--
.



* PÁGINAS Y AGENDAS

 
 Un piano con personalidad
por Enrique Novi - 
sábado 6 de diciembre 2008 Auditorio de la Casa de la Cultura de Monachil  Granada
.

Chano Domínguez Trío
Chano Domínguez & Niño Josele Lucha de gigantes
Festival de Jazz en la Costa: 
Sábado 19 de julio 2014 Parque del Majuelo, Almuñécar – Aforo: 1.000 personas. Calificación: ***

Por Enrique Novi - IndyRock

El Parque del Majuelo se llenó para recibir a uno de sus hijos predilectos en el concierto inaugural de una edición que parece recuperar el pulso tras unos años difíciles en los que los recortes lo habían reducido a su mínima expresión y quien más quien menos temió por su continuidad. Chano Domínguez comentó encantado haber perdido la cuenta de las veces que había participado. Solo en este Festival de Jazz en la Costa con la del sábado van cinco… y las que queden, pues el gaditano siempre es bien recibido por la parroquia sexitana y una garantía de buena música. Y a pesar de ello a los más veteranos les pareció que probablemente no fue esta la más espectacular de sus actuaciones. Y puede que tuvieran razón. El formato a dúo con la guitarra del Niño Josele es posible que le restara algo de ese espacio que se suele tomar Chano para soltarse la melena y levantar al público de sus asientos, esos clímax en los que se vuelca arrebatado sobre las teclas del piano. Ciertamente el concierto fue muy comedido y el tono general de la noche apenas alcanzó los tonos rojos de los ecualizadores. Casi todo se mantuvo en el terreno de los medios tiempos y el sosiego más que en el del zapatazo. Y los pocos que hubo fueron recibidos con entusiasmo. Buen concierto, no obstante, que comenzó con los acordes de Django, el tema que John Lewis, el impulsor del Modern Jazz Quartet, compusiera como homenaje al gitano Django Reinhardt, y sin pausa continuó con la sugerente adaptación de Because, el tema de los Beatles incluido en la suite que conforma la suntuosa cara B del genial “Abbey Road”. Tras él, otro de los temas incluidos en el reciente álbum “Chano & Josele” que ha producido Fernando Trueba, el inolvidable Je T’attendrai que compuso Michel Legrand para la película Les Parapliues de Cherbourg. Tres maravillosas melodías que Chano y Josele llevaron a su terreno de sutilezas flamencas antes de darse un poco de aire en solitario. Primero fue Chano el que abandonó el escenario para dejar a Josele rehacer uno de sus temas y después fue Josele el que cedió el testigo a Chano que atacó solo con el piano el tema del almeriense ¿Es esto una bulería? también incluido en el disco conjunto. Tras el respiro volvieron a juntarse para hacer Lua Branca, un clásico de la pionera Chiquinha Gonzaga que rescatara Maria Bethânia. Una pieza nada obvia del cancionero brasileño –ahí se nota la mano de Trueba- que en manos de ambos adquirió todo el sabor de los cantes de ida y vuelta. Siguieron con Two For The Road, del siempre elegante Henry Mancini y con otra joya del acerbo de Brasil, Rosa, del maestro del choro Pixinguinha, sencillamente magistral. Para la recta final volvieron a darse un respiro en solitario. Chano se explayó entonces con una improvisación en la que muchos creímos descubrir la melodía de Gracias a la Vida, probablemente el momento más aplaudido de la noche, y tras él Josele hizo lo propio por bulerías. Cerraron con una aflamencada Luiza, de Antonio Carlos Jobim y con la soleá incluida en el álbum Solitude in Granada antes de retirarse y volver con un bis que dedicaron a su admirado Paco de Lucía. El público se levantó y rompió a aplaudir cuando Chano anunció su Canción de Amor.

CHANO & JOSELE en gira

Chano Domínguez y Niño Josele, por primera vez juntos sobre un escenario. Ocurrió la noche del martes en Vitoria, en el Festival de Jazz, lugar elegido para iniciar una gira internacional que les mantendrá unidos hasta noviembre. El resultado fue el perfecto maridaje que imaginó Fernando Trueba cuando decidió que la inspiración jazzística de Domínguez y el arte flamenco Josele estaban condenados a entenderse. En Vitoria saltó la chispa, la misma que incendió el estudio de grabación cuando ambos se encerraron para alumbrar Chano & Josele, el nuevo proyecto de Calle 54 Records, el sello del cineasta y productor discográfico.

