..--
VIDEOS Reportaje y vídeo entrevista con Juan Gallardo, coautor del libro "Todo lo que nunca hiciste por mí'. Autoimágenes grabadas en el interior de su coche en Houston.

--

IndyRock
LIBROS
Publicaciones
eBooks
iBooks
Autores, obras, músicos...

LIBROS: 'Todo lo que nunca hiciste por mí'
Juan Gallardo: «Las redes son un campo abierto para pederastas y delincuentes,  con libre acceso a millones de víctimas...»

Rafael Avendaño: «...Un asesino en serie  puede actuar con impunidad en Internet,  y ninguna novela lo había mostrado»
Autores de 'Todo lo que nunca hiciste por mí' (eBook - Planeta. Encuéntralo AQUÍ)
TEXAS: Juan Gallardo. Escritor. Profesor en ‘Chavez High School’,  de Houston
MADRID: Rafael Avendaño. Escritor. Ingeniero diseñador de redes de fibra óptica
Entrevista por: Juan Enrique Gómez / IndyRock - IDEAL (mayo 2014)
Han derribado fronteras. Dos almerienses, hijos de la música y la cultura alternativa de los noventa, han escrito con mayúsculas el nombre de su tierra en el universo de la literatura, del suspense y el ‘thriller’. Lo han hecho de una forma inusual, no solo desde fuera de Almería, sino en dos continentes separados por un océano. Juan Gallardo y Rafael Avendaño , se han convertido en autores de éxito con la primera entrega de una trilogía: ‘Todo lo que nunca hiciste por mí’, escrita a la limón, pero Juan lo ha hecho en Houston (Texas) y Rafael en Madrid, sus lugares de trabajo y donde residen desde hace años. Son almerienses que no reniegan de su origen y que han puesto los puntos sobre las íes en un tema tan popular como desconocido: redes sociales, donde esperan mil oportunidades pero también acecha el terror. Rafael Avendaño desde su posicición de diseñador de redes de fibra óptica en Madrid y Juan Gallardo como profesor en una High School de Houston, conocen el flujo de las redes, sus secretos, efectos y a sus receptores. Juan y Rafael son nuevos autores literarios, pero viejos compañeros de aventuras y proyectos culturales, músicos de pop-rock alternativo, descubiertos por la Editorial Planeta y lanzados, de forma inicial, en el universo del libro electrónico, donde ‘Todo lo que nunca hiciste por mí’ convulsiona el ciberespacio literario. (...)
-¿Cómo es posible escribir un libro entre dos autores y a distancia?
-Rafael Avendaño. Nuestro objetivo desde el primer momento fue el de escribir un thriller de misterio sofisticado, con una historia sólida y bien argumentada, calidad literaria y personajes interesantes al nivel más alto posible y para eso necesitábamos el talento conjunto de los dos. Cada uno de nosotros ha puesto el alma en cada frase, en cada escena. Coescribir es habitual en otros ámbitos, como el cine. Asumimos con naturalidad que las películas o las series de televisión que nos fascinan sean el trabajo de un equipo de guionistas. En la literatura empieza a ocurrir un fenómeno similar: las novelas escritas por dos autores están en auge, ya que los lectores empiezan a darse cuenta de que esto supone una garantía de calidad: historias más complejas, ricas y fascinantes. 

-¿Sois conscientes de haber creado un nuevo triángulo misterioso y creativo: Almería-Madrid-Houston, y en su interior, un océano?
-Juan Gallardo. Es una bonita metáfora de cómo se ha elaborado esta novela. Parte de la acción transcurre en Almería, y parte en Madrid. Todo lo que ocurre en la novela está además impregnado de la perspectiva global que supone contemplar la vida en ambas ciudades desde el otro lado del océano. 


-Trabajáis en un mundo en el que las redes informáticas se han hecho omnipresentes ¿Qué os lleva a plasmar en una novela los peligros del mal uso de la información?
-Juan G. Queríamos escribir un ‘thriller’ que hiciese disfrutar al lector pero que también mostrase los entresijos de Internet y los peligros que acechan, sobre todo a los menores de edad. Nuestro libro, estoy seguro, abrirá los ojos a mucha gente. Ya hemos tenido lectores que han cambiado su manera de usar la red tras leer nuestra novela. 

-¿'Todo lo que nunca hiciste por mi', es un aviso de que algo acecha ahí fuera?
-Rafel A. Es un aviso de que debemos tomar ciertas precauciones. Mucha gente piensa que cualquier peligro que encuentren en Internet desaparece si desconecta el ordenador, como quien apaga la televisión. En la novela demostramos que lo que ocurre en Internet, para bien o para mal, es muy real y afecta a nuestras vidas más allá de lo que pasa en la pantalla del ordenador.

