--
.



* PÁGINAS Y AGENDAS


Summercase 07 Fotos y crónicas
.

Bloc Party
5 Septiembre 2012 Ibiza Rocks Hotel, San Antonio Ibiza
Fotos Isabel Flores - La Skimal / IndyRock



Bloc Party. + Metronomy
Viernes 23 de noviembre de 2007 Salamanca. Pabellón Multiusos

por Rafa Carazo - IndyRock
El fenómeno de las bandas inglesas en España ya no tiene nada de sorprendente y roza lo repetitivo. Alcanzado el trono se conceden licencias a diestro y siniestro. Parodiando a Dan le Sac, ahí va la lista de los que, hagan lo que hagan, tienen ya ganado el cielo en las islas y en la península: Pixies, Oasis, Radiohead, Bloc Party, Arctic Monkeys y, por supuesto, the next big thing.

Centrémonos en Bloc Party. Como todas las del listado previo tienen innumerables virtudes y contados defectos, otra cosa es lo que suceda en sus próximas publicaciones. Tras lo visto en Salamanca no queda claro sobre qué lado de la balanza irán depositando nuevas piedras. Por el momento "Silent Alarm" (2005, Vice) no tiene parangón, las remezclas, "Silent Alarm (Remixed)" (2005, Vice), dieron una necesaria vuelta de tuerca a unos temas que pedían a gritos expresarse envueltos en diferentes texturas, pero "A weekend in the city" (2007, Wichita) ni llena ni convence. En los próximos días se publicará un nuevo single "Flux" que derrama nuevas luces sobre el tunel, esperemos que sean las de salida y no una simple grieta.

Concierto de hora y cuarto que se fue como un suspiro. Ni un momento de tregua, ni un segundo de calma. Los londineses fueron encadenando temas de su segundo trabajo: la franzferdiniana "song for clay (disappear here)", "waiting for the 7:18", "hunting for witches", hasta llegar a un "the prayer" basado en la encomiable dicción y fuerza vocal de Kele Okereke. Pero fueron los temas de "Silent Alarm" los que salvaron el directo.

Matt Tong a la batería lideraba los temas y guiaba al resto de banda, mientras que Russell Lissack a la guitarra ofrecía los detalles de distinción. Los momentos álgidos llegaron con "Banquet", "Pioneers", "SRXT" y por supuesto la descarga de un "Like Eating Glass" llena de angustia contenida.

Sólo un bis, con luces y sombras. Las luces fueron por un lado los focos de "Flux" y, por otro el final con "Helicopter" más intensa, más cargada, más hit que nunca. Las sombras: el frustrado efectismo de colocar dos baterías simétricamente opuestas con efecto espejo para facturar un "Sunday" insípido, nada que ver con el espectacular montaje de los vascos Lisabö que también recurren a la doble batería en sus directos.

La correcta grafía de Bloc Party es con un punto al final (Bloc Party.) detalle que suele omitirse para no causar problemas de comprensión gramatical. Pero ese punto (seguido o final) dice mucho de una banda que encierra en la contundencia (bloc), la fiesta (party) y el límite (.) las claves de un sonido propio (de lo que no muchos pueden presumir) que no se transmitió en su plenitud el pasado viernes.

Por cierto, abrió el concierto Metronomy. Un telonero en toda regla: de los que no hacen sombra y simplemente preparan los oídos del respetable para el plato principal. Todo parafernalia (con luces pegadas en el pecho que se apagaban y encendían con una simple palmada) y coreografía para un sonido estructurado en un 80% sobre bases pregrabadas, ¿el resto? Sintetizadores, melódica, poca guitarrra, poco bajo, saxo y voces (los mayores alardes se dieron en este apartado). Prescindibles. 


18 noviembre 2005 Aqualung Madrid + Sluts of Trust
Fotos Sara Navarro - IndyRock
Crónica por Isabel Montero -IndyRock




El viernes 18 de Noviembre, Madrid recibió a "Bloc Party" y a "Sluts of Trust", como teloneros, en el seno de la sala Divino Aqualung.
Tomándose un cuarto de hora de cortesía, los escoceses John McFarlane (voz y guitarra) y Anthony O'Donnell (batería) aparecieron en el escenario saludando en español a la gente que había acudido puntual a la apertura de puertas a las 19:30.
Armados con una guitarra bien afinada y una batería vibrante, presentaron su primer álbum "We are All Sluts of  Trust" haciendo alarde de su dinamismo y estrépito musical, demostrando sus habilidades y brindando una dosis de potencia eléctrica y percutora, desde su visceral punto de vista del rock, por medio de temas como "Piece O' You" con melodías metal y duras entonaciones vocales.

A las 20:45 comenzaron "Bloc Party" envueltos en magia y frescura. Este conjunto que viene fuerte desde las listas de ventas del Reino Unido, empezó dando las buenas noches y regalando sin esperas texturas coloristas, que llenaban la sala de sensaciones vertiginosas, provocadoras de convulsiones transformadas en baile y en gritos emocionados de la muchedumbre presente. 
Con su disco debut "Silent Alarm" enloquecieron al público madrileño por medio de fractales musicales, ritmos perfectamente ensamblados y una voz que para nada quedaba ensombrecida por la energía instrumental de la que se caracteriza esta banda británica, con su formación de dos guitarras, bajo y batería.
Escuchamos temas de melodías suaves, pegadizas y naturales como "Pioneers", "Luno", "Plans"y "Blue Light" en las que las cuerdas se acompañaban de una batería potente, rápida y encajada con la voz siempre acertada de Kele Okereke. 