Vitoria marca el inicio de un camino con paradas en Almuñécar, Peñíscola, Barcelona, Pamplona, Sevilla, Málaga o Granada. Y con incursiones internacionales como Marciac, en Francia, y Cali, Pasto, Medellín, Barranquilla y Bogotá, en Colombia, para cerrar en el Bankside Globe Theatre de Londres.

Tanto Niño Josele, nacido en 1974 a la vera del Mediterráneo, como Chano Domínguez, que creció desde 1960 a orillas del Atlántico, han bebido del flamenco y se han empapado de jazz. Cada uno por su lado. Y cada uno a su aire. Chano, que a finales de los años setenta militaba en una referencia del llamado rock andaluz, el grupo Cai, antes de irse adentrando en el jazz con Hiscadix, heredó de su padre la afición al flamenco; Josele, descendiente de tocaores y cantaores, a quien el suyo puso una guitarra entre las manos con seis añitos, ya andaba por los treinta cuando descubrió al pianista Bill Evans y se metió de cabeza en el jazz, en un amoroso aprendizaje de armonías y progresiones, que le ha llevado a tocar con Phil Woods, Chick Corea, Marc Johnson...

La feliz confluencia de los dos artistas parecía guiada por una fuerza invisible, que hacía buscar al pianista de jazz la tradición flamenca paterna mientras el guitarrista rebuscaba en la esencia jazz que exploró en discos como Paz. Chano & Josele es el testimonio de esa cita con la música, porque, como escribe Fernando Trueba en la contraportada del álbum, la música es “el idioma de la emoción, el único esperanto”. Se pudo comprobar con Bebo Valdés y Diego El Cigala, en aquellas Lágrimas negras que Trueba convertiría en un fenómeno internacional avalado por medios como el New York Times y corroborado con ventas de cientos de miles de ejemplares.

La mano de del cineasta –productor ejecutivo con Nat Chediak–, se nota en el repertorio del álbum. Su huella está en una selección de obras brasileñas que nunca resultan obvias. Por ejemplo, las dos delicadas composiciones del maestro Jobim, Luiza y Olha María. Y la Rosa, del ilustre Pixinguinha, recordada hace unos años por Marisa Monte, o la inesperada, y más antigua aún, de 1912, Lua branca, de Chiquinha Gonzaga, pionera de la música popular de Brasil. Chano y Josele tocan al Michel Legrand de los Paraguas de Cherburgo –su J´attendrai– y Two for the road, pieza que Henry Mancini compuso para otra película de mediados de los sesenta, y también grabada por dos grandes músicos: Charlie Haden y Pat Metheny. Los estadounidenses la tocaron con cuerdas de guitarra y contrabajo mientras que los andaluces la han llevado a las cuerdas de la guitarra y el piano.

19/7 Almuñecar – Festival Jazz en la Costa
31/7 Barcelona – GREC
2/11 – Pamplona – Audiotorio Baluarte
7/11 – Cartagena – Festival de Jazz de Cartagena
8/11 – Sevilla – Teatro de la Maestranza
9/11 – Malaga – Festival de Jazz
21/11 – Vilanova – Audiotior de Vilanova



El toque flamenco de Miles Davis
por Enrique Novi - IndyRock
Chano Domínguez + Jesús Hernández Trío 
sábado 6 de julio 2013 Paraje de la Ermita de los Tres Juanes Atarfe Granada


Foto : Organización Festival de Jazz en el Lago


Sin el retraso de la jornada previa el singular paraje de la Ermita de los Tres Juanes se llenó de música de altura en lo que podría haber sido un mini festival dentro del Festival de Jazz en el Lago. En concreto, como alguien propuso, uno dedicado a ese particular territorio donde se encuentra la cadencia del jazz con el compás flamenco. Y para llevarlo a cabo, un cartel inmejorable era el formado por los dos pianistas que lo integraban. Por un lado, Chano Domínguez, maestro de maestros en esta fusión, y Jesús Fernández, uno de los músicos locales que con mayor dedicación se ha entregado a esta causa. El idilio entre ambas músicas viene de antiguo, y seguramente uno de los primeros en olfatear esa intersección fue, precisamente, Miles Davis, que iba a ser el invitado de honor de la noche. 

