-
  Rock in Rio / Rolling-Bruce
Fotos de 
Reuters
Crónica:  IDEAL

PUBLICIDAD

vv
--
.



* PÁGINAS Y AGENDAS

 
Crónicas y fotos
Gun & Roses, Oasis, Rem, Papa Roach

 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

Neil Young | Dave Mathews Band | Sheryl Crow | Deftones | Queens of the Stone Age


Red Hot Chili Peppers | Iron Maiden | Sepultura | Silverchair
.
Rock in Río
Rock in Rio-Lisboa
25, 30 y 31 de mayo y 1 de junio 2014 Lisboa Parque de Bela Vista
Rock in Rio celebra sus diez años en Lisboa por todo lo alto
El festival que se fundó en Brasil en 1985, lleva ya una década en el antiguo continente. Los Rolling Stones, Arcade Fire, Justin Timberlake y Linkin Park han sido varios de los artistas que han pasado por el Parque da Bela Vista, conformando un cartel de lujo para la sexta edición del Rock in Rio en la capital lusa
 Por Raquel Álvarez Fernández - Lisboa - IndyRock
Oficialmente, ya se había dado el pistoletazo de salida a los festivales de verano peninsulares hace semanas, pero el 25 de mayo de 2014 comenzaba uno de los más potentes: el Rock in Rio. En esta ocasión, y por motivos económicos, no se ha podido celebrar la edición del macrofestival en su sede de Arganda del Rey, Madrid. Aun así, el Rock in Rio sí que se ha organizado en Lisboa y además ha sido a lo grande, ya que se han cumplido 10 años del prestigioso festival en la capital portuguesa. IndyRock no quiso perderse tal acontecimiento y una servidora se puso al volante dirección Lisboa. No pudimos salir de Madrid hasta el jueves 29 por la tarde, pero gracias a la hora que ganamos al pasar la frontera, llegamos a tiempo para ver a los Rolling Stones. Por cierto, para aquel que aún no se haya enterado, Mick Jagger y los suyos regresarán a la Península el 25 de junio. Será en el Santiago Bernabéu, donde agotaron entradas en el mismo día en que salieron a la venta.
Centrándonos en el Rock in Rio, en la noche del jueves más de 90.000 personas (la sexta parte de la población lisboeta) esperaban con ganas a “las Satánicas Majestades”. Mick Jagger, Keith Richards, Ronnie Wood y Charlie Watts salieron al Escenario Mundo (el principal) para ofrecer un show de más de dos horas de duración que quedará en la memoria de todos los asistentes. Y es que, además de ofrecer uno de los míticos conciertos a los que tienen acostumbrados a fans de todos los rincones del mundo, a poco más de un cuarto de hora desde que comenzaron, la sorpresa llegó al subir al escenario a otra leyenda, al “Boss” Bruce Springsteen, con el que interpretaron “Tumblin’ Dice”. Obviamente, el público estalló en una alegría colectiva al poder presenciar un momento tan especial y que no se veía sobre los escenarios desde 2012, en el que el Boss les acompañó en un concierto en Nueva Jersey. Momentos más tarde, también invitaban al escenario a Gary Clark Jr., que en su caso, acababa de tocar sobre el mismo escenario.
Aunque había interés en ver cómo reaccionaba en directo el esquelético Mick tras el cercano suicidio de su novia, sus particulares movimientos acompañaban cada golpe de batería de Watts, cada riff, cada verso… A pesar de las tragedias personales y su avanzada edad, no dejó de bailar y trotar de un lado al otro del escenario. La esencia del showman, que nunca se pierde. Pero obviamente, Keith Richards también tuvo su protagonismo sobre “el Mundo” más que merecido, al ponerse como vocalista de “You Got The Silver” y “Can’t Be Seen”.

