--
.



* PÁGINAS Y AGENDAS

 
Summercase cierra su tercera edición con 81.000 asistentes
Cartel
Previa
Por Laura Álvarez De Cienfuegos

Edicion 2007
Edicion 2006

INTERPOL 
MAXÏMO PARK
PRIMAL SCREAM
ETIENNE DE CRÉCY live
IAN BROWN
WE ARE SCIENTISTS
THE BREEDERS 
KAISER CHIEFS
KINGS OF LEON
MOGWAI
LOS PLANETAS
THE RAVEONETTES 
ANTÒNIA FONT 
DORIAN
FACTO DELAFÉ Y LAS FLORES AZULES
MISHIMA
.
Summercase 2008
"El que critica en mayúsculas, que pise otro festival"
19 y 20  de Julio. Parc del Fòrum Barcelona
Crónica por: Francesca Tur / IndyRock
Fotos Dunia Ibrahim - IndyRock



Blondie




Grindeman



Interpol


Ian Brown



Sex Pistols

Kings of Leon



Mogwai


The Strangles

Al Summer, le precedieron los mil comentarios, el que critica en mayúsculas que pise otro festival, el que cree que se equivocaron al coincidir con el concierto del "Boss", el de esos "scottish guys" que consideran tiene el mejor cártel de los festivales europeos de este año, o el de los jóvenes fiesteros que, al compararlo con el festival que acontece a unos kilómetros más abajo o con el que cierra la Primavera, lo ven demasiado comercial. Y entre esta marabunta de voces llega el Summer a la capital condal convirtendo el Fórum en un Barcelonicássim, lleno de guiris, llenos de fans que vienen por una de las bandas (véase los Pistols punkfans), lleno de españolitos que recorrieron parte de la península para disfrutar de unas vacaciones musicalizadas y repleto de todo lo que significa un festival de verano. Eso sí, falta la arena que consigue el punto que cierra un festival estival. Falta esa arena de cuando uno pasa en pocos minutos de la playa a los escenarios (!se ven pocos atrevidos a bailar con restos de arena en los pies!).
Así que aquí empieza una reflexión a compartir, una historia en voz alta sin más pretensiones que pretender relatar lo que dio de si este festival que llegado a su tercera edición mantiene su "querer ser grandes" con un cartel donde no hay a quien no le suene el nombre de una de las bandas. Un festival que, osado, decidió, para mal bien de todos los amantes de la música y los "festivals lovers" pisar las fechas al Festival de Benicàssim, uno de los grandes por antonomasia, al que hasta ahora se le había mantenido respeto. Aun así, no se sabe si por que cada día más gustan los festivales urbanos o por que su cartel atraía a multitud de público dispar, ha sido todo un éxito de convocatoria. Llegada la fecha, llegada la tarde del viernes, uno empieza a sentir que se acerca a un festival, con europeos del norte con pieles aun blancas que lucen sombreros de paja y buscan como entrar al recinto, españoles con ganas de fiesta que entran bebiendo cerveza pues han venido a disfrutar y jóvenes con sus wayfarer y ganas de fiesta. Una vez dentro, uno descubre un festival que coge detalles del Fib (como la primera carpa que se encuentra uno al cruzar la puerta donde cambian las entradas por pulseras) y que sigue la misma estructura y organización de escenarios que hace poco acogió a Radiohead en el Daydream Festival (y es que ambos tienen a Movistar por medio). Al atravesar el dintel, uno se situa, mira el mapa y se prepara para saborear un cartel que se mueve desde grandes perlas flashbacks (desde los grandes Pistols a la rubia Debbie Harry), grupos cuyos videoclips no paran de salir por la teles más indies (CSS, The Foals o The Kooks), legendarios (Grinderman o Ian Brown), apuestas por el panorama estatal de calidad (Dorian, Mishima o Antònia Font) y nuevas bandas que en forma de nuevos talentos se enclavan en las horas tardías del festival (Peter Von Poehl o Shout Out Louds). 
