--
.



* PÁGINAS Y AGENDAS


El cartel paso a paso
por Armando Marín Ruiz


South Pop Festival, Isla Cristina

'South Pop Festival, Isla Cristina' 2010
La antesala de la felicidad
Por Armando Marín 

Edicion 2007
2008, cartel
2009, cartel
.

South Pop Festival
6º Festival De Música Independiente Ciudad De Sevilla
25, 26, 27 y 28 de marzo de 2010
Teatro Alameda / Sala Obbio / Sala Malandar / Sevilla
Fotos: Tomás Osborne Ruiz - IndyRock
Cronica por Armando Marín Ruiz - IndyRock

Foto 2

Foto Galería del South Pop Festival 2010
Fotos: Tomás Osborne Ruiz / IndyRock
 


The Hidden Cameras


Stereo Total


Sr. Chinarro


Lacrosse


Los Punsetes


Exson Valdes

Charades
Diario de un festival sevillano.
por Armando Marín Ruiz - IndyRock
Es la fusión de contrastes sensoriales la que desde hace ya seis primaveras, confecciona un manto como envoltura de un festival que, no conforme con buscar su lugar y pretender afianzarse, se acrecienta, permitiéndose el lujo de escapar de su esencia, en clave de Folk de raíces y Pop de sustratos, y experimentar con la amplitud de miras sonoras. Es fácil aplaudir a posteriori una propuesta tan arriesgada con la que Green Ufos se enfrentaba a la sexta edición de su ‘SouthPop Festival’, sin embargo era el apoyo previo en la creencia de que perfectamente podría funcionar, un buen ejercicio de espiritualidad acorde con la semana que acontece.


Jueves 25 de marzo de 2010 Sala Malandar

En el diván con ‘Anntona’.
El SouthPop’10 se inició a cappella con un buen himno vitalista ‘Nunca es tarde’, ideal como habitual propósito al comienzo de cualquier año: “Nunca es tarde para empezar a cuidarse; nunca es tarde para el amor”. Esa buena persona conocida como Anntona tuvo la siempre complicada tarea de inaugurar un festival, sacando a relucir prácticamente en su totalidad, aquellos temas que en Los Punsetes, su proyecto matriz, no tenían cabida y recopiladas quedarán para la posteridad en su álbum de debut ‘En la cama con Antonna’, trabajo equilibrado donde un cáustico sentido del humor, no tan ácido e incisivo, es un perfecto hilo conductor con el que dar profundidad a una cotidianeidad que roza un pesimista patetismo, y a su vez pueda marcar directrices adecuadas para frenar la negatividad de una actitud que no haga más que hundirnos en la tragedia. Sin pelos en la lengua, incita a la autocrítica como terapia de choque y al “ríase de usted mismo” como una buena solución para acabar con nuestros acotables problemas. Destacando de su set canciones como ‘Y además bastante fea’, ‘La policía del amor incorrecto’, ‘Dos paquetes cien’ o ‘Todo el mundo tiene porno en casa’, pudo contar con la dulce fragilidad vocal de Marina (Klaus&Kinski) haciendo las veces de Ana Fernández-Villaverde (La Bien Querida) y Ariadna (Los Punsetes) para alcanzar el toque de dramatismo idóneo en ‘Tú hueles mejor’ y ‘Podía volar’. Una actuación que no venció pero convenció. 7’5

Sin noticias de ‘Charades’.
Sin tiempo para el habitual receso de transición entre actuación y actuación, se presentaron Charades en el escenario, con un evidente ‘jet lag’ tras haber aterrizado en tierras hispalenses después de su experiencia por lares tejanos, en el SXSW Festival, y como si de una improvisada prueba de sonido se tratase, se infundaron sus respectivos instrumentos, comenzando el concierto con ‘Aguaceros’, el inminente single de su reciente tercer trabajo ‘Revolución Solar’ (BCore, 2010). 

Desde que iniciaran su andadura como continuación a proyectos anteriores ‘Hello Cuca’ o ‘Electrobikinis’, donde un renovado espíritu de garage con guiños punk, denotaba una tendencia al alza en nuestro país, allá por el 2004, deviniendo primero en un EP ‘The Only One’ y más tarde en su primer trabajo ‘When Shining Blue’ (BCore, 2006), del que sólo rescataron para su directo ‘Phone’, ríos de tinta han fluido por la prensa especializada, haciendo hincapié en su revitalizante, fresco y adictivo compendio pop en su ‘En Ningún Lugar’ (BCore, 2008) y su vena tribal y lisérgica cercana a un emo hippismo, en el que una vuelta a la primigenia melódica, inmediata y sencilla, se complementa con capas de coros ‘onomatopéyicos’, materializando emociones de un modo más visceral, que mediante palabras.

Sin embargo, nada de lo citado pudo ser apreciado en su actuación en la sala Malandar, ya que el sonido era lamentable: la ausencia de graves imposibilitaba la plenitud en el desarrollo de una psicodelia imperceptible; el fallo en los amplificadores provocaban altibajos instrumentales; los juegos vocales, pseudo-angelicales, se eclipsaban entre ellos; su esencia coral quedaba en un mero artificio monótono, aburrido y redundante. Con tales condiciones resultó imposible disfrutar de pequeñas joyas compositivas, halladas en su repertorio, como: ‘Grito tu nombre’, ‘En Ningún Lugar’, ‘En las Batallas’, ‘Revolución Solar’, ‘Medio Cielo de Revolución’ o un insulso bis ‘Veo al Diablo’. Al no disponer de condiciones óptimas para realizar un juicio de valor, no me queda más que mantener mi expectación hasta un próximo encuentro.