También contaron con un coro de voces negras que hizo algunos temas incluso más brillantes de lo que ya podían ser de antemano. Un claro ejemplo fue con “Gimme Shelter”, en donde una corista cobró protagonismo en la gran pasarela que habían montado, haciendo una especie de dueto con Jagger. El setlist de esta gira “14 On Fire” estuvo repleto de clásicos como “Sympathy For The Devil”, “(I Can’t Get No) Satisfaction”, “Start Me Up” o “It’s Only Rock

and Roll”, entre otros muchos. Aunque el tema romántico de la noche fue a parar a “Wild Horses”, sinceramente y desde mi humilde opinión, se echó en falta un momento algo más tierno en el setlist con una “Angie” que no sonó, pero bueno, nunca llueve a gusto de todos… Otras de las anécdotas de la noche llegó con “Brown Sugar”, cuando se pudo ver al expresidente Bill Clinton disfrutando del concierto, ya que se encontraba en Portugal para dar una conferencia.
Un majestuoso castillo de fuegos artificiales sobre “el Mundo” dio por finalizada una actuación memorable de los británicos, haciendo que la mayoría abandonase el recinto; aunque otros muchos decidieron trasladarse a la Zona Electrónica (aka. La Tarántula Futurista) para continuar la fiesta que habían empezado los Stones.

Al siguiente día, el 30 de mayo, ya pudimos asistir al recinto unas horas antes para posicionarnos más cerca del escenario y disfrutar de las actividades extra-musicales que este evento tiene para sus decenas de miles de asistentes diarios, y que lo convierten en una especie de parque temático. Uno de los puntos fuertes de este conocido festival, además de la internacionalidad de sus artistas, su compromiso con el medio ambiente y la gran capacidad de los recintos donde se desarrollan (85 hectáreas y aforo para unas 100.000 personas en la edición lisboeta); es la gran facilidad que tienen las familias para acceder a él, ya que es un evento en donde entusiastas de la música de todas las edades pueden disfrutar sin problemas. Destacar también que el Parque da Bela Vista está a apenas cuatro kilómetros del aeropuerto de Lisboa, lo que hace que muchos aviones pasen a relativamente escasos metros del Escenario Mundo, haciéndolo mucho más imponente al público que observa un tráfico aéreo que parece salir directamente del backstage.
Además de la famosa noria que ilumina las noches del Rock in Rio, había una enorme tirolina por la que los asistentes más atrevidos podían lanzarse por delante del Escenario Mundo. Pero lo que realmente llamaba la atención del público fue la “Rock Street”, en la que se recreó una calle al más puro estilo Camden con tintes dublineses. En ella se podía disfrutar de algunos conciertos en otro escenario ubicado en el centro de esta parada obligatoria, y realizar algunas de las actividades propuestas por varios de los patrocinadores como EDP o Fnac. Y como curiosidad del mundillo del corazón, el último día de festival decidió casarse Joana Latino, una conocida periodista de la televisión portuguesa en esta misma “calle”.

Por otro lado, se encontraba el escenario “Street Dance” que simulaba el Bronx neoyorkino. En él, tuvieron lugar batallas de break dance y creaciones en vivo de graffitis por conocidos artistas portugueses de esta disciplina. El único problema de todas estas propuestas fueron las largas colas que tuvieron que soportar los asistentes para conseguir alguno de los regalos que daban en los stands de los patrocinadores, y también para participar en las distintas actividades como los cortes de pelo gratuitos o el salto desde unos altos trampolines a un gran hinchable.
Pero el Sol estaba dejando de apretar y eso significaba que había que regresar hacia el “Mundo” para ver a los Queen of the Stone Age. Su “stoner rock” era todo un reclamo, y más si le añadimos que aún siguen girando con su último discazo: “...Like Clockwork”.