Abren Els Pets, una especie de perla autóctona en un festival de estas características. Ellos mismos, entre temas lo dejaron claro "Hemos venido a ver que se sentía al tocar con gafas de sol y para transformar el indie de una vez para siempre". Su lider, Gavaldà, dedicara "Agosto" al sol que aprieta. Tras ellos, una de esas piezas que Sinammon relanza con fuerza. El Guisante Mágico, con toda la banda (y no como en su gira norteamericana) consiguen cargar de ganas a los primeros asistentes de la tarde. Consiguen ese estilo desenfadado y conquistan a un centenar de congregados con los santos locos de su encorbatado frontman quien acabará dedicando la última canción a su novia (demostrándonos que hasta los más rockers son un tanto sensibles). Hydrogenesse será otro de los encargados de decir hola al festival. Actúan en la carpa que está justo al atravesar la entrada, el escenario Levi's. Allí se amontonan curiosos que acaban de entrar y aprovechan para empezar a hojear el programa (!se palpan ganas!) a ritmo de "Disfraz de trigre", ingleses que rien sin poder disimular que bailan mientras escuchan "El de mis tejanos" y los de siempre, esos fans que están cada vez que suben el telón y que ahora saltan con la energía que tiene un festival al ritmo de la canción de los ponnis y caballitos. Y enfrente ellos, serios pero divertidos, que nos deleitan con estos discursos que cantan en voz alta, con sus cuentos psicódelicos y ese estilo gramuroso. Aparecen con hombreras y varias prendas rojas, manteniendo esos movimientos frágiles, ese ritmo tan suyo y se dejaran llevar, pero tampoco demasiado, por el hecho de estar en un festival. 
Tras ellos, uno atraviesa el espacio, se acomoda, situa puntos básicos y se adentra en el anfiteatro, el escenario Sony, que se aleja de esa posición privilegiada de otros festivales, que nos deja ver, mientras actúan las bandas, el mar de fondo, a un lateral. Allá arranca un concierto, de lejos tránquilo: un Edwin Collins sentado sobre un altavoz, de verde, demuestra que acaba de ganar el pulso a unos problemas de salud y que, pase lo que pase, sigue siendo ese cantautor de pseudovoz americana que consigue levantar a los más sentados cuando empieza a entonar "A Girl love you". Unos fans apretados a primera fila, consiguen arrancarle una energía que transmite con esa voz tan característica.  Le sigue, en el escenario de arriba, el británico Ian Brown, quien meses atrás compartió cartel con el Guisante Mágico en Madrid. Aparece de rosa, con ese estilo de frontman de los que marcan época y tras un "Hola Barcelona", quien fuera la cara de "The Stones Roses" , conseguirá un gran público por ser tan temprano (aún no rozan las 8 de la tarde y la noche pinta para largo). Toca en el Escenario Movistar y se mantendrá fiel a unas raices noventeras deleitándonos con su britpop, mezclando soul, mezclando rock, y tocando algunos de los temas de su ex-banda haciendo rememorar a los que bailan. 
Tras esas canciones doradas por una luz cada vez más naranja, aterriza, de negro, clásico y con ese puesto tan suyo Nick Cave y su rock duro repleto de palabras malas, insultos, alusiones sexuales y un aire violento mesurado. Es el momento de Grinderman. A medida que avanzan, el día es más oscuro y su iluminación más loca, más lila y es que consiguen la noche, consiguen hacernos bailar con su country psicodélico donde Cave está a los teclados, a la vez que canta, a la vez que habla, a la vez que toca esa especie de maracas electrónicas que dan un toque auténtico mientras unos fans gritan y elevan sus carteles de "temazo". Cave, con ese aire macarra y peligroso, lanzará su dedo indice a una fan de la que dirá haberse enamorado y hablará entre temas quitándose su americana quedando con una camisa blanca que poco a poco irá sudando."Go tell the women" y "Get in on" resumirán la hora que nos regalaron de seriedad con comienzos tranquilos y elegantes que se transforman con el desgarro de esa voz que deja de ser sexy para ser brutal. Sus potentes guitarras acabaran los temas desde las alturas, cuando uno esta en pleno extasis dejando a la pista con los brazos arriba. Se apagaran de repente, sin más, cuando nos tenían a todos arriba, dejándonos con eso que tienen los festivales, no hay bis, no hay más, esto se acabó. Desapareció el inquieto e incombustible Cave dando paso a un concierto que nos dejará con la boca abierta. Y es que antes de que cerrasen ya había empezado Blondie. Quien, o por coincidir con el fin de otro concierto, o porque la gente al final tiene de bailar esos temas de siempre o porque el escenario y la hora son los propicios consiguen "el" lleno del festival. Deborah Harry  aparece elegante, entre luces de colores y una ovación de las que emocionan. Enfundada en un traje de licra blanco y negro y con unos tacones de impresión Harry demuestra que conserva la energía de pasear de un lado al otro del escenario (¿se preparará para la gira que conmemorá el 30 aniversario de su Tour Parallel Lines?) y de levantar una masa imponente como si estuviéramos en la discoteca más inn de los setenta (aun y que buena parte del público no llegará a los treinta).
