VÍDEOS EN INDYROCK TV

Video directo  en el Palacio de Congresos de Granada. En julio de 2003. Imágenes y bloque emitido en el programa de televisión IndyRock-Evasión 
Imágenes: Juan Enrique Gómez

--
.



* PÁGINAS Y AGENDAS

 

The Raven
Primavera Sound 06 Fotos
Fib 04
Xacobeo04
En la Huerta de Lorca

Granada 98
Biografia
Doctor music 2000

y gira 2000.
.
Lou Reed

 
Lou Reed se apea del lado salvaje
El carismático cantante muere a los 71 años después de explorar a fondo el aspecto más canalla del rock
Miembro de The Velvet Underground y compinche de Andy Warhol, firmó temas tan populares como ‘Walk on the wild side’ y ‘Vicious’
Por Inñaki Esteban - Diario IDEAL / IndyRock

Mirar por encima del hombro fue una de las cosas que con mayor ahínco practicó Lou Reed. Se creía superior a la mayoría de los rockeros por su educación universitaria y su destreza literaria, despreció a los punks, que le consideraban su padre, por su simplismo, y aborrecía a los periodistas porque le parecían poco interesantes. La actitud chulesca definía su carácter. Y sin embargo ha sido uno de los rockeros más admirados y queridos de la historia. Las redes sociales eran ayer un océano global de lágrimas. No era para menos.

Reed, prototipo del neoyorquino duro y borde, murió ayer a los 71 años de las complicaciones derivadas de un trasplante de hígado en abril de este año, y deja una patrimonio musical difícil de igualar. Ni él ni su grupo, The Velvet Underground, fueron The Beatles ni The Rolling Stones. Pero sus millones de adictos pensarán que no ha habido nada tan impactante e inteligente en toda la historia del rock.
La salud no fue su fuerte. En la adolescencia le achicharraron a electroshocks para ‘curarle’ su homosexualidad. De joven probó todas las drogas del mercado y se quedó con la peor, con la heroína. Las fotos de los conciertos de los setenta, en los que aparecía hincándose una jeringa de oro en el brazo, dieron la vuelta al mundo.

También se contaba que, cuando estaba muy mal, se iba a una clínica de Suiza a cambiarse de sangre para volver a las andadas. Cuando dejó la heroína se agarró al alcohol. Y por fin lo dejó todo gracias a las filosofías orientales y al tai-chi. En los conciertos de su espectacular gira semiacústica ‘Animal serenade’, en 2003, parecía un viejo prematuro, al menos cuando recaló en el Palacio de Congresos de Granada. Llevó una vida nada ejemplar que, sin embargo, le convirtió rápidamente en un mito con millones de fieles que hoy se sentirán con mal cuerpo, desolados, con el único consuelo de escuchar una vez ‘All tomorrow’s parties’.
Nació en Brooklyn el 2 de marzo de 1942, pero vivió con su familia en Long Island hasta que de joven se marchó a Manhattan. De origen judío, su padre trabajaba de contable y, después de llevarle al hospital para que le pusieran los electrodos en las sienes, le pagó la universidad, un artículo muy caro en Estados Unidos.
El ‘New York man’ estudió periodismo, dirección cinematográfica y escritura creativa. En las aulas de Syracuse University conoció al poeta y profesor Delmore Schwartz, al que dedicó un par de canciones. Para entonces ya tocaba la guitarra, e inspirado por el magisterio de Schwartz se propuso llevar al rock ‘la gran novela americana’, la de Mark Twain, Francis Scott Fitzgerald y William Faulkner. Nada menos.