Debido a la programación, su setlist fue algo más corto de lo que muchos hubiésemos querido, pero con sus guitarras distorsionadas, las baterías pesadas y la personalidad del imbatible Josh Homme, su concierto sació a los miles de fans que se agolparon frente al escenario, trasladándoles directamente a las oscuras historias del desierto californiano. Y como no podía ser menos, algunos fans empezaron pogos con los temas más potentes, como “No One Knows”, “Go With the Flow”, “Little Sister” o con, personalmente, una de mis favoritas de su último álbum: “My God is the Sun”. A los que ya les hemos visto más de una vez, este concierto fue de sobresaliente, pero su directo hubiese ganado incluso más si los hubiesen programado horas más tarde, ya que cuando finalizaron, todavía era de día. Minutos más tarde, era la hora de los incombustibles Linkin Park. A pesar de “los ligeros” cambios que ha sufrido su sonido en los últimos años, su esencia sigue en pie y son una de las bandas que más reclamaban a través de las redes sociales los seguidores de Rock in Rio, a pesar de que este año ha sido la tercera vez que tocaban en este festival. Y no es para menos, ya que su directo fue increíble. Han ganado y han sido nominados en varias ocasiones como “Mejor Directo” a nivel internacional, y el viernes Chester Bennington y los demás integrantes de la agrupación dejaron constancia de ello.

Empezando con un impresionante show pirotécnico por parte de la organización para agradecer al público que el festival siga cumpliendo años en tan buena forma, y que se repetiría al comienzo de cada actuación de los cabezas de cartel; Linkin Park saltaron al escenario desatando la locura de unos fans que les siguen desde hace años.
Su sonido, a pesar de las variaciones de sus últimos trabajos, fue uno de los más oscuros de todo el festival, mezclándolo como siempre, con el rap, el nu metal y la música más experimental. Dividieron su actuación en cuatro actos, destacando temas como “Crawling”, “Numb”, “Faint”, “What I’ve Done”, “Shadow of the Day”, “Burn It Down” y “In The End”. También subió con ellos Steve Aoki, quien les precedería en el escenario, para tocar “A Light that Never Comes”, canción con la que colaboraron hace un año con el conocido DJ de Miami. Además, Mike Shinoda, segunda voz y guitarra rítmica de Linkin Park, lanzó varios CDs a las primeras filas con copias de “The Hunting Party”, su nuevo trabajo discográfico que saldrá oficialmente a la venta el 17 de junio.
Tras el apoteósico broche final compuesto de “Bleed It Out” y un enorme solo de batería por parte de Rob Bourdon, todos los miembros de Linkin Park se despidieron muy agradecidos a las cerca de 70.000 personas que les vieron esa noche. Con ello, era el momento de dar paso al famoso DJ y productor Steve Aoki, que hizo las delicias de todos sus seguidores (y de los que no lo son tanto, también), con ritmos electrónicos altamente bailables y remezclando temas house actuales con clásicos del pop y del hip-hop de los 90, década en la que la mayoría de los asistentes del concierto de Linkin Park eran (éramos) aún unos críos. Las primeras filas pedían con carteles que Aoki les tirase una de sus populares tartas, a la vez que diferentes animaciones y performances acontecían en el escenario en una producción espectacular de luces y pantallas que duraría hasta altas horas de la madrugada.

El sábado 31 llegó, y con él las ganazas de disfrutar del enorme recital indie rock que Arcade Fire tenía preparado para el suelo portugués, no sin antes ver en directo a un par de jóvenes promesas de la música actual, cosechando Grammys y Brit Awards a su paso: Ed Sheeran y Lorde.

