--
.



* PÁGINAS Y AGENDAS

 
 
.
Vinila von Bismark 
 
Vinila Von Bismark / Irene López Máñas

Desde la escena musical alternativa ha logrado extender 
una alfombra roja al descaro, sensualidad y  erotismo de 
un ‘musichall’ postpunk enraizado en los años veinte
Entrevista por: Juan Enrique Gómez / IndyRock * IDEAL * julio 2014
Fotos: Gustavo López Mañas
Su nombre es Irene López Mañas (1986) aunque realmente se le conoce como Vinila Von Bismark, una chica que asegura ser ‘peligrosa’ no solo por haber nacido en la localidad granadina de Peligros. Ha puesto patas arriba la cultura de teatro musical de este país al recuperar la ‘revista’ y el vodevil, desde el más puro rock and roll, rockabilly e incluso aportarle aires punk.  Dj, cantante, actriz y bailarina, inició su carrera en las salas de conciertos granadinas con proyectos que rompieron los esquemas del ‘underground’, (Colectivo Performace Punk, Freak Factory) y le llevaron a luchar en las ligas mayores, donde ha sido la gran sorpresa, la reina de un estilo tan personal que nadie ha logrado calificar, a caballo entre el cabaret, el rock y el circo. Ahora, esta granadina de Peligros, pasea  por toda España la segunda entrega de un espectáculo musical, teatral y circense, The Hole, hace de DJ en las principales salas y presenta disco en solitario.
 
–(IndyRock.- J. E. Gómez) ¿Por qué eliges un nombre ‘discográfico’ y ‘aristócrata’?
–(Vinila von Bismark) El primero es por mi pasión por la música. Desde pequeñita he coleccionado vinilos. Soy sobrina de Djs y he ‘heredado’ de mis tíos muchos discos, y la parte aristocrática del nombres es para dar miedo, para infundir respeto. Es broma. Me gustaba esa expresión.

–¿Y no tiene nada que ver con la ‘movida’ marbellí de los ochenta?
–Es verdad que recuerda a algún personaje concreto, aunque no soy muy consciente de la ‘movida’ marbellí, sé más de lo que fue la madrileña, aunque en el caso Gunila, me gusta decir que es mi prima (risas).

–Desde Peligros y las salas de conciertos granadinas más clásicas, a la cumbre musical de este país, ¿cómo se consigue?
–Con mucho trabajo, formación y constancia. No conformarte con lo que tienes y plantearte una meta y luchar por conseguirla, además de intentar estar en el lugar y el momento adecuado, conocer gente, integrarte en el mundillo al que quieres pertenecer.
 

–Supongo que debe ser duro estar al pie del cañón día a día, te guste o no, y que además la gente diga que lo que haces no es trabajar.
–La gente piensa que el rock and roll es vivir la vida, ‘sexo, drogas y rock&roll’ y no es eso, al menos en mi caso que alterno muchas cosas, la música con el teatro, pinchar como Dj, con viajes difíciles de compaginar, pinchas en un sitio y tienes que estar al día siguiente en la otra esquina del país. Yo no salí a la escena siendo una gran cantante. Desde pequeña me formé como bailarina, pero nunca pensé en que tendría que cantar, así que he tenido que estudiar mucho. Sobre todo luchar y no rendirte a la mitad del camino.

–El burlesque fue una reacción de protesta a la ley seca americana. ¿Por qué lo elige como fórmula para sus espectáculos?
–Creo que Vinila tiene un punto muy cómico, incluso de burla, que otros estilos no tienen, e incluso algunos artistas del burlesque tampoco, pero creo que yo tengo ese punto granaíno de reírse de uno mismo y me gusta añadirlo al ‘glamour’ del burlesque. Consiste en reírse día a día y burlarse sí mismo. Cuando profundicé en este género  y me di cuenta de que también implicaba eso me llamó aún más la atención. Era fascinante, imagínate a las mujeres que hacían ese tipo de espectáculo, con sus plumas y curvas... En España tuvimos algo similar con la Revista.

-¿Se considera una ‘strippers’?
–No soy una ‘strippers’ porque realmente no enseño nada, solo insinúo, nadie me va a ver nada, al contrario de lo que ocurre con una chica que hace ‘striptease’.

–Pero la imagen de Vinila se centra en el descaro, sensualidad y erotismo.
–La verdad es que sí, esa imagen erótica cuenta, pero creo que Vinila atrae, sobre todo, por el descaro.