Los buscavidas
Al joven Lou le sobraba ambición. Y lo que hizo para demostrarlo fue llevar la escoria callejera a sus canciones y transformarla durante ese viaje en arte de primera. En 1964 empezó a componer para una discográfica y allí conoció a un músico británico, John Cale, que ampliaba sus estudios de viola en Nueva York y colaboraba con uno de los personajes más respetados de la vanguardia de la ciudad, La Monte Young.
Ambos se fueron a vivir a un piso del Lower East Side, entonces una zona deprimida, y se reunieron con dos compañeros universitarios de Reed, el guitarrista Sterling Morrison y la baterista Moe Tucker, para formar The Velvet Underground. De este grupo minoritario se han escrito cientos de miles de páginas. Nadie ha tenido más seguidores entre las filas de músicos rockeros y en cada grupo indie que sale están algunos de sus acordes.

Andy Warhol, husmeador de futuras ‘celebrities’ del undergound, se fijó en ellos y se convirtió en su manager. Les metió en un espectáculo de aire psicodélico, con luminotecnia y performances, llamado Exploding Plastic Inevitable, que todavía puede verse con admiración en YouTube. A medida que se fueron conociendo, Warhol les decía que su obligación era dar el salto de los circuitos universitarios y de las pequeñas salas neoyorquinas al gran público.
Al artista pop se le ocurrió contratar a la modelo Nico como cantante para que la banda tuviese mayores posibilidades, pero sus miembros lo vieron como una imposición. De aquel experimento salió el disco en cuya portada aparece el archifamoso plátano de Warhol, hoy reproducido en miles de camisetas. Si bien los estrictos músicos del grupo pusieron pegas al álbum, el listado de canciones es sencillamente imbatible: ‘Sunday morning’, ‘Waiting for the man’, ‘Femme fatale’, ‘Run, Run, Run’, ‘All tomorrows parties’, ‘Heroin’, etc.

Tan seguros de sí mismos estaban los de la Velvet que se permitieron el lujo de echar a Warhol, el dios de la cultura pop, de su empleo de manager. Aun así, sobre todo Reed y Cale, mantuvieron una cálida amistad con el artista y un respeto por su figura que se materializó en ‘Songs for Drella’, un emocionante disco de homenaje en el que se contaba la vida de Warhol desde su infancia pobre en la industrial Pittsburgh hasta su éxito.
La banda se disolvió en 1970 y Reed empezó su carrera en solitario. En diciembre de 1972 salió su disco más popular, ‘Transformer’, producido por David Bowie y Mick Ronson, y que contenía canciones como ‘Walk on the wild side’, caminando por el lado salvaje, con unos arreglos entre el rock, el jazz y el cabaret berlinés.
Los temas del álbum celebraban con ironía el ambiente de la Factory warholiana, los desclasados, los buscavidas, los travestis, como Candy Darling y Joe Dallesandro. A este trabajo le siguió el oscuro ‘Berlin’, con canciones como ‘Caroline says’, dedicada a su novia, una transexual, y después publicó el disco ‘Sally can’t dance’.


 

Un escritor sombrío e intenso
Lou Reed fue un enorme poeta urbano subyugado por Edgar Allan Poe, a quien consideraba «el mejor escritor del mundo»

Lou Reed trasciende sus propias canciones. Fue un gran músico, sí, pero también un enorme poeta urbano. Sus letras hablan del dolor y la pérdida, sobre el sexo y las drogas, pero con un talento insospechado en el mundo del rock, tradicionalmente ajeno a la seducción de la poesía. Su carrera siempre estuvo nimbada de un halo intelectual que traspasaba los confines de sus canciones. Allan Poe era su obsesión, como lo fueron en cierto modo Allen Ginsberg y Jean Genet.

Hace diez años el destino de Lou Reed se unió de manera inextricable con el de Edgar Allan Poe. La culpa de ese descubrimiento tardío la tuvo Hal Willner, amigo y colaborador del rockero neoyorquino. Fue él quien en una fiesta de Halloween le incitó a recitar un poema de Poe. Los versos que suscitaron el deslumbramiento de Reed pertenecían a ‘El cuervo’. De forma no premeditada, Reed experimentó una suerte de aparición: como Poe, Reed era sombrío e intenso.
A raíz de una conversación con el dramaturgo Robert Wilson, el compositor se entregó a la tarea de reinterpretar los textos de Allan Poe. Fruto de esa dedicación surgió ‘POEtry’, un montaje teatral de corte experimental en el que las piezas del escritor decimonónico cobraron nueva vida gracias a la puesta en escena de Wilson. Como secuela de esa epifanía nació el disco ‘The raven’, un proyecto para el cual contó con las voces de David Bowie, Willem Dafoe y Steve Buscemi
 
