© Copyright Vídeos
VIDEOS EN INDYROCK 
Video concierto y video entrevista,. Imágenes del concierto de Mando Diao en el Coliseo de Atarfe (Granada), Imágenes Juan Enrique Gómez © IndyRock 


--
.



* PÁGINAS Y AGENDAS


Mando Diao gira 2009, Fotos y crónicas Madrid, Barcelona y Granada
Video de directo y Entrevista en inglés con subtítulos en español


Video - Natural Music Festival 07

Benicassim 2007
Mando Diao + The Right Ons
16/02/07. Sala La Riviera. Madrid
17/2/07. Sala Apolo. Barcelona
23-04-06 Madrid  sala Heineken + Seine
Bio
.

Mando Diao

Mando Diao se incorporan al cartel de Low Festival 2017

Mando Diao edita "Good Times", noveno álbum de la banda
"Good Times" mayo 2017
Reset: empezar de cero. Cuando Mando Diao lance su siguiente álbum en unas semanas, todo cambiará, incluso algunas cosas serán aún más familiares y mejores que antes. En cierto sentido, “Good Times” es una suerte de álbum de regreso al futuro de la banda sueca más importante de todos los tiempos. Doce canciones que combinan a la perfección el estilo clásico de Mando Diao con las muchas corrientes y sonidos que han influenciado a los suecos. Este álbum consigue de manera simultánea, cerrar un capítulo al mismo tiempo que se abre una nueva etapa en la trayectoria de la banda.

Pero lo primero es lo primero, en junio de 2015 una de las voces, además de guitarra de la banda, Gustaf Norén, abandonaba Mando Diao tras diecinueve años. Una despedida amistosa, que Norén necesitaba para dedicarse a otros proyectos, fuera de la industria musical. “Fue su decisión, no quería continuar con este tipo de vida más tiempo”, dice Björn Dixgård, líder e ideólogo de Mando Diao. A pesar de que perder a un cantante supondría un problema para cualquier formación, no para los suecos, ya que la voz de Björn se ha identificado siempre como la voz principal del grupo, además de su innato talento escribiendo.

La historia de “Good Times” comienza en una casa de verano en Gotland Island. Un ambiente relajado que dió pie a nuevas ideas que compondrían el esqueleto del disco. El quinteto podía liberarse de sus dos anteriores trabajos buscando nuevos conceptos y trabajando sobre nuevas ideas, como un agresivo y rock groovy donde encajara también el piano como en “Break Us”. Con el lema “todo es posible, nada es obligatorio”, Mando Diao se ha lanzado a la composición de nuevas canciones con un sonido totalmente sincero, volviendo a los orígenes de sus primeros álbumes. Se puede sentir en cada riff el dinamismo de una formación que ha vestido sus viejas canciones con un traje nuevo. “Nos hemos sentido un poco como en ‘Back to the Future’. Aunque para nosotros esto no es un paso atrás, más bien es nuestra manera de mirar hacia delante. La música es nueva, tiene su vida ahora y en el futuro” comenta Carl-Johan Fogelklou. Es perfectamente reconocible este futuro en “Dancing All The Way To Hell” o “One Two Three”, entre otras.

Entre otras cosas, la nueva unión y esta actitud exultante del grupo han hecho posible “Good times”, tal y como el álbum va titulado. De todos modos también puede entenderse este mismo título de un modo irónico. Es un comentario sobre la situación política actual a nivel mundial. De hecho es totalmente aceptable en un mundo plagado de tensión política, social y en todos los ámbitos, solamente preocuparse de los buenos tiempos, hacer fiestas y no pensar en el día siguiente. En estos días, no sería lo más acertado aferrarse a la responsabilidad de mejorar nuestro mundo, resolver los problemas e intentar llegar a la conciencia de la gente. De hecho estas doce canciones tratan exactamente de esto, tener al diablo en el hombro izquierdo y el ángel en el derecho.

Mando Diao ha ido más allá de transformar su privación en virtud. Con “Good Times”, se han re-inventado musicalmente dando como resultado un álbum que es un esfuerzo de toda la banda al completo. Carl-Johan Fogelklou, Patrik Heikinpieti, Daniel Haglund, Jens Siverstedt y Björn Dixgård han participado juntos a partes iguales en la creación y composición de estas canciones, que presentan el sonido definitivo de la banda sueca. Un nuevo sonido en el que también destaca la personalidad de Jens Siverstedt, el nuevo guitarrista que deja su huella en este nuevo trabajo.

“Break Us”, escrita por Jens Siverstedt, simboliza especialmente el modo en el que la formación ha transformado una crisis en su fortaleza. “All the wars we fought, all the love we lost / It won’t break us” cantado por Björn Dixgård sobre piano es la voz de un hombre que durante su peor momento, consigue encontrar esperanza en la música. Una voz que inicialmente suena desnuda y frágil, y que encuentra un nuevo camino. Es una auténtica afirmación de pasión por la vida, llevada por una melodía que es imposible de sacar de la cabeza tras escucharla por primera vez.

“Good Times” consigue llegar a la pista de baile de una manera que solo puede conseguir una banda de rock. El primer single “Shake”, es un evangelio orgiástico -escrito por Björn Dixgård, el mesías del alma. Las primeras canciones son una demostración de fuerza, que demuestran el nivel musical de Mando Diao en estos momentos. Lo que es realmente especial y destacable es que es un álbum que discurre como un todo, sin interrupciones. Una balada soul como “Brother”, encaja perfectamente con el siguiente tema y su sonido disco “One Two Three”. “Good Times” es un álbum perfecto en el mejor sentido. Incluso cuando Mando Diao integra un vocoder en “Voices on the Radio”, lo que demuestra cómo está esta banda en una constante experimentación.
Shake - primer single de "Good Times" - estrenado el pasado 7 abril 2017
“Good Times” deja bien patente en la trayectoria del grupo lo acertada que era esta difícil decisión por la que el grupo ha cambiado de raíz. Cada segundo de este álbum cargado de energía está impregnado de ese aire especial, salvaje y bullicioso característico de Mando Diao, y será reconocida perfectamente por su público. El ingrediente extra es una sabiduría que no habíamos escuchado hasta ahora. Es esta fusión de turbulencias y tranquilidad lo que hace que estas canciones -como el primer single, pensado para la pista de baile “Shake”- adquieran fuerza.


