--
.



* PÁGINAS Y AGENDAS

 

Pop Rock en el Central, Sevilla crónicas 2003
.
Thalia Zedek 
 

Video concierto de Thalia Zedek Band en el ciclo Fonorama. Imágenes IndyRock
4 marzo 2010 Ciclo Fonorama Centro Cultural CajaGranada
Teatro CajaGranada Granada
Fotos Merche S Calle © IndyRock 
Aflicción por Manuel C. Ferrón - IndyRock
.

Aflicción
por Manuel C. Ferrón - IndyRock
Desde la separación definitiva en 1999 de Come, el grupo que el ex-Codeine Chris Brokaw compartía con Thalia Zedek, la cantante y guitarrista de Washington D.C. ha publicado tres discos en solitario, el último de los cuales, “Liars and Prayers” (2008), presentó en concierto en Granada, tardíamente, en el marco del ciclo musical estable Fonorama.

Con el acompañamiento de Winston Braman, al bajo; Mel Lederman,  al piano; David Curry, a la viola; y Daniel Coughlin, a la batería; Thalia Zedek nos condujo, a través de las sendas del sufrimiento físico y la pesadumbre moral por las que discurre su cancionero, hasta el borde del abismo de lo inconveniente, de lo inmoral. Desde allí nos ofreció, áspera y próxima a un tiempo, un repertorio compuesto en su mayor parte por las canciones de “Liars and Prayers”, que fue completado con lo mejor de sus anteriores discos: “Trust Not Those In Whom Without Some Touch Of Madness” (2004), del que sonaron más vibrantes que en la grabación “Brother” y “Virginia”; y, su debut en solitario, “Been Here and Gone” (2001), con una impecable “1926”. 

Parajes sonoros antes transitados por la  Velvet Underground, Patti Smith, o Leonard Cohen, a quien Zedek homenajeó en 2001 grabando una excelente versión de “Dance Me To The End Of Love”, son recorridos por Thalia y su grupo sobre patrones rítmicos heredados del emocore, sin rastro de  folk ortodoxo ni de los dejes blues que se le atribuyen en su faceta de guitarrista. Su principal virtud es la perfecta adecuación entre lo que se dice y la manera en que se dice: cadencias de tono sombrío rotas por cambios de ritmo y estallidos de furia son la fiel traducción musical de los trastornos de la normalidad de la vida colectiva  que describen las letras de unas canciones tan sobradas de coherencia como, mi mayor  objeción a la propuesta de la Thalia Zedek Band, de monotonía.



THALIA ZEDEK BAND
Con su voz de arena y alcohol Thalia Zedek y su banda actuarán por primera vez en Granada dentro del ciclo Fonorama. Cuando triunfó en los 90 al mando del grupo Come, a la sombra del huracán grunge y de la mano del sello Sub Pop, la Zedek ya atesoraba una larga trayectoria como líder de bandas que no se achicaban ante las avalanchas de noise-rock (Dangerous Birds, Live Skull o Uzi, entre otras). Desde entonces no ha hecho más que crecer como autora y como intérprete. Después de disolver Come, inició una aventura bajo su propio nombre cuando empezaba la década que ahora termina. En ese momento se despojó de gran parte del lastre instrumental de antaño para bucear a pulmón en sus primeros trabajos, lacerantes discos sobre la vida y el dolor. En su última entrega, en cambio, a la base ya conocida de guitarra, batería y viola, añade pianos y bajos para sonar como una banda -la que la acompañará en su actuación en el Teatro CajaGranada de CajaGranada-, como no lo había hecho desde que firma en solitario. El sonido denso y contundente de grupo de rock herido adquiere toda la potencia emocional con su voz de lija y sus textos de pérdida y pasión, contundencia y delicadeza de un solo trago. Cada vez más cerca de las grandes, si no lo es ya.

La que fuera una de las dos mitades al mando de Come ha vuelto a los escenarios con un disco, Liars and Prayers (Thrill Jockey), que es el más crudo, emocional y directo de toda su carrera. Una demostración de sensibilidad y preocupación sincera por la realidad política de hoy y de siempre y la responsabilidad directa que en ella tienen las acciones del -anterior y actual- Gobierno estadounidense, que Thalia Zedek ha afrontado desde la emoción y la capacidad de generar empatía. Acompañada de una banda reformada que ha añadido bajo (Winston Braman) y piano (Mel Lederman) al formato de batería (Daniel Coughlin) y viola (David Curry) que ya utilizó en Trust Not Those in Whom Without Some Touch of Madness (Thrill Jockey, 04), la voz de Thalia suena áspera sin llegar a estar seca, doliente sin estar dolida (ni hundida, sólo tocada), en un arrebato de honestidad. 
Acuarela Discos http://www.acuareladiscos.com


http://www.myspace.com/thaliazedek


INDYROCK * SERVICIOS MUSICALES
Productoras
Estudios
Locales de ensayo
Salas de conciertos
Tablón de anuncios
Concursos
Academias de música
Realización de clips

IndyRock * Latinoamérica 
INDYROCK * INICIO


vídeopromoción






VÍDEOS DE DIRECTOS
Archivo histórico de IndyRock Magazine

.


--
 
Copyright IndyRock ©
TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS:
Queda prohibida la reproducción, distribución, puesta a disposición, comunicación pública y utilización total o parcial, de los contenidos de esta web...
Leer más y Política de privacidad
 
Contenidos informativos
Agenda de conciertos
Concursos
Noticias
Productoras
Tablón de anuncios... y + Más

Revista electrónica creada en 1997
Home * Portada
Servicios publicitarios
Créditos | Qué es IndyRock
info@indyrock.es

Naturaleza  y divulgación científica
waste.ideal.es
Dirección y edición
waste@diarioideal.es