En 1960 el trompetista de Illinois publicó Sketches of Spain, un disco en el que buceaba en clave de jazz por las músicas de tradición española y que mostró, como tantas veces haría a lo largo de su carrera, nuevos senderos de exploración jazzística. El protagonismo, sin embargo, iba a recaer en otra de sus obras maestras, el álbum Kind of Blue, que publicado el año anterior, supondría en su época y posteriormente todo un hito, hasta ser considerado en cualquier lista el más importante disco de jazz de todos los tiempos. Basándose en este trabajo, Chano Domínguez editó el año pasado, bajo el prestigioso sello Blue Note, Flamenco Sketches, un álbum con el que se postula para los premios Grammy, y que sería la base de su actuación del sábado. Abrió fuego, sin embargo, el trío de Jesús Hernández, que junto al bajo de Manuel Sáez y la batería de Álvaro Maldonado atacó su particular variación Goldberg de la obra de Bach, titulada Sugestiones Goldberg y convertida en una soleá. No en vano su origen como pianista hay que buscarlo en su formación clásica. A partir de ahí fue incorporando a sus músicos invitados, primero con el cante de Coloraíto, por seguiriyas, y más tarde por tientos con la incorporación del trompetista Julián Sánchez para hacer Sueño alfa. 

El tono introspectivo y tenue que imprimió a su actuación apenas se vio alterado por el brío con que acometieron La bojaira, una insinuada bulería, y las alegrías de ¡Esa morena guapa! uno de los momentos más celebrados de su concierto. Con el percusionista Rubem Dantas y el guitarrista Guga Murray, ambos brasileños, incorporados al grupo poco a poco fueron desgranando el resto de temas de su álbum, desde la granaína Camino de Maua, hasta algunos cantes de ida y vuelta deconstruidos, podríamos decir, entre guajiras y colombianas.

Así el concierto adquirió tonos más cálidos con la versión por bulerías del clásico Laura y el tema Iris de Wayne Shorter, que dejaron para el bis. Tras una breve pausa para repasar la afinación del piano, llegó el turno al gran Chano Domínguez. Acompañado por un trío de ases a su altura, el bajista Gary Willis, el excelso batería David Gómez y Daniel Navarro, que se hizo cargo del cajón y levantó al público de sus asientos con sus taconeos, el gaditano se dispuso a dar una lección de música con uno de los más lustrosos que se pueden escoger del amplio repertorio del jazz. Interpretadas en el mismo orden en que han sido publicadas en el álbum, Chano comenzó con Flamenco Sketches, inconmensurable, y continuó con la deliciosa Freddie Freeloader, a la que dotó de un arreglo para sintetizador que le permitió ejercer de héroe de la guitarra, y que volvió loco al respetable.

A continuación volvió a dejar la rienda corta para atacar la balada Blue in green, y de nuevo proporcionó un clímax con So what. Domínguez, que es un prodigioso conocedor del flamenco y del jazz, sonó menos aflamencado que en otras ocasiones. Especialista en dotar de color flamenco a músicas de origen ajeno, precisamente en este proyecto parece haberse decantado por la sutileza y no apostar todo al mismo color. En su actuación del sábado además tiró más de una vez por el sonido del sintetizador para electrizar la propuesta, algo que a buen seguro habría complacido al Miles Davis de los setenta. Y así culminaron con All blues y las dos piezas extras que ha incluido en su flamenco Sketches y que no estaban en Kind of blue, la sugerente Nardis, un tema atribuido a Bill Evans y que nunca llegó a grabar Davis, y Serpent’s Tooth, de su etapa en Prestige Records.



Un piano con personalidad
por Enrique Novi - IndyRock

sábado 6 de diciembre 2008 Auditorio de la Casa de la Cultura de Monachil  Granada