Mando Diao de Sonorama 2016



Entrevista por Jesús Sánchez - IndyRock
Fotos Merche S Calle © IndyRock 
 
 
Hola, gracias por atendernos, parece que todo el mundo se ha puesto de acuerdo en considerar que 2009 es el año de Mando Diao: disco nuevo, buenas críticias, cada vez más gente pendiente de vosotros...
Eso espero, lo mismo que ha pasado con Obama, y Afghanistam. Algo esperanzador, sí.

Venís de Suecia, un sitio donde en los últimos años del siglo pasado se dió un buen fenómeno de bandas de rock, ¿cómo está la cosa ahora?
Te diría que las compañías discográficas no están fichando a todas esas bandas nuevas.  El problema hoy en día es que están las mismas bandas que hace diez años,  como The Hives, Soundtrack of our Lives…bandas que aparecieron en los 90,  y todavía es lo mismo, así que…hay algunos recién llegados que nos gustan, como Johnossi. Y todo es relativo, así que nosotros también lo somos.
Nosotros somos casi recién llegados también, aunque tengamos cinco discos, pero eso en Suecia es ser casi nuevo, en realidad.  Hay una escena emergente, pero sin discos. Es todo mp3, youtube, la gente se manda canciones por mensajería instantánea, en vez de ir a los clubes. Y hay otra escena que está saliendo desde hace unos años, una muy buena escena electrónica.

¿Qué hace que Mando Diao sea una banda tan especial?
 Lo único que tratamos de hacer todo el tiempo es: escribir una canción, producirla, es algo que nos hace temblar. Ese es nuestro único objetivo, y afortunadamente esos escalofrios pasan a otra gente. Creo que la única posibilidad de explicarlo es preguntarle a nuestro público qué nos hace tan especiales,porque nosotros realmente no lo sabemos.Hay una cierta química, energía que aparece cuando tocamos, es difícil de saber exactamente lo que es…química es una buena palabra, creo. Sí, definitivamente es una clase de química, sí.

¿Por qué os marchastéis a California para terminar el disco? Vosotros tenéis vuestro propio estudio...
Tenemos un amigo, el chico que hizo todo el trabajo artístico para el disco, él vive en L.A. y tiene un estudio en Long Beach, fuimos a visitarlo para finalizar la presentación, hacer un poco el loco, divertirnos un poco, relajarnos y tomar el sol, porque la grabación fue algo estresante, era nuestro propio estudio y teníamos que pasar mucho tiempo haciendo cosas que nunca antes habíamos hecho, ahora estábamos auto produciéndonos, y tuvimos que lidiar con cosas técnicas y todo eso, fue demasiado trabajo, y era bueno irnos a otro estudio…básicamente para relajarnos y al final sólo fueron dos canciones las que acabaron en el disco…pero fue como un regalo para nosotros.

Veo que vuestro nuevo trabajo (Give me fire, 2009) tiene canciones más directas, como si fueran más simples deliberadamente...
Sí, fuimos capaces de escribir canciones muy directas para este disco, algo con lo que no siempre cuentas,   es la cosa más difícil…escribir una canción sencilla que sea realmente buena,  y esta vez hemos hecho muchas de estas, así que creo que es un album muy sencillo. Y la producción es un poco como…grabamos un instrumento, o toda la banda tocando en directo,  y luego metemos overdubs, y más overdubs, hasta que teníamos como cincuenta canales diferentes,  y luego empezamos a desnudar todo eso, así que los últimos seis meses fueron nada más que quitando cosas, y nuestra meta era tener sólo a cuatro personas y cinco instrumentos,  para así sacar más espacio entre todo, es realmente un disco desnudo, todo el rato quitándole y quitándole, y Sala (Salazar, N.del R.), nuestro ingeniero, es muy bueno en eso.

Ya habéis estado por tierras españolas en otras oasiones, incluyendo festivales, ¿qué podeis contarnos de vuestro público aquí?
Sí, la primera vez que estuvimos en España nos pareció que el público era muy especial para nosotros. Puedes ver que eso pasa también con Franz Ferdinand, anoche se vio. El público español son como hinchas del futbol, cada canción es como si metes un gol.

Hablando de fútbol, sé que sois muy futboleros, y tenéis a Maradona como gran influencia, ¿cómo es eso?
Él es una estrella del rock, y a nosotros eso nos gusta. Él lo tiene todo, sabes.  Cuando alguien juega al fútbol como él, o como Ronaldinho, o Zlatan Ibrahimovic…eso es música, no futbol.  Es imposible de entender, se convierte en algo más, en magia, por ejemplo, Van Nilsteroy mete un gol, lo puedo entender, Zlatan Ibrahiomovic:  no lo puedo entender, eso es magía. El buen futbol es música para nosotros.

Habéis estado en varios festivales por aquí, ¿os parece una buena experiencia?
Prefiero tener un show nuestro, si quieres vernos de verdad, tienes que vernos a nosotros solos,  pero los festivales, y talonear, eso otra cosa…son una buena manera de tocar ante gente que de otra manera no te vería, así que es una buena manera para la gente de descubir bandas,  así que en ese sentido está bien, porque te puedes ganar al público, y tocar y tocar…y la gente al final del concierto están saltando.  Y te los tienes que ganar, es un reto, y cuanto peor sea la audiencia, nos volvemos mejores, porque tenemos que tocar más duro, nos ponemos más furiosos, agresivos y eso es bueno para la música

¿Qué podemos esperar de vuestro show?
El lado agresivo,  todo lo que hay, ya sabes, ayer había muchos fans de Mando Diao entre el público, creo que mucha gente vino a vernos, gente a la que les gusta Franz Ferdinand también,  creo que es un excelente cartel.

¿Cómo es vuestra relación con Kapranos y compañía?
Hemos estado tocando juntos en algunos festivales desde hace cinco años,  tenemos una buena historia juntos, sacamos nuestros primeros discos casi a la vez también, ellos en 2003 y nosotros en 2002, era más o menos la misma ola de nueva música saliendo básicamente de la nada,  y hemos hecho este viaje codo con codo, todo este tiempo.


Mando Diao, clasicismo y underground
+ Franz Ferdinand + Kissogram
Por Jesús Sánchez / IndyRock
Noche de pop y rock de primera calidad en Atarfe, en un Coliseo que acogió a unos cuantos miles de personas deseosas de pasar una buena noche (algo fresca, pero ya se caldearía), de la mano de tres bandas diferentes pero con el nexo común de aportar cada una mucha clase y calidad. 

