..--..--
 

24 enero 2009 Sala Boogaclub Granada
Jazz- Funk de baile fácil y calidad instrumental por Diego Soto
Crónica: Eduardo Tébar
Fotos Merche S Calle / Juan Enrique Gómez© IndyRock

 
--
.



* PÁGINAS Y AGENDAS

 
 
.

The Cherry Boppers

The Cherry Boppers

Soul Train Fest 
The Pepper Pots, The Sweet Vandals y The Cherry Boppers
Madrid, 3 marzo 2012
Orgullo negro
por Jon Pagola - IndyRock

Al final será verdad que las épocas de crisis agudizan el ingenio. Al menos en Madrid, se está convirtiendo en una práctica habitual la feliz idea de montar mini festivales por el precio de un solo concierto. Al encuentro indie de la semana pasada en la sala Sol -Juanita y Los Feos, Dolores, y Ornamento y Delito- le ha llegado el turno a los sonidos soul y funk de la mano de tres de sus mejores representantes nacionales: The Pepper Pots, The Sweet Vandals y The Cherry Boppers. Todos ellos se han embarcado en una gira itinerante por distintas ciudades españolas llamada Soul Train Fest que sus promotores han bautizado, y con razón, como una "fantástica experiencia soul". Y con entradas a 15 euros, oiga. 


The Sweet Vandals

Hasta aquí todo estupendo. Lo malo -la única mancha de la noche, en realidad- ha sido la elección de una sala que no reúne las condiciones necesarias para albergar un espectáculo de estas características. El sonido iba y venía en la discoteca Penélope según uno moviera unos pasos hacia adelante o hacia atrás, por no hablar de las dos columnas centrales que obstaculizaban la vista del escenario. Suponemos que por la sesión dj que vendría después, se estrecharon tanto los horarios que a los bilbaínos The Cherry Boppers les tocó salir a faenar pasadas las ocho y cuarto, una hora más propicia para la caña y tapa (o pintxo y pote vascos, en su caso). 

Al sexteto de Santutxu -acotemos su origen, ellos que reivindican la vida de barrio- les han metido en el saco de la Blaxpotation que, por otra parte, exprimieron con pasión en "Play it again" (2008). En "Shakin´ the Hood" (2011) han abierto unos horizontes musicales que también se notan en directo. Siguen moviéndose por las coordenadas del jazz-funk, pero lo hacen con espíritu rockero ("Grosstown Traffic"), una pizca de boogaloo ("The Harvest", "Hey") y mucho desparpajo, que para algo son de Bilbao. Se marcharon cuando parecía que al fin el público empezaba a poblar la sala, entre los incendiarios instrumentos de viento y órgano a todo gas de "Black Lolita". 


The Pepper Post

Aunque el cuerpo pedía más arañazos funk, lo que llegó fue el sonido pulcro y Motown vía Girona de The Pepper Pots. Viendo esos trajes ajustados y abotonado al estilo mod de ellos y los vestidos sixties de ellas, poco queda ya de sus flirteos iniciales con el rock steady y el ska. A veces corren el riesgo de mimetizarse con la Diana Ross de las Supremes ("You´re Still In My Mind") o con algunos arranques instrumentales de Marta & The Vandellas, pero en general salen bien parados. Brilla una elegante banda instrumental de siete miembros y se agradecen las acompasadas coreografías de sus tres cantantes . El espléndido bis que se pegaron puede dar alguna pista sobre por dónde podrían dirigir sus próximos pasos: aparcaron la parte vocal y le dieron ritmo soul-funk a la sección instrumental. Menos caricia y más rasguño, en la línea del EP que acaban de editar junto con Eli Paperboy Reed, "Time & Place". 


The Cherry Boopers

Los madrileños The Sweet Vandals juegan en otra liga. Una superior, se entiende, en la onda de esos reyes del soul-funk actual que son Sharon Jones & Dap Kings. Con la montaña rusa de "Listen For a While" explotaron todas las virtudes de la banda: nervio, dominio instrumental y el poderío de su cantante, Mayka Edjo. A vueltas con su último disco, "So Clear" (2011), salieron ganando la pegadiza "You Reap What You Sow", el genial solo de trompeta del polifacético Santi Vallejo (hammond, voces e instrumentos de viento) en "Move It On" y "Change", con ayuda del público en los coros incluido. Apretados por la sala y sin tiempo para más, Mayka llamó al resto de pasajeros del tren para que todos juntos se despidieran subidos al escenario. Pueden estar orgullosos de cómo han salido las cosas en su primer viaje. 