Viernes 26 de marzo de 2010 Teatro Alameda

En los albores de ‘François and The Atlas Mountains’.
Con puntualidad suiza, 19:40 y ante un desangelado recinto, se inició la primera jornada de un festival con sugestivo cartel. Y la primera sorpresa a agradecer no se hizo esperar, con la puesta en escena, por vez primera en esta ciudad, de estos cuatro imberbes franceses, originarios de Saintes. Tras una treintena de acompañamientos, en esta ocasión, François se presentó vinculado a Victor Crespi al bajo (Ladybird), Pierre Loustaunau a los teclados y sintetizadores (Petit Fantôme) y Mory a la étnica percusión (Uncle Jelly Fish), para presentar en un formato muy tribal y experimental, su fresco ‘Plaine Inondable’ (Talitres / Green Ufos / Lejos Discos, 2009), donde los sonidos percusivos primigenios, despiertan todo un espíritu elemental enraizado a nuestros simiescos antecesores. Destacando ‘Be Water (Je Suis de L’eau)’, ‘Do you do’ y ‘The Way To The Forest’, y atreviéndose incluso a deleitarnos con una saeta un tanto afrancesada, todo un ejercicio de integración folclórica, resultó ser un gran punto de partida y referente de lo que aún nos quedaba por degustar, y sin duda un grupo a tener muy en cuenta a partir de nuestro hallazgo. 7’5

‘Klaus & Kinski’ reinventándose a sí mismos.
Como si de una muñeca de porcelana se tratase, cuya fragilidad se pone en jaque al ubicarse entre elementos de exuberante densidad y robustez, y por si no fuese suficiente, una placa tectónica se aleja de toda traición, avisando de inminente actividad sísmica, así se enfrenta la misteriosa Marina, a un público con ganas de ser sorprendido. Próxima a una estática actitud y con una mirada que por momentos se pierde, como un ahogado grito en el silencio del desierto, evocando la tristeza de un sumiso sufrimiento, una inconfundible voz desde la dulzura del susurro, nos apuñala con las primeras estrofas de ‘Ya estaba así cuando llegué’, primer corte de su flamante ‘Tierra, trágalos’ (Jabalina, 2010), con el que se enfrentan a la siempre ardua y complicada reválida de un debut como ‘Tu hoguera está ardiendo’ (Jabalina, 2008) que transita por el lado más legañoso de la vida. Con éste segundo trabajo desgranado en la primera parte de la actuación con los destellos electropop de ‘Eres un sinvergüenza’ y ‘Brilla como una estrella’; la intimista y melancólica ‘Mamá, no quiero ir al colegio’ y la ecléctica ‘Ley y Moral’ (cuyo videoclip es bastante recomendable de visionar), consiguen estirar sus ideas en esencia, insuflando un mayor grado de peligrosidad y nervio, a un shoegaze de controladas filigranas, reducidas a la mínima expresión con tal de adquirir la sencillez y contundencia necesarias para sonar de un modo substancialmente monolítico y generar una densidad atmosférica de oscuridad.

En la desequilibrada pugna entre lo instrumental y lo vocal, ésta última se ve ahogada mediante una sucesión de capas sonoras, propias de una tendencia Noise que en su día llevaran a lo más alto, el hasta la fecha mejor grupo del género ‘My Bloody Valentine’. Por supuesto no faltaron a la cita los clásicos de un repertorio que sigue creciendo gracias a la finura de su sentido del humor y lo corrosivo de un sarcasmo que manifiestan en el pop ensoñador de ‘El Cristo del perdón’, ‘Crucifixión, la solución’ (sonando mucho menos contundente que la grabada en estudio), ‘Nunca estás a la altura’ (su corte más Indie e hiperactivo), o la aclamada y pegadiza ‘Rocanrolear’, echando en falta la acelerada ‘Flash-Back al revés’, con evidentes ápices de un Country-Folk sureño, seguramente por lo escueto del tiempo dispuesto para el set, con imposibilidad de marcarse ningún bis. Sin lugar a dudas, toda una exquisitez para el fan y todo un lujo para el casual neófito.
El cuarteto de Murcia se despidió a través de un tímido “muchas gracias y hasta pronto” por parte de la naïf Marina, terminando haciendo mutis por el foro y dejando al respetable satisfecho. 7’5