He de reconocer, no obstante, que no conocía para nada a Kissogram. Vamos, como casi todo el mundo que pudo verlos, al comienzo de la velada, cuando estos tres alemanes con pintas muy de alemanes y que hacen gala de un sonido industrial de nuevo muy aleman hicieron acto de presencia. Me sonaron a algo como unos  Kraftwerk rockerizados, con un señor batería que a pesar de contar con pocos recursos supo marcar un ritmo machacón sobre el que sus compañeros desvariaban a base de riffs y sonidos bastante extraños. Tienen las ideas claras. Su electrorock de última generación fue un buen aperitivo que llegó su fin con una extraña pieza de tecno-pasodoble que no me dejó indiferente, creyendo yo erróneamente que ya lo había oído todo, pobre diablo este redactor. 

Tras ellos esperábamos a  Mando Diao, con los que tuvimos la oportunidad de hablar unas horas antes, en una distendida charla en la que me habían dejado la impresión de que estos tíos venían a comerselo todo. Ya consagrados, con una carrera a sus espaldas condensada en un buen puñado de discos, y la atención de muchos medios que les coloca como uno de los puntales europeos del momento, Mando Diao no se empequeñecieron por el hecho de ser una banda supporter, al contrario, bien sabían que mucha gente iba a verles a ellos también. Se desenvolvieron bien desde primera hora, con sus dos cantantes guitarristas llevando el pulso de un concierto que alternó píldoras de modernidad congénita con ramalazos clásicos inyectados en soul. Coristas negras, percusionista, y una banda que dejó una hora de buena música, con temazos como la inicial (y ya lejana en el tiempo) “Sheepdog”, que pronto puso al público sobre aviso del gran concierto que iban a dar. Garage, soul, rock, toques pop, pero mucha clase, presentando su nuevo disco “Give me fire”. Tras ella fueron cayendo más, como la soulera “You got nothing on me”, “High heels”, hasta llegar a un “Gloria” que ya es un clásico, donde demuestran que son capaces de hacer un guiño a la mejor tradición del pop de su país (quiere decir esto que este tema me recuerda a ABBA, no busquen más, ni yo sé por qué). Grandísimo show en definitiva, a la altura de lo que vendría a continuación.

Personalmente considero a Franz Ferdinand unos privilegiados, por varios motivos. Para empezar, son la suma de cuatro talentos, músicos como la copa de un pino. Además se ven favorecidos por ofrecer una imagen diferente a lo usual; lejos de renunciar a su británica actitud, la intensifican en sus vestimentas. Elegantes, hacen del negro un leif-motiv común en música e imagen. Y algo más. Hoy por hoy no tienen competencia en su territorio. Gustan a poperos y rockeros, a modernos o a gente colgada en los años 80, y creo que eso es algo que ellos han sabido buscar deliberadamente. Eso hace de ellos algo especial. Y por eso están arrasando; básicamente, están en el sitio adecuando y en el momento justo. Con viejos nombres en horas bajas, y con bandas de su entorno que se vienen abajo a las primeras de cambio, los escoceses apenas tiemblan. Tres discos ya, y sin noticias de que el listón vaya a bajar en el futuro. Vayamos al show. Nos llegaban buenas noticias de la noche anterior en Madrid, donde habían puesto a bailar a todo el Palacio de Deportes. No hicieron menos en Granada, más al contrario, en un recinto menos abarrotado como el que se encontraron no tardaron en multiplicar la sensación de fiesta y despendole. Nada más salir los cuatro a escena y arrancar con “Matinee” ya pudimos ver que nos esperaba una bonita noche de baile y grandes canciones. Desarrollaron un setlist en el que tuvieron cabida todos los temas que les han encumbrado a lo largo de estos años. Incluso los temas nuevos ya sonaron a clásicos, empezando por la pegadiza “No you girls”, o la extraña “Twilight omens”. Sobre las tablas destaca como nadie Alex Kapranos. No es que sus compañeros desmerezcan, pero es indudable que este tipo posee un magnetismo a prueba de bombas, y una voz poderosa que hacen de él el centro de las miradas. Claro que todo eso sin canciones no es nada. 

Pudimos volver a conmovernos escuchando “Walk Away”, la que probablemente sea su mejor canción. Nos dejamos el cuello cuando sonaron “Let me out”, “The Fallen” o la nueva pieza que no para de sonar en ningún lado, “Ulyses”, todo un dance-hit. Así hasta llegar a unos bises en los que los escoceses no se hicieron esperar, arremetiendo con la tremenda “Jacqueline” (me resultó curiosa la escasa respuesta del público ante tamaño bombazo que no siempre hacen), seguida de “What she came for” y “Outsiders”. Llegados a este punto he de hacer un inciso. Como espectador habitual de conciertos de heavy-metal, no esperaba encontrarme un solo de batería en un show de Franz Ferdinand. Pero no sólo eso, la sorpresa fue comprobar que en el solo participaron los cuatro músicos, algo increíble de verdad. Para fin de fiesta dejaron dos temas más. “Lucid dreams” bajó un poco el nivel en mi opinión, pero la cosa volvió a su cauce con la arrebatadora “This fire”, toda una declaración de intenciones sobre por donde van los tiros con esta banda: la pantalla escupiendo fuego, y ellos buena música, suficiente para quemar cualquier audiencia que se les ponga por delante. Que siga la racha.

Mención especial para la organización del evento, algo habitual conociendo quién se encargaba del asunto (Musiserv); puntualidad, accesibilidad, precios normales en el bar, atención al público en general. Todo perfecto, quede aquí dicho.


Franz Ferdinad + Mando Diao + Kissogram
03/04/09. Palacio de los Deportes. Madrid.
Fotografías y crónica Marina Sanz Domínguez y Javier Alonso Juliá - IndyRock
Los escoceses Franz Ferdinand aterrizaron en Madrid el viernes 3 de Marzo, para presentarnos los temas de su nuevo lp "Tonight: Franz Ferdinand". 
Las entradas se habían agotado hace tiempo y el espectáculo estaba garantizado. Muchos fans se acercaron a las inmediaciones del Palacio de los Deportes en busca de tickets, pero todo estaba vendido. En las colas de entrada se respiraba un cierto nerviosismo y unas ganas tremendas de ver a los cuatro de Glasgow sobre el escenario.