El público abarrota las escaleras que dan acceso a la pista frente el escenario, es imposible bajar y la gente se amontona para bailar los himnos de Harry que aun y algun desafino y problema de sonido, consigue una vibración máxima. Se escucha, constantemente, ¿Ese tema también es suyo? en un público que disfruta como loco con sus hits, pero pierde el ritmo en esas canciones que no pasaron a la historia. Eso sí "!Sunday Girl!" y "!Heart of glass!" consiguieron unos cantos que demuestran que el pasado gusta y atrae y que los indies, rockeros, punks, alternativos y festivaleors canten a la par. A media actuación y entre parte del público que tiene sus dudas si su voz es en directo (hay quien dice que seguro pues hay muchos desafinos en "María", mientras hay quien al ver la pantalla tiene claro que Debbie canta a modo de karaoke) se quita los tacones y los tira al público. Se acomoda sobre unos zapatos más corrientes para su edad y continuna saltando, animando y dando todo de sí. El público, entre la dificulad de salir de la masa y los saltos frente viejos clásicos, se contiene para moverse a un Interpol, donde fans, ajenos a lo que pasaba más abajo, guardan lugares al son de los temas de entreconciertos.
Paul Banks y su banda aparecieron puntuales (siguiendo la tónica general del festival), cargados de energía  y desprendiendo su atmósfera, que envuelve a un público, ahora masivo, que tiene ganas de saltar, bailar, sudar y disfrutar. El festival empieza a vivir sus momentos cumbres y un temprano "The Heinrich Maneuver" y "No I in threesome" marcarán la tónica y el ritmo de su casi hora de concierto. Aceleran guitarras, profundizan en los estribillos y pasearán sobre sus tres discos de manera dispar. "Evil", "Not Even Jall" lograron ganarse a los no fans, invadidos por esa atmósfera que consiguieron. Interpol sonríe dentro de esa seriedad que les caracteríza y consiguen ser uno de los imperdibles del festival gracias a esas guitarras que retruenan, a esa voz acorde, fuerte y dulce, lejana y sonora, suave y cercana. Manos arriba que no bajan y constantes guitarras que puntean melodias estructuradas demostrarán que están a nivel de lo que el público esperaba, deseaba y quería bailar.
Tras una pequeña pausa, donde uno se asoma a coger aire suena Mäximo Park, con un Paul Smith trajeado que saltará sin cesar. En el escenario Movistar el público no se alejó demasiado, pues querían mantener posiciones para The Verve, quien reaparece tras su años de separación. La banda apadrinada por Oasis, mantiene el estilo de sus padrinos, la seriedad en el puesto de todo el grupo y ese ritmo tan manchesteriano que consigue tenernos en constante movimiento. Richard Ashcroft, fiel a su espíritu oscuro, tan de los noventa, eleva su voz con auge, al son de una guitarra más fuerte de lo normal y con unos problemas técnicos que hacen que a momentos su voz sea la protagonista y que luego pase desaparcidibida. Aun así, el público delantero baila extasiado dejándo claro que no hay rupturas que valgan y que mantienen su estilo, su música, su pasión por los temas y el dominio de la música. "Love is Noise" hará que los más alejados se amontonen a la masa y coreen ese himno generacional, mientras que "Sonnet" demostrará que son algo más que vértigo y auge, que también dominan los mundos que están más abajo. Se apagan de repente, de nuevo sin bis, sin historias, sin más. Y aquí contínua la noche, con un Cornelius, del que dirán asombró por su puesta en escena, su juego de luces y su lenguaje audiovisual, más que por su propuesta musical, unos Etienne de Grecy que dejaron que desear y un Primal Scream que mantuvó el ritmo que llevaba la noche de la noche. La que escribe, no llegó a estos tres y tuvo que perderse a los divertidos 2Many dj's por una sobredosis musical que requería volver a casa a esbozar lo vivido y preparase para el segundo día, donde el cártel pintaba, aun si cabe, más repleto. 