Lo de encontrar Ed Sheeran y niño prodigio en la misma frase no es coincidencia. Con sólo 14 años ya sacó al mercado su primer EP, y ahora con 23 años ha ganado varios premios importantes del mundo de la música como los BRITs, ha sido y es número 1 en varios países y ha compuesto la canción principal de la última entrega de la saga “El Hobbit” con la preciosa “I See Fire” (que también cantó en Rock in Rio Lisboa).
En Lisboa, el británico presentó algunos temas de su segundo álbum “x”, que saldrá a la venta el 23 de junio; junto a otras canciones de su primer trabajo “+”. Durante una hora, el pelirrojo, confundido cómicamente a veces con Rupert Grint (Ron Weasley), tuvo el mérito de hacer “un gran espectáculo minimalista” estando él en el escenario solo con su guitarra y unos pedales para ir componiendo ritmos a medida que avanzaban las canciones. El mismo Rupert Grint, que por cierto también colaboró con él en el videoclip de uno de los singles que el joven cantautor interpretó en Portugal: “Lego House”. El público, compuesto mayoritariamente por menores de edad, cantaba entre gritos, pancartas y lloros, temas que se ubican entre el pop-folk, el hip hop e incluso el blues y el soul con la versión que hizo del “Be My Husband” de Nina Simone. Además, interpretó con un carisma y soltura innata otras canciones como la balada que le lanzó a la fama “The A Team”, su nuevo hit “Sing” y “Give Me Love”, aunque con esta última no hacía falta ni que lo pidiese, porque el respetable estaba más que dispuesto a dárselo.

Caía la noche y era el turno de recibir a la nueva sensación de la temporada. Llegada desde Nueva Zelanda, Ella Yelich-O’Connor, más conocida por su nombre artístico Lorde, hacía acto de presencia en el Escenario Mundo. Con tan sólo 17 años ha revolucionado medio mundo con su single “Royals”, que interpretó en Lisboa delante de unas 60.000 personas.
Si el anterior artista también había compuesto una canción para un blockbuster, Lorde también participó en otro. Concretamente en “Los Juegos del Hambre: En Llamas” con una oscura versión del clásico “Everybody Wants To Rule The World” de Tears For Fears. Aunque por desgracia, esa versión no se escuchó sobre el escenario lisboeta, sí que lo hizo con otras de sus propias composiciones como “Ribs”, “Tennis Court” o su nuevo single, “Team”. Su cautivadora y enigmática voz estuvo mucho más que a la altura del acontecimiento y fluyó con soltura y magnificencia en un espectáculo minimalista repleto de espasmos y bailes extraños, llenos de rabia post-adolescente, que tan bien encajaron con la audiencia que fue a descubrir su talento en directo. El efecto quedó aumentado por un diseño de iluminación lúgubre y un par de músicos que no mostraron ningún sentimiento durante su actuación, relegando todo el protagonismo a la joven. Entre confeti rosa, Lorde se despidió de Lisboa realmente agradecida a sus seguidores, con una sonrisa de oreja a oreja enmarcada por sus característicos labios color ciruela.

Y por fin les llegaba el turno a la gran banda canadiense, por el número de sus miembros y la calidad de su música. A pesar de sus composiciones existencialistas, hay que reconocer que con Arcade Fire y sus miembros multi-instrumentistas, llegó la auténtica fiesta al Rock in Rio.
Y si los anteriores artistas que pasaron ese día por “el Mundo” tienen una pequeña relación con la industria cinematográfica, Arcade Fire están metidos de lleno en lo que al celuloide se refiere. Son los creadores de la banda sonora de la magnífica cinta de Spike Lee, “Her”; además de haber colaborado también en la última de “Los Juegos del Hambre”, y tener a Andrew Garfield o Ben Stiller entre otros, como protagonistas en sus videoclips. Su sonido les hace idóneos para ello, haciendo de las secuencias algo más especiales.
Pero volviendo al escenario Mundo, los de Montreal salieron a darlo todo a pesar de las dudas despertadas con su último álbum, “Reflektor”. Con Win Butler a la cabeza, comenzando con el single que da título a este nuevo trabajo y con una escenografía repleta de espejos, ya se metieron al público en el bolsillo. Temas que en apenas unos años ya se han convertido en himnos, sonaron aquella noche. Entre ellos, “No Cars Go”, “Ready To Start”, “The Suburbs” o “Rococo”. La siempre divertida pero extraña Régine Chassagne bailó y actúo como una diva ochentera en varios de ellos dando mayor frescura a las canciones, en especial a las reminiscencias tropicales con “Haiti”.