–¿Hasta que punto podemos comparar a Vinila e Irene con Dorian Gray, hay dos caras opuestas?
–La una no puede vivir sin la otra, se complementan bastante, pero la verdad es que Vinila es la encargada de hacer realidad los sueños de Irene. Vinila es la responsable de lo que ocurre en el escenario...

–Pero hay más de Irene en su último trabajo discográfico, ‘A place with no name’.
–Hay mucho más de Irene que de Vinila, es cierto. El corazón de Irene está sobre la mesa, en las letras, la música. Con este disco me he centrado e inspirado mucho en Granada, algunas melodías están hechas pensando en mi ciudad, e incluso he buscado músicos de la capital de la Alhambra para que la música tenga esa característica especial. Incluso en los conciertos dejo hablar más a Irene, hablo más en andaluz que cuando soy Vinila, aunque las dos se complementan.

–En la imagen de Vinila cuentan mucho los tatuajes ¿Es verdad que marcan vivencias?
–La mayoría lo son, no todos, porque ahora tengo unos nuevos con unos ligueros en las piernas y una costura por detrás, pero la verdad es que casi todos ellos tienen un sentido y se refieren a momentos de mi vida, de recuerdos que me dicen algo.

-Su imagen nos transporta a las chicas de los cincuenta, a cantantes de music hall, swing, a estrellas que animaban a las tropas norteamericanas en Vietnam ¿Se atrevería a cantar ante un ejército?
-No sé si a día de hoy lo haría. Estoy en contra de la guerra, de los ejércitos y todo eso, aunque si se tratase solo de chicos de uniforme, quizás sí, pero si es animar a una guerra, realmente no. Las cosas han cambiado desde esos años.

-El rock and roll y frenéticas variantes como el rockabilly le apasionan ¿Qué tal la experiencia de Vinila & The Lucky Dados y su disco más roquero, ‘Secret Carnival’?
–La verdad es que el rock me acompaña desde siempre, pero soy muy ecléptica en mis gustos, me encanta el flamenco granadino, la música electrónica, las atmósferas techno. Ya con Cracovia había algo de rock aunque tuviese un punto electrónico, y con The Lucky Dados, ha sido una experiencia maravillosa, porque son un trío de puro rockabilly, artistas muy activos en el escenario. En el muevo disco también está el rock. Aunque presente melodías más hipnóticas y personales, el rock está ahí.

–¿Dígame un músico que le guste de forma especial?
–Me encanta Johnny Cash, por ejemplo.

–Usted es una ‘madame’ en The Hole. ¿Considera que ha llevado el erotismo al mundo del circo?
–Si se estudia bien el género se ve que el circo estuvo muy relacionado con el burlesque. El circo real tiene mucho ‘glamour’, lo que pasa es que se ha desvirtuado a lo largo del tiempo porque se ha trabajado más con animales y los espectáculos de payasos, pero antes existía ese erotismo de la mujer que mostraba su cuerpo, con aquellas curvas... Creo que trabajar en The Hole es buscar ese punto burlesco, donde nos metemos mucho con la sociedad y en el baile. Me siento privilegiada de dar un toque de sensualidad a esa forma de circo.

–¿Se hizo trapecista y tiene un trapecio en casa?
–Sí, tengo uno. Hice un curso, pero ahora no lo uso mucho porque veo gente en mi espectáculo que son tan buenos que me echa para atrás, y no tengo mucho tiempo para utilizarlo, al menos de forma profesional. En casa lo uso como ejercicio.

–Se está presentando una segunda entrega de The Hole.
–Sí, estuve en la primera, pero ahora solo en la segunda, aunque The Hole se sigue representando y hay gente que piensa que también participo, pero solo me mantengo en The Hole 2. La confusión viene porque se usa la misma cartelería con mi imagen.

-¿Es cierto que han tenido problemas en algunas ciudades por la ‘erótica’ de los carteles?
–Sí, lo han censurado en algunos sitios como Málaga y Barcelona, pero bueno esas cosas nos sirven como ideas para trabajar en las nuevas entregas.

–¿Lo compagina con otros trabajos?
–Sí, y ahora tengo que marcharme a Estados Unidos porque el videoclip de ‘A place with no name’, que ha hecho mi hermano Gustavo, ha conseguido siete nominaciones en La Jolla International Fashion Film Festival   de California, por lo que estaremos allí, y además actúo en la gala de entrega de premios y participo como Dj en la fiesta posterior.

-Entonces se cumple esa idea de salir fuera.
–Sí, sí, con esfuerzo se consigue. Después me voy a México. En España las cosas están difíciles.