Porque la vida puede ser maravillosa con ‘Lacrosse’.
Contrastando de modo diametralmente opuesto, con la propuesta intimista y por momentos desconcertante de Antonio Luque (Sr. Chinarro), la cual no pude cubrir por motivos ajenos a la organización del Festival, ante nosotros se presentó el sexteto sueco liderados por el carismático Kristian Dahl, y la agitadora y sicalíptica, de pintoresca voz, Nina Wähä. Avalados por el prestigio del exquisito pop que se fragua por aquellos nórdicos rincones, y apadrinados por el colectivo Fikasound, garantía de confianza en todas sus propuestas musicales, no podía ocultar que mi momento más deseado en este festival, había llegado. El principal argumento que Lacrosse defiende es afirmar que al mal tiempo buena cara, y nada mejor para paliar la que está cayendo en estos tiempos, que su propuesta de tendencia optimista rozando lo triunfal, a través de vitalistas y positivistas himnos gritados a los cuatro vientos con modernidad y hedonismo, que nos devuelve a lo que en su día acuñó el gran Chema Rey “la revolución de los colores”. La divertida ‘My Plan’ dio comienzo a un planteamiento plagado de festividad y travesuras orquestales, a través de sencillas y pegadizas melodías al uso, que poco a poco iría atrapando a cada uno de los presentes, por su contagiosa y apabullante energía con un épico y jubiloso desenlace. Una especie de sinfonía extraída de ‘I´m not afraid’ hizo las veces de intro para ‘No more lovesongs’, y sin más dilación se adentraron en lo mejor de su segundo trabajo ‘Bandages for the heart’ (Tapete Records / Green Ufos, 2009), con el pop naïf y desenfadado de ‘Come Back Song #1’, la hipervitaminada ‘All The Little Things That You Do’ y la sobrecogedora ‘Excuses, excuses’, no sin antes recabar en la sencilla y nostálgica ‘You Cant Say No Forever’ de evidente corte Folk y contagiosos estribillos corales, la que en su día fue el primer single de su álbum de debut ‘This New Year Will Be For You and Me’ (Tapete Records, 2007). Todo un carrusel de sensaciones gracias al aluvión de coros, en ocasiones imposibles, laberínticas melodías y lo vigoroso de un espectáculo en perfecta conexión con el público allí presente. La saltarina ‘Who Will Bring Us Together?’, la explosive ‘My Stop’ muy en la tónica de ‘Arcade Fire’,y la gran sorpresa del evento, con la impagable participación de Philipsen, el coreógrafo de su reciente videoclip para ‘We Are Kids’,  consiguiendo que las primeras filas le siguieran imitando unos movimientos de lo más ridículo y a la vez divertido, y ya no hubo marcha atrás. Rendidos a sus pies, con ‘So Sad’ y un aclamado bis ‘It’s Always Sunday Around Here’ se percibía un único deseo, que el momento se hiciera eterno, en el que nuestras perennes sonrisas no desapareciesen jamás de nuestros rostros, y bailásemos hasta la extenuación. Toda una lección de POP con mayúsculas, con profunda personalidad, profesionalidad, confianza en sí mismos y sabedores de que la vida no volverá a ser lo mismo tras Lacrosse. Un inapelable 10.

No controles mi forma de bailar porque es ‘Stereo Total’.
Tras el vitalista torbellino de colores nórdico, que dejó el listón a tal altura, que resultó imposible superarse, convirtiéndose con creces en la mejor actuación del festival, hicieron acto de presencia el binomio franco-alemán, poniendo toda la carne en el asador para que la fiesta originada, no decayese. El tándem multilingüista (lo mismo te cantan en francés, que en inglés, alemán, japonés e incluso recientemente se atreven con el español) cuya sabiduría musical bebe de un agitado que no mezclado cóctel de tecno-pop de juguetería, garage-punk de cacharrería, genuino rock&roll de los cincuenta y por supuesto, la chanson francesa, a la sombra de unos omnipresentes Gainsbourg-Birkin, y mantienen un espíritu intacto con el que elaborar ideales canciones para el sábado noche.

Bajo la identidad cercana a una alocada bondad, la diva berlinesa y aristócrata del verbo, Mademoiselle Cactus, conjuga sus facetas de letrista, baterista y vocalista, mientras que a su izquierda, un indolente dandy de extrarradio, Herr Göring, adentrándose en una excéntrica travesía, únicamente acompañado por una perversa maldad en pos de una estridente guitarra eléctrica y un electrizante teclado sintetizado, sometiendo al oyente a la fusión de sonidos minimalistas con acordes punk.

Es indiscutible que Stereo Total arrasan al otro lado del Rhin desde hace ya, más de una década y sobre todo, nunca decepcionan con lo que se traen entre manos; sin ir más lejos con su penúltimo trabajo “No controles” (Elefant Records, 2009), en donde podemos ser deleitados en la lengua de Cervantes, por frívolas versiones de la movida madrileña. Destacaré de la actuación temas como ‘Plástico’, ‘Amo Amor a Tres’ (con la inestimable colaboración de un invitado del público), la revisión del ‘Voy a ser mamá’ de Almodóvar y Mcnamara, además de clásicos en su dilatado repertorio como ‘Lolita Fantôme’ o ‘Holiday Inn’, así como una versión punk del ‘My Way’ de Sinatra, cantada en francés, tras la que el público, a petición del dúo, subió al escenario, culminando una jornada de muy alto nivel musical. Siendo sincero, tan sólo eché en falta ese clásico ‘Musique Automatique’. 7’5