La Oficina Técnica del Festival de Jazz de Granada aún debe estar haciendo balance de la última edición del certamen pero lejos de concederse un descanso continúa programando actuaciones de tronío. Apenas dos semanas después de echar el telón en el Teatro Isabel la Católica, propone un exquisito concierto a cargo del trío de Chano Domínguez en el Auditorio de la Casa de la Cultura de Monachil. Un artista con sobrado empaque y talento para llenar un espacio que no envidia en aforo al del propio teatro, sede principal del Festival de Granada. Domínguez pasa por ser el músico que mejor ha integrado los mundos del jazz y del flamenco. Y con todo merecimiento. El tema de la música de fusión es casi siempre una cuestión controvertida. Desde que, mediados los sesenta, e influido por la alargada figura de Jimi Hendrix, Miles Davis diera uno de sus más sonados volantazos para experimentar con lo que se vino a llamar Jazz-Rock, las músicas de fusión han ido conquistando cada vez a un mayor número de artistas dispuestos a explorar sus territorios, y cada vez más aficionados han ido asumiendo como propios sus lenguajes. Pero también es cierto que en muchas ocasiones los mestizajes musicales han dado resultados artificiosos, fallidos o pretenciosos. Y es que si bien es verdad que la mayoría de las músicas que hoy conocemos y escuchamos tienen su origen en fusiones de orígenes diversos (el mismo rock and roll está generalmente admitido que es un cruce entre el country & western de los blancos de origen irlandés sobre todo, y el rhythm & blues de los negros), también lo es que estas mixturas que han dado origen a nuevos géneros lo han sido tras un largo proceso de convivencia entre unas músicas y otras. Se trata de fusiones que han surgido, digamos, por cauces naturales. No es el caso de la fusión auto consciente que muchos músicos se han propuesto. Una mezcla practicada desde la intelectualidad, y que muchas veces ha dado resultados ortopédicos. Con Chano Domínguez, en todo caso, estamos ante un ejemplo de lo primero y no de lo segundo. Su música navega con naturalidad entre géneros porque no pertenece a un mundo o a otro sino a ambos a un tiempo. Así los ritmos de los tanguillos rezuman aires criollos, los de la soleá adquieren la cadencia de un solo y los del fandango transpiran swing. Y cuando toca jazz la personalidad de su piano sugiere compás flamenco. Así lo demostró el sábado el mejor embajador del flamenco en el mundo del jazz y viceversa.



Biografía oficial
Chano Domínguez nace en Cádiz el 29 de marzo de 1960. Su primer contacto con la música le llega a través de su padre, un gran aficionado al flamenco. A los ocho años, sus padres le regalan su primer instrumento, una guitarra flamenca. De este modo pudo practicar, de forma autodidacta, todo aquello que había escuchado en los discos de música flamenca de su padre, para luego tocar con los amigos del barrio.
A los doce años entra en contacto con las teclas, ya que entra a forma parte del coro de su parroquia y, a escondidas, toca el viejo órgano de fuelles de la iglesia. Poco más tarde, conquistado por el sonido del piano, empieza a tocar en grupos de música folklórica y comercial. Con la mayoría de edad, llega su primer grupo, CAI, con el que empieza a hacer sus primeras composiciones y con el que graba su primer disco: Más allá de nuestras mentes diminutas (CBS). CAI graba un total de tres discos con la compañía discográfica CBS y se convierte en uno de los máximos exponentes del movimiento musical denominado "rock andaluz". El grupo se disuelve en 1981 y Chano se acerca cada vez con más fuerza al jazz.
La década de los 80 nos trae a un Chano Domínguez con un talento y un estilo propios que presagian un futuro brillante. Su salto al panorama jazzístico internacional llega gracias a su trabajo con el mítico grupo Hiscádix, con quien toca  en el Festival Internacional de la U.E.R. en Suecia(1978)y se proclamaganador de la Primera Muestra Internacional para Jóvenes Intérpretes, celebrada en Palma de Mallorca en 1986. En 1988 realiza una gira por Alemania y al año siguiente por Bélgica. En 1990 es finalista del Concurso Internacional de Piano Martial Solal, celebrado en París.
Mientras en España es solicitado en los principales festivales de Jazz (Sevilla, Madrid, Terrassa, etc), su personalísimo discurso musical es elogiado por músicos de la talla de Richie Beirach, Bill Dobbins, Joe Henderson y Kenny Werner, con quienes ha estudiado en distintos seminarios. 
En 1992 forma su propio trío: Chano Domínguez Trío. En su mente surge la idea de fusionar los ritmos del flamenco (alegrías, soleás y bulerías) con las formas musicales del jazz. Ese mismo año, obtiene por unanimidad del jurado, el Primer Premio en la Muestra Nacional de Jazz para Jóvenes Intérpretes de Ibiza. Impulsado por este reconocimiento profesional a su trayectoria y a su personal concepto del jazz y del flamenco, el pianista gaditano edita su primer trabajo en solitario, Chano (Nuba Records). En este trabajo le acompaña su trío, compuesto por el excepcional contrabajista Javier Colina y el también genial batería Guillermo McGill. Este disco cuenta con la colaboración especial de los célebres músicos Jorge Pardo, El Bola y Carles Benavent, entre otros.
En 1994, realiza junto a Jorge Pardo, 10 de Paco, basado en composiciones del guitarrista andaluz Paco de Lucía. Ese mismo año es invitado por el grupo Presuntos Implicados a participar en el álbum La Noche.
 En 1996, vuelve a la primera línea del panorama musical español con el trabajo Hecho a mano (Nuba Records), que supone un avance firme y maduro dentro de su característico discurso de jazz-flamenco. La prensa especializada califica este disco como una obra inteligente, delirante y excelente. El lenguaje mestizo de Chano ha crecido a pasos agigantados y lo convierte en uno de los máximos exponentes del jazz nacional.
1997 es un año cargado de proyectos: graba junto a Martirio Coplas de Madrugá (El Europeo), un trabajo que recopila algunos de los temas más importantes de la canción popular española y los trata con la estética genuina del trío jazzístico. También compone la banda sonora de la película Siempre hay un camino a la derecha, del director José Luis García Sánchez. La SGAE le solicita ese mismo año para representar a la música con raíces latinas en el Midem, celebrado en Miami, donde ofrece un concierto a dúo de piano junto a Michel Camilo. En diciembre se edita el disco En Directo. Piano solo, grabado en directo en el Café Central de Madrid, trabajo en que incluye composiciones propias y standards españoles y americanos.
A principios de 1998 es solicitado por Ana Belén para componer, arreglar y producir el álbum Lorquiana, en el que Chano Domínguez revisa los temas populares que Federico García Lorca recopiló y dejó plasmados en un documento sonoro junta a La Argentinita. Realiza la gira Son Cubano & Flamenco junto a Gonzalo Rubalcaba y participa en los Festivales Internacionales de China, Colombia, Alemania, Argentina y Cuba, en el Festival Jazz Plaza 98 de La Habana, al cual es invitado por la SGAE y la Fundación Autor. La revista Cuadernos de Jazz le otorga el premio de Mejor Álbum de Jazz 1998 por su trabajo En Directo. Piano solo y es, además, ganador del Premio al Mejor Álbum Jazz en la III Edición de los Premios de la Música. Junto a los músicos Hozan Yamamoto (Japón) y Javier Paxariño produce el disco Otoño (Nuba Records).