Sobre las 21.00 los primeros teloneros empezaban a calentar el ambiente. El honor lo tuvo Kissogram, que directos desde Berlín, nos sorprendieron con su sonido muy cercano a los anfitriones del concierto, aunque quizá con un toque más electrónico, como desprenden los temas de su último álbum Rubber & Meat.

Los siguientes en saltar al escenario fueron los suecos Mando Diao. Este grupo coetáneo de Franz Ferdinand, pero que no ha conseguido las cotas de los escoceses, nos presentó varios de los temas de su nuevo álbum “Give me fire”. Un álbum mucho más maduro y lleno de grandes temas, en el que cambian en cierto modo el sonido de sus anteriores trabajos. Björn y Gustav intentaron animar a un público con ganas de ver sobre el escenario a los escoceses. Puede que este grupo esté hecho para salas más pequeñas, aunque quizá tenía que haber tirado de su repertorio más roquero y rápido para enganchar al público. Hay que destacar que muchos seguidores del grupo se hicieron notar durante su actuación. Entre los temas destacaron “You Got Nothing On Me”, “Ochrasy”, “Dance With Somebody”, “Gloria”, “God Knows” y “Long Before Rock’N’Roll”, que hizo bailar a todo el recinto con su estribillo pegadizo.

Sobre las 23.00 de la noche los esperados Alex Kapranos (voz principal, guitarra solista), Nick McCarthy (guitarra rítmica, teclados y voz), Bob Hardy (bajo) y Paul Thomson (batería y percusiones), aparecían sobre el escenario bajo una estruendosa ovación de un público con ganas de juerga. Con un “Hola Madrid!” de Alex comenzó el show con el aluvión de temas que les han llevado a lo más alto de las listas de todo el mundo. El primero en caer fue “The Fallen”, metiéndose al público en el bolsillo, que no paró de dar palmas y cantar el “la la la la…” que puso a cien al personal.

El escenario era bastante sobrio, solo la pantalla del fondo le daba luz y color a la actuación. Otro bombazo cayó sobre el público, la pegadiza “The Dark Of The Matinée”, lo que fue ciertamente arriesgado, ya que quizá soltaron toda la artillería pesada demasiado pronto.
Un nuevo tema “No You Girls”, nos hizo movernos sin cesar. Este nuevo disco tiene un toque más cercano a la pista de baile y así nos lo demostró el grupo en la recta final del concierto.
“Do You Want To” de su anterior álbum “You Could Have It So Much Better” fue el siguiente en sonar. El público saltó junto al grupo y coreó el estribillo final “lucky, lucky, you’re so lucky…” que nos dejó extasiados. 
Impresionante el público que en todo momento siguió a la banda en los instantes álgidos de los hits.
“Tell Her Tonight”, con su toque Beatle y “Twilight Omens” de su nuevo álbum, dieron paso a otro bloque de los mejores temas de su corta discografía. 
El primero en sonar fue “Walk Away”, al que le siguió “Take Me Out”, que casi consigue que las gradas del Palacio cediesen con los saltos de un público que disfrutó como los niños en un jardín de bolas.
“Turn It On” de su nuevo álbum, desprende un toque más bailable, claro está gracias a los toque electrónicos de los que se encarga Nick McCarthy. 

La recta final del concierto estuvo formada por “Michael”, “Bite Hard” y “40’”. El último tema antes de retirarse al backstage fue “Ulyses” su primer single de “Tonight”. En la pantalla del fondo pudimos disfrutar del videoclip. Buen tema para dejarnos con ganas de más.

Y así fue como, tras la ovación del público, regresaron al escenario para terminar el show con cinco tema más. El primero de ellos fue “Jacqueline”, seguido de otro nuevo tema “What She Came For”, en el que Alex realizó un solo de guitarra mientras sus compañeros le seguían a la perfección a las voces. 
“Outsiders” nos llevó a la fiesta particular de Alex y los suyos, que acabaron todos tocando la batería a un ritmo frenético y que convirtió el Palacio en una pista de baile.
El público acabó coreando “oe oe oe…” y los escoceses se rindieron a los pies de éste, que lo dio todo desde el principio.
“Lucid Dreams” y “This Fire” pusieron el broche de oro a una actuación trepidante y que será difícil de olvidar al ver a las 18.000 personas que abarrotaron el Palacio de los Deportes saltar al ritmo de las canciones de este grupo, que en poco tiempo ha conseguido llegar a lo más alto del panorama indie internacional. 
En verano tendremos la oportunidad de verles en el FIB, así que si no pudiste asistir a este concierto no te pierdas esta fecha que seguro no te defraudarán.


MANDO DIAO, BARCELONA, SALA APOLO  02 / 04 / 09
por Elisenda Hernández Janés - IndyRock
Fotos Alba Nájera - IndyRock


Es curioso lo bien que les han sentado los años a Mando Diao. Y no lo digo por la innegable evolución que ha sufrido su música, que puede gustar más o menos, sino por la considerable mejora que ha sufrido su puesta en escena desde la última vez que visitaron nuestra ciudad. Atrás quedaron los tiempos en los que parecían más preocupados en aparentar ser estrellitas de rock bordes e inaccesibles que de disfrutar y hacer disfrutar al público con sus canciones; los Mando Diao que agotaron entradas el jueves en el Apolo eran una banda compenetrada, carismática y segura de si misma, que no necesitaba de poses ni de tonterías para hacer  enloquecer a su audiencia.

La ya "vieja" "Sheepdog", de su primer disco, fue la encargada de abrir eufóricamente el concierto y a pesar de que a menudo, los inicios demasiado ambiciosos conducen en un momento u otro a un posterior declive, éste fue uno de esos afortunados casos en los que la actuación nunca llegó a decaer sino que por el contrario, fue mejorando a medida que avanzó la noche. Ni siquiera los temas de su último álbum, mucho mas difíciles de hacerse querer que el rock'n'roll directo y contagioso al que nos tenían acostumbrados, restaron calidad ni energía al espectáculo. Canciones como "Gloria", apasionada y desgarrada melodía que parece sacada del Motown de los 50, la bailable "Mean Street", con clara influencia del "Town called malice" de The Jam y memorable estribillo que invita a ser cantado a voz en grito y por supuesto, su discotequero nuevo single "Dance with somebody", dejaron claro que Mando Diao se han arriesgado a explorar nuevos derroteros y que lo cierto es que les ha salido divinamente. Y eso que el nuevo disco de Mando Diao es un disco que cuesta de convencer. Yo tengo que reconocer que quedé profundamente desilusionada cuando lo escuché en un principio y que ha sido solo hace muy poco que he aprendido a apreciar su grandeza. Ahora me sorprendo por no haber sabido reconocerlo inicialmente como lo que es: un disco maduro e inspirado que, con la excepción de un par de mediocres temas, destaca por su originalidad y eclecticismo al mismo tiempo que conserva el espíritu guerrero, las melodías acaloradas y la exaltación del rock& roll con los que nos cautivaron con sus primeros discos.