-¿Las redes sociales, al menos como están concebidas en la actualidad, son refugio de criminales y sociópatas?
-Juan G. Las autoridades de todo el mundo ya se enfrentan a los ciberdelitos, pero es cierto que alguien que tiene malas intenciones puede engañarnos en internet más fácilmente que si lo intentase cara a cara. Un ejemplo son los pederastras, que se hacen pasar por menores de edad para engañar y abusar de niños y niñas. Las redes sociales han significado un verdadero campo abierto para ellos. Lo mismo ocurre con estafadores, timadores y otros tipos de delincuentes, que ahora tienen acceso a millones de personas. Lo que hasta ahora nadie había mostrado en una novela es que un asesino en serie también pudiese actuar impunemente a través de internet. 

-¿Cómo han cambiado las redes sociales nuestra forma de comportarnos?
-Rafael A. Es curioso, porque hay personas que nunca le levantarían la voz a nadie, pero que en las redes sociales se convierten en auténticos sociópatas: insultando, metiendo cizaña, ofendiendo. Da la impresión de que el anonimato despierta nuestro lado oscuro. Pero también hay que decir que internet ha sido muy positivo en muchísimos aspectos de nuestras vidas. Yo destacaría que ahora nos sentimos más respaldados por la fuerza del conjunto de la sociedad. Ante una injusticia o un abuso, nuestras quejas pueden llegar a millones de personas que pueden volcarse en ayudar. Los poderosos ahora tienen más cuidado en cómo tratan a los individuos. 

-¿Creéis que desde los medios de comunicación, incluso desde los gobiernos, se ha dado de comer a un monstruo que nos devora poco a poco?
-Juan G. Todos somos un poco culpables. Si observas el comportamiento de los jóvenes, a los que llamamos ‘nativos digitales’ (personas que han crecido con la red y las redes sociales del mismo modo que nosotros crecimos con la televisión),  te das cuenta de que viven absorbidos completamente por internet. ‘Devorados’ por la red quizás sea una expresión más literal de lo que pensamos. Aunque internet también tiene muchas cosas positivas.

-¿Viviremos la visión Orwelliana de1984 o ya estamos en ella sin saberlo?
-Rafael A. Algo que no anticipaba Orwell era que los ciudadanos entrarían en esta época de control por iniciativa propia. Algunas de las cosas que mostramos en la novela son un anticipo de lo que nos espera si no mantenemos unas precauciones básicas respecto a nuestra información personal. Por ejemplo, dentro de poco, empresas como Apple lanzarán de forma masiva una gama de productos llamados ‘wereables’. Son dispositivos con sensores conectados a internet que llevaremos ‘puestos’, como pulseras o relojes. Estos dispositivos leen nuestras constantes vitales (pulso, ritmo cardíaco), registran cuánto caminamos o si hacemos ejercicio, lo que comemos, etcétera, todo con el fin de ayudarnos a mejorar nuestra salud. Pero esa información también podría ser utilizada para calcular la prima del seguro médico en función de nuestro estado. Un auténtico ‘Gran Hermano’ se vislumbra ante la perspectiva de una sociedad que nos discrimina en función de la opción que cada uno tomamos ante determinados hábitos vitales, controlada por dispositivos que llevamos encima. 

-¿Debería haber un control de contenidos?
-Juan G. Ese es un tema polémico, porque la línea entre la protección y la libertad de expresión es difusa. El verdadero problema reside en los menores de edad que acceden a contenidos perniciosos, y que no tienen capacidad para discriminar. En ese sentido son los padres quienes deben velar en primer lugar por el buen uso de los contenidos. El problema es que muchos de esos padres no tienen conocimientos de internet, ni siquiera tienen idea de lo que hay ahí o de lo que sus hijos están haciendo. Citando nuestro libro: ¿Se han preguntado alguna vez con quién hablan sus hijos cuando están conectados a Internet? Cuando se encierran en su habitación durante horas con su ordenador, ¿les gustaría poder colarse y espiar la pantalla por encima de su hombro sin ser vistos? ¿Qué creen que encontrarían?.  Leer ‘Todo lo que nunca hiciste por mí’ es un buen modo de averiguar lo que nuestros hijos están haciendo cuando están delante de su ordenador.

-Quizás la solución sería la misma que para la mayoría de las cuestiones que se plantean hoy en día: mejorar el sistema educativo.
-Rafael A.Desde luego hay que enseñar a los niños a hacer un uso racional de Internet y educarles en sus peligros, igual que en las escuelas se les enseña educación vial y otros aspectos del mundo cotidiano. Desgraciadamente, quienes crean los modelos educativos todavía no parecen haberse dado cuenta de lo que significa Internet. 
Juan G.: como educador siempre destaco lo peculiar que es vivir en un mundo en el que la experiencia de los padres ya casi no le vale a sus hijos, porque el mundo que vive un adolescente hoy en día es muy diferente al mundo que nos tocó a nosotros con esa edad. Imagínate un joven que va a pedirle consejo a su abuela porque no sabe cómo reaccionar ante un caso de ‘cyber bullying’. Nosotros estamos orgullosos porque hemos recibido comentarios de padres que han leído la novela y nos han agradecido porque les ha abierto los ojos a muchas cosas que desconocían. Ojalá que el mensaje se extienda.