La electrónica, las ganas de molestar y Metallica
El carácter difícil de Lou Reed se transmitió también a la música. Para ‘responder’ al éxito de ‘Transformer’, el músico sacó un doble álbum de inclinación electrónica, difícil o imposible de digerir, que se interpretó como un intentó de echar fuera a sus fans menos sofisticados. A finales de 2010, cuando se había convertido en una persona incluso amable a ratos, volvió a la experimentación con el sonido en su gira con Metal Machine Trio. Esta versión ruidosa concluyó con el disco que sacó junto a los heavies de Metallica, ‘Lulu’, en 2011. «Te quiero en el suelo y que tu alma tiemble en un akelarre»...


04/06/06. Palacio de Congresos de Madrid.
Fotos Marina Sanz Domínguez
 


08-07-03  Palacio de Congresos Granada
Organiza BRF
Fotos Merche S Calle © IndyRock 



Tour 2003
Lou Reed interpreto y reviso algunos de los mejores temas desde Velvet Underground, hasta los nuevos temas que componen "The Raven", sin olvidar su interés por explorar temas menos conocidos. Coincidiendo con el lanzamiento de un nuevo álbum que recoge éxitos de toda su carrera "NYC Man", ademas de la edición de "The Raven" el pasado mes de enero, Lou Reed ofrece un show intimista en el que se mezcla letra, música y poesía a través del prisma de su guitarra, la voz y el bajo de Fernando Saunders, el chelo de Jane Scarpantoni, la guitarra de Mike Rathke y la voz de Antony. Además, Ren Guang Yi , maestro en artes marciales, acompaña el concierto con una demostración de sus artes.
Una velada poética y eléctrica en la que Lou Reed, acompañado por grandes músicos, se adentra en el corazón y la mente de su público, fusionando música contemporánea y poesía para acercarnos a la obra de Edgar Allan Poe.
Fechas de la gira española 2003
Lunes 7 de julio - Jardines de Viveros - Valencia 
Martes 8 de julio 2003 Palacio de Congresos Granada
Jueves 10 de julio - L'Auditori - Barcelona 
Ademas visito en mayo las ciudades de Bilbao y Salamanca



Lou Reed vuelve a reinventarse en Salamanca
Componentes: Lou Reed (voz y guitarra), Fernando Saunders (bajo), Jane Scarpantoni (violoncello), Mike Rathke (guitarra), Antony (voz) y Ren Guang-Yi (artes marciales) Recinto: Centro de Artes Escénicas de Salamanca 
Aforo (1.300 personas): Lleno (entradas agotadas diez días antes del concierto) 
Fecha: 21-5-03. 