En 1999, graba su nuevo trabajo, Imán, con el que vuelve a ganar como Mejor Álbum Jazz en la IV Edición de los Premios de la Música.

En el 2000 produce y dirige la grabación del álbum Tú no sospechas, junto a la gran compositora Marta Valdés, con quien realiza una gira conjunta por distintas ciudades españolas en la primavera de 2001, acompañados por Javier Colina y Guillermo McGuill.

En octubre de 2000, se estrena en España la última película del oscarizado Fernando Trueba, titulada Calle 54. En este filme, el cineasta español rinde homenaje a la música del jazz latino que tanto le apasiona y cuenta con la participación de artistas de gran talla: Chucho Valdés, Paquito D'Rivera, Gato Barbieri, Cachao, Patato, Jerry González, Bebo Valdés, Puntilla, Michel Camino, Eliane Elías, Chicho O'Farrill, Tito Puente.y Chano Domínguez, único representante español. La banda de la sonora de Calle 54 se edita en disco y es nominada a los Premios Grammy Latinos 2001.

Despide el 2000 con un concierto especial en La Habana junto a Chucho Valdés y Herbie Hancock. 

Entre 2001 y 2002, realiza una gira por EUA  con el proyecto de Calle 54 junto a Eliane Elias, Paquito D'Rivera y Jerry González, entre otros. En 2002 graba su nuevo disco Oye cómo viene (Lola Records), editado también en DVD, Mira cómo viene (Lola Records), y es nominado a los Premios Grammy en la categoría de Jazz Latino.

El 2003 es invitado por Wynton Marsalis a realizar una serie de conciertos en el Lincoln Center de Nueva York junto a la Lincoln Center Jazz Orchestra. Allí se estrena la obra escrita por Chano Domínguez para la ocasión, bajo la orquestación de Lluís Vidal y titulada De Cai a New Orleans. Ese mismo año, Chano Domínguez sale de gira por América del Sur y, con Wynton Marsalis, comparte los escenarios de jazz más prestigiosos de España. 

Otro proyecto llevado a cabo en 2003 es el álbum Con alma (Venus Records), grabado junto a dos otros grandes músicos: Jeff Balard a la batería y George Mraz al contrabajo. El álbum Chano Domínguez, 1993-2003 (Nuba Records) recopila los mejores temas del artista de la última década.

