--
.



* PÁGINAS Y AGENDAS

 
.

Foals 

 
 


30 de noviembre de 2008 Sala Mynt Madrid
por Alvaro Marcos - IndyRock
Fotos Aaron Palazón - IndyRock


 

La noche no pintó bien para Men Called Him Mister, que con una sala que empezaba a rebosar tuvieron la malísima pata de tener que lidiar con unos problemas de sonido que acabaron dejándolos, literalmente, sin voz. De nada sirvió el empuje y la actitud que pusieron y, acosados por el horario, tuvieron que abandonar el escenario sin poder resolver los problemas y con un cabreo encima más que comprensible. Por entonces no eran pocos los asistentes que estaban aún avanzando parsimoniosamente en la cola para poder entrar (¡no diga cola, diga Sinnamon!).

Así las cosas, la salida de Foals se hizo esperar lo suyo entre nuevas pruebas de sonido y reajustes técnicos: ahora bien, en cuanto Jack Bevan le sacudió unas cuantas veces al bombo para chequearlo, la reacción enfervorecida que acompañó su gesto debió darles ya a los de Oxford una pista de la entrega incondicional con la que podían contar esa noche por parte del respetable. Aunque en el arranque del concierto aún les faltaba algo de chispa y relajación porque seguían aprovechando para controlar volúmenes de micros y monitores, avisaban ya de la que se venía encima, y, ya a la segunda, con French Open, una de sus mejores canciones, de cadencia obsesiva, casi tribal, comenzaron su puntillosa demolición sonora de la discoteca Mynt hasta no dejar piedra sobre piedra (que es lo que tienen toda la pinta de llevar haciendo allí por donde pasan). Y es que Foals son muy buenos. El viernes pasado lo demostraron también en Madrid. 

Cuando están tocando, cada uno de ellos irradia energía e inteligencia a partes iguales. Son uno de esos grupos con la rara cualidad de generar la sensación de que en el escenario siempre está pasando algo y que ese algo merece la pena, de que la inercia nunca depreda la intención. Como sección rítmica, Jack Bevan y Walter Gervers componen una columna vertebral granítica y poderosa (la batería está siempre a un volumen bestial), sobre la que se cruzan cómodamente los punteos afilados y limpios de Yannis Philippakis y Jimmy Smith (herencia de su antigua militancia math rock en The Edmund Fitzgerald), mientras que Edwin Congreave colorea las partes más ambientales y espaciales con su Korg MS20, un teclado y su batería de pedales. De esa particular mezcla de precisión quirúrgica y cerebral por un lado, y de desenfreno teen y raver por el otro, brota un estilo propio,  repetitivo y no particularmente complejo, pero potente hasta apabullar, endiabladamente rítmico, efectivo y muy disfrutable. De hecho, en directo están mucho más cerca de las pistas de baile que de Battles o influencias confesas como Can o Harmonia, pero se pulen de largo al flamante batallón brit de bandas post-punk. 

En Madrid tocaron como salvajes y de memoria, con la entrega y la precisión propia de un grupo de veinteañeros que llevan 18 meses recorriendo todo el planeta con su primer disco, Antidotes (Trangressive 2008) y a punto de regresar a sus islas natales. (Si te lo perdiste no sigas leyendo que viene la parte que duele). 
La audiencia bailó, gritó, saltó desde el escenario y coreó hits como Cassius, Two Step, Twice y Red Socks Pugie... Mientras, el pequeño Philippakis, erigido tras su modernísimo flequillo en un maestro de ceremonias carismático y eléctrico, supo bien donde apretar las tuercas: guitarra en ristre, salió a darse un garbeo entre la muchedumbre sudorosa ya en Balloons, para acabar, en Hummer, recorriendo cuan larga era la barra del bar, para jolgorio y delirio absoluto de toda la sala (exceptuando tal vez camareros y encargados). Regresaba con puntualidad inglesa de sus aviesas escapadas en el preciso instante en que le tocaba volver a cantar sobre el escenario. Ambas canciones fueron posiblemente el clímax de una actuación vibrante e intensísima, que duró una hora escasa y supo a poco a la mayoría, que pedía el bis. A que no lo hubiera pudieron contribuir varias razones, desde que apenas les quedaba repertorio, a que los encargados de la sala no tuvieran ganas de más paseos por las alturas... 
Eso sí, nada más acabar, ya se podía ver a los miembros saludando a la gente y departiendo con quien se les acercaba. Encima, amables y atentos. Bravo.



Foals – Total Life Forever 2010
por Abel Guerola - IndyRock
Si por algo se ha caracterizado la música de los últimos años es por la gran cantidad de bandas que publican discos de debut excelentes y que, desafortunadamente, se desinflan tras su ópera prima. A esa larga lista puede que haya que sumar a los británicos Foals, cuyo segundo álbum cogerá por sorpresa a los que les gustó su debut.