A pesar de todo, yo, personalmente, sigo quedándome con la frescura de sus primeras épocas y es por eso que mi alegría es máxima cuando reconozco el característico inicio de "The band", espléndida, como siempre, y "Clean town", cálida, complaciente y melódica como un paseo en un día de primavera.

Nos deleitan también con una grata sorpresa: "Ringing bells", un tema delicado y melancólico que no acostumbran a tocar en directo, con la muy característica y genial voz del cantante Bjorn Dixgard sonando ahora más dulce que nunca y acariciándonos con su lánguido arrastrar. "Tv & me" arranca saltos y coros, "Ochrasy" vuelve a llenar la sala de silencio y nostalgia, y con "Never seen the light of day", los dos lideres del grupo funden sus afinadísimas voces a través de un mismo micrófono y una vez más, nos hacen bailar al son de su perfecta amalgama.

Tras los bises, la fantástica y desenfrenada "Long before rock'n'roll" y luego, otra sopresa: con una sorprendentemente buena pronunciación, arrancan con un tema en español, "Leave my fire", la brillante ranchera-blues escondida en su último disco y que hace las delicias de un publico entregado y bailongo. "Lee mis labios en la noche...", nos cantan los suecos acompañados de palmas y panderetas. Y por supuesto que los leemos: prestamos máxima atención y disfrutamos con cada sonido que sale de ellos. No hemos podido dejar de hacerlo desde que empezó el concierto.


Mando Diao + The Right Ons
16/02/07. Sala La Riviera. Madrid
Fotos y crónica Javier Alonso Juliá y Marina Sanz Domínguez



El viernes tras la resaca de los dos conciertos de NIN, y con un fin de semana cargado de buenas actuaciones, como la de Jet, los suecos Mando Diao desplegaron toda su chulería sobre el escenario de la sala La Riviera.

Como teloneros tuvieron al grupo formado entre Madrid y La Coruña , The Right Ons. Su formación la componen Rafa Fernández (guitarra & Lap-steel de Jet Lag y ex-Rainbow Experience), Ramiro Nieto (batería de Jet Lag, Anyones...), Alvaro Guzmán (ex-guitarra y voz de Anyones) y Juan Rodo (Sugar Soul Shakers, Steelwood...). Nos deleitaron con sus canciones enmarcadas entre soul, rock, psicodelia y funk. James Brown, Little Barrie, Jon Spencer o Sly and the Family Stone son sus referencias más marcadas. Los riffs de guitarras, las armónicas y una batería demoledora que te contagia desde el primer momento de escucha, nos hicieron disfrutar de una actuación realmente frenética, de la que el público más madrugador pudo disfrutar.

Pasadas las 21.30 de la noche los cinco componentes del grupo sueco, Daniel Häglund (cantante y guitarrista), Björn Dixgärd (cantante y guitarrista), Carl Johan Fogelklou (bajo), Samuel Giers (bateria) y Gustaf Noren (guitarrista) salieron al escenario bajo los gritos de sus fans femeninas que cayeron rendidas a sus pies.
La actuación dio comienzo con el tema "Welcome Home, Luc Robitaille" que abre su nuevo y tercer disco "Ode To Ochrasy". Le siguieron los temas "If I Leave You" y "Clean Town" de su anterior álbum "Hurricane Bar". También hubo momento para temas de su primer álbum "Bring 'em In", como "Paralyzed". 
El sonido dejó bastante que desear y aunque sus fans les apoyaron durante toda la actuación, se podría decir que no fue su mejor show, aunque ellos pusieran toda la carne en el asador. 
Las palmas y los saltos en las primeras filas fueron los que salvaron la actuación de estos suecos que tienen demasiado subida su autoestima.
Continuando con la actuación, temas de sus tres álbumes fueron bombardeando la sala. "TV and Me", "Mr. Moon", "Good Morning, Herr Horst", "Ochrasy", "Sheepdog", "God Knows" y "Down in the Past".
"Long Before Rock nRoll" fue el ultimo tema antes de los bises. Los riffs de guitarras fueron extraordinarios y el público disfrutó acompañándoles con las palmas en cada momento.
En el primer bis sonaron "The Band" y "Motown Blood". Cuando parecía que la actuación había llegado a su fin tras apenas una hora y veinte minutos, salieron con guitarra acústica para versionar el tema de Dylan "Got My Mind Made Up", con el que muchos de sus seguidores quedaron satisfechos con la actuación.
Esperamos que en su próxima actuación cuiden un poco más el sonido, que estuvo a punto de arruinar la noche a los que allí se congregaron, ansiosos por disfrutar de una noche de puro rock and roll.