Sábado 27 de marzo de 2010 Teatro Alameda

La inmadura madurez de ‘NitoNiko’.
Quien cerrara en la pasada edición la fiesta de inauguración, tuvo el privilegio en ésta, de abrir la segunda jornada. Con puntualidad británica, desde la penumbra e introducidos por una marcha reiterativa y por momento claustrofóbica, NitoNiko se presentaba ante un escaso público que no llegaba a las 30 personas. Envueltos por ese halo tan desangelado, el trío barcelonés liderado por Juanjo Pedro a la voz, Aina Godoy a la guitarra y segundas voces, y Marc Crós al bajo y a las bases, con orgullo arrojaban ese pop electrónico de estimable pureza, recogido en su primer trabajo ‘Selva de Mar’ (Molécula Records, 2009). Sin perder la dulzura, simpatía y amabilidad que les caracteriza, pudo apreciarse una madurez en sus maneras y una mejoría en las dotes vocales de Juanjo, alejándose con estilo de posibles comparaciones con productos extraídos de la academia de Operación Triunfo. Más allá de la senda del buen hacer, se alejan de ser formación de un solo hit ‘Los chicos de ahora’ y plantean alternativas siempre en la misma disyuntiva con canciones como ‘Niño solitario’, ‘Corazón de selva’ o ‘Tiempo’. 6’5

Exsonvaldes y su trasgresión de los límites de la belleza.
El momento más deseado de la jornada no se hizo de rogar y mediante una sutil firmeza, arropados por dos guitarras acústicas, un bajo eléctrico y la ligereza de una percusión acorde para el evento, estos cuatro parisinos saludaron al respetable y acto seguido comenzaron su memorable actuación con ‘Sunlight’. Juntos desde el instituto, la prensa de nuestros vecinos del norte afirma estar ante el próximo gran referente del Pop francés, con posibilidad de llenar estadios en un futuro no muy lejano; y estadios no se si acabaran llenando, pero el teatro Alameda se iba haciendo más pequeño por momentos. ‘Last Year’, ‘Ppm’ o ‘Hurry Up’ ofrecían melodías depuradas de grandilocuencia para un directo en formato cuasi-acústico; La tranquilidad de unas composiciones que someten al oyente a un clima de emotividad que alcanza su zenit a través de explosiones finales tras in crescendos previos, marca de la casa. “Somos una banda de rock escribiendo canciones pop”, así se definían Simon Beaudoux y los suyos, teniendo muy claro que “una canción tiene que ser pegadiza y enamorarte a la primera escucha, además de inteligente y ocultar multitud de detalles que descubrir con las siguientes”. En definitiva la esencia de una buena canción; La razón de ser de Exsonvaldes. ‘I Know’, ‘Going away’, incluso ‘Old & weak’ evidencian la trasgresión de los límites de una belleza conquistada, con un rock de melodías cercanas al folk, guiños de post-rock y una evocadora y embaucadora voz, que ante el micrófono como sin él, a capella o  envuelta por un coro extraído del mismísimo ‘Bohemian Rhapsody’ de Queen, interpretación inclusive, completaban su primer set en Sevilla y segundo en nuestro país (tras pasar por la capital y ofrecer uno de sus habituales ‘live in the living’ en petit comité), con ‘Lali’, su revisión del ‘Take On Me’ de los noruegos A-Ha (en la que Simon demostró un gran brío y control vocal, al entonar las siempre complicadas culminaciones agudas en los estribillos) y una espectacular y vibrante ‘Everything I See’, sin lugar a dudas, los temas más destacados de su segundo trabajo ‘Near the Edge of something beautiful’ (Volvox / Green Ufos, 2009). Un concierto inolvidable, fascinante, impresionante, irrepetible, emotivo… en definitiva, perfecto. 10

‘Los Punsetes’ y sus verdades como puños.
Con paso firme y sin alterar la formación de a uno, Ariadna toma posiciones, se cuadra y se paraliza. Lo único que delata su hierática actitud y estática performance, es ese uniforme parpadeo mientras mantiene la impertérrita mirada lanzada al infinito. Los que abanderan una tendencia iconoclasta en el underground madrileño, y presumen de su devoción por Eduard Punset, lanzaron en poco más de 40 minutos, su reflejo de lo absurdo a través de un rock sarcástico y unas letras ácidas y oscuras, transformadas en coreables himnos imperecederos. Reminiscencias de un punk setentero, de un kraut ochentero, de un shoegaze noventero, manifiestan un sonido hilvanado con frialdad y pasotismo, meticulosamente estudiado. Huyendo de toda poesía y lirismo, Los Punsetes se caracterizan por una aplastante honestidad en sus composiciones, frutos de una frívola ironía llevada a su máxima expresión. Previo a una abrupta y seca despedida con un escueto ‘gracias’ por parte de Ariadna, fuimos deleitados con grandes temas como ‘Fondo de armario’ (Toma nota de un detalle, cuando apunto es imposible que falle); ‘Estilo’ (sin duda alguna la belleza está en el interior, pero a algunos les asoma y a otros no); ‘Dos Policías’ (Un par de policías nos separan, ya nos han arruinado el fin de semana); ‘Tus amigos’ (Que le den por culo a tus amigos, pasa de ellos y ven conmigo) o la propia ‘Maricas’ (Quiero morir en una discoteca llena de maricas (…) Se supone que la vida no es tan estridente, mamá está equivocada y los libros mienten). Me quedé con curiosidad de echar una moneda al pie del micrófono, para ver que pasaba. 7