Fotos: Fundación Salamanca Ciudad de Cultura/F.Corchado

J. CARPENTIER
Salió al escenario con la única ayuda de su guitarra y de su voz. Con el acompañamiento de cuatro grandes músicos y ataviado con su clásica camiseta y pantalones negros, que le daba una corpulencia inusual para una persona que ya ha cumplido sesenta y un años, una edad tan sólo visible en los áridos pliegues de su rostro y en su carnet de identidad.
Un escueto "hola" y el público ya estaba rendido a sus pies, mucho antes de escuchar el primer acorde de "Sweet Jane", tema que eligió para abrir un concierto memorable. La prometedora presentación dio paso a dos horas y media extraordinariamente breves de música y poesía, dos mundos tan unidos que no se distinguen. Sobre todo cuando recita una voz como la de Lou Reed  parafraseando versos de Edgar Allan Poe. 
El concierto se apoyó en su penúltimo trabajo, "The Raven" (El Cuervo), pero ofreció mucho más a las 1.300 personas que diez días antes habían colgado el cartel de no hay billetes en el Centro de Artes Escénicas. Lou Reed se reinventó de nuevo a sí mismo en Salamanca y demostró que, superadas ya las seis décadas, no se acomoda a vivir del recuerdo. El humanista de Long Island le ha cogido el gusto a los espacios cerrados, que él hace después mucho más íntimos gracias a una música profunda, directa y sincera. El ex miembro de la Velvet Underground apenas se mueve, para qué. El recorrido más largo que trazó durante las dos horas y media de concierto fue a lo largo y ancho de las cuerdas de su guitarra, aunque el paseo fue tremendamente interesante como ratificó a cada tema la entusiasta aprobación del público, integrado por varias generaciones unidas por el gusto común por la buena música. 
Cuatro décadas después de comenzar su carrera musical, la figura de Lou Reed lo sigue llenando todo. Se permite incluso salir al escenario sin batería, aunque con el aval de su peculiar forma de interpretar y de saberse arropado por músicos de la clase del bajista Fernando Saunders, de Mike Rathke, un guitarrista 4x4 con una voz extraordinariamente dotada, y el inigualable violoncello de Jane Scarpantoni. Para los que no hubieran escuchado "The Raven", el concierto deparaba la sorpresa de Antony, una voz maravillosa, casi de castrato, que fue descubierta por el productor de Lou Reed en el festival de música de Meltdown, en el South Bank de Londres.
Pero el músico neoyorquino reservaba aún una excentricidad maravillosa. La presencia sobre el escenario del chino Ren Guang-Yi, maestro de artes marciales que acompañó "All Tomorrow's Parties" y "Perfect Day" con una coreografía sin estridencias que se fundió a la perfección en la minimalista puesta en escena de este pequeño grupo de grandes músicos.
Aún hubo tiempo para escuchar temas como "Sunday Morning", "Dirty Boulevard" o "How does it feels". Parte de público esperaba con resignación poder deleitarse con "Walk on the wild side". Pero la velada en Salamanca ya había dado demasiadas alegrías para un solo día. 

