--
.



* PÁGINAS Y AGENDAS

 
 
.

Patrick Watson
16 Marzo del 2008 Razzmatazz Barcelona
Fotos José Carlos Fernández Amado - IndyRock
Crónica Iván Reyes - IndyRock


Para quien no conozca a Patrick Watson (la persona), destacar que procede de Canadá, concretamente de Montreal. El Sr. Watson, siempre ha estado muy ligado al entorno musical, se inició en la formación clásica a los siete, ello le llevó a cantar en iglesias de la zona oeste de Montreal e interpretar piezas de Debussy y Satie entre otros compositores.

Su capacidad creativa y su efervescente afición por experimentar, le motivó a formarse en el  jazz. A los 16 años colabora en una banda donde cualquier registro tenía cabida, sin prejuicios ya era capaz de mezclar la música clásica con la electrónica, el dub o el soul entre otras. 
Su primer trabajo "Just Another Ordinary Day" fue editado en 2003, y tres años más tarde registra "Close to Paradise", realizado el 26 de septiembre. Las repetidas colaboraciones con otras formaciones, como por ejemplo en el álbum Ma Fleur de The Cinematic Orchestra le permiten alcanzar una madurez, una riqueza y una precisión que saltan a la vista en sus directos.
Actualmente la solidez y brillantez de la formación nos obliga a entender a Patrick Watson como un cuarteto formado por Mishka Stein (bajo), Robbie Kuster (batería),  Simon Angell (guitarra) y por último el cantante, pianista y front-man que da nombre a la banda.

Watson se hizo con el público prácticamente antes de empezar, pues subió a realizar unos ajustes en el piano y, tras unas sonrisas, aprovechó para grabar unas melodías de voz, que dejó secuenciadas desde su pedal de efectos hasta que toda la formación estuvo en su puesto.

El concierto arrancó de la mejor manera posible con la canción que da nombre al disco "Close to Paradise". Tras las primeras notas, todo el mundo en la sala sabía que iba a ser uno de esos conciertos que no dejan indiferente a nadie, el sonido era adecuado y las dimensiones de la sala permitían una calidez y proximidad que harían saltar chispas enseguida, y así fue. Tras las primeras notas de piano y los primeros suaves golpes de escobillas de Robbie, llegó la aterciopelada voz de Patrick, la cual recorrió toda la sala hasta levantar el último pelo de todos los brazos de los asistentes.

Patrick no tardó en levantarse del piano para acercarse a su público y con su pedal de efectos en la mano jugó con delays, consiguiendo en ocasiones una sensación de desgarro enfurecido que llegaba a todos los rincones de la sala, todo ello, eso si, controlando cada una de las dinámicas e intensidades con las que se jugaba en cada momento durante la canción.

La magia ya estaba servida, las líneas de batería eran bestiales, en ocasiones buscando la pesadez y en otras la ligereza y el detalle más insospechado, dibujaban y desdibujaban todas y cada una de las estructuras que Patrick con su voz y desde su piano fabricaba, creando un ir y venir envolvente que recordaba a menudo a una banda sonora. 

Simon en ocasiones sutil, proporcionaba en una dosis de melodías fronterizas que recordaban a formaciones como Calexico, en otras ocasiones rozaba la psicodelia recordándonos a Jefferson Airplane y otras veces su ferocidad lo asemejaba a Buzz Osbourne en Fântomas.

Un groove adecuado y una caída lenta, produjo en la cabeza de los  presentes pensar  en dub, no cabe duda de que la banda ha sabido sin duda aprovechar el ramalazo de reagge y soul que Patrick ha mantenido desde su más tierna adolescencia.

Cabe destacar que hubieron momentos de feeling feroces donde el batería llegó a lanzar sobre el suelo cadenas y demás juguetes para crear una preciosa atmósfera.

Algo parecido ocurrió con Simon que jugueteó sobre las cuerdas de su guitarra con todo tipo de artilugios, incluyendo un cepillo de dientes eléctrico.

El contacto con el público era total, Watson y Simon se desplazaron al centro de la sala y nos dieron una lección a golpe de guitarra acústica y voz a capela, mientras que Robbie y Mishka más tímidos se aproximaron al borde del escenario con xilófono y un shaker improvisado.

Por el escenario pasaron canciones esperadas por todos, como "The Storm" o "Weight of the World" acogidas con fuertes aplausos.

Patrick Watson supo terminar muy bien su trabajo, se despidió con "Bright Shiny lights", sirviéndonos secuencias de voces que grababa y disparaba desde su pedal, abandonó el escenario dejando parte de los coros registrados en ese momento, cerrando el concierto como lo empezó. Sin duda esta formación demostró que tiene muchas cosas que contar con una decisión y frescura implacable.




INDYROCK * SERVICIOS MUSICALES
Productoras
Estudios
Locales de ensayo
Salas de conciertos
Tablón de anuncios
Concursos
Academias de música
Realización de clips

IndyRock * Latinoamérica 
INDYROCK * INICIO


vídeopromoción







VÍDEOS DE DIRECTOS
Archivo histórico de IndyRock Magazine


.


--
 
Copyright IndyRock ©
TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS:
Queda prohibida la reproducción, distribución, puesta a disposición, comunicación pública y utilización total o parcial, de los contenidos de esta web...
Leer más y Política de privacidad
 
Contenidos informativos
Agenda de conciertos
Concursos
Noticias
Productoras
Tablón de anuncios... y + Más

Revista electrónica creada en 1997
Home * Portada
Servicios publicitarios
Créditos | Qué es IndyRock
info@indyrock.es

Naturaleza  y divulgación científica
waste.ideal.es
Dirección y edición
waste@diarioideal.es