–¿La pasión por la música y el vodevil le viene de familia?
–Mi madre ha sido bailarina desde pequeña. Hizo algún espectáculo de cabaret, pero no trabajaba como cabaretera. Ejerció poco en ese campo, fue bailarina.

–¿Qué recuerda de sus tiempos de Dj en las salas granadinas?
-Recuerdo mis comienzos. Me gusta pensar en aquellos tiempos en los que iniciaba mi carrera. Fueron tantas salas y tantos días de trabajo y esfuerzos.

–¿Mantiene los amigos?
–Sí, pero hay de todo. Los mejores amigos se cuentan con la mano izquierda, los demás son conocidos o gente que se acercan a ti por lo que eres, y esas cosas las sufro mucho, pero bueno, las llevo ahí.

-¿Volvería a formar parte del colectivo de performance punk ‘Freak Factory’ que fundó en Granada?
–Claro. Mis amigos de la mano izquierda vienen de ese colectivo, de lo que hicimos en esa época. Volvería y haría cosas con ellos, pero creo que soy la única que está ahí y sigue dedicándose al espectáculo.

-¿Cree que el hecho de ser granadina le ha abierto puertas... supone un plus en el mundillo musical alternativo?
–Granada está llena de músicos maravillosos, conozco a muchos de ellos, compartimos cartel, hay gente que ha llegado muy lejos, los admiro, pero no te abre puertas el hecho de ser de Granada, aunque sí es verdad es que todo el mundo reconoce que Granada es tierra de músicos.

 –Actúa poco en esta ciudad.
–Es verdad. No llego a ser profeta en mi tierra. Espero romper esa dinámica y actuar más por esta maravillosa tierra.

–¿Qué llevaría siempre consigo de Granada?
–Me encantaría poder llevar una piedrecita de la Alhambra, para tener presente ese ambiente que se vive en la ciudad, cuando miras el Albaicín, el Sacromonte desde las murallas de la Alhambra... Y el espectáculo de la cabra y el hombre de la trompeta que recuerdo de la calle Alhamar... Y las tapas.

–¿Y la malafollá?
–Por supuesto, pero es que ya se lleva puesta. No se me quita ni con agua caliente.

-¿Es solo su procedencia lo que la convierte en una chica ‘peligrosa’?
–Hay más motivos, pero el origen marca. Alguien me decía en un espectáculo que los de Peligros son peligrenses, y yo le decía que sí, que es verdad, pero que yo soy la única ‘peligrosa’ que ha salido de Peligros. Creo que mi pueblo me ha dado ese punto. Nadie se puede imaginar lo que me gusta decir que soy de Peligros.


Vinila von Bismark recibe el premio International Film Award a Mejor Música por “Snake” en La Jolla Fashion Film Festival 2014

“Snake”, el videoclip de Vinila von Bismark - primer sg  extraido de su último álbum “A place with no name”-  que tenía 7 nominaciones en el festival de fashion films más importante del mundo, celebrado en San Diego (California), se alzó con el premio a Mejor Música.


Vinila Von Bismark publica “Motel Llamado Mentira” 2017
Tras pasar un tiempo alejada de los escenarios, la granadina Vinila Von Bismark irrumpe con fuerza para presentarnos su tercer trabajo "Motel Llamado Mentira", editado a través de su propio sello discográfico Cachucha Records, que supone una ruptura con su faceta años 50 para volver a sus raíces y dejarnos ver su Yo más profundo.
En este nuevo álbum, compuesto por diez cortes, conviven sonidos que nacen de su raíz andaluza como el flamenco o de su pasado más rockero, al que suma las influencias de músicas latinoamericanas como la cumbia, alimentadas durante sus largas estancias en México.
Junto a Vinila encontramos grandes colaboraciones de estupendos artistas, y amigos, como Lamari de Chambao, Juanito Makandé, El Canijo de Jerez, Dellafuente, Ms Nina, Alex O’Dogherty y el maestro guitarrista Victor Iniesta.
El lanzamiento de "Motel Llamado Mentira”, viene acompañado de un fantástico videoclip que da nombre al disco, grabado un hotel embrujado de Ciudad de México. Una pieza audiovisual con una estética inquietante que no deja indiferente.

Vinila von Bismark  en solitario con 
“A place with no name” 

La granadina Vinila Von Bismark, da un paso de gigante en su carrera musical, un paso valiente hacia un estilo mucho más personal y propio que, sin relegar su lado más salvaje y rockero, enseña otros matices, otros tempos y por primera vez en sus letras deja entrever de forma más sincera la fragilidad y la persona que hay detrás del personaje.