MANDO DIAO.
Sábado 17/2/07. Sala Apolo. Barcelona. 
por Elisenda Hernández - IndyRock
La sala Apolo está ya llena a rebosar y los teloneros apenas llevan media hora tocando. En las primeras filas, niñas monas con aspecto "indie" y jóvenes disfrazados de Peter Doherty se amontonan para poder ver a sus ídolos suecos en la presentación de "Ode to ochrasy", el  que es ya su tercer disco. Continuando con la línea trazada en sus dos anteriores álbumes, aunque tal vez de forma no tan brillante, este álbum combina el pop más melódico y sesentero con el rock-punk más guitarrero y desenfrenado para crear piezas cortas y efectivas. 
La canción encargada de abrir el concierto es la que se encarga también de abrir el nuevo disco, la pegadiza "Welcome home Luc Robitaille", una de las más melódicas del album, de estribillo impecable y energéticas guitarras.
Mando Diao son el bajista C.J. Fogelklou, el batería Samuel Gires, el teclista  Mats Björke y los compositores, cantantes y guitarristas Björn Dixgard y Gustaf Noren, que se turnan para interpretar la voz principal y los coros. Son todos ellos pura adrenalina en el escenario,  desprendedores de una vitalidad contagiosa que les lleva a menudo a interpretar sus temas a velocidad mucho mayor de la que gozan en el disco. Sin apenas descanso entre canción y canción, los cuatro jóvenes van combinando viejos y nuevos temas, ante un público entregado que se desgañita saltando y coreando las canciones a voz en grito. Entre las composiciones interpretadas cabe destacar "Lustful life" con claras influencias del indie británico y de estribillo sospechosamente parecido al "God knows" de su anterior álbum, las más rock and rolleras "Paralised" y "Motown blood", las festivas "White wall" y "If I leave you", la melancólica "Ochrasy" y las más innovadoras "Amsterdam" y "Good morning herr host" en las que la voz ya de por si especialmente apropiada para el soul de Björn Dixard adopta en estas canciones una fuerza y un poder que hace difícil creer que el chico cuente tan sólo con 26 años.
El calor del público crece todavía más si es posible con singles como "God knows" "Down in the past" o "Sheepdog", los rasgueos de guitarra se tornan frenéticos y casi espasmódicos, los cantos desembocan en chillidos desgarradores, la locura se generaliza y culmina con los nuevos singles, la espléndida "TV and me" y la libertinesca "Long before rock and roll", una de las piezas más destacables de este último disco, en las que los dos cantantes van intercalando sus voces en forma de eufórico diálogo. Tras el reglamentario y en este caso merecidísimo descanso, ya en los bises, deleitaron a los fans más fieles con el tema más brillante de su primer disco "The band" para continuar luego y dedicar "a las señoritas" la beatleliana y romántica "You can't steal my love". El concierto se cerró con una versión del "Mama you've been on my mind" de Bob Dylan, con guitarra acústica y pandereta, con los dos protagonistas de la noche cantando por el mismo micrófono y la audiencia bailando con alegre sorpresa el improvisado country. 
Recordando el último concierto que hicieron en Barcelona hace un par de años en las que apenas consiguieron llenar la sala Bikini y comparándolo con el abarrotadísimo Apolo del sábado, resulta evidente comprobar que el mercado español parece haberse rendido ante los encantos de los cinco guapos de Borlangüe que, hiperconocidos en Suecia, Alemania y Japón, nunca dudaron de su talento ni tuvieron ningún problema en declararse, al más puro estilo gallagher "el grupo más grande del mundo". A pesar de que más moderados en su arrogancia que en conciertos anteriores, en los que su prepotencia había llegado incluso a resultar cómica, los jóvenes suecos siguen dando mucha importancia a su imagen y a menudo abusan de las poses y expresiones exageradas. Pero más allá de la pura estrategia de marketing que esconde su cuidada imagen retro y cool, existe un innegable talento que hace que todo valga la pena. Y que bien mirado, hasta tenga su gracia. 

Fotos Sara Navarro - IndyRock
23-04-06 Madrid  sala Heineken + Seine





Seine

crónica Violeta  Niebla
Los suecos Mando Diao tenían cita con los madrileños a las diez en la sala Heineken de la calle Princesa el domingo 23 de abril. Nos pusimos todos guapos, público y músicos, para la cita. En las puertas de la sala verde no se leían libros pero sí carteles de 'compro entradas'. 
Abriéndonos las puertas, Seine. Se lo pasaron pipa enseñándonos las poses que habían ensayado delante del espejo. Se dejaron la piel, se movieron, nos movieron, se besaron, conscientes de la calidad de su música hicieron lo que pudieron y no lo hicieron mal. Unos niños mimados y creídos que caen muy bien y que son un buen aperitivo pero que te dejan con hambre, y contra el hambre teníamos a Mando Diao. 
Llegaron puntuales y con botellitas de agua y zumos, ¿unos chicos sanos? Sin mucho adorno, una herida en la cara de Gustaf, sencillos y cargados con su música, dispuestos a disparar. Y dispararon: God Knows, Paralyzed, Down in the past, Sheepdog, You can't steal my love, If I leave you... ante los gritos de una marejada de gente que no dejó de saltar y moverse, gente encima de otra gente durante toda la hora que se hizo corta. En el escenario dejaron claro que lo único que estaba verde allí era la heineken. Un directo frenético, que nos dejó a todos extáticos. Se hicieron de rogar con los bises, y nos sacaron la acústica y la pandereta para dejarnos contentos. Como un plato de nouvelle cuisine con sabor a rock, fue exquisito pero corto. 