"Este disco, The Raven, supone la culminación de absolutamente todo aquello en lo que he venido trabajando tiempo atrás, menos la fotografía", explica Reed. "Todas las ideas que tengo sobre sonido, mezclas, escritura, ritmo y rima están contenidas aquí. Es la culminación de todo lo anterior, todo".
The Raven es un largo viaje de dos horas por el obsesivo mundo de Edgar Allan Poe, filtrado a través de la ecléctica sensibilidad de Reed. Junto a sus compañeros habituales de grupo, Fernando Saunders, Mike Rathke y Tony Smith, este disco cuenta con un magnífico elenco de artistas invitados, entre ellos Laurie Anderson, Elizabeth Ashley, David Bowie, Steve Buscemi, Ornette Coleman, the Blind Boys of Alabama, Willem Dafoe y Kate & Anna McGarrigle, que forman parte del que probablemente sea el álbum más ambicioso de Lou Reed hasta la fecha.
El espíritu de Poe impregna toda la grabación, pero las letras y la música quedan en manos de Reed. Tomemos como ejemplo el tema recitado por Willem Dafoe ("Su voz es como chocolate", dice Reed. "Le escuchas por los cascos y dices, 'Oye, podría quedarme escuchando a este tipo toda la vida'") en la canción que da título al disco."The Raven" empieza igual que el poema homónimo de Edgar Allan Poe, con el mismo par de versos, pero todo lo demás lo ha escrito Lou", explica Reed. "Todo el mundo sabe que Edgar Allan Poe nunca dijo 'sweaty, dickless liar' " (mentiroso sucio y cobarde).
Reed encuentra muchas similitudes entre la visión del mundo que tenía Poe a mediados del siglo XIX y las realidades de nuestro siglo XXI. "Poe escribió un ensayo titulado The Imp of the Perverse en el que se pregunta por qué nos sentimos atraídos hacia cosas que sabemos que nos dañan, y ese tema recorre toda la obra de Poe", cuenta Reed, que considera que autores como William Burroughs y Hubert Selby Jr. son los herederos del legado artístico de Poe. "Es cierto que se trata de un tema universal, y yo me siento muy identificado con esta idea".
LOU REED PUBLICA EL GRANDES ÉXITOS "NYC MAN" 
Madrid, 21 may 2003 (EFE).- "NYC Man" es el título de la colección de grandes éxitos del artista neoyorkino Lou Reed, quien ha revisado esta recopilación en la que su compañía de discos ha agrupado y remasterizado para el formato CD canciones grabadas entre 1967 y 2003 tanto junto a la Velvet Underground como en solitario. 
Lou Reed, que ofrece esta noche en Salamanca su segundo concierto en España (el pasado 20 de mayo actuó en Bilbao), presenta estos días en nuestro país su disco "El Cuervo" (en el cual profundiza en el universo del escritor Edgar Allan Poe) pero, al mismo tiempo, acaba de publicar la citada recopilación. 
El primero de los dos discos del recopilatorio incluye temas como "Sweet Jane" o "Rock and roll", "I'm waiting for the man", "White ligh/White heat", "Berlin", Caroline says", "I'll be your mirror" o "Magic and loss".
En el segundo figuran, entre otras, "Heroin", "Coney Island Baby", "Perfect Day", "Dirty boulevard" o "Pale blue eyes". 
En el comunicado enviado a los medios de comunicación por la multinacional para publicitar el disco, Lou Reed expresa que "cualquiera que sea admirador de mis canciones o de los discos de The Velvet Underground se sentirá encantado de escuchar este nuevo álbum, que además suena como siempre debió sonar". 
En la selección de las canciones del disco se ha querido reflejar, siguiendo el criterio del artista, las distintas etapas de una carrera de cuatro décadas. 
"Aunque Lou ha participado en el desarrollo de varias recopilaciones de sus grandes éxitos en el pasado, nunca hasta ahora había tenido la oportunidad de recuperar tantas canciones clásicas a partir de las cintas originales para crear nuevas remasterizaciones utilizando los últimos adelantos tecnológicos", señala el citado comunicado de la compañía de discos. 
Las canciones del recopilatorio, que no incluye ninguna novedad, proceden exclusivamente de grabaciones ya publicadas de "The Velvet Underground" ("Loaded", "The Velvet Underground & Nico"...) o del propio Reed en solitario "Berlin", "Rock'n'roll Animal", "Transparamer", "Coney Island Baby"...). 