En el año 2004 vuelve a trabajar con Martirio, con quien graba el álbum Acoplados (RTVE Música). Realiza de nuevo una gira por distintos países de Suramérica, que incluye Costa Rica y Venezuela. Ese mismo año acepta un nuevo reto: la adaptación de los temas populares recopilados por Federico García Lorca  para el espectáculo El café de las chinitas, del Ballet Nacional de España, bajo la dirección de José Antonio y la escenografía de Lluís Danès. 

En 2005 graba el álbum Acércate más (RTVE Música) con Guillermo McGill a la batería, Miguel Angá a la percusión y George Mraz al contrabajo. Más adelante ese mismo año, comparte escenarios europeos con Jack de Johnette Quintet y es reclamado en prestigiosos festivales europeos de jazz: Festival de Montreux (Suiza), The North Sea Festival (Holanda), Festival de Jazz de Marziac y de Vienne (Francia), Festival de Jazz de Florencia (Italia) y Festival de Jazz de Viena. 

El primer proyecto de 2006 es Cuentos del Mundo (LKY Records), un disco de cuentos compuestos por Chano Domínguez y Marina Albero, narrados por la inconfundible voz de Constantino Romero y cantados por la pequeña Serena.  Con este trabajo, Domínguez abandona temporalmente el jazz para componer, interpretar, grabar, mezclar y producir un fantástico viaje por el mundo para toda la familia.

Aunque 2006 es el año en que nace, comisionado por la Junta de Andalucía dentro del proyecto El Jazz viene del sur, el proyecto de más envergadura de Chano Domínguez: NFS, una formación que cuenta con más de diez músicos y con la que han grabado el álbum NFS, New Flamenco Sound (Verve, Universal), una combinación única de jazz y flamenco. Para este trabajo, Chano Domínguez vuelve a rodearse de excelentes músicos: Marc Miralta a la batería, Israel Suárez "Piraña" a la percusión, palmas y jaleos, Tomasito a las palmas y jaleos, Marina Albero a los teclados, vibráfono y salterio; Blas Córdoba a la voz, palmas y jaleos; Jordi Bonell a la guitarra, Diego Urcola a la trompeta, Llibert Fortuna al saxo alto y efectos;  y con la colaboración de Steve Berrios y de Katherine Miller.

Chano Domínguez, el primer músico español que graba con Verve, el prestigioso sello estadounidense de Universal,  escribe: "La idea New Flamenco Sound nace de la necesidad de seguir desarrollando mi música (.) El resultado es un trabajo de composiciones originales pensadas para la nueva banda en las que vuelvo a tener como puntos de referencia las claves rítmicas del Flamenco y el lenguaje vivo de la improvisación". 

En 2007, los componentes de NFS realizan una gira por distintas ciudades españolas, y viajan a Mexico, donde recogen excelentes críticas tras inaugurar la XXIII Edición del Festival de México en el Centro Histórico. En abril, Chano Domínguez es solicitado por la Orquesta Sinfónica de Liepjaja (Letonia) para interpretar sus composiciones de De Cai a New Orleans; también es invitado al festival La cité de la musique de París. 

Actualmente, Chano Domínguez está presentado New Flamenco Sound por toda Europa y prepara una gira por distintas ciudades españolas, entre las que se encuentran Valladolid y Vigo, y europeas, Toulouse y Rotterdam, entre otras.

A finales de año, saldrá al mercado el álbum y DVD junto a Paquito D'Rivera, Paquito D'Rivera & Chano Domínguez Quartier Latin (Universal), grabado en directo en el Teatro Real de Madrid en junio de 2006.



http://chanodominguez.net


INDYROCK * SERVICIOS MUSICALES
Productoras
Estudios
Locales de ensayo
Salas de conciertos
Tablón de anuncios
Concursos
Academias de música
Realización de clips

IndyRock * Latinoamérica 
INDYROCK * INICIO


vídeopromoción







VÍDEOS DE DIRECTOS
Archivo histórico de IndyRock Magazine


.



--
 
Copyright IndyRock ©
TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS:
Queda prohibida la reproducción, distribución, puesta a disposición, comunicación pública y utilización total o parcial, de los contenidos de esta web...
Leer más y Política de privacidad
 
Contenidos informativos
Agenda de conciertos
Concursos
Noticias
Productoras
Tablón de anuncios... y + Más

Revista electrónica creada en 1997
Home * Portada
Servicios publicitarios
Créditos | Qué es IndyRock
info@indyrock.es

Naturaleza  y divulgación científica
waste.ideal.es
Dirección y edición
waste@diarioideal.es