Mando Diao es una banda de garage rock, con toques de los sesenta, procedente de Borlänge, Suecia. El nombre de la banda viene dado a raíz de un sueño de uno de los cantantes, Björn Dixgård. 
La banda nace en 1995 cuando Dixgard era componente de una banda llamada Butler, siendo él guitarrista y cantante con un rock entre mórbido y delicado. Los miembros de esta banda cambiaban continuamente, además de que algunos dejaban la banda temporalmente y luego volvían (como Anton Grahnstrom o Fredrik Nilsson). Cuatro años después los que más intención le pusieron (Björn Dixgård y Daniel Häglund, teclado) a la banda decidieron tomar el proyecto más seriamente. Björn Dixgård se encontró con Gustaf Norén, al cual le propuso un nuevo proyecto musical. Hablaron entre ellos para realizar y reunir letras de canciones escritas por ellos, algo que duró seis meses y se cambió el nombre del grupo por el de Mando Diao. Sus primeras representaciones fueron en locales de la ciudad natal de ambos, Borlänge, en 1999. Un escritor local los describió con la mejor banda que había escuchado y que no poseía contrato. Seguidamente la sección de EMI en Suecia se interesó en ellos y firmaron un contrato. Además se incorporaro a la banda Samuel Giers y Mats Björke, batería y bajo respectivamente. 
En 2002 salió a la venta el primer disco de Mando Diao Bring 'Em In en Suecia. Con su primer single "Motown Blood" consigue grandes éxitos en este país. En 2003 Daniel Häglund abandona la banda siendo sustituido por Mats Björke. Ese mismo año el álbum se internacionalizó con el single "Sheepdog". En 2004 el grupo es aclamado por la prensa musical y es considerada una de las mejores bandas del año. El segundo disco fue Hurricane Bar, que se puso a la venta en 2005 con tres ediciones distintas, una para Europa, otra para el Reino Unido y otra para Japón, país muy apreciado por los miembros del grupo. 
En septiembre de 2006 lanzan su tercer disco, Ode to Ochrasy, teniendo gran éxito de forma rápida. La canción "God Knows" aparecía en la banda sonora del FIFA 2006 de EA Sports. En agosto de 2006 realizaron una gira por Japón y en noviembre otra por Europa. El último single "Long Before Rock and Roll" ha tenido gran revuelo. 
Han actuado en los principales festivales musicales europeos como el Festival de Benicàssim, el Rock am Ring en Alemania o el de Reading-Leeds en Inglaterra. 
MANDO DIAO editan en abril de 2009 nuevo trabajo "Give Me Fire" El álbum está producido por MANDO DIAO en su nuevo estudio de Trångsund junto a The Salazar Brothers. No puedes perderte sus nuevas canciones al más puro estilo rocky, con toques de soul y melancólicas melodías acompañadas de sus ya míticos sonidos rockeros. "Queríamos trabajar con alguien que admirásemos y conocer a The Salazar Brothers a través de unos amigos a finales de año fue como volver a casa. El sentimiento del frío nos resultó muy familiar, como algunos lugares en los que crecimos en Börlange". Björn, Gustaf, CJ, Mats y Samuel han venido en repetidas ocasiones a nuestro país y siempre dejan a su público impresionado con su potente directo, porque esa es la esencia de MANDO DIAO, un grupo para ver en concierto. Además, los cinco de Börlange experimentan últimamente con su puesta en escena, sorprendiéndonos con más acompañantes en el escenario y nuevos sonidos, puedes notarlo en su nuevo single "Dance With Somebody". 
Mando Diao, “Give me fire”
por Abel Guerola - IndyRock
En las entrevistas concedidas a los medios españoles, Mando Diao han resaltado en numerosas ocasiones que tenían ganas de evolucionar en su cuarto disco (quinto si contamos la colección de rarezas “Never Seen the Light of Day”), y que lleva por titulo “Give me fire”. Y tras escuchar el disco varias veces, si que se puede afirmar que hay bastantes cosas que han cambiado en la música de la banda sueca. 
Aunque ellos hayan mencionado, entre otros, a los compositores de bandas sonoras Morricone y Nino Rota como influencias de este disco, en ambos casos dicha influencia se queda en anécdota, no pasando de alguna guitarra con sonido western en el caso del primero y de un par de arreglos de piano suntuosos en el segundo. Lo que si se ve con claridad en “Give me fire” es una intención deliberada de hacer música enfocada a la pista de baile, hecho que también ha sido reconocido por el quinteto. Sin embargo, mientras que el noventa por ciento de los grupos de rock para bailar actuales toman los ochenta como punto de partida, Mando Diao se han ido bastante más atrás en el tiempo. Escuchando las canciones del cuarto disco de los de Borlänge, se puede comprobar que el garage rock de sus álbumes anteriores ha sido enriquecido con bastante soul y sonido Motown de los 60 (“Mean Street” es un buen ejemplo de esto) e incluso con música disco de los 70 (el arreglo de viento de “The Shining”, última pieza del CD, podría ser de Gloria Gaynor). 
Eso sí, a este respecto se debe decir que “enriquecido” no es necesariamente sinónimo de mejor ya que, aunque el disco tiene momentos de gran brillantez como el single de presentación “Dance with me”, estos se intercalan con canciones sin demasiado interés como “High Heels”. Y lo cierto es que al final “Give me fire” te deja con la sensación de disco irregular, a pesar de los buenos momentos que atesora.
Pero lo primero es lo primero, en junio de 2015 una de las voces, además de guitarra de la banda, Gustaf Norén, abandonaba Mando Diao tras diecinueve años. Una despedida amistosa, que Norén necesitaba para dedicarse a otros proyectos, fuera de la industria musical. “Fue su decisión, no quería continuar con este tipo de vida más tiempo”, dice Björn Dixgård, líder e ideólogo de Mando Diao. A pesar de que perder a un cantante supondría un problema para cualquier formación, no para los suecos, ya que la voz de Björn se ha identificado siempre como la voz principal del grupo, además de su innato talento escribiendo.
 
 

La historia de “Good Times” comienza en una casa de verano en Gotland Island. Un ambiente relajado que dió pie a nuevas ideas que compondrían el esqueleto del disco. El quinteto podía liberarse de sus dos anteriores trabajos buscando nuevos conceptos y trabajando sobre nuevas ideas, como un agresivo y rock groovy donde encajara también el piano como en “Break Us”. Con el lema “todo es posible, nada es obligatorio”, Mando Diao se ha lanzado a la composición de nuevas canciones con un sonido totalmente sincero, volviendo a los orígenes de sus primeros álbumes. Se puede sentir en cada riff el dinamismo de una formación que ha vestido sus viejas canciones con un traje nuevo. “Nos hemos sentido un poco como en ‘Back to the Future’. Aunque para nosotros esto no es un paso atrás, más bien es nuestra manera de mirar hacia delante. La música es nueva, tiene su vida ahora y en el futuro” comenta Carl-Johan Fogelklou. Es perfectamente reconocible este futuro en “Dancing All The Way To Hell” o “One Two Three”, entre otras.
 
 

Entre otras cosas, la nueva unión y esta actitud exultante del grupo han hecho posible “Good times”, tal y como el álbum va titulado. De todos modos también puede entenderse este mismo título de un modo irónico. Es un comentario sobre la situación política actual a nivel mundial. De hecho es totalmente aceptable en un mundo plagado de tensión política, social y en todos los ámbitos, solamente preocuparse de los buenos tiempos, hacer fiestas y no pensar en el día siguiente. En estos días, no sería lo más acertado aferrarse a la responsabilidad de mejorar nuestro mundo, resolver los problemas e intentar llegar a la conciencia de la gente. De hecho estas doce canciones tratan exactamente de esto, tener al diablo en el hombro izquierdo y el ángel en el derecho.
 
 

Mando Diao ha ido más allá de transformar su privación en virtud. Con “Good Times”, se han re-inventado musicalmente dando como resultado un álbum que es un esfuerzo de toda la banda al completo. Carl-Johan Fogelklou, Patrik Heikinpieti, Daniel Haglund, Jens Siverstedt y Björn Dixgård han participado juntos a partes iguales en la creación y composición de estas canciones, que presentan el sonido definitivo de la banda sueca. Un nuevo sonido en el que también destaca la personalidad de Jens Siverstedt, el nuevo guitarrista que deja su huella en este nuevo trabajo.
 
