste@diarioideal.es