“Antidotes”, su opera prima, se convirtió en un disco magnético y muy efectivo por conseguir conjugar el math-rock con el rock para pistas de baile que tanto gusta hoy en día. Tal vez se aprovechó un poco del momento y de lo coyuntural, pero funcionó, y de qué forma. 

En “Total Life Forever”, resulta evidente que el cuarteto de Oxford ha querido crecer en casi todos los sentidos. En su nueva grabación todo suena más serio, más ambicioso y también más profundo y arriesgado. De hecho, más de un oyente se quedará perplejo al comprobar que hay varias canciones de más de seis minutos de duración y que abundan los sintes de sonido ambiental. 

Indudablemente, el grupo ha ganado en originalidad y se intuye que han hecho lo que realmente han querido, pero en esa maniobra han perdido mucho gancho. Y no se trata tan sólo de que “Total Life Forever” no tenga la vocación rompepistas de su predecesor, es que demasiado a menudo el disco se sumerge en un fanguizal atmosférico en el que es fácil que se acabe perdiendo el interés y desconectando.


Foals publica su tercer álbum de estudio en Febrero. Llevará por título ‘Inhaler’ y ha sido producido por la pareja de ingenieros de rock más célebre de la pasada década, Flood y Alan Moulder (Depeche Mode, NIN, Smashing Pumpkins, U2, etc).

Yannis Philippakis, Jack Bevan, Walter Gervers, Edwin Congreave y Jimmy Smith debutaron en 2008 bajo el paraguas de aquel math-rock nervioso y bailable con el que irrumpió en escena ‘Antidotes’ y tras el que pronto, dos años después con su segundo trabajo ‘Total Life Forever’, se preocuparon de redirigir hacia formas más elásticas de canción pop. Ahora, este tercer largo inspirado y compuesto entre Detroit, Londres y Olympos, recoge el testigo de su predecesor para ampliar un grado más aún la emisión emocional. En ‘Inhaler’, el dilema entre la experimentación rítmica deconstructiva de antaño y las posibilidades expresivas del pop ha terminado por inclinar la balanza claramente hacia lo segundo. 

Grabado en los míticos estudios Assault & Battery de Willesden, Londres; convertidos en jardín botánico para la ocasión con tal de subir el nivel de humedad creativa; el tratamiento que Flood y Moulder han aplicado a las canciones consigue edificar un vasto espectro de texturas oscuras (The Cure is there) y tintes progresivos… Materia épica como lazo último y ornamental a unos textos que rebozan existencialismo, mezcolanzas de iconografía bizantina y delirios pre-apocalípticos.


FOALS, banda formada en 2006 por Yannis Philippakis (voz, guitarra), Jimmy Smith (guitarra, teclados), Walter Gervers (bajo), Jack Bevan (batería) y Edwin Congreave (teclados) es sin duda uno de los grupos de rock del momento con un directo tan arrollador como sutil. 

Autores de 4 álbumes de estudio: 'Antidotes' (2007), 'Total Life Forever' (2010), 'Holy Fire' (2013) y el flamante ‘What Went Down’ (2015)
Para este nuevo álbum, los autores de éxitos de la talla de 'Balloons', 'My Number', 'Inhaler' o 'Spanish Sahara' reclutaron a James Ford (productor de Arctic Monkeys, Florence & The Machine, Jessie Ware o Mumford & Sons) y se retiraron juntos al sur de Francia para grabar las nuevas canciones en un molino-fábrica rural del siglo XIX. El resultado es un álbum intenso que en momentos suena desgarrador hasta los extremos, hasta rozar la locura. En cuanto a las letras, Yannis se ha centrado en temas como la identidad cultural, la ansiedad generacional, el cinismo, el pesimismo y la angustia. "Quería aprovechar mi locura interior y sentir que estaba canalizando una especia de criatura febril", declara el líder de la banda.



www.wearefoals.com


INDYROCK * SERVICIOS MUSICALES
Productoras
Estudios
Locales de ensayo
Salas de conciertos
Tablón de anuncios
Concursos
Academias de música
Realización de clips

IndyRock * Latinoamérica 
INDYROCK * INICIO


vídeopromoción








VÍDEOS DE DIRECTOS
Archivo histórico de IndyRock Magazine



.



--
 
Copyright IndyRock ©
TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS:
Queda prohibida la reproducción, distribución, puesta a disposición, comunicación pública y utilización total o parcial, de los contenidos de esta web...
Leer más y Política de privacidad
 
Contenidos informativos
Agenda de conciertos
Concursos
Noticias
Productoras
Tablón de anuncios... y + Más

Revista electrónica creada en 1997
Home * Portada
Servicios publicitarios
Créditos | Qué es IndyRock
info@indyrock.es

Naturaleza  y divulgación científica
waste.ideal.es
Dirección y edición
waste@diarioideal.es