El orden en que los temas se han dispuesto en el disco obedece al arbitrio de Lou Reed y no responde a un criterio cronológico, según el propio músico: "hemos elegido las canciones que mejor se ajustan unas a otras, más que seleccionarlas cronológicamente". 
Lou Reed prepara el lanzamiento de "Animal Serenade", un doble CD grabado en vivo el 23 de marzo de 2004  Han pasado 25 años desde la publicación del último concierto 'oficial' grabado en Estados Unidos. Los Ángeles / Nueva York - El cantante neoyorquino Lou Reed publicará en el mes de marzo su 34º álbum en solitario, incluídos recopilatorios y álbumes en directo. A pesar de que en los últimos cinco años se han publicado varios conciertos en CD, todas estas grabaciones han estado circulando de manera extraoficial entre sus fans durante décadas ya que se trata de grabaciones efectuadas en 1972. "Animal Serenade" será el primer concierto grabado oficialmente por Lou Reed en su país natal desde que en 1978 grabara el álbum "Take No Prisoners" en la sala neoyorquina The Bottom Line. Los dos únicos discos en directo oficiales posteriores al 78 fueron grabados en Italia (Live in Italy - 1984) y catorce años después en Londres ( Perfect Night Live in London - 1998). La nueva grabación, que sólamente estará disponible en formato de doble CD -no está previsto su publicación en DVD- se grabó en el Wiltern Theatre (Los Angeles) el 24 de junio 2003 e incluye un total de 20 canciones. De todas las canciones, 11 nunca habían sido publicadas en los anteriores discos en vivo del artista. ( ver listado) La grabación de "Animal Serenade" parece reconciliar uno de los cantantes más transgresores de la época de los 70 con su país de orígen tras años de difícil relación tanto con los medios de comunicación como con la opinión pública. Durante los dos últimas décadas, la carrera de Lou Reed se ha mantenido siempre en plena efervescencia tanto en Europa, Australia y Japón donde se le considera una leyenda viva. "Animal Serenade" se publicará simultáneamente en todo el mundo el dia 23 de marzo 2004. Más información en: www.loureed.org www.repriserecords.com
TRACKLIST "ANIMAL SERENADE": "Animal Serenade" - CD-1: 
1. Intro 
2. Small Town * 
3. Tell It To Your Heart *
4. Men Of Good Fortune *
5. How Do You Think It Feels
6. Vanishing Act *
7. Ecstacy *
8. The Day John Kennedy Died *
9. Street Hassle
10. The Bed *
11. Revien Cherie *
12. Venus In Furs
"Animal Serenade"- CD-2: 
1. Dirty Boulevard.
2. Sunday Morning
3. All Tomorrow's Parties
4. Call On Me *
5. The Raven *
6. Set The Twilight Reeling *
7. Candy Says.
8. Heroin
* = inéditas como grabación en directo.
Lou Reed - discografía completa:
1. 1972 Lou Reed 2. 1972 Transformer 
3. 1973 Berlin 
4. 1974 Rock 'N' Roll Animal (live)
5. 1974 Sally Can't Dance 
6. 1975 Lou Reed Live [live- disco con el material descartado de "Rock'n'Roll Animal" - grabado en 1974]
7. 1975 Metal Machine Music 
8. 1975 Coney Island Baby 
9. 1976 Walk On The Wild Side - The Best Of 
10. 1976 Rock And Roll Heart 
11. 1978 Street Hassle 
12. 1978 Take No Prisoners [live @ The Bottom Line, New York.]
13. 1979 The Bells 
14. 1980 Growing In Public 
15. 1980 Rock And Roll Diary 1967 - 1980 [recopilatorio]
16. 1982 The Blue Mask 
17. 1983 Legendary Hearts 
18. 1984 Live In Italy [live]
19. 1984 New Sensations 
20. 1986 Mistrial 
21. 1989 New York 
22. 1990 Lou Reed & John Cale : Songs For Drella 
23. 1990 Walk On The Wild Side & Other Hits [recopilatorio]
24. 1992 Magic And Loss 
25. 1992 Between Thoughts And Expression : The Lou Reed Anthology [box set]
26. 1996 Set The Twilight Reeling 
27. 1998 Perfect Live In London [live]
28. 1999 The Definitive Collection [recopilatorio]
29. 2000 Ecstasy 
30. 2001 American Poet [live - grabación pirata de concierto promocional para una emisora de radio en Nueva York - Diciembre 1972]
31. 2003 The Raven 
32. 2003 New York City Man [recopilatorio]
33. 2003 Lou Reed, John Cale & Nico : Le Bataclan 1972 - grabación pirata de la primera reunión de los Velvet tras la ruptura. 

