--
.



* PÁGINAS Y AGENDAS

 
 
.

The XX
Extraperlo + The XX. 
09 / 11 / 09 Razzmatazz, Sala 3. Barcelona 
Crónica: Francesca Tur - IndyRock


Hay quien adivina binomios antes de que existan y es que son varios los que, por casualidad, por destino o por el gusto de una buena combinación, a primeras extraña, tal vez confusa, escuchaban en el mismo cd en el coche o un álbum tras otro en el reproductor portátil a The XX  y Extraperlo o Extraperlo y The XX.  Para otros, no tan acertados en combinaciones,  la elección viene clara, por el grupo principal. Pero tanto para unos como para otros, llega  el esperado lunes 9 de noviembre donde The XX se presentan, por primera vez, nada es poco, en territorrio español con los barceloneses Extraperlo de teloneros. 
Con un retraso permitido y justo para calentar emociones Extraperlo llegan a la sala cercanos. Abrigados y cruzando la pista cargando sus instrumentos, saludan a conocidos, suben el escenario, como si lo que suponen no fuera con ellos. Guardan bufandas y chaquetas y prueban instrumentos mientras saludan a los que se empiezan a acumular en primeras filas. Tras unas copas backstage, salen con una luz que anuncia ese ritmo tropical, ese rock español difícil de entender y ese ritmo que hace que ellos lo vivan, lo canten, lo bailen, tarareen y nos lo transmitan. Bajo y guitarra empiezan intercambiando instrumentos, demostrando que llevan tablas, que hoy juegan en casa, están cómodos y pueden permitirse cruces idiomáticos. Inundan la sala con esa atmosfera tan suya, esa atmosfera que demuestra que tienen fans que cantan, aplauden y vitorean mientras ellos vuelven a sus puestos: bajo al centro, guitarras, voces y coros a los lados y la chica, con su estilo, su pasión y su energia, cerrando el grupo con un desgarro que nos inunda. Hablaran poco y harán que el ambiente se caldee con "Negroni", "Noche en la montaña" y "Entre las plantas" Será cuando esté apunto de estallar ese gran himno que es ya la "Palmera del Amor", que debido a su portentosa puesta en escena en el escenario, se les desmonte medio equipo (se les cae el Mac al suelo) anunciando, como me avisa mi super-compañero de concierto, la repetición de un nuevo gafe, como aquel de hace un año cuando tuvieron que anular la sesión, teloneando a Delorean, por la muerte de su ordenador. Esta vez la música, las ganas y el buen ambiente ganan a cables y fallos electrónicos y explotan con más fuerza con una voz aun más lejana que en el disco, pero con una música más envolvente. Añaden juegos del directo, bises prolongados (..."el cuadrado azul, el cuadrado azul"...), pocas celebridades y  se concentran en lo que dominan. Sin más, mientras cantan, se despiden, sin bises con el ritmo arriba y desaparecen anunciando lo que será la tónica de la noche, nada de volver a aparecer. 
Con el tiermpo justo para que la masa se aprete, percate la emoción que se vive al escuchar por primera vez a The XX en España, aparece el trío. Cogen posiciones, se acomodan y empiezan como su disco: dos minutos atmosféricos, con luces lilas, rojas y azules, que consiguen dar esa atmósfera tan única. Y es que The XX demuestran que por fuera son serios, negros, oscuros y lejanos, pero sus notas, sus voces y su dominio de ese estilo tan suyo los convierte en cercanos, cálidos y únicos, superando estereotipos, saltando prejuicios. Sin presentarse empiezan a encabalgar sus hits y es que su disco ha sido escuchado de tal manera, que no queda tema que no sea disfrutado "como un temazo". El juego de voces femenina y masculina gana más potencia que en el disco, se relaciona mejor en el espacio e interactua mejor con el públio. Sus silencios instrumentales, sus voces secas y próximas hacen que la sala vibre, consiguiendo hacer retumbar Razz a modo de catedral. "Basic Space", "Crystalised" y "Blood red moon" se corean con una fuerza que a ellos les parece lejana, pues andan concentrados en lo suyo, sus voces, su intersención y su misma comprensión de la música (..."I can let it out, I still let you in, I can let it out, I still let you in"...) Sencillos, cercanos y con las palabras justas como para presentarse a España, decirnos que es la primera vez que tocan ciertos temas siendo sólo tres y que cruzan los dedos para que salgan bien y reirse cuando a ella se le olvida, por la inercia, por el cansancio de una gira larga o simplemente por la emoción de ver una sala repleta coreando, alabándoles y cantando todos y cada uno de sus estribillos, la letra del cover "Teardropes". La sala rie, ella enrojece y el resto del equipo le excusa, le da una nueva oportunidad, coge los instrumentos con más fuerza y empiezan haciendo sonar con más ganas sus acordes perfilados y ese dominio de los tempos a la perfección. Se imponen, conquistan y nos ganan. Pasean por todo su repertorio, y sin más, con un gracias gentil, un saludo cercano, desaparecen. El público se aprieta, aplaude, corea, vitorea y acaba "a la española" cantando "olé, olé…" esperando que el trío salga a repetir alguno de sus temas o a improvisar un cover, pues su cd fue tocado de cabo a rabo, lo presentaron completo. Minutos y minutos de insistencia no sirven, más sino, para que los asistentes sonrían entre ellos, comenten la actuación, pongan notas altas y vuelvan a casa tras un lunes de los que marcan una semana, de los que se guardan en el cajón de los conciertos que tienen un qué decir y con las ansias de que estos chicos produzcan para deleitarnos, la próxima vez, con algo más que una hora de concierto.