La segunda parte del festival arranca, con más sol si cabe, más gente a primeras horas de la tarde y con un cartel en mayúsculas desde el comienzo de la segunda jornada. Los mallorquines Antònia Font consiguen hacer bailar a un público que se aglomera en el Escenario Walkman. Los fans cantan "Mecanismes", "Love Song" y se emocionan con las alegorías mallorquinas de estos galácticos que cierran con un apoteósico "Wa yeah" que les recompensará con una ovación en mayúsculas. Ellos rápido empatizaron con el público, agradecieron, sonrieron y trasmitieron, gracias a su carisma, al verde que vestían y sus ya grandes himnos, buena energía para un día que pinta repleto. Tras ellos The Kooks, movieron a gruppies y fans jóvenes, en su mayoría extranjeros, a las primeras filas. Estos se emocionarán frente sus momentos de guitarras acústicas dejando ver que no sólo se va a un festival a saltar frente las propuestas más electrónicas y punks. Tocarán elegantes, a la vez que divertidos, energéticos y potentes, con sus chalecos y ese aire folk que se convierte, a son de los primeros acordes duros, en el sublime de temas para compartir en voz alta. Aires de los noventas y ese toque revival que les da una frescura depurada, alternando sus hits de ambos discos en un concierto que congregó a buena parte de los que estaban en el festival. "Eddie's Gun" "Sofa Song", "No Love me" y sobretodo "Naive" y "She moves in her own way" hicieron bailar, saltar y sudar, pues el sol aun picaba con fuerza. En las otras esquinas del gran recinto mientras sonaban las conversaciones de esos que los ven demasiados comerciales y poco indies como merecer sus saltos. 
Se verá entre el público parte de los mismos fans que corearan horas más tardes a los Kaiser Chiefs. Tras ellos, uno observa la masa, que se mueve de lado a lado del recinto, a modo de borregos que buscan las campanas. Una revuelve al escenario de abajo las escaleras y encuentra a unos Dorian brillantes y sonrientes, pues tienen ante sí una masa grande, las escaleras a rebosar y la pista repleta de quien baila, quien canta y quien se deja llevar con su pop hoy más psicodélico, más cuidado y más festivalero. Sus temas, suenan más electros que pop y  "A cualquier otra parte", "100.000 metrópolis" y sus hits, retumbaron sobre el mar. Dorian se aleja así de esas horas tempranas y esos escenarios pequeños donde los veíamos en festivales de años pasados. Tras ellos, los míticos The Breeders que sorprendieron con esa atmósfera que nos recuerda a ese mundo tan Pixies. Un público de media más mayor, admira ese micro distorsionado, unas canciones tranquilas e  inquietas que aun y su ritmo atmosférico consiguen enloquecer al público, levantar manos y hacer bailar. Las gemelas Deal cantan con un sonido clásico que tiene retoques punk gracias a los toques de la banda. "Night of joy" llamó la atención a los que los miraban de lejos y consiguió que el grupo, ya más que consagrado, consiguiera fans actuales. 
El comienzo de "Bang on" trajo uno de los momentos brillantes de la actuación, cerrando con su gran tema "Cannonball". A la par que ellos acababan, empezaba The Stranglers, con un público dispar, mayores en primeras filas que abarrotan las vallas y jóvenes nuevos fans, curiosos, motivados y acompañantes de los primeros. El resultado: un ambiente genuino para ver a esta banda americana que consiguió divertir, sorprender y emocionar. Sus canciones pegadizas de melodias nada complicadas y guitarras poco distorsionadas, hicieron bailar sin parar al son de sus grandes "Peaches" o "Golden Brown". Mucho público joven cantando, tatareando y emocionado no sólo al son de sus grandes hits sino también al ritmo del disco que publicaron el año pasado. Antes de que acabarán el público ya se amontonaba para uno de los esperados, los de Nashville, Kings of Leon que aparecen tras el requiém de Mozart que es la señal que nos indica que empieza la actuación. 