34. 2004 Animal Serenade [live - la primera grabación oficial en directo desde 1998 y la primera en Estados Unidos desde 1978]
..
Foto: Ramon L. Perez (IDEAL)
2 Octubre 1998
 
Tras los pasos de LORCA
Poetas de New York
por Javier Sanchez (Especial para IndyRock)
La Huerta de San Vicente, un entorno incitador a la creación artística, ¿cuántas grandes obras habrán sido fraguadas entre aquellas paredes sencillas de la casa de Federico?. ¿Quién mejor para apreciarlo que otro genio?, uno de los más grandes músicos de la Historia.
Efectivamente, allí llego Lou, vio y se emocionó. Los beneficiados, apenas trescientas personas que tuvieron el privilegio histórico de presenciar a Lou Reed sonreir varias veces, que vieron brillar sus ojos, esforzarse en hablar español en un sincero "gracias" a un público entendido y seleccionado, y ante todo, que disfrutaron de más de dos horas de Música, sin adjetivos.
La noche era fría, pero pronto dejó de notarse con el vibrar de las cuerdas de aquellas dos acusticas, sincronizadas a través de los cristales de las gafas de Lou. Con sólo una mirada en el momento justo iba dirigiendo cada una de las notas de sus músicos. Hubo de todo, inclusive duelos de guitarras que entrelazaban sus melodías como en una relación de amor y odio. Un contrabajo eléctrico y una preciosa batería formaban la parte rítmica que hacía difícil mantener el tipo en una silla.
Los continuos cambios de ritmo conseguieron sacudir las piernas de los presentes hasta un punto en que todos despegaron de sus asientos para volar sobre un "Dirty Boulevard" glorioso con el que ¿terminaba el concierto?. No, nadie podía permitirlo y el público puesto en pie canto al unísono un "tu turu turu tuturu tu..." singular manera para invitar al artista a interpretar la más famosa de sus canciones "Walk on the wild side".
Lou salió de nuevo, su gesto impenetrable daba paso a la expresividad del sorprendido y nos deleitó con algunos de sus más grandes obras, pero todo no quedó ahí. Dos bises más hasta llegar a un cierre inconmensurable por "El lado más salvaje de la Vida" (tu turu turu tuturu tu...).
¿Qué más decir?, había que estar allí para poder respirar el aire de la Huerta de San Vicente y sentir el arte y la emotividad de un lugar privilegiado. Las palabras limitan la expresión de lo sentido, quizás Federico sabría transmitirlo mejor.

GRANADA,
2 Octubre 1998
Huerta de San Vicente,
Casa Museo de Garcia Lorca
Lou Reed zanjó la polémica sobre el elitismo de un concierto muy caro (7 millones) para solo 300 espectadores de los que una buena parte eran invitados. El roquero neoyorquino, al enterarse de que algunos sectores habían criticado esos aspectos, ofreció que el concierto fuera gratis y que al día siguiente se diese otro en un lugar con mayor capacidad, aunque su manager no lo permitió porque necesitarían equipos, tecnicos y personal. Reed pidió que una emisora de radio retrasmitiese el concierto en directo para que todo el mundo pudiese oirlo. Canal Sur Radio lo emitió desde la Huerta de San Vicente. Además, Lou se comprometio a volver a Granada el 26 de noviembre para un concierto junto a Patti Smith, Raimundo Amador, Compay Segundo, Morente y Tomatito, en el Palacio de los Deportes
El sereno lado salvaje de Lou Reed
(IDEAL-4-10-98)
por JUAN LUIS TAPIA

(...) Reed estaba a gusto y cómodo ante un público volcado sobre el escenario, que daba calor en una noche de frío relente. Sonaron los temas Why Do You Talk, Talking Book, y el recuerdo de los tiempos de Street Hastle con una impecable interpretación. La banda -Mike Rathke, Fernando Saunders y un magnífico batería y voz Tony Thunder Smith- iba tomando cuerpo, aunque lo tuvo desde un principio. En el meridiano del concierto soltó el legendario Timerocker, que hizo chiflar al público. Pero no se paró ahí el de Coney Island y colocó Legendary hearts. El tono lírico iba en aumento y se soltó con algo así como «quédate colgado de tus emociones», y todos las agarraron en un instante. Con la resaca del cuelgue emocional llegó el mítico New sensations. Al acabar esta canción se produjo el milagro: Reed sonrió. Sí, sí, vino en busca del espíritu de García Lorca y halló la sonrisa. Ante la insistencia del público que gritaba confundido «Lorca, Lorca» y «otra, otra», el cantante ofreció dos bises. En un primero, se decidió por dos canciones contenidas en su álbum New York -nuevamente lanzaba el guiño al poemario lorquiano- con Dirty Boulevard y Romeo y Julieta.Con el personal revuelto sólo faltaba pasear por ese lado salvaje de la vida. Y llegó, Walk on the wild side. «Good bye, Granada». El mito se marchó tras más de dos horas de concierto. Sólo queda esperar el regreso de Reed a Granada en el prometido concierto en el Palacio de Deportes, el próximo día 26 de noviembre, junto a Patti Smith, Compay Segundo, Raimundo Amador, Enrique Morente y Tomatito.