La colorida luminosidad de ‘The Hidden Cameras’.
Llegados desde Canadá y envueltos por un caluroso aplauso de bienvenida, atesorando el honor de encabezar un cartel de lo más variopinto, uno a uno, ‘The Hidden Cameras’ fueron adquiriendo hasta ocho posiciones sobre el escenario. Acto seguido, como si de un cardíaco palpitar se tratase, la percusión de ‘Origin:Orphan’ acompasaba la lentitud de unas pulsaciones que incidía sobre un expectante teatro Alameda, sobrecogido sobremanera tanto por el solo de viento, como por ese lamento vocal, finales. Con ‘Pensil Case’ y ‘Awoo’ como elementos de transición mediante enternecedores estribillos, los de Toronto fueron mostrando argumentos que explicasen la inverosímil etiqueta de ‘Folk gay eclesiástico’, a través de canciones como ‘Death of a tune’, ‘A Miracle’ (la única joya extraída de su magnífico primer trabajo ‘The Smell Of Our Own’ (Rough Trade Records, 2003)), o la poliédrica ‘Walk On’ por su ampulosidad orquestal que destapará el lado más anguloso y oblicuo de la actuación con temas como ‘Bboy’, ‘Follow These Eyes’ o ‘Do I Belong?’; sin embargo ‘Hump from Bending’ dará paso a lo mejor de un set que se resistía a convencer. Cegados (literalmente) por la luminosidad de ‘Smells like Hapinness’, multitud de colores sonoros reflejaron en los presentes, destellos de felicidad gracias a la belleza de un pop jubiloso, y lo vigoroso de una voz como la de Joel Gibb, con personalidad y desenfreno. Pegadizos coros de vocales abiertas ‘In The Na’; interpretaciones escénicas como si de una constante performance se tratase ‘The Little Bit’; escuela de saltimbanquis ‘Underage’; y como desenlace en este alegre y divertido circo orquestado, las estupendas melodías de ‘Breath On It’, con las que Gibb y los suyos cerraron una actuación que terminó transformándose en una fiesta con tintes de happening, de gloriosos cantos al sol, proferidos a pleno pulmón. 8

‘Zombie Zombie’ y su krautrock interestelar.
Y la apuesta más arriesgada del festival aterrizó en clave de ‘krautrock’ abduciendo a los escasos testigos del avistamiento. Zombie Zombie decían venir de Paris, aunque todos sabíamos que su lugar de procedencia, se encontraba a millones de años luz, en una galaxia aún desconocida para los científicos de la Nasa. Zombie Zombie decían llamarse Etienne Jaumet y Cosmic Néman (quien haya visto ‘Invasion of the body snatchers’ entenderá cómo se hizo con la labor de percusión en ‘Herman Düne’) y pronto fuimos sometidos a través de un discurso sonoro, alejado del habitual ruidismo propio del género, a una reveladora catarsis que inducía a lo más profundo de nuestros orígenes. El primero, un auténtico alquimista de sonidos analógicos, deambulaba a sus anchas por su instrumental laboratorio, repleto de múltiples teclados y sintetizadores, además del theremin, con genuinas e inherentes emisiones sci-fi; el segundo, baquetas en mano y a los pedales retro, deleitaba con un excelente ejercicio de coordinación y concentración a la percusión, y como si de una danza tribal cósmica se tratase, el ritmo se iba apoderando de tu cuerpo, nublando tus sentidos hasta perder el control de tus acciones, y formar parte del cada vez más numeroso séquito de zombies planetarios que les acompañarán hasta los confines del universo. En un momento de lucidez comprendí los efectos que iba causando en mí, la oscuridad sintética con estructura in crescendo de ‘Driving this road until death sets you free’, sin embargo ya era demasiado tarde. 9



Domingo 28 de marzo de 2010 Sala Obbio

La elegancia personificada de ‘Southern Arts Society’.
Quien tendrá el privilegio de inaugurar la decimosexta edición del FIB Heineken, tuvo el placer de cerrar la sexta edición del SouthPop Festival, en la sala Obbio. Podría hablarse de un entrañable encuentro pseudo-familiar, en el que, a través de una distendida actitud profesional, los protagonistas del momento, Andy Jarman al frente (con evidentes y obvios síntomas de cansancio, al forma parte del staff de Green Ufos), nos regalaron una actuación de exquisita elegancia y profunda sensibilidad, gracias a una impecable instrumentación arropada por imágenes proyectadas desde una luminosa nostalgia.

Once canciones de seductoras melodías en las que este londinense muestra su fascinación por España; el triste romanticismo que oculta una guerra entre hermanos, por defender unos ideales ‘Bullet and the gun’; un marinero en tierra, atrapado en un puerto de Canarias, sin poder regresar, sin querer quedarse, anhelando encontrar su lugar ‘Landlocked sailor’; la redención a través de un viaje sin retorno, en el que una ventana se abre a un horizonte cuyo descubrimiento jamás es tardío ‘The window’; melodías transitoria hacia un incierto mañana y un melancólico ayer ‘Time is gone’; el sentido a una vida, en una ciudad como Sevilla ‘This town’.