Tan sólo salir los hermanos (y el primo) Followin enchufan ese hype interesante, ese ritmo negro, esa sensación oscura, cantando baladas rockeras con actitud en mayúsculas junto a  sus guitarras sólidas bajo. Les acompaña un juego de luces que flashean colores a la vez que tienen de telón de fondo una luna imponente. Concadenan temas eléctricos y consiguen ser uno de los que no se olvidarán. Pasean sobre su "garage rock", que en directo suena más duro pero cercano, de su primer disco "Youth And Young Manhood" a la vez que no abandonan "Because of the times". Sus temas son grandes éxitos coreados, sudados y bailados. "Fans" arranca como una especie de himno, "Charmer" reparte locura, gritos y albororto y "On Call" demuestra que tienen voz, que dominan el escenario y que son lo que se esperaba. Tras ello,s un silencio corto, una música a tope y se descuelga una lona amarilla con uno de los letreros más punks de la historia de la música. Y es que llega Johnny Rotten, con cierta antelación de la hora pactada,  con su puesta en escena muy suya y precedido por un tema clásico. 

Los Sex Pistols nos darán un espectáculo más que un concierto demostrándo, con su desgarro, sus banderas tras ellos, sus fans alocados, sus gargaras de whisky, sus saltos y su look de invierno en verano, que aun son lo que eran y que el punk tiene pilas para rato. Serán los únicos que se permitirán, tras decirnos que si queremos más lo gritemos,  un bis, una reaparición, más punk si cabe. Mientras suenan estos jóvenes disfrazados de abuelitos, una tiene la decencia de dejar a estos grandes, míticos e históricos para apostar por The Raveonettes, que sonarán, en contraste, felices, totalmente naïves. Su duo de voces bisexuales, sus panderetas, su estilo afrancesado y sus dos grandes temas harán que el escenario, que es el queda más alejado, sea una fiesta para lo más indies. CSS consiguen un público colorado y ya adentrado en el festival, que sale radiante de unos Pistols que nos dejaron enloquecidos y tras ellos, en el mismo escenario unos Foals que demuestran que no son una banda del momento. Ellos se mueven a base de movimientos que parecen espasmos con unas guitarras fuertes, un bajo potente y una voz carismática con un ritmo que lleva su sello. 

Los alocados Kaiser Chiefs aparecerán con su estética hooligan, sus temas locos y rebeldes, sus himnos proletarios y un aluvión de público que suda con una de las bandas más comerciales del cartel. Su frontman se entrega, se sube a las columnas del escenario, salta casi encima de la batería, nos pasa el micro y suda sin cesar. Los de Leeds arrancaran con "Everything is average nowadays" y "Love's not a competition" y agotaran a buena parte del público que caerá tras ellos después de muchos saltos. "Ruby" les coronará para los más fans y "The Angry mob" hará que todos los asistentes levanten los puños. 

Tras ellos, una pausa larga y un retraso para ver a los Planetas, que están programados a las tres de la noche, hora rara para escuchar a los de Sevilla. No harán una sesión, por la hora que tocan, un tanto falta de rimto. Mantendrán un show tránquilo donde el protagonista será su último disco con perlas de sus hits, que harán enloquecer a los fans que lucen sus camisetas por todo el festival. Al acabar ellos, la que firma decide que fue suficiente y se prepara para redactar esta pequeña historia en voz alta, donde más que transmitir el carisma de las muchas bandas que tocaron lanza una sensación general para que los que leen se transporten a este festival que mantuvo, a pesar de las críticas, un cartel de excepción. 
 