Como colofón, reservaron las fiesteras “Normal Person”, “Here Comes The Night Time” y “Wake Up”, mientras sus alter egos en forma de bobbleheads (nuestros cabezudos de toda la vida) salieron a bailar con ellos y hacer un poco el ganso en el escenario. Y como si se tratase de una actuación carnavalesca en el propio Rio de Janeiro, sonó samba mientras confeti de todos los colores teñía el cielo luso y daban por finalizado un concierto de 10.

Pero el Rock in Rio aún no había echado el cierre, y varios jóvenes decidieron hacer noche a la entrada del recinto para poder ver de cerca a otros dos reclamos para la última jornada del macrofestival: Justin Timberlake y Jessie J. Por ello, las colas para acceder al recinto el domingo eran enormes desde horas antes de que abriesen las puertas a las cuatro de la tarde.
Antes de la locura que se desató durante la noche del domingo 1 de junio, Joao Pedro Pais y Jorge Palma, dos conocidos artistas portugueses, cautivaron al público del Rock in Rio con canciones como “Mentira”, “Fora Do Vulgar” y “Nada De Nada”; que el público local conocía al dedillo, y que a los que no sabíamos de su existencia, también engancharon. Por otro lado, el rapero norteamericano Mac Miller puso patas arriba al respetable por momentos mientras presentaba su último disco, “Watching Movies With The Sound Off”. Pero en líneas generales, Miller ofreció una actuación algo mediocre que no llegó a conectar con un gran sector de los asistentes que esperaban impacientes a los siguientes artistas.

La salida del escenario del rapero dio paso a una de las artistas más esperadas, la británica Jessie J. Con un mini vestido de flecos cantó, se movió y emocionó al público lisboeta como ella sólo puede hacer. Jessie estuvo estupenda y sus fans así se lo demostraron. Hizo gorgoritos con su portentosa voz apta para el R&B, soul y pop en temas de su nuevo trabajo como “It’s My Party”, “Sexy Lady” y “You Don’t Really Know Me”, y en canciones de su anterior álbum como “Domino”, “Laserlight”, “Do It Like A Dude” o el hit que le dio la fama “Price Tag”. Además, se atrevió con un par de versiones, la primera del “Treasure” de Bruno Mars, y la segunda del “Wonderwall” de Oasis en un acústico lleno de sentimiento.

La británica estuvo encantada en suelo luso y así lo hizo saber ataviándose de una bufanda de La Selección portuguesa que un fan le regaló, y además aprovechó el momento para
agradecerle a Justin Timberlake la confianza que depositó en ella en los primeros momentos de su carrera, cuando Jessie dudaba de sí misma y Justin dijo que ella “es una de las mejores cantantes del mundo”. Con ello, el polifacético artista de Memphis dio muchísima confianza a la cantante, y confesó que le encantaría poder tener la oportunidad algún día de hacer un dueto con él con el tema “Keep Us Together”.
Y tras ella, la Ciudad del Rock fue un alboroto generalizado por lo que se le venía encima, nada más y nada menos que el ídolo de masas Justin Timberlake, que actuaba por primera vez en Portugal. La noche del domingo presentaba su aclamado último trabajo “The 20/20 Experience” tras siete años alejado de los escenarios, para dedicarse de lleno a su faceta de actor y empresario.
Junto a su banda, los Tennessee Kids, el también compositor y bailarín apareció en “el Mundo” a través de un ascensor en el centro del escenario. Vestido con unas zapatillas blancas y sus inseparables traje y sombrero (clavel rojo incluído) de seductor innato, enamoró aún más a sus seguidores, interpretando entre otros muchos “LoveStoned”, “Future Sex Love Sounds”, “Cry Me A River”, “Rock Your Body” y “SexyBack”. Con una mezcla perfecta de osadía y humildad, Timberlake se hizo dueño y señor del Parque da Bela Vista mientras bailaba con una impresionante clase las coreografías junto a sus bailarines y entonaba los falsetes más complicados.