Southern Arts Society, es una cometa que baila con el viento; la profundidad de un túnel que muestra una luz al final; una ventana desde la cual poder divisar una razón de ser; una juventud que se resiste al inevitable paso del tiempo; un marino horizonte repleto de sueños por alcanzar; anónimas luces de neón reflejadas en un Cadillac solitario; un cielo electrificado y tormentoso en medio del desierto; el planear de una gaviota iluminada por la luna llena. 8



 

25 de Marzo (Jueves) – Sala Malandar
ANNTONA (Madrid) por primera vez en Sevilla.
CHARADES (Madrid) por primera vez en Sevilla.
*
After – Sala Obbio
ANNTONA dj set (Madrid)
VENTURA dj (Sevilla)
26 de Marzo (Viernes) – Teatro Alameda
FRANÇOIS & THE ATLAS MOUNTAINS (Francia) por primera vez en España y Sevilla.
KLAUS & KINSKI 
SR. CHINARRO (Sevilla)
LACROSSE  (Suecia) por primera vez en Sevilla.
STEREO TOTAL (Alemania) por primera vez en Sevilla.
*
After – Sala Obbio
NITONIKO dj set (Barcelona)
DUCKULA dj (Madrid)

27 de Marzo (Sábado) - Teatro Alameda
NITONIKO (Barcelona)
EXSONVALDES (Francia) por primera vez en España y Sevilla.
LOS PUNSETES (Madrid) por primera vez en Sevilla.
THE HIDDEN CAMERAS (Canadá) por primera vez en Sevilla.
ZOMBIE ZOMBIE (Francia) por primera vez en Sevilla.
*
After – Sala Obbio
LINDA MIRADA dj set (Madrid)
VENTURA dj (Sevilla)

28 de Marzo (Domingo) - Off South Pop – Sala Obbio
SOUTHERN ARTS SOCIETY (Sevilla)
+ Society dj’s (Sevilla)

Presentado el cartel del SouthPop en Sevilla
por Armando Marín Ruiz - IndyRock
Sucedió en Sevilla un 5 de febrero de 2010. Es posible que no albergase la misma expectación que suscita el gurú de la tecnología “Steve Jobs” cada vez que sale a la palestra presentando otro de sus juguetitos con denominación ‘Apple’, incitando a una inevitable cuestión ¿Será realmente necesario para poder seguir viviendo?; tampoco fue capaz de congregar a una multitud de curiosos, como es capaz de lograr la marmota más famosa de Punxsutawney (Pensilvania) y quizá del mundo entero (Por cierto, para quien esté interesado, Phil augura 6 semanas más de invierno. Y me pregunto yo, ¿No es eso exactamente lo que queda para el cambio estacional?); y ni mucho menos genera tanta estupefacción como lo haría que los niños de San Ildefonso canten el número en el que se han depositado las esperanzas e ilusiones de todo un año, y más con la que está cayendo. Sin embargo para todo buen amante de la música y en especial de los festivales patrios, el pasado viernes fue la fecha señalada para conocer el cartel definitivo de la sexta edición de un ‘South Pop’ (Festival de Música Independiente de Sevilla) con una imagen y un espíritu renovados, pero sin perder una filosofía de existencia y una seña de identidad muy elaborada, consiguiendo un toque de distinción tan sutil, que lo sitúa por derecho propio en una de las citas festivaleras a señalar en el calendario (en esta ocasión, 25, 26, 27 y 28 de marzo).

Tras la introducción de Maribel Montaño (Delegada de Cultura del Ayuntamiento de Sevilla) intervino Rafael López, el patrón de un barco llamado ‘Green Ufos’, el cual intenta navegar viento en popa y a toda vela, como todos esos pequeños navíos que flotan contra corriente, e intentan amainar el temporal de la piratería musical, como buenamente pueden, luchando por no zozobrar y sobreviviendo en este mar de músicas cada vez más enriquecido por interesantes propuestas sonoras como las que configuran el cartel de este año.

Alejada de radiofórmulas y circuitos comerciales, la propuesta para este año pretende escapar de una bucólica imagen que con orgullo han defendido hasta la fecha, alejándose de una remarcada tendencia Folk con grandes nombres de la escena, en ediciones pasadas como: ‘Kurt Wagner’ (Lambchop), ‘Mark Eitzel’ (American Music Club), ‘Bonnie “Prince” Billy’, ‘Jose Gonzalez’, ‘Barry Adamson’, ‘Dominique A’, ‘Nacho Vegas’, entre otros… y adentrándose en una vanguardista experimentación musical que incite a la controversia y promueva la convivencia de un remarcado público serio y comedido, atraído por cierta línea pseudo-intelectual en pasadas ediciones, y que sin duda se sorprenderá por lo distendido, divertido, y si se me permite añadir, canalla en el mejor sentido de la palabra, de un elenco de nombres que defienden y promueven el vitalismo, positivismo y dinamismo, en sus innovadores proyectos musicales.