The xx son fruto de la época que les ha tocado vivir. En 2009 el debut de este trío del sur de Londres "xx"fue creciendo durante 2 años, integrándose en el subconsciente del público como una nueva forma de entender la fiebre, el deseo y la ansiedad adolescente. Creado con una madurez muy por encima de su edad, sus marcas más claras eran la moderación y la ambigüedad. En la época del "sobre-compartir" "xx" era pop con la configuración de privacidad al máximo. Tres años después, Romy Madley Croft, Oliver Sim y Jamie Smith están de vuelta con un nuevo álbum bajo el brazo. "Coexist" y una nueva perspectiva. Si "xx" se acercaba para susurrarte al oído, "Coexist" te mira cálidamente a los ojos. Mucho ha pasado para llegar a este punto: básicamente, han crecido. Tras la publicación de "xx", el trío pasó la mayor parte de 2010 lejos de casa, llevando su nuevo sonido desde Londres al corazón de America, Japón, Australia y la Europa continental. Al éxito de crítica lo acompañó el comercial, incluso antes que The xx se hicieran con el prestigioso premio Mercury.

Con todos los éxitos y las nuevas experiencias de ese intenso año y medio, un punto y a parte lejos del escenario y del estudio era inevitable. A finales de 2010 The xx volvieron un poco a la normalidad. "Todos nuestros amigos habían ido a la universidad y dejado sus casas" dice Romy "Queríamos hacer las cosas normales que haces cuando vas a la uni y te haces mayor"

Los tres se fueron de casa de sus padres dos semanas después de volver de la gira. Intentaron recuperar el tiempo perdido con los amigos, salir y disfrutar de la temporada de festivales donde Jamie había sido contratado para pinchar "Eramos sus groupies" dice entre risas Romy, y es que Jamie, el más tímido de los tres,  se convirtió en la cara de The xx en 2011. Entre bolo y bolo como dj, Jamie se concentró en mejor su técnica como productor consiguiendo con ello una firma distintiva, que lo llevaría a ser considerado un gran productor por derecho propio gracias a remixes como el "Rolling in the Deep", "We're New Here" y sobre el single de su disco de debut en solitario.
El proceso de creación de "Coexist" fue bastante diferente al de "xx", donde Romy y Oliver solo cantaban las letras que había creado. Estas novedades también afectaron a Jamie, quien se unió a la banda cuando esta ya llevaba un año de gira, pero que en "Coexist" trabajo en el proyecto desde el principio. Para Jamie "Aprender a trabajar como un grupo fue lo más grande este proceso, lo que ha influido más en el disco, había que encontrar el equilibrio entre los tres”

Al final todo se resume en: ¿ Que ha cambiado en The xx con este nuevo disco? Nada, y todo. Son mayores y más sabios, pero aun son tiernos, "Coexist" es como la luz que aparece después de que te rompan el corazón. 



http://www.myspace.com/thexx

http://www.myspace.com/extraperlo



INDYROCK * SERVICIOS MUSICALES
Productoras
Estudios
Locales de ensayo
Salas de conciertos
Tablón de anuncios
Concursos
Academias de música
Realización de clips

IndyRock * Latinoamérica 
INDYROCK * INICIO






VÍDEOS DE DIRECTOS
Archivo histórico de IndyRock Magazine


.


--
 
Copyright IndyRock ©
TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS:
Queda prohibida la reproducción, distribución, puesta a disposición, comunicación pública y utilización total o parcial, de los contenidos de esta web...
Leer más y Política de privacidad
 
Contenidos informativos
Agenda de conciertos
Concursos
Noticias
Productoras
Tablón de anuncios... y + Más

Revista electrónica creada en 1997
Home * Portada
Servicios publicitarios
Créditos | Qué es IndyRock
info@indyrock.es

Naturaleza  y divulgación científica
waste.ideal.es
Dirección y edición
waste@diarioideal.es