24 enero 2009 Sala Boogaclub Granada
Jazz- Funk de baile fácil y calidad instrumental por Diego Soto
Crónica: Eduardo Tébar
Fotos Merche S Calle / Juan Enrique Gómez© IndyRock 



Jazz- Funk de baile fácil y calidad instrumental
por Diego Soto-Indyrock

Mediante la combinación de una excelente puesta en escena y la calidad instrumental, The Cherry Boppers llegaron a la BoogaClub para presentar su último disco( 'Play it again') con la agradable excusa de celebrar su concierto número cien. Y es que esta formación empieza a sorprender a propios y extraños debido a su buen hacer encima de los escenarios allá por dónde prefieren sorprenderse con un grupo que se inspire en la música negra y el jazz en detrimento de los grandes nombres. 

El concierto, todo un lujo para los asistentes, comenzó como lo suelen hacer las formaciones con un concepto claro de lo que deben hacer para sorprender a su público. Es decir, comenzar de una forma tranquila, como quién no quiere la cosa, para progresivamente ir atrapando a los escuchantes, como así lo hicieron, terminando con un apoteósico desmelene de la formación y de los asistentes. 
Una hora y media de vibraciones a lo Mojo Club puramente instrumental con tintes vocales, sin alardes líricos, que realmente parecían proceder de los suburbios de New York. Por movimientos, sorprendió la variación del viento con el enhiesto protagonismo del Hammond dándole un toque realmente cálido y fantasioso, poniendo la piedra del desaforado baile de los asistentes. También la influencia de la trompeta, junto al saxo de Mihail Goldfingers realmente fue una delicia, permitiendo que la flauta travesera fuese una visitante por sorpresa de bienvenida justificada. 

Si hablamos del bajo de la mano de un soberbio Lando Stone, nos quitamos el sombrero ya que mediante la altura imprimida a los temas, es decir, no dejando al instrumento en un mero acompañante sino en un intérprete de alta talla guiado, lo convirtió en un elegante invitado. Una verdadera delicia que marca desde el comienzo de los temas, la pauta por la que debe girar la interpretación del track. Aunque atrás no se queda su vibrante guitarra del gran Xixo Yantani con la que evalúa los solos con una frescura realmente inusitada. 

En ocasiones, cuando se presenta la oportunidad de ver a grupos de tal calibre, difícil es la elección de cual de los intérpretes de la formación llena más. Pero sin duda y también, sin ánimo de fundamentar un protagonismo instrumental de la formación, mencionar por su juego continuo, por su disfrute contagioso y por su heterogeneidad de movimientos, texturas y colores, al gran batería Txeo K-Billy. 

Joya tras joya. Así se podrían calificar los temas de The Cherry Boppers. Desde su apasionante "Play it Again Funk", un auténtico temazo con claras reminiscencias a los buenos tracks de Maceo Parker, con una envolvente mezcla de sonidos amenizados magistralmente por la potente batería y la elegancia del Hammond, hasta "Black Lolita",en el que las palabras sobran ya que como si de la enfermedad del movimiento se tratase, el asistente no puede dejar de moverse. Así, en "Laying in the cut", la cosa se desmadra. Texturas de mil colores inundan la sala. Todo disfrute al continuado ritmo de compases Herbie. H. entremezclados con las melodías de un Hammond realmente protagonista. Gusto y regusto, deleitarse con tal bombón, en un concierto por seis euros a la altura de una gran formación. 

Puede que si procedencia viniera marcada desde la Francia o sus nombres formasen parte del cirucuito del New Jazz Londinense o americano, mil serían las menciones fuera de nuestras fronteras ante una formación de tal talla interpretativa. Para ello, estamos, para decirle al lector que las miles de palabras no sirven para calificar la grandeza de esta joven-formación-bilbaína puesto que únicamente queda rendirse a comprar su excelente último trabajo o buscar en el calendario sus próximos conciertos. 


Sude con nosotros
Sala Booga Club - 24 enero 2009
Por Eduardo Tébar / IndyRock
Había expectación en Granada por contemplar el vivo de The Cherry Boppers. Los bilbaínos llevan cuatro años dando que hablar y cosechando laureles. Es un secreto a voces en la incipiente comunidad española de la 'black music': los triunfadores del Villa de Bilbao en 2007 ofrecen un directo aplastante, sudoroso, incontestable. El quinteto -esporádicamente elevado a sexteto con el trompetista y cantante El Reverendo- propone nutritivo jazz-funk. Puro músculo en estado de excitación desorbitada.
Lo avisaban el mismo sábado en IDEAL: "Prometemos baile, fiesta, locura, sexo.". Y en efecto, cumplen la ofrenda con una ferocidad indomable. El público local, algo frío al principio, acabó desgastando suela a pie de escenario y pidiendo más en el Boogaclub. La maquinaria de The Cherry Boppers no esconde grandes misterios. Su falta de pretensiones más allá de la música por la música, el afán comunicativo y la filosofía lúdica de sus canciones provocan una empatía directa con el oyente.