http://www.loureed.org/
INDYROCK * SERVICIOS MUSICALES
Productoras
Estudios
Locales de ensayo
Salas de conciertos
Tablón de anuncios
Concursos
Academias de música
Realización de clips

IndyRock * Latinoamérica 
INDYROCK * INICIO








VÍDEOS DE DIRECTOS
Archivo histórico de IndyRock Magazine



.
.
Foto: Ramon L. Perez (IDEAL)
2 Octubre 1998
Tras los pasos de LORCA 

Doblete en Granada
Por Fernando Velasco / IDEAL
La primera vez que fui a ver y escuchar a Lou Reed fue en 1980, en Usera, mi barrio natal, en el campo del Moscardó todavía sembrado de césped. Pero la realidad es que apenas pude verle y oírle pues, nada más pisar el escenario, protagonizó una ‘espantá’ después de que alguien le lanzara una moneda al entonar su primera canción. Lou, que el día anterior había dado un concierto en Lisboa, se retiró a los camerinos y no volvió a aparecer, lo que ocasionó una gran bronca en el recinto, teniendo que intervenir la Policía para desalojarlo. 

Pasaron los años y, pese a que recaló varias veces en España, nunca tuve ocasión de disfrutar de sus canciones en directo hasta una noche de octubre de 1998 en la que fui uno de los 300 privilegiados que pudo disfrutar en la Huerta de San Vicente de un repertorio electroacústico en el que Lou Reed relacionó durante algo más de dos horas sus temas con la obra neoyorquina de Federico García Lorca, ya que siempre se sintió atraído por el poeta de Fuente Vaqueros. El carácter íntimo de su recital destiló tal toque de sensualidad que consiguió que los versos de sus canciones tuvieran otro sonido. Sentado con su guitarra y tres acompañantes desgranó con elegancia un concierto de gran delicadeza que se transformó en poético, quizá por el espíritu y la magia de la Huerta de San Vicente. 

Tras este magnífico acontecimiento concluido, cómo no, con el ‘WaIk on the wild side’ se esperaba que un mes después acudiera al Palacio de Deportes a otro llamado a perdurar junto a Patti Smith, Compay Segundo, Raimundo Amador, Enrique Morente y Tomatito, cosa que desgraciadamente no sucedió, ya que ese concierto también tuvo que suspenderse aunque por otras causas muy distintas al de Usera. Sin embargo, en julio de 2003, el cantante de Coney lsland regresó a Granada, esta vez al Palacio de Congresos donde, ante unas 1.500 personas y a sus 61 años, demostró encontrarse en muy buena forma física, pese a que su concierto estuvo también marcado por la poesía y la exploración instrumental y no por su faceta más rockera, quizá para demostrar que el entonces Lou Reed tenía poco que ver con el de su legendaria Velvet Underground, de finales de los 60.ecitaba Lou con una batería atronadora de fondo.


.



--
 
Copyright IndyRock ©
TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS:
Queda prohibida la reproducción, distribución, puesta a disposición, comunicación pública y utilización total o parcial, de los contenidos de esta web...
Leer más y Política de privacidad
 
Contenidos informativos
Agenda de conciertos
Concursos
Noticias
Productoras
Tablón de anuncios... y + Más

Revista electrónica creada en 1997
Home * Portada
Servicios publicitarios
Créditos | Qué es IndyRock
info@indyrock.es

Naturaleza  y divulgación científica
waste.ideal.es
Dirección y edición
waste@diarioideal.es