El momento homenaje del concierto vino de la mano de Michael Jackson, con el que, gracias a los avances tecnológicos, acaba de sacar el pegadizo single “Love Never Felt So Good”. A él le rindió tributo con “Shake Your Body” y más tarde en el set acústico con una bella versión de “Human Nature”. Un set acústico que además comenzó con el blues del artista por antonomasia de Memphis, la ciudad de la que Justin proviene; el “HeartBreak Hotel” del mítico Elvis Presley, y que continuó con una sosegada versión de uno de sus temas propios más conocidos, “What Goes Around… Comes Around”. Para terminar la majestuosa noche, eligió los singles más potentes de su último trabajo, “Suit & Tie” y la romantiquísima “Mirrors”. Un broche de oro para un Rock in Rio que está más vivo que nunca. El año que viene no habrá edición en Portugal, y el macrofestival comenzará su andadura por la capital mundial del ocio: Las Vegas.

En esta sexta edición del Rock in Rio Lisboa, han pasado por el Parque da Bela Vista cerca de 350.000 personas en los cinco días, siendo los días con mayor afluencia el jueves 29 con los Rolling Stones y el domingo 1 de junio con Justin Timberlake como cabezas de cartel. Además, unas 700.000 personas de todo el mundo estuvieron siguiendo la transmisión de los conciertos en directo a través de YouTube. No me queda nada más que dar las gracias a los organizadores y a todas las personas de prensa que han hecho de este festival algo mucho mejor de lo que podría ser ya de por sí. 
¡Hasta la próxima!


Cartel 2014


25 de mayo
Robbie Willians
Ivete Sangalo
Paloma Faith
Boss AC e Aurea
Silva y Cais do Sodré Funk Connectio

29 de mayo en el Escenario Mundo

The Rolling Stones
Gary Clark Jr.
Xutos & Pontapés
Rui Veloso com Lenine e Angelique Kidjo
Triptides y Frankie Chavez



30 de mayo
Linkin Park
Queens of the Stone Age
DJ Steve Aoki y Capital Inicial
Blood Orange y Salto 

31 de mayo
Arcade Fire
Lorde
Ed Sheeran 
y un homenaje a António Variações com Deolinda, Gisela João, Linda Martini y Rui Pregal da Cunha, y Wild Beasts y Capitão Fausto 

1 de junio
Justin Timberlake
Jessie J 
Mac Miller
João Pedro Pais y Jorge Palma, Kika, Bombay Bicycle Club y Linda Martini 

Rock in Rio-Lisboa y BlaBlaCar se unen para fomentar el transporte sostenible  entre el público español que va a desplazarse al festival
Rock in Rio-Lisboa y BlaBlaCar aúnan sus  fuerzas para promover el transporte sostenible entre los españoles que próximamente van a viajar a Lisboa para disfrutar de la décima edición del festival, que arranca el próximo domingo 25 de mayo. 

La organización de Rock in Rio está muy contenta de contar con la colaboración de BlaBlaCar, con quienes comparten el interés por el cuidado del medio ambiente y un fuerte compromiso por reducir al máximo el impacto de su actividad en el entorno. Rock in Rio contará así con el apoyo de la red social líder en España y Europa que conecta conductores con pasajeros para viajar en coche compartido, y que tiene ya una comunidad formada por siete millones de usuarios. 