-¿La influencia de las redes se ve de la misma forma en Texas que en Madrid, o en Almería?
-Juan G. En Estados Unidos tenemos una vida más aislada, más de residir en urbanizaciones como las que veis en los Simpson y hay que usar el coche para ir a cualquier parte. Supongo que eso hace que las redes sociales sean más activas. Y no hay estudiante (incluidos los de familias con menos poder adquisitivo) que no tenga un teléfono con conexión a Internet.
Rafael A.Las redes sociales se han vuelto omnipresentes en un segmento cada vez más amplio de la población, estés donde estés. Veo a todo el mundo enganchado a sus ‘smartphones’ tanto en Madrid como en Almería. 
- ¿Todos estamos conectados, o es un espejismo inducido por los grandes grupos del negocio 'punto com.'?
-Juan G. Vivimos una especie de ilusión de globalidad. Quiero decir que, en lo que podríamos llamar el mundo occidental, todos nos sentimos conectados. Pero, ¿qué sabemos del día a día de los ciudadanos de China o La India, por poner dos ejemplos? Fenómenos sociales que tienen enorme repercusión en esos países pasan desapercibidos para nosotros, a pesar de la supuesta conexión global. Quizás el próximo reto de internet sea desarrollar un lenguaje común y universal que nos permita realmente compartir vivencias con cualquier habitante del Planeta.

-¿Por qué una historia de crímenes y asesinos en serie... ?
-Rafa A. Queríamos atrapar al lector con un gran misterio y a la vez demostrar que se pueden cometer asesinatos en serie desde un ordenador. La historia comienza con el rapto de una adolescente custodiada por las mayores medidas de seguridad. El responsable es un ciber acosador que ha perpetrado un secuestro aparentemente imposible. Las escenas de suspense se suceden una tras otra.  Hay que decir que ‘Todo lo que Nunca Hiciste por mi’ no es solo una novela de crímenes, tiene muchos elementos distintos: misterio, rasgos de novela negra, toca temas de actualidad como internet pero también la violencia contra las mujeres o la prostitución. La historia fluye a través de varios personajes muy diferentes: desde el gran misterio que envuelve a Max (un hombre que ha despertado de un coma sin recuerdos); hasta Alicia, una adolescente con una familia rota y con pocos recursos que lucha por rehabilitar a su hermano con parálisis cerebral; pasando por Eva Luna, víctima de abusos sexuales con una extraña habilidad psíquica. Hay historias de superación, intriga y muchas emociones. Quien se lee las primeras diez páginas de ‘Todo lo que Nunca Hiciste por Mí’ se lee las 600 y pico restantes en pocos días. Un comentario unánime de los lectores es que la novela es “altamente adictiva".
-¿Son hechos reales, al menos en su base?
-Juan G.: La mayoría, sí. Nos hemos documentado mucho. Además, tengo experiencia directa en mi trato con adolescentes. En mi instituto hubo un caso de ciberacoso a través de Twitter entre un grupo de estudiantes que se extendió a todo el país. Imagínate que eres una adolescente insegura y te insultan varios millones de personas al mismo tiempo. Esas situaciones se dan continuamente y lo que sucede en la red se trasmite a la realidad en modo de depresiones, suicidios, violencia, etc.

-En la novela se cuenta cómo actúa un psicópata que se aprovecha de la confianza que sus víctimas depositan en lo que encuentran en Internet. Llama la atención la intensidad de algunas escenas, verdaderamente dramáticas, como la tragedia de un padre y su hijo.
-Rafael A.: Aunque nos estamos refiriendo a un “asesino en serie”, en realidad se trata de un sociópata que no se mancha las manos, un ciberacosador que actúa en la distancia amparado por el anonimato de internet. Queríamos mostrar que el daño y el sufrimiento que puede llegar a causar es real, que lo que encontramos en internet puede llegar a tener unas consecuencias dramáticas en nuestras vidas si no se toman ciertas precauciones.