Un público formado por oídos de gente anónima, pero salpicado también de alguna cara conocida como las de las hermanas Llanos de "Dover", disfrutó de una actuación intensa hasta las 21:30 en la que el público vibró homogéneamente, al ritmo propuesto por estos chicos, que interpretan a su manera el pop y el rock de nuestros tiempos.


Los líderes de la nueva revolución brit-pop, los nuevos salvadores del rock, llegan desde el este de Londres y de la mano del exquisito sello indie Wichita. Las ventas de Bloc Party en Reino Unido han sido espectaculares y el torrencial talento de "Silent Alarm", su debut, exprime singles a velocidad inaudita. Franz Ferdinand les echaron una mano después de vibrar con su maqueta y el productor Paul Epworth -también en los debuts de The Futureheads, Maxïmo Park, The Rakes, y en singles de Sons & Daughters, Babyshambles o DFA 1979- hizo el resto. Porque a ellos les bastan unos sencillos acordes y cuatro notas para fundir post-rock y art-punk según las infinitas perspectivas del pop. Las texturas conseguidas, hipnóticas y plásticas, se diluyen en trece canciones que van desde las baladas brumosas hasta el vértigo bailable. Rincones crípticos, estrofas intimidantes, dark-drama, valoraciones sociales sobre el precio del gas, pistolas humeantes que te acaban de quitar la vida. Y, cómo no, el difícil sentimiento del amor, el mismo que les hizo editar su álbum el pasado 14 de febrero, planeando sobre todos los temas. 
Mezclando el pop oscuro de The Cure y Joy Division, el estigma core de Sonic Youth y Big Black, y afiliándose a la vertiente politizada y artística explícita en los manifiestos de Gang Of Four y Manic Street Preachers, Bloc Party consiguen sonar sofisticadamente estremecedores. El fuego contenido en frías perlas como 'Like Eating Glass' o 'Banquet', adquiere un carácter urbano perturbadoramente actual gracias al vigor vocal de Kele Okereke (en la onda de los primeros U2 o del Damon Albarn más despechado, y recientemente invitado en el nuevo álbum de The Chemical Brothers). Por no hablar del aventajado batería Matt Tong o de las aristas de las sangrientas guitarras de Russell Lissack. Gordon Moakes, bajo y voz, completa estos fab four de campeonato, con sus sabias afirmaciones. Él sabe que "el pop no es escapismo, sino una humillación compartida entre intérprete y audiencia". 

Junto a ellos, Sluts Of Trust, el grupo por el que Dischord mataría. Los escoceses John McFarlane (voz y guitarra) y Anthony O'Donnell (batería) reivindican los sonidos más hard desde su seminal concepción del r'n'r. Dominando con sudor los riffs de la escuela Motörhead, la pulsión rítmica de Neu!, y la melodía proto-new-wave que anticiparon The Sonics, en sus conciertos se muestran agresivos, sucios y elegantes. Animales de confianza.


 Bloc Party, una de las bandas sin las que sería imposible comprender la década: su mezcla de música indie energética y melódica, directa, emocional y pistera, los sitúa como uno de los grupos con una de las propuestas más originales de los últimos tiempos. 

   El grupo liderado por Kele Okereke irrumpió justo a mitad de la década, en el 2005, con su álbum de debut Silent Alarm, repleto de hits como Banquet, Helicopter o This Modern Love, donde la particular e inconfundible voz de Kele se mezclaba con la energía musical de la banda,  para dar con un sonido fresco y vital que pateó la escena indie internacional. Le seguirían dos álbumes más en 2007 y 2008, A Weekend In The City e Intimacy, con otros tantos temas memorables como The Prayer, I Still Remember, Mercury o Halo, entre otros. Tras estos discos, tuvieron que pasar cuatro años para escuchar un nuevo álbum de la banda, y el pasado mes de agosto de 2012 llegaba  Four, la vuleta del grupo por la puerta grande. Octopus, Ketting, Colliseum y demás composiciones del disco suenan con idéntica fuerza y vitalidad de sus inicios



www.sinnamon.es


INDYROCK * SERVICIOS MUSICALES
Productoras
Estudios
Locales de ensayo
Salas de conciertos
Tablón de anuncios
Concursos
Academias de música
Realización de clips

IndyRock * Latinoamérica 
INDYROCK * INICIO


vídeopromoción








VÍDEOS DE DIRECTOS
Archivo histórico de IndyRock Magazine


.


--
 
Copyright IndyRock ©
TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS:
Queda prohibida la reproducción, distribución, puesta a disposición, comunicación pública y utilización total o parcial, de los contenidos de esta web...
Leer más y Política de privacidad
 
Contenidos informativos
Agenda de conciertos
Concursos
Noticias
Productoras
Tablón de anuncios... y + Más

Revista electrónica creada en 1997
Home * Portada
Servicios publicitarios
Créditos | Qué es IndyRock
info@indyrock.es

Naturaleza  y divulgación científica
waste.ideal.es
Dirección y edición
waste@diarioideal.es