--
.



* PÁGINAS Y AGENDAS

 
.
Fuengirola Pop Weekend 2010
¡Cuando suena el POP, ya no hay STOP!
por Armando Marín Ruiz - IndyRock
 

¿Existe algo más POP que el verano? Cierro los ojos por unos instantes, y en la brevedad del gesto, un bombardeo de inconexas imágenes ligadas al evento que pretendo reseñar, configuran un estimulante imaginario como telón de fondo a una dispar realidad. Procurando hilvanarlas con la sutileza de un arácnido que al tejer esa tela aguarda su sustento, me alimento de una emoción muy descriptiva: “el Fuengirola Pop resultó ser ese primer rayo de luz, que surge desde un amanecer, coexistiendo con un mar en rebeldía cuyo sinfónico oleaje proyecta tal gama de pigmentos, que inducen a un hedonista surf, al compás de una cromática sonoridad”.

Y todo gracias a la pasión y dedicación de una persona, Antonio Sánchez que junto a su equipo ha sabido mantener la fe en un festival que vio la luz en 2008, con unos padrinos de excepción, Juan de Pablos (Flor de Pasión) y Jesús Ordovás (Diario Pop), reuniendo artistas de la talla de Lori Meyers, Suzy & Los Quattro, Doctor Explosion, Cooper, The Right Ons, Cola Jet Set, Elastic Band, entre otros, y que en ésta, su tercera entrega, adelantando en prácticamente un mes la convocatoria, con respecto a ediciones anteriores, ha sabido confeccionar un cartel capaz de suscitar un interés cuyo principal reclamo se centraba en el último ejercicio en Andalucía, de Jero & Cía; aunque bien es cierto que dista bastante de poder lidiar con el aluvión de coetáneas propuestas que surgen con motivo de un estío, propicio para mitigar la adicción de cantidad de entusiastas por los festivales.

Al no disponer de más tiempo, mi análisis se centrará en la jornada del sábado, ya que fueme imposible participar tanto del regreso, en la noche del viernes, a pie de playa en el escenario Bikini Beach, de Los Hermanos Dalton, como de la actuación de los ubicuos Love Of Lesbian, en la jornada de clausura, que saltarían a escena sabedores de la gran hazaña de ‘La Roja’.

Desde el privilegio que suscita un enclave en altitud, cuya perspectiva se desvanece en lontananza sobre un sereno mar mediterráneo, sería aquella vetusta alcazaba árabe fechada en el siglo X y conocida como Castillo Sohail quien atestiguase entre sus muros, una velada marcada por lo independiente de un pop de indudables reminiscencias sixties, vaporosas atmósferas mod de corte retro y una perfecta banda sonora de surf/rock instrumental capaz de encandilar al mismísimo Tarantino. El citado recinto, reconvertido desde hace algún tiempo en auditorio, carece de perfección en su acústica, no obstante resulta ser suficiente como para apreciar cada uno de los matices sonoros planteados. En la siempre complicada tarea de hacer los honores de apertura, los malagueños Santos de Goma, con todos mis respetos, carecieron de mi devoción. En el ocaso del día, se presentaron ante un escueto público, para ofrecer el grueso de su flamante ‘Canciones de Niebla’ (Antena Music, 2010), del cual se afirma ser un inconsciente collage en el que hay un regusto del mejor George Harrison, de los Kinks más acertados y de los Who más inspirados. Posiblemente se atisbe a vislumbrar citadas referencias, sin embargo sin recurrir al demérito de una actuación con bastante oficio, en la que su vocalista Eduardo Conde (Mosquitos, Basmatic, Harry Octopus), se vio limitado por tener el brazo en cabestrillo, ésta aconteció demasiado ligera, en ocasiones lineal y en cierto modo superficial. Sin ánimo de cerrarles mis pabellones auditivos, gustoso estaré de darles una nueva oportunidad en plenitud de facultades y en un recinto quizás más propicio para su Pop de añejos tintes. 