 

“Break Us”, escrita por Jens Siverstedt, simboliza especialmente el modo en el que la formación ha transformado una crisis en su fortaleza. “All the wars we fought, all the love we lost / It won’t break us” cantado por Björn Dixgård sobre piano es la voz de un hombre que durante su peor momento, consigue encontrar esperanza en la música. Una voz que inicialmente suena desnuda y frágil, y que encuentra un nuevo camino. Es una auténtica afirmación de pasión por la vida, llevada por una melodía que es imposible de sacar de la cabeza tras escucharla por primera vez.
 
 

“Good Times” consigue llegar a la pista de baile de una manera que solo puede conseguir una banda de rock. El primer single “Shake”, es un evangelio orgiástico -escrito por Björn Dixgård, el mesías del alma. Las primeras canciones son una demostración de fuerza, que demuestran el nivel musical de Mando Diao en estos momentos. Lo que es realmente especial y destacable es que es un álbum que discurre como un todo, sin interrupciones. Una balada soul como “Brother”, encaja perfectamente con el siguiente tema y su sonido disco “One Two Three”. “Good Times” es un álbum perfecto en el mejor sentido. Incluso cuando Mando Diao integra un vocoder en “Voices on the Radio”, lo que demuestra cómo está esta banda en una constante experimentación.
 
 
 

Shake - primer single de "Good Times" - estreno 7 abril 2017
“Good Times” deja bien patente en la trayectoria del grupo lo acertada que era esta difícil decisión por la que el grupo ha cambiado de raíz. Cada segundo de este álbum cargado de energía está impregnado de ese aire especial, salvaje y bullicioso característico de Mando Diao, y será reconocida perfectamente por su público. El ingrediente extra es una sabiduría que no habíamos escuchado hasta ahora. Es esta fusión de turbulencias y tranquilidad lo que hace que estas canciones -como el primer single, pensado para la pista de baile “Shake”- adquieran fuerza.
 
 

Mando Diao también estrenará hoy,a las 16.00 el vídeo oficial de "Shake" a través de su canal de youtube oficial.

Mando Diao 
Cinco amigos y un álbum, BJörn, Daniel, Carl-Johan, Patrick y Jens presentan “Good Times”, el octavo disco en la trayectoria de la banda sueca. Han atravesado un largo camino para llegar a este álbum. Desde 2002, donde arrancaban con éxito con “Bring Em in” continuando en 2006, con un álbum que marcó su trayectoria “Ode to Ochrasy” hasta finalmente conquistar el mercado internacional en 2009 con “Give me Fire”. Un álbum que vendió más de un millón y medio de copias en todo el mundo, y que hizo a la banda girar con cerca de 1.500 conciertos en más de una treintena de países, e incontables festivales como cabezas de cartel. Asimismo, su canal oficial de Youtube alcanza decenas de millones de reproducciones. Sin lugar a dudas Mando Diao es una de las bandas con más éxito del circuito europeo de los últimos años, que cuentan en su repertorio con megahits como “Dance With Somebody”.
 

Tras esta época de éxitos, la banda recuperó sus raíces escandinavas con “Infruset”, grabado en sueco. Mando Diao también puso la música a diez poemas del escritor Gustaf Fröding, en el centenario de su muerte, uno de los proyectos más reconocidos de la música sueca, consiguiendo ya por cuarta vez el disco de platino.
 
 

Las claves del sonido de Mando Diao siempre han estado en la composición de canciones, su armonía e influencias del estilo de la década de los sesenta. “Good Times” recupera estas raíces en mayor medida que los álbumes de los suecos que le preceden. De todos modos, sería un error concebir este disco como un álbum de vuelta a sus raíces. En lugar de eso, Mando Diao intenta recopilar en este trabajo la suma de todas sus vivencias y experiencias de los últimos veinte años, consiguiendo depurar algunas de las mejores canciones que han escrito en toda su trayectoria.
 
 

La banda sueca ha atravesado varias etapas para volver a alcanzar los buenos tiempos. Un tiempo necesario al que agradecen por haberles permitido terminar su mejor álbum. Trata sobre lealtad, trascendencia y envejecer juntos. ¿Qué es lo que queda cuando se acaba la fiesta? Mando Diao conoce la única respuesta a esta pregunta: Amistad y Amor. La formación ha llegado a su realización y lo ha canalizado a través un álbum donde se respiran momentos de gentilidad total. Good Times es un manifiesto sobre el amor y la vida en los tiempos oscuros.



http://www.mando-diao.com/


INDYROCK * SERVICIOS MUSICALES
Productoras
Estudios
Locales de ensayo
Salas de conciertos
Tablón de anuncios
Concursos
Academias de música
Realización de clips

IndyRock * Latinoamérica 
INDYROCK * INICIO




Franz Ferdinand + Mando Diao + Kissogram
4 abril Coliseo de Atarfe, Granada
Organiza Musiserv
Fotos Merche S Calle © IndyRock 
Crónica por Jesús Sánchez © IndyRock
Entrevista por Jesús Sánchez - IndyRock
Franz Ferdinad + Mando Diao + Kissogram

03/04/09. Palacio de los Deportes. Madrid. Crónica y fotos por Marina Sanz Domínguez y Javier Alonso Juliá - IndyRock
Mando Diao en la sala Apolo de Barcelona 2/04/09 

por Elisenda Hernández Janés y Fotos Alba Nájera - IndyRock




VÍDEOS DE DIRECTOS
Archivo histórico de IndyRock Magazine




Mando Diao en el Natural Music Festival 07 - Video - Directo emitido en el programa Evasión / IndyRock - Teleideal

 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

AVISO: Este video tiene Copyright. Por favor, no nos copies el video. Es la única forma de que podamos seguir haciéndolos. Si lo pirateas tendremos que acabar no poniendo videos. Si quieres utilizarlo escribenos - mail

 
.



--
 
Copyright IndyRock ©
TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS:
Queda prohibida la reproducción, distribución, puesta a disposición, comunicación pública y utilización total o parcial, de los contenidos de esta web...
Leer más y Política de privacidad
 
Contenidos informativos
Agenda de conciertos
Concursos
Noticias
Productoras
Tablón de anuncios... y + Más

Revista electrónica creada en 1997
Home * Portada
Servicios publicitarios
Créditos | Qué es IndyRock
info@indyrock.es

Naturaleza  y divulgación científica
waste.ideal.es
Dirección y edición
waste@diarioideal.es