Encabezando el cartel, los canadienses ‘The Hidden Cameras’ se unen a las ya confirmadas formaciones nacionales, ‘Sr. Chinarro’, ‘Los Punsetes’ y ‘Nudozurdo’. Les seguirán los berlineses ‘Stereo Total’, los parisinos ‘Zombie Zombie’ y los suecos ‘Lacrosse’. Además contaremos con la presencia de los franceses ‘Exsonvaldes’ y ‘François & The Atlas Mountains’ y los barceloneses ‘Nitoniko’. Abrirán el festival la noche del jueves 25 en la sala Malandar, ‘Antonna’ y ‘Charades’. Y como colofón a este sugerente plantel, ‘Southern Arts Society’ jugando una vez más en casa, cerrarán la festiva velada en lo denominado Off South Pop, el domingo 28 en la sala Obbio.

Un cartel diseñado nuevamente por ‘Vanesa Zafra’ remarca lo nocturno, urbano y desvergonzado del próximo South Pop, en donde lo hipnótico de una remarcada tendencia electrónica de un modo un tanto iconoclasta decididos a descodificar el futuro, mostrará una sustitución de un gran nombre al que reverenciar por una diversidad en formato banda, de referencias para ellos mismo.

Un último apunte, el precio es irrisorio, tan solo 40 euros el abono completo (exactamente igual que en la edición anterior) que dará derecho a ver todos los conciertos en el teatro Alameda, además del día de presentación en la sala Malandar, así como los afterparties (bastante elaborados en esta ocasión) en la sala Obbio. Utilizando el mismo lema que en su día promulgaron: “pagas exclusivamente por lo que ves de un modo íntegro”, convirtiéndose en una cita casi obligada y sin excusas que valgan para no asistir, con un cartel más que interesante y llamativo, no me queda más que decir: ¡NOS VEMOS EN EL SOUTH POP’10!



El cartel paso a paso
por Armando Marín Ruiz - IndyRock

Jueves 25 de Marzo en la Sala Malandar
Anntona (Madrid); Proyecto en solitario de Manu, guitarrista de ‘los Punsetes’, quien hará gala en formato cantautor, con un dominio simple y naturalista de un eclecticismo pop atemporal; sorprendiendo a propios y extraños, arrancará sonrisas desde la primera escucha. (Recomendado su tema ‘Y además bastante fea’).
Charades (Madrid); Abrazando nuevamente los valores de los 60: imaginación, libertad, belleza, amor y experimentación, cabrá preguntarse ¿Cómo serían el pop y la psicodelia de los Beach Boys, Os Mutantes o Love, en nuestra era? Charades os dará la respuesta. (Recomendado su tema ‘Grito tu nombre’).
Afterparty en la Sala Obbio:
ANNTONA dj set (Madrid)
VENTURA dj (Sevilla)

Viernes 26 de Marzo en el Teatro Alameda
François & the Atlas Mountains (Francia); La historia comienza un ventoso otoño de 2003, en la ciudad de Bristol. En un dibujo con una nota a pie de página podía leerse: “¿Quieres hacer música conmigo?”. El mercadillo le surtió de los instrumentos que necesitaba para comenzar y tan sólo le quedaba plasmar su dulzura y refinado gusto para las emociones pop, en canciones y embarcarse en esta aventura que le conducirá hasta el Teatro Alameda. (Recomendado su tema ‘Be Water’).
Nudozurdo (Madrid); Encargados el pasado año de inaugurar el festival junto a ‘Lidia Damunt’ y ‘NitoNiko’, por méritos propios se han ganado un lugar específico en el presente cartel. Ya lo demostraron en su día, ‘Nudozurdo’ se expresan especial y esencialmente en directo donde toda la energía y los matices de los juegos dinámicos se tensan hasta convertirse en una liturgia sólida. Mediante oscuridad y densidad sonoras, responden a un estímulo visceral y sincero con el que comunicarse a través de sus letras y de su enfermiza necesidad de crear para sanar. (Recomendado su tema ‘Negativo’).
Sr. Chinarro (Sevilla); o le que vendría a ser lo mismo, Antonio Luque; Con denominación de origen, ‘Sr. Chinarro’, abandera un pop surrealista madurado en Sevilla desde que comenzase su andadura allá por 1990. Nos adentrará en un mundo plagado de metáforas absurdas, dobles sentidos, juegos de palabras e imágenes costumbristas rescatando de su paso por “Acuarela” una selección lírica que planteará una actuación bastante especial e inesperada.
Lacrosse (Suecia); Además de tratarse del deporte nacional de Canadá, ‘Lacrosse’ es una fantástica formación que practica ese habitual pop nórdico, repleto de dulzura y exquisitez al que podemos añadir los calificativos de “eufórico”, “alegre”, “vitalista” y “luminoso”. Nos encontramos con la perfecta banda sonora para ese verano eterno, plagado de noches frías, ávidas y desesperadas de amor. (Recomendado su tema ‘We are Kids’).
Stereo Total (Alemania); Demostrada queda la pasión que este dúo franco-alemán afincado en Berlín, muestran al cantar en diversas lenguas (en francés, en alemán, en inglés, en japonés o como en su última propuesta discográfica No Controles ‘elefante, 2009’, en español). Otra de sus pasiones son las versiones; seleccionadas de un modo exquisito y llevadas a la práctica en clave electro-punk-pop, revisan de un modo desprejuiciado, canciones que formulan una furtiva y ágil mirada atrás, con una actitud traviesa y sin olvidarse de toda diversión y disfrute posibles. (Recomendada su versión del tema ‘Voy a ser mamá’ de ‘Almodovar y McNamara’).