BlaBlaCar y Rock in Rio trabajarán en una edición que recibirá un volumen considerable de público español, tal y como indica la venta de entradas así como el tráfico de la página web de BlaBlaCar.es, que ha contemplado un incremento del 55% para el fin de semana en que da comienzo el Rock in Rio desde Madrid a Lisboa. De ahí la importancia de promover un transporte responsable, fiable y también económico. Aunque Rock in Rio-Lisboa ha sido por tradición uno de los festivales internacionales más frecuentado por españoles, la actuación de los Rolling Stones en el evento, el hecho de que la final de la Champions la disputen allí dos equipos nacionales el día 24, la presencia en el cartel varios artistas sin gira en España y la cancelación temporal de Rock in Rio- Madrid ha generado esta gran respuesta y se prevén un gran número de desplazamientos.

Además de ser el mayor espectáculo de música, ocio y entretenimiento del mundo, Rock in Rio es una gran plataforma de comunicación para diversas causas sociales. Su proyecto social, que nació en 2001, se ha convertido a lo largo de los años en el pilar del evento, guía su organización en todas las partes del mundo y ha recaudado más de  17.647.173 €. Dentro del proyecto social, los problemas medio ambientales juegan un papel muy relevante. Rock in Rio desarrolla diferentes estrategias para reducir al máximo su impacto en el entorno, elaborando un ambicioso plan de sostenibilidad que afecta a múltiples áreas: gestión de residuos, plan de transporte, guía de actuación para proveedores y colaboradores, medición de las emisiones de CO2… Asimismo, compensa las emisiones generadas una vez finaliza el festival. Rock in Rio-Lisboa es además el único evento en Portugal con certificado de sostenibilidad (ISO – 20121). Igualmente fue elegido por la EE Music como case study a nivel nacional por sus buenas prácticas de eficiencia energética y sostenibilidad. Rock in Rio-Lisboa se une así a Glastonbury, The Melt! Festival y a Wembley Stadium, que ya forman parte de este proyecto, que los sitúa como referentes en sostenibilidad dentro del sector de las citas musicales. 


THE ROLLING STONES, confirmaron su presencia en la gran fiesta del 10º aniversario de Rock in Rio-Lisboa. El día 29 de mayo de 2014  “los Stones” subirán al Escenario Mundo y prometen incendiar el Parque de Bela Vista, sede del festival lisboeta. 
Para garantizar la realización de este concierto en la Ciudad del Rock de Lisboa, la organización ha alterado las fechas del evento. El día 23 de mayo será substituido por el 29 de mayo, y de esta forma, Rock in Rio-Lisboa 2014 se realizará finalmente durante los días 25, 29, 30 y 31 de mayo y 1 de junio. La grandeza del espectáculo que la banda va a ofrecer en el Parque de Bela Vista ha obligado también a cambiar el precio de las entradas para esa jornada, que tendrán un coste de 69 €. 
The Rolling Stones han vuelto a la carretera, comenzando en febrero su gira 14- ON FIRE, tras haber recorrido el año pasado Estados Unidos y Reino unido, presentando sus éxitos en conciertos siempre espectaculares. 

ROCK IN RIO. FESTIVAL EN RÍO DE JANEIRO * EDICION 2001
Crónica y fotos
Gun & Roses, Oasis, Rem, Papa Roach
Neil Young | Dave Mathews Band | Sheryl Crow | Deftones | Queens of the Stone AgeRed Hot Chili Peppers | Iron Maiden | Sepultura | Silverchair
Fotos: EFE - IDEAL@jornada / 2001