El testigo fue tomado por el sexteto granadino Ana Lógica, que tras ocho años repletos de un buen número de demos, se traían bajo el brazo su debut ‘Apueste su Vida’ (Ráfagas/Pop Producciones, 2009). Es para mí, una absoluta fijación la labor de todo baterista, dando muestras de un perfecto ejercicio de coordinación, musicalidad y brío, además de conformar la parte esencial de la sección rítmica; si a citadas características se adiciona la componente vocal, la acción adquirirá mayores tintes de complejidad con total seguridad. A mi mente vienen míticos y consagrados nombres, en remarcadas funciones como son: Phil Collins (Genesis), Debbi Peterson (The Bangles), Don Henley (The Eagles), Karen Carpenter (The Carpenters), o Keith Moon (The Who) entre otros; Daniel Guirado, antiguo miembro de Cecilia Ann y actualmente, alma máter de Ana Lógica, podría encuadrarse en tan singular listado. Centrado en su actuación, desde el primer instante dudé de las limitadas propiedades acústicas del recinto, no haciéndoles justicia en ningún momento: carecieron de fuerza en las melodías, no llegando a percibirse esa evocadora frescura que bebe de notables influencias sixties (The Hollies, The Zombies, The Kinks, The Beatles), plantearon un set recargado de vicisitudes polirrítmicas donde destacaron temas como ‘Operación bikini’, ‘Han matado al pusilánime’ y la que cerro el acto ‘Primer plato’, siéndome muy complicado apreciar los matices propios del Pop, como son la sencillez estructural, la melodía cadenciosa y corales estribillos que aluden a un veraniego esplendor. 

Todo lo contrario que los terceros en discordia, el grupo caravaqueño Octubre, que se presentaron ante el respetable derrochando energía, desparpajo y fervor con tales argumentos centrados en una perfecta armonía entre la melancolía y el positivismo, denotando sus excelentes dotes en melodías de efectista tendencia Power-Pop, lograron deslumbrar con una plausible óptica vintage de espíritu sesentero. La excusa era ideal para presentar los cortes de su reciente trabajo de estudio ‘Todo se lo lleva el viento’ (Rock Indiana), abriendo la actuación con la efervescente ‘No sé qué hacer’ y clausurando con su inapelable hit ‘Nada que perder’ cuya melodía queda bien impregnada en nuestro subconsciente. Entremedias 12 cortes reflejos del buen momento de forma del que gozan, tras 15 años de trayectoria, y pudiéndose reseñar la sugestiva ‘Todo se lo lleva el viento’, la colorista y vitalista ‘Mejor’, y posiblemente la que mayor connotación POP reúne entre su repertorio ‘Nada es imposible’. Tras lo acontecido pude comprender el gran revuelo mediático que han suscitado y lo interesante de un planteamiento bastante interesante, en la que destacar una sección de vientos que merece todo mi reconocimiento, al disfrutar de su propia actuación como si de sus más incondicionales seguidores, se tratase.

Tras el POP, llegó el momento del Non Stop! Entrados en la hora de las brujas, una de las formaciones más longevas del rock madrileño; Sex Museum, surgidos en torno a la escena mod y a la sombra de la movida de los ochenta, saltaron a escena como suele ser habitual en ellos, con contundencia, seguridad y proclamando la locura en colectividad. Un explosivo cocktail revival cuyos genuinos ingredientes se concentran en el Rock and Roll de los setenta, la psicodelia y el garage surgido al otro lado del charco. Incendiario y efectivo show, centrado en sus tres últimos trabajos, los más notorios de su dilatada carrera surgida a mediados de los ochenta en los rincones más recónditos de Malasaña; uno a uno fueron activando esas bombas de relojería que responden a los nombres de ‘Two Sisters’, ‘Red Ones’, ‘I Enjoy The Forbidden’, ‘Flying High’, etc. además de una interesantísima lectura del ‘Fight For Your Right’ de los neoyorquinos Beastie Boys. Por momentos, Miguel Pardo me recordaba al incombustible Mick Jagger; veremos si da la misma guerra llegado a su edad. 