-¿Qué papel tiene Almería en esta historia y por qué Almería y no cualquier otro territorio?
-Rafael A.: Almería es una ciudad llena de contrastes: con territorios desérticos, muy unida al mar, con un clima suave pero que a veces se revela agresivo cuando arremete el viento de levante. Es una ciudad acogedora en su cercanía que a la vez puede resultar inhóspita. Es un escenario maravilloso para vivir cualquier aventura.
-'Todo lo que nunca hiciste por mi' es la primera entrega de una trilogía, un verdadero thriller, que por una vez está escrito por autores de habla hispana y por almerienses ¿Se hace realidad la idea de que la literatura no distingue fronteras?
­Rafael A.: Lo que hace posible una novela de estas características encaje a la perfección en la realidad de nuestro país es que sus personajes son de carne y hueso, con motivaciones universales. Los personajes de ‘Todo lo que nunca hiciste por mí’ tienen cualidades dignas de admiración, de suerte que queremos parecernos a ellos, pero también debilidades, imperfecciones, manías, rarezas. Vemos cómo los personajes se enfrentan a situaciones difíciles a la vez que forcejean con sus propios problemas internos hasta superarlos. Son personajes normales enfrentados a situaciones extraordinarias. Este carácter universal es el que hace posible que nuestra literatura rompa las fronteras.

-Con un inicio como libro electrónico, lográis llegar a una gran editorial y Planeta lo acoge en su catálogo de suspense y thriller ¿Cómo lo conseguisteis?
­Juan G. De la manera más ortodoxa, tras lograr críticas fabulosas en diversos blogs literarios, nos atrevimos a enviarles una copia y se pusieron en contacto con nosotros pocos meses después. Es un privilegio que una prestigiosa editorial como Planeta publique esta novela. Para ello primero tuvo que pasar el exigente filtro de selección del comité de lectura. 

-Juan Gallardo trabaja como profesor en Houston y Rafael Avendaño como ingeniero en Madrid. La literatura ha sido una pasión, pero ¿podría convertirse en profesión?
-Rafael A. Nos hemos tomado el trabajo en esta novela de un modo muy profesional, poniendo todo el corazón pero también todo el esfuerzo. Hemos tenido que compaginar la escritura con nuestros trabajos, pero es nuestra mayor ilusión que las ventas de la novela nos permita dedicarnos a escribir en exclusiva.

-Siempre he pensado que Almería es una tierra fronteriza, como Texas. ¿Hay similitudes?
-Juan G. Sin duda. Ambas están al sur de sus respectivos países, y ambas son frontera: Almería es la puerta de África como Texas es la de América del Sur. Eso lleva a situaciones de impacto de culturas, que están presentes en los dos sitios, y son siempre enriquecedoras.
-¿Qué se echa de menos del sureste andaluz al caminar por el centro de Houston, o al pasear por la Gran Vía madrileña?
-Juan G.Yo echo de menos precisamente eso: caminar. Aquí ‘se camina’ al volante.
Rafael A. Sin ninguna duda, el mar. 

-Como profesor de secundaria ¿Hay una gran diferencia entre los institutos norteamericanos y los almerienses?
-Juan G.: La hay. En estos momentos los estudios son aquí más rigurosos, más exigentes; antes era al contrario. No soy nada optimista con el rumbo de la educación en España, en el declive de la educación pública han contribuido todos los gobiernos de los últimos 30 años, ya sean de un signo u otro.

-¿Qué os llevaríais de Almería a Houston o a Madrid?
-Juan G. En primer lugar la playa, pero también la tranquilidad, el aire más puro, o el poder ir a cualquier sitio caminando.

-Y al contrario... ¿Qué traeríais a Almería?
-Rafael A.: El trabajo, empresas que den oportunidades laborales. Desgraciadamente muchos almerienses como nosotros dos nos hemos tenido que ir fuera ante la falta de oportunidades en nuestra tierra. 

-Sois también músicos y habéis trabajado juntos en distintas bandas, ¿volveríais a montar la vieja banda almeriense de pop-rock, Alter Ego, o su banda sucesora; StreetSpirit? 
-Juan G. La música es una pasión que ojalá algún día podamos retomar como banda. En el personaje de Alicia hemos volcado muchas de nuestras experiencias personales a la hora de componer e interpretar.

-Se que ha tocado en garitos de la USA profunda... supongo que eso curte de verdad a un compositor...
-Juan G. Así es, enfrentarse a todo tipo de público es como llevar cualquier coche para aprender a conducir bien, es la única manera de curtirte.


 

Entrevista publicada en IDEAL de Almería, el 11 de mayo de 2014
INDYROCK
-VÍDEOS DE DIRECTOS
Archivo histórico de IndyRock Magazine


.




--
 
Copyright IndyRock ©
TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS:
Queda prohibida la reproducción, distribución, puesta a disposición, comunicación pública y utilización total o parcial, de los contenidos de esta web...
Leer más y Política de privacidad
 
Contenidos informativos
Agenda de conciertos
Concursos
Noticias
Productoras
Tablón de anuncios... y + Más

Revista electrónica creada en 1997
Home * Portada
Servicios publicitarios
Créditos | Qué es IndyRock
info@indyrock.es

Naturaleza  y divulgación científica
waste.ideal.es
Dirección y edición
waste@diarioideal.es