Así que después de dos días de conciertos, observaciones, saltos y divagaciones entre fans, detractores y seguidores de las bandas más peculiares que rebosa el Summercase 08, una repasa sus notas y encuentra muchas páginas abarrotadas de frases que se escuchan, ritmos que aun retumban, guitarras que aun sostienen un eco potente y sensaciones que se viven durante dos días de calor que convirtieron el Parc del Fòrum en un Barcelonicàssim con horchata fresca incluida.
viernes 18 y sábado 19 de Julio
Recinto BCN: Parc del Fòrum Barcelona

Recinto Madrid: Boadilla del Monte
Summercase cierra su tercera edición con 81.000 asistentes
Comunicado de la organización
Desde la organización del festival queremos agradecer la implicación de todos aquellos que han hecho posible esta nueva edición. El equipo de Sinnamon se encuentra muy orgulloso del trabajo realizado, una tarea en la que más que nunca ha volcado toda su dedicación.
Gracias a todos los artistas participantes por el esfuerzo que implica un festival simultáneo y por haber escogido Summercase para tocar este verano en nuestro país. Es para nosotros un verdadero privilegio poder contar con un cartel de artistas como el de la edición de este año.
También queremos dejar constancia de la colaboración recibida por parte del Ayuntamiento de Boadilla del Monte, de l'Ajuntament de Barcelona a través de B:SM, y del ICIC (Institut Català de les Indústries Culturals).
Asimismo, dedicamos una especial mención de agradecimiento al apoyo incondicional de movistar, patrocinador oficial del evento, por su implicación con la música en nuestros festivales. Así como al resto de entidades y al conjunto de marcas y empresas que han colaborado con nosotros.
Sin olvidarnos de los medios de comunicación que nos han dado su apoyo y han promocionado el festival.
Gracias a todos los que hacen posible este proyecto: la producción, la contratación, la promoción del festival la ha llevado a cabo lo que más vale por encima de todo de Sinnamon que es, sin duda, su equipo humano.
Y por último y sobre todo, gracias al público asistente  este año, más que nunca, nos sentimos orgullosos de la confianza depositada por parte de todos aquellos que han apostado por nuestro festival. Gracias por dar sentido a nuestro trabajo.
¡Ya estamos trabajando en Summercase 2009!
LIDIA DAMUNT EN SUMMERCASE MADRID
La Hank Williams del Mar Menor actúa este sábado 19 de julio en el Festival Summercase de Madrid (Boadilla del Monte) dentro de la carpa Movistar a partir de las 17:30 h.
La publicación por Lucinda Records de 'Lidia Damunt en la Isla de las Bufandas' ha significado para muchos el descubrimiento de una indómita y talentosa nueva artista y para otros la confirmación del portentoso genio que se hallaba oculto en las catacumbas del underground murciano.
La reciente visita de Lidia Damunt a Cataluña para actuar en Primavera Sound Festival y Faraday Festival ha sido un éxito, mereciendo la consideración de medios catalanes como El Mundo o Time Out entre otros, que dedican portadas y extensos artículos a la autora de 'Aloes de 50 metros' 

CARTEL 2008
VIERNES 18, BARCELONA - SÁBADO 19, MADRID 
BLONDIE
GRINDERMAN
INTERPOL
MAXÏMO PARK
PRIMAL SCREAM
THE VERVE 
2manydjs 
CORNELIUS
EDWYN COLLINS
ETIENNE DE CRÉCY live
IAN BROWN
WE ARE SCIENTISTS
BRAKES *solo en Madrid 
CADENCE WEAPON 
GLASVEGAS 
EASY SNAP
EL GUISANTE MÁGICO 
HIDROGENESSE 
JUAN MACLEAN live 
MIDNIGHT JUGGERNAUTS *solo en Barcelona 
MR FLASH
ONE NIGHT ONLY PATRICE
 ELS PETS 
SONS & DAUGHTERS
VICARIOUS BLISS
Barcelona - djs
Buenavista 
Gato
NME djs
Kimberly i Clark djs
XFM djs
Madrid - djs
Flatmates
Homeboy
dj Ivan
Pequeñas Padawans
Rory Phillips
Scream