Y por fin, el momento más esperado por los allí presentes, la emotiva presencia de los toledanos que por méritos propios, han conseguido abanderar lo acuñado como Indie-Rock. The Sunday Drivers nos deleitaba con su presencia en su estilo habitual, prácticamente sin hacer ruido, iba adquiriendo posición cada uno de sus seis integrantes, y sin mediar inicial saludo de cortesía, característico de la parquedad de palabra con la que se las gastan, los acordes de su archiconocida apertura en esta trabajada gira, cuyo desenlace acontecerá en el inminente FIB, desencadenó el júbilo de un público que a ciencia cierta, era sabedor de la trascendencia de esta actuación. Puesto que ya perdí la cuenta de las veces que he disfrutado del mismo show, mi interés se centró en testar el estado de forma tras su extensa tournée, reconociendo que una vez más ofrecieron un espectáculo sin mácula, rozando la perfección y dejando bien claro por qué han alcanzado tan predilectos honores. Se dejaron en el tintero grandes momentos como la excéntrica demencia a los teclados por parte de Martí Perarnau en ‘So What’; ese exquisito momento acústico de Jero, arropado únicamente por su inseparable guitarra en ‘The End Of Maiden Trip’, título que vaticinaba inconcebible final; y que decir de su particular homenaje a aquella formación oriunda de Liverpool, que revolucionó la música hasta alcanzar insospechados estadíos, con su particular revisión del ‘In My Life’. Se acercaba el final y sin dejar de saltar, bailar, corear cada estribillo, un inevitable nudo se originaba en la garganta y posiblemente, más de uno se viese obligado a retener alguna que otra lágrima, puesto que era testigo directo de algo tristemente histórico. Supongo que no se me ocurre nada mejor que cerrar esta crónica con descriptiva sensación, padecí un pequeño ataque al corazón mientras vislumbraba la eternidad en los colores de un arco iris ilimitado. Jero, Carlos, Fausto, Miguel, Lyndon, Martí, desde este humilde relato, gracias por haber sido pieza esencial en la banda sonora de mi existencia, MUCHÍSIMAS GRACIAS Y HASTA SIEMPRE! 

Sin tiempo para asimilar tal carrusel emocional, saltaba a escena la última de las citas programadas. Sobre las tablas, uniformados con rojas casacas bordadas con una corona como escudo y enfundados con cowboy sombrero, les tocaba hacer doblete a Fernando Pardo, el ameno e irónico frontman a la guitarra; a Javier Vacas, el impasible bajista; y a Roberto “Loza” Lozano, el malabarista baterista. El quinteto lo completa David Krahe el francotirador de riffs eléctricos, y Evgeni Riechkalov el heroico villano de los metales. ¿Qué sucede si licuamos frenéticos sonidos instrumentales, propios de cualquier banda sonora de tarantinesco film, aires fronterizos inspirados en morriconianos spaghetti westerns, primigenio rock and roll de los cincuenta y surf en estado puro? La respuesta surgió por sí sola tras la vigorosa actuación de Los Coronas, cabeza visible de una tendencia que adquiere mayor número de adeptos, a cada paso que dan. Todo comenzó con esa interesante amalgama de sonidos entre Kraftwerk, Johnny Cash, los Shadows y los Pekenikes (Jinetes Radiactivos) continuada por una paleta de sonidos que tributa con decoro a fastuosas leyendas de la música como Elvis, Chuck Berry, Creedence Clearwater Revival, Dick Dale, Ennio Morricone y al jazz en general. Momentos estelares como la castiza ‘Los Rumbaleros’, la acuosa ‘Big Wave Riders’, la nostálgica ‘Flamenco’, la fronteriza ‘Rancho Leone’ o la tsunámica ‘Maremoto’, siempre aderezados por los lúcidos interludios de anecdóticos anhelos por parte de un gran maestro de ceremonias.

Lástima que Dj Amable se cayese del cartel y no pudiésemos rematar la faena, con una de sus asiduas sesiones rompepistas. Otra vez será. Sin más dilación, cierro esta crónica no sin antes gritar con orgullo a los cuatro vientos: “SOMOS CAMPEONES DEL MUNDO”.


Fuengirola Pop Weekend
del 8 al 11 de Julio. Castillo Sohail Fuengirola Málaga
The Sunday Drivers
Love of Lesbian
Sex Museum
Los Coronas
Los Hermanos Dalton
Los Reactivos
Octubre
Champagne
Ana Lógica
Santos de Goma
Los Alimentos...


INDYROCK * SERVICIOS MUSICALES
Productoras
Estudios
Locales de ensayo
Salas de conciertos
Tablón de anuncios
Concursos
Academias de música
Realización de clips

IndyRock * Latinoamérica 
INDYROCK * INICIO






VÍDEOS DE DIRECTOS
Archivo histórico de IndyRock Magazine


.


--
 
Copyright IndyRock ©
TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS:
Queda prohibida la reproducción, distribución, puesta a disposición, comunicación pública y utilización total o parcial, de los contenidos de esta web...
Leer más y Política de privacidad
 
Contenidos informativos
Agenda de conciertos
Concursos
Noticias
Productoras
Tablón de anuncios... y + Más

Revista electrónica creada en 1997
Home * Portada
Servicios publicitarios
Créditos | Qué es IndyRock
info@indyrock.es

Naturaleza  y divulgación científica
waste.ideal.es
Dirección y edición
waste@diarioideal.es