Afterparty en la Sala Obbio:
NITONIKO dj set (Barcelona)
DUCKULA dj (Madrid) es uno de los dj´s más incendiarios y provocadores del actual panorama nacional. Gran descubrimiento en la pasada edición del South Pop de Isla Cristina, nos amenizará la noche del viernes con su extenuante sesión.

Sábado 27 de Marzo en el Teatro Alameda
NitoNiko (Barcelona); Ya citados como uno de los grupos que presentaron la pasada edición, tendremos ante nosotros una formación aún por descubrir, que pese a su juventud posee en su repertorio algunas de las mejores canciones pop con aires electrónicos y algún que otro matiz folk, compuestas recientemente en la escena independiente nacional. (Recomendado su tema ‘Los chicos de ahora’).
Exsonvaldes (Francia); Este cuarteto parisino son capaces de crear con su música un emotivo clima en el que logran matizar atmósferas cargadas de dramatismo y melancolía, a través de melodías que provocan enfrentarnos al inexorable paso del tiempo y a las rutinas diarias en donde todo es perfectamente previsible. Su actuación creará una emoción instantánea que nos hará caminar hacia una esperanzadora luz. (Recomendado su tema ‘Lali’).
Los Punsetes (Madrid); la gran promesa de la escena Indie-Pop nacional con pespuntes punk y que gritan a los cuatro vientos su acérrima devoción por el gran Punset, fiel seguidor de la estética de Art Garfunkel. (Recomendado su tema ‘Fondo de Armario’)
The Hidden Cameras (Canadá); La gran apuesta que encabeza este año el SouthPop. Con toda seguridad, Joel Gibb, Alma Máter del grupo, arropado por un sequito de ocho instrumentistas, estarán dispuestos a deleitarnos con una heterodoxa orgía sinfónica en clave de folk-pop coral, equiparable con expertos en la materia como son ‘The Magnetic fields’, ‘The Polyphonic Spree’ o ‘Belle & Sebastian’. Sin lugar a dudas ofrecerán un espectáculo digno de cualquier representación teatral. (Recomendado su tema ‘In de Na’)
Zombie-Zombie (Francia); De sobra es sabido que contar con ‘Herman Düne’ es uno de los sueños de Rafa López y sin duda su música comulgaría perfectamente con la liturgia del festival; sin embargo como un año más ha sido imposible hacerlo realidad, han recurrido a ‘Zombie-Zombie’, ese loco proyecto científico-musical que CosmicNeman (batería de Herman Düne) mantiene en paralelo. A través de sonidos y ritmos propios de la banda sonora de cualquier película de terror, nos harán explorar en un sentimiento de miedo que irá creciendo en nuestro interior, conforme el espectáculo avance. (Recomendado su tema ‘Driving this road until death set’).

Afterparty en la Sala Obbio:
LINDA MIRADA dj set (Madrid); seremos testigos de excepción de un retrofuturista viaje a través del ‘Sunshine Pop’ (The Beach Boys, The Mamas & The Papas) de finales de los sesenta, el ‘Italo Disco’ y el ‘Synth-Pop’ (Kraftwerk, Yazoo, Ultravox) de principios de los ochenta. Apriétate bien el cinturón y disfruta.
VENTURA dj (Sevilla)

Domingo 28 de Marzo, ‘Off South Pop’ en la Sala Obbio
Southern Arts Society (Sevilla); Con Andy Jarman al frente, todo un lord del Pop contemporáneo; Pocos artistas pueden presumir de contar con una impecable trayectoria iniciada en Londres, durante la década de los ochenta y que actualmente prosigue en la capital hispalense con ‘Burning Sand’, su último trabajo; Posiblemente un disco definitivo que muestra todo el señorío, la elegancia y sutileza que son capaces de desplegar en sus directos. (Recomendado su tema ‘The Window’)
+ Society dj’s (Sevilla).




INDYROCK * SERVICIOS MUSICALES
Productoras
Estudios
Locales de ensayo
Salas de conciertos
Tablón de anuncios
Concursos
Academias de música
Realización de clips

IndyRock * Latinoamérica 
INDYROCK * INICIO


vídeopromoción







VÍDEOS DE DIRECTOS
Archivo histórico de IndyRock Magazine



Lacrosse

Klaus Kinski

Antonna
.



--
 
Copyright IndyRock ©
TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS:
Queda prohibida la reproducción, distribución, puesta a disposición, comunicación pública y utilización total o parcial, de los contenidos de esta web...
Leer más y Política de privacidad
 
Contenidos informativos
Agenda de conciertos
Concursos
Noticias
Productoras
Tablón de anuncios... y + Más

Revista electrónica creada en 1997
Home * Portada
Servicios publicitarios
Créditos | Qué es IndyRock
info@indyrock.es

Naturaleza  y divulgación científica
waste.ideal.es
Dirección y edición
waste@diarioideal.es