 SÁBADO 19, BARCELONA - VIERNES 18, MADRID
THE BREEDERS
KAISER CHIEFS
KINGS OF LEON 
MOGWAI performing MOGWAI
YOUNG TEAM 
LOS PLANETAS
SEX PISTOLS 
CSS 
FOALS
THE KOOKS 
LEILA
THE RAVEONETTES 
THE STRANGLERS 
TIGA 
ANTÒNIA FONT
BIFFY 
CLYRO 
LOS CAMPESINOS!
DORIAN 
FACTO DELAFÉ Y LAS FLORES AZULES 
MISHIMA
MYSTERY 
JETS
NEON NEON 
PETE AND THE PIRATES 
PETER VON POEHL 
RAGDOG 
THE REQUESTERS live!
REX THE DOG
SHOUT OUT LOUDS
Barcelona - djs
Amable
Go Mag djs
MRDJ
Rough Trade djs
Madrid - djs
Bright Young Things
Drowned in Sound djs
Jenesaispop djs
Mr Chase
Smart
SUMMERCASE -  PREVIA
Por Laura Álvarez De Cienfuegos

Confirmado el cartel definitivo del  festival "Summercase", que se celebra  los días 18 y 19 de julio, en Madrid y Barcelona, alternando los grupos y días. Esta es la tercera edición del festival, que cada día tiene más adeptos, es uno de los grandes de nuestro país, compitiendo considerablemente con el FIB, y no es para menos si tenemos en cuenta los grupos que actuarán.

Como cabeza de cartel encontramos bandas longevas como Blondie y Sex Pistols, la primera fue una  de las mas exitosas y originales de los años setenta, de origen neoyorkino, iniciaron su andadura musical a mediados de los setenta junto a otras bandas locales como The Ramones, dentro del movimiento punk rock, liderada por  Deborah Harry .Por otra parte los Sex Pistols,  grandes influyentes de la oleada punk británica, se pondrán a prueba para demostrar si siguen siendo lo que fueron. Sin duda alguna habrá que estar allí para verlo. 

Otra de las sorpresas son Primal Scream, que para alegría de sus seguidores, repiten en esta edición al igual que Kaiser Chiefs. 

Interpol, otro de los grandes del Summercase, nos ofrecerán su ultimo disco "Our Love to Admire". También  nos harán disfrutar The Kooks, la joven banda británica, que tras su primer trabajo "Inside In/Inside Out", nos deleitan ahora con el segundo" Konk ".

Dentro del panorama nacional, este evento especializado en pop_rock independiente, contará con Los Planetas y con el duo de art-rock electrónico Hidrogenesse, presentándonos "Bestiola" 

La organización ha confirmado la asistencia de otros grandes internacionales como Mogwai, tocando sus nuevos temas, al igual que el grupo norteamericano compuestos por cuatro primos de Tennesse, los Kings of Leon, los cuales tienen un directo potentísimo. 

La banda de Richard Ascroft, al mando de los míticos the Verbe, estará en Madrid  y Barcelona esos días, y es que como vemos, el cartel no tiene desperdicio.

Entre los platos fuertes está Grinderman , el grupo paralelo de Nick Cave, posiblemente su única actuación en España. Aunque el disco de debut de Grinderman (titulado homónimamente) se publicó el pasado año, pero será ahora cuando lo presenten en nuestro país. Todos estos se suman a los ya confirmados Máximo Parck, the Raveonettes o M.I.A.

Sin duda alguna un festival que no  hay que perderse. 




INDYROCK * SERVICIOS MUSICALES
Productoras
Estudios
Locales de ensayo
Salas de conciertos
Tablón de anuncios
Concursos
Academias de música
Realización de clips

IndyRock * Latinoamérica 
INDYROCK * INICIO






VÍDEOS DE DIRECTOS
Archivo histórico de IndyRock Magazine


.


--
 
Copyright IndyRock ©
TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS:
Queda prohibida la reproducción, distribución, puesta a disposición, comunicación pública y utilización total o parcial, de los contenidos de esta web...
Leer más y Política de privacidad
 
Contenidos informativos
Agenda de conciertos
Concursos
Noticias
Productoras
Tablón de anuncios... y + Más

Revista electrónica creada en 1997
Home * Portada
Servicios publicitarios
Créditos | Qué es IndyRock
info@indyrock.es

Naturaleza  y divulgación científica
waste.ideal.es
Dirección y edición
waste@diarioideal.es