Pero además son buenos. Instrumentistas colosales. Blancos de sangre negra, capaces de engordar el libro de estilo con elegantes ejercicios de bogaloo, 'rare groove' y acid-jazz. Una base rítmica de bombeo revolucionado aderezada con el manto colorista del Hammond y la pegada de los metales. Así son ellos, hábiles calentadores de ambiente a través de la aplicación de trucos locuaces y métodos radiofónicos. ¡El bajista Lando Stone arrasaría con su particular show en las ondas!

De paso despacharían más discos. En Granada impulsaron la venta post concierto del lujoso 'Play it again' (Keep on Boppin' Records, 2008), un cuidadísimo vinilo verde de 180 gramos. Producido por los ilustres Fernando Pardo (Sex Museum, Los Coronas) y Kaki Arkarazo (Negu Gorriak), el álbum se ha convertido en un clásico inmediato. No innovan, ni adoctrinan. Sólo divierten con buen gusto y ánglica añoranza por los años setenta. Después de telonear a Sly and The Family Stone, temas como 'La pulguita' -que precedió al bis en Granada-, auguran momentos de júbilo. "¡Tóquenla otra vez!".



Los discos se dividen en tres categorías. 
Los que, tras intentar los tres cuatro primeros cortes, destierras para siempre al estante de las basurillas. Los que consigues acabar, pero te dejan una sensación átona, insípida o simplemente poco interesante en las orejas, con lo que calculas que rara vez vuelvas a ponerlos, aunque pudiera darse el caso alguna vez quizá. 
Finalmente, están los que no tienes inconveniente en poner una y otra vez e incluso tus seres queridos pueden llegar a odiarte por ello. Este Play it again! de The Cherry Boppers pertenece claramente a esta última clase; y no sólo por su título.
¿Jazz funk en 2008? ¿Tocado por músicos blancos? ¿Y de Bilbao? ¿Sonando así de bien? Pues si, amigos. Puro jazz funk, música para bailar a cargo de uno de los combos más incendiarios del estado español en este joven siglo. Se instituían en el 2004 y dos años después se bautizaban con el disco Dressin' the Puppet. Maceo Parker y James Brown les supervisaban desde la lejanía. Para el 2007 rubricaban con fuego instrumental el concurso Villa de Bilbao, que se llevaban de kalera. Incluso y todo telonearon a Sly & The Family Stone en el festival de jazz de San Sebastián de 2007, lo cual no es cualquier cosa.
Para y desde entonces militan en The Cherry Boppers Mihail Goldfingers en saxo y flauta, Txefo K-Billy percutiendo los parches y su socio, el bajista Lando Stone, dándole lustre a la sección rítmica; Xixo Yantani en las seis cuerdas e Ignatius Jhonny aplicando los diez dedos al Hammond leslieficado completan este pequeño regalo sonoro a reventar de soul auténtico. 
Abre la batidora y vierte en ella rock, psicodelia, jazz, funk, rap, cine blaxpotation, melenas de rizo y la belleza a la vez elegante y macarra de un tiempo tan violento, como inocente: los 60 y 70. La dirección musical del grupo viene desde la colección Blue Break Beats, que recoge las mejores grabaciones de jazz funk y rare grooves del sello Blue Note, realizadas por artistas como Donald Byrd, Reuben Wilson, Grant Green, Lonnie Smith, Jimmy McGriff... Casi nada. Con una producción firmada por dos sabios veteranos, el Sex Museum Fernando Pardo y el exNegu Gorriak Kaki Arkarazo, The Cherry Boppers han montado un artefacto sonoro que, sin dudarlo una miaja, les convierte en una de las propuestas musicales de este 2008 que se nos escurre como arena entre los dedos. ( Información remitida por la sala Boogaclub)



INDYROCK * SERVICIOS MUSICALES
Productoras
Estudios
Locales de ensayo
Salas de conciertos
Tablón de anuncios
Concursos
Academias de música
Realización de clips

IndyRock * Latinoamérica 
INDYROCK * INICIO


vídeopromoción







VÍDEOS DE DIRECTOS
Archivo histórico de IndyRock Magazine


 

The Cherry Boppers en el Soultrain 2012
.


--
 
Copyright IndyRock ©
TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS:
Queda prohibida la reproducción, distribución, puesta a disposición, comunicación pública y utilización total o parcial, de los contenidos de esta web...
Leer más y Política de privacidad
 
Contenidos informativos
Agenda de conciertos
Concursos
Noticias
Productoras
Tablón de anuncios... y + Más

Revista electrónica creada en 1997
Home * Portada
Servicios publicitarios
Créditos | Qué es IndyRock
info@indyrock.es

Naturaleza  y divulgación científica
waste.ideal.es
Dirección y edición
waste@diarioideal.es