El título del disco es una buena metáfora para describir un álbum difícil de encasillar. En “A place with no name” hay atmósferas de elegante y densa oscuridad, ritmos hipnóticos cargados de exotismo, magia y sensualidad; también canciones vibrantes donde Vinila demuestra el amor por su tierra natal con ritmos y melodías de reminiscencias árabes y mediterráneas, y donde por supuesto, cómo no, no falta el Rock'n'Roll.

Desde que comenzó la gestación del álbum, Vinila siempre tuvo claro la persona que podía dar forma a la idea que ella tenía en mente, y por eso las labores de producción han corrido a cargo de Paulo Furtado, también conocido como The Legendary Tiger Man. Su especial manera de entender la música, su original revisión de géneros como el Blues o el Rock´N´Roll han hecho del músico portugués uno de los más interesantes y respetados artistas, y su visión ha sido clave en la búsqueda del sonido que precisaba cada canción del disco.

El álbum ha sido grabado en los míticos estudios Valentim de Carvalho, en Paço de Arcos (Lisboa) fundados a principios de los sesenta y donde grabaron artistas como Amalia Rodrigues, considerada la reina del Fado, o los mismísimos Rolling Stones. En esta ocasión Vinila se ha rodeado de un elenco de experimentados músicos de la escena madrileña, Javier Geras al bajo eléctrico y al contrabajo, J.M. Rubio a la batería, Gabriel Casanova al piano y órgano y Omar Deltrueno a la guitarra.


Las costuras del glamour
por Enrique Novi - IndyRock
viernes 8 de abril 2011 Sala Industrial Copera Granada


La sicalíptica Irene López Mañas, reconvertida en Vinila Von Bismark, obtuvo escasa respuesta ante la que era la presentación de su nuevo proyecto en su propia casa. A la reina del revival burlesque se le vio algo rígida y constreñida la principio, aunque conforme avanzó la noche y logró sacudirse los nervios, fue pisando cada vez más fuerte las tabas de un escenario con el que se familiarizó durante su etapa de dj. Su indiscutible fotogenia luce de sobra en el papel cuché, y resulta una representación perfecta del instante eternizado, pero se resiente cuando ese instante ha de prolongarse hasta la duración normal de un concierto en directo. Y justamente ahí es donde debía entrar el oficio de sus compinches The Lucky Dados, un grupo romo al que le vendría bien ajustar algunos perfiles y al que alguien debería decirles que los micrófonos se inventaron precisamente para no tener que dar voces. Si en su disco de debut se centran en una propuesta bien definida entre el rockandroll, el swing y el calypso, con un exótico toque de cabaret de entreguerras, en directo el grupo se desmelena y le da un puntapié a los matices para entregarse a una orgía de tics rockistas que poco o nada tienen que ver con la imagen de corista vintage que desprende Vinila. Tanto sus aspectos como su pasado nos dicen que estamos ante una banda de rockabilly militante, pero los constantes volantazos ahora hacia estridencias punk, ahora hacia solos de aire metalero desembocan en un concierto disperso al que se le echa en falta la pausa, el swing, el quiebro preciso del jinete para que no se desboque el caballo. Y así como los temas originales de su álbum mantienen una escenografía común, esa imagen circense y colorista a medio camino entre el espectáculo de strip-tease de Las Vegas y erotismo germánico del cabaret en blanco y negro, las versiones con las que salpican su repertorio (People are strange de The Doors, un Tainted love enloquecido, unas más obvias que otras) y, sobre todo los arreglos tan dispares con que las afrontan, dan como resultado un guión deshilachado y algo forzado. Es lo que le pasa al glamour cuando se le ven los costurones, que deja de tener encanto. Y así, Vinila, que seguramente habría podido triunfar como pin-up, como icono reverenciado por las tropas que volvían del frente en una época donde la exposición mediática estaba mucho más medida, se diluye como un azucarillo en el café caliente.