GILBERTO GIL Y DANIELA MERCURY SE ADUEÑAN DEL PRIMER DIA FESTIVAL
Río de Janeiro, (EFE).- Los brasileños Gilberto Gil y Daniela Mercury llenaron con su ritmo la primera jornada del festival Rock in Río, que terminó en la madrugada de hoy, y se metieron en el bolsillo a un público que se mostró más amigo de los tambores que de las guitarras.
Tanto Gil como Mercury se adueñaron del escenario y eclipsaron al estadounidense James Taylor y al británico Sting, principales atracciones internacionales de la primera noche del festival, que se celebra en la llamada "ciudad del rock", ubicada en el barrio carioca de Recreio dos Bandeirantes.
Gil y su compatriota Milton Nascimento fueron los encargados de abrir la fiesta en el escenario principal del festival.
Ambos contaron con la ayuda de un coro de millares de voces para entonar la canción "Imagine", de John Lennon, tras tres minutos de silencio respetados también por todas las radios y emisoras de televisión del país para expresar el deseo de construir "un mundo mejor", propuesta del festival que terminará el próximo 21 de enero.
Nascimento superó con creces el desafío de dar el primer concierto sobre el escenario principal del Rock in Río, en el que con su inconfundible voz interpretó algunas de sus canciones más recientes y éxitos antiguos, como "María María", "Para Lennon y McCartney" y "Nos bailes da vida".
En los últimos minutos de su actuación, invitó al escenario a Gil, quien se volvió rápidamente el centro de atención con su total dominio del espectáculo.
El público transformó el césped en una pista de baile cuando Nascimento y Gil interpretaron juntos canciones como "Calix Bento" y "Andar con fe".
Ya sin la compañía de Nascimento, el cantante originario de Bahía prácticamente "obligó" al público a bailar con temas como "Realce", "Expresso 2222", "Palco" y versiones a ritmo de reggae de "A novidade", "Something", de los Beatles, y de "Is this love", de Bob Marley.
James Taylor, por su parte, ocupó el escenario con la difícil misión de conquistar al público con su rock suave tras el torbellino del músico brasileño.
Con un concierto algo previsible, el cantautor estadounidense, una de las estrellas de la primera edición del Rock in Río de 1985, sólo arrancó fuertes aplausos del público cuando cantó sus grandes éxitos como "You've Got a Friend" y "Shower The People".
El clima romántico de Taylor dio paso al ritmo frenético de Daniela Mercury, que hizo que el público saltara enloquecido al son del "axé", estilo típico de su Bahía natal, y transformó el festival roquero en un adelanto del carnaval de Salvador.
Energía no le faltó y canciones pcoco conocidas como "O mais belo dos belos", "O canto da cidade" y "Rapunzel" y otros éxitos que la cantante cosechó en los años noventa marcaron el ritmo del concierto.
Ya bien entrada la madrugada carioca, Sting subió al escenario para ofrecer el recital que, en teoría, era el plato fuerte de la noche pero, sin embargo, tuvo que luchar contra el cansancio del público que, discretamente, empezaba ya a dejar la "ciudad del rock".
El cantante británico pecó de poco osado y, como Taylor, sólo conquistó a los presentes con sus éxitos.Acompañado de una buena banda, Sting logró la atención y el aplauso de los presentes con canciones como "Every Little Thing She Does Is Magic", "Every Breath You Take", "If I Ever Lose My Faith In You" y "Roxanne".Previendo que además de una fiesta del rock el festival será "una fiesta del amor", los organizadores repartieron en el primer día del "Rock in Río" un total de 500.000 preservativos, además de unas curiosas pulseras que sirven para diferenciar el estado civil y "emocional" de cada uno de los asistentes.


INDYROCK * SERVICIOS MUSICALES
Productoras
Estudios
Locales de ensayo
Salas de conciertos
Tablón de anuncios
Concursos
Academias de música
Realización de clips

IndyRock * Latinoamérica 
INDYROCK * INICIO






VÍDEOS DE DIRECTOS
Archivo histórico de IndyRock Magazine


.


--
 
Copyright IndyRock ©
TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS:
Queda prohibida la reproducción, distribución, puesta a disposición, comunicación pública y utilización total o parcial, de los contenidos de esta web...
Leer más y Política de privacidad
 
Contenidos informativos
Agenda de conciertos
Concursos
Noticias
Productoras
Tablón de anuncios... y + Más

Revista electrónica creada en 1997
Home * Portada
Servicios publicitarios
Créditos | Qué es IndyRock
info@indyrock.es

Naturaleza  y divulgación científica
waste.ideal.es
Dirección y edición
waste@diarioideal.es