Funtime!!! & The Lucky Dados
Entrevista por Cristina Consuegra - IndyRock
Fotos Daniel Pérez / Teatro Echegaray-Cervantes

Vinila von Bismark es uno de esos animales extraños y salvajes del territorio musical patrio, una todoterreno con mucho cuerpo, mucha cara y más cabeza (… ha hecho suya la frase “Blonde not dumb”); reina del burlesque en un país áspero y reacio a estas tradiciones de perfume parisino, por lo que, además de lo he escrito, tal empeño la dota de grandes dosis de valentía. The Lucky Dados es un trío rockabilly que ha currado y sudado mucho para llegar hasta este peaje, una banda con mucha carretera, respetada en el ambiente más underground y purista. Si sumamos estas dos realidades, el resultado es una explosión de sensualidad, sudor, autenticidad, neo swing, audacia musical, rockabilly, surf urbano, tabaco y Bourbon, es decir, el resultado es su primer trabajo en común “ The Secret Carnival”, publicado el pasado mes de abril por los más “listillos” del lugar, Subterfuge. 
Entre espectáculo y concierto y show, hemos conversado con Vinila sobre este nuevo proyecto musical y su resultado más inmediato, “The Secret Carnival” (Subterfuge, 2010), trabajo producido por Graeme Durham, productor y padre del grupo Kitty, Daisy & Lewis.

 ¿Qué te ha aportado la banda, The Lucky dados?
 Vinila Lucky Dados me han aportado  mucho. Por ejemplo, la tranquilidad de sentirme respaldada en todas mis decisiones. Su bagaje musical y su pericia instrumental han hecho posible el disco de mis sueños, “The Secret Carnival”. La actitud de cada uno de ellos en directo es la de un frontman, por lo que también en el escenario somos una banda que funciona con la misma energía, derrochando fuerza, y eso el público lo nota y agradece. 

 ¿Cómo definirías “The Secret Carnival”?
Un disco hecho con mucho mimo, cariño, ganas, pasión, donde expresamos nuestros sentimientos con canciones de swing, de rock, calipso... Con una producción a cargo de Lucky Dados y Luca Petricca muy cuidada, grabado con una mesa vintage de las que sólo hay siete en el mundo... Y donde nuestro sentido del espectáculo está presente en los ecos de cabaret y circo de los años 30 que respira el álbum.
Como queremos darle lo mejor a nuestros fans, también nos hemos preocupado de que el envoltorio del disco (¡atención a la edición en vinilo!) sea de la máxima calidad con fotos de Gustavo López, que se alejan de las típicas fotos de promoción de un grupo; son auténticas obras de arte.

 ¿Por qué decides hacer un disco como éste, en un momento como el actual?
Las decisiones que tomo tienen que ver con mis inquietudes, independientemente de lo que pase en el exterior, de lo que digan las modas o la prensa. Además, hemos tenido la suerte de contar con el apoyo de Subterfuge para hacer el disco que hemos querido hacer.

¿Cuál es la canción de “The Secret Carnival” que mejor define el momento profesional que atraviesas?
“Evil Circus”

 Qué pesa más, ¿carisma o juventud?
Estas cosas no pesan, elevan… ?. El carisma es lo que marca la diferencia de un artista.

 ¿Cómo fue trabajar con Graeme Durham?
El es un miticazo, muy amable. Nos entendimos a la perfección. Hablamos el mismo lenguaje.
Julio 2010



Contactos
www.subterfuge.com
Prensa:: gemma@subterfuge.com:: 917000036 :: Contratación:: contratacion@subterfuge.com

 

INDYROCK * SERVICIOS MUSICALES
Productoras
Estudios
Locales de ensayo
Salas de conciertos
Tablón de anuncios
Concursos
Academias de música
Realización de clips

IndyRock * Latinoamérica 
INDYROCK * INICIO


vídeopromoción 




AUDIO ENTREVISTA Escucha la entrevista tal cual se hizo, sin cortes ni modificaciones estilísticas o periodísticas - julio 2014
«No soy una ‘strippers’ porque no enseño nada, solo hay insinuación y sobre todo descaro»
Entrevista publicada el 20 de julio de 2014

«Vinila no puede vivir sin Irene, aunque Vinila es 
la encargada de hacer realidad los sueños»
«Me encantaría llevar conmigo una piedrecita de la Alhambra... y las tapas... y la imagen del Albaicín»

Vinila von Bismark  en solitario con 
“A place with no name” 




VÍDEOS DE DIRECTOS
Archivo histórico de IndyRock Magazine




.



--
 
Copyright IndyRock ©
TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS:
Queda prohibida la reproducción, distribución, puesta a disposición, comunicación pública y utilización total o parcial, de los contenidos de esta web...
Leer más y Política de privacidad
 
Contenidos informativos
Agenda de conciertos
Concursos
Noticias
Productoras
Tablón de anuncios... y + Más

Revista electrónica creada en 1997
Home * Portada
Servicios publicitarios
Créditos | Qué es IndyRock
info@indyrock.es

Naturaleza  y divulgación científica
waste.ideal.es
Dirección y edición
waste@diarioideal.es