--
.



* PÁGINAS Y AGENDAS


Serie Z 2002
crónicas y fotos

.

Festival Serie Z 2003
28, 29 y 30 de agosto.  IFECA. Jerez de la Frontera. Cádiz
Fotos: MarceRock - Indyrock
Crónica por Jesus S

Hellacopters


Twisted Sister


Radio Birdman


Quireboys

Nine Pound hammer

Hydromatics


Mermaid / NCC

Cherry Valence

Holy Sheep

Segundo Z.
Por Jesús S. jesse9565@telefonica.net 

    Lo que hace dos años era un proyecto fruto de una apuesta que entonces se antojaba fantasmagórica, se ha convertido en una inmensa realidad. Juan Cacheda y el Área de Juventud del Ayuntamiento de Jerez siguen apostando fuerte por el rock, algo de lo que otras corporaciones deberían tomar nota. Y que digan lo que quieran, pero tener esto en plena Andalucía del flamenco, el caballo y la imaginería semanasantera es algo impagable. Público venido desde todos lados: Italia, Inglaterra, Alemania. Y por supuesto, de todos los rincones de nuestro país. Buen ambiente en definitiva, a pesar de no alcanzar una cifra exagerada de asistentes. Mejoría en el aspecto organizativo en cuanto a instalaciones, mejor restauración y servicios. Suspenso en el tema de las caídas de última hora, aunque eso es lo que implica contar con bandas que apenas existen o cuya continuidad penden de un hilo. De todas formas el cartel se reestructuró de manera brillante y se cumplieron a la perfección los horarios. 

   La primera jornada del festival contaba con el cartel a priori más flojo. Aun así la tarde-noche del jueves se saldó con un notable alto. El dudoso honor de abrir el festival correspondió a Commando 9mm, que en media hora ofrecieron la habitual dosis de punk de la vieja escuela. Tras ellos, Rock-A-Hulas ofrecieron un histérico show a pleno sol donde el rock n´roll más cafre se impregnó de surf y fuzz. Sonaron intencionadamente sucios, gamberrearon lo suyo y salieron ilesos del trance, seguramente porque poca gente les prestó atención. 

   La primera aparición internacional corrió a cargo de Motorchrist. La banda de Danny Nordahl (ex NY Loose y Faster Pussycat) abrió con los primeros acordes del "Hell´s Bells" de AC/DC y a partir de ahí repasaron su disco de debut, finalizando el show con el "I just want to have something to do" de Ramones. Vinieron, vieron, bebieron pero no vencieron; estuvieron bien sin más y ofrecieron lo justo para dejar un buen sabor de boca a aquellos que gustamos del hard sleaze de antaño. A esas horas ya paseaban entre el público unos tipos vestidos de cuero negro, que más tarde tomaron el escenario. Lords of Altamont gustaron a casi todo el mundo, ofrecieron más show que música pero dejaron caer buenos temas que animaron a la gente a agolparse en las primeras filas.

   El retorno de Texas Terri a nuestro país rescató las polémicas habituales que la envuelven. Mientras algunos la califican de bluff sin talento, otros nos resistimos a pensar que su éxito en España es producto de una campaña bien orquestada en connivencia con algún que otro medio. En cualquier caso, la Terri ofreció un show más que correcto. Es cierto que sus temas no van a cambiar el curso de la historia (aun menos las novedades que presentó), pero la tía sabe bien a qué juega, y saca el máximo provecho a sus dotes de frontwoman provocadora e histérica cantante. Convenció más a la hora de atacar tres covers que de por sí levantan un show: "I got a right" "I wanna be your dog" y "Sonic reducer", amén de intercalar/ensuciar el stoniano "Jumpin´Jack Flash".  ¿Oportunismo o sentido homenaje? Cada uno puede pensar lo que quiera, considero que polemizar sobre ello más que nada es una pérdida de tiempo.

   Como el dia a la noche se pareció la actuación de Terri a la siguiente, ya a plena noche. Jason Ringenberg y sus Nashville All Stars tomaron el escenario y en una hora repasaron fielmente el legado de los Scorchers. Hubo mucho feeling en su show y un buen puñado de genuino country-rock apegado al lado más clásico del género que provocó que el sector duro de la audiencia se abriese a buscar un bocado. 

   Mucha gente se preguntaba que hacía una banda mayoritariamente desconocida encabezando el cartel, pero Thee Michelle Gun Elephant son una realidad desde hace unos años. Dioses en Japón, su calado en nuestro país se reducía a un pequeño círculo de inquietos. Pues bien, la apuesta de la organización valió la pena, porque estos japos la montaron gorda. Ya desde su aparición bajo las notas de "The Godfather" evidenciaron una imponente clase. Bien vestidos, serios, decididos. Sencillamente arrasaron, aun entre el sector más escéptico de la concurrencia. Musicalmente poderosos, afilaron guitarras y machacaron nuestras psiques con una alucinante selección de rock n´roll kamikaze, exquisitamente atronador. Sonaron temas de sus dos discos más conocidos, "Gear blues" y "Casanova snake". "West cabaret drive" puso en marcha un bolo que se recordará durante meses, seguida por joyas como "Smoking Billy", "Revolver junkies" y "Rodeo tandem beat spectre". En definitiva, dieron una soberbia muestra de por qué eran los líderes de la jornada, acojonando al más duro de los concurrentes. Sayonara, babies. 

   El segundo dia todos teníamos una sensación algo extraña tras las cancelaciones que se produjeron. Hubo reajuste de cartel y finalmente la ausencia de Wildhearts, Rock City Angels y Warrior Soul se suplió cambiando del jueves al viernes a Dan Baird y los suyos. A pesar del desajuste que provocó en muchos fans no poder ver a tipos como Kory Clarke o Ginger descargando en directo, la gente no se desanimó y finalmente pudo vivir una espléndida velada de buen rock n´roll. Desde el comienzo con los malasañeros Bummer, la tarde fue un constante "better and better". Juancho y cia. afrontaron el calor con humor, ofrecieron un show intenso con algunos de sus mejores temas ("Party lights", "Chaman Boogie"), y nos regalaron su versión de "Under my wheels" con Kike Turmix sumándose a la fiesta, sudando y berreando como un poseso. 

   Precisamente los antiguos coleguitas de banda de Mr. Turmix fueron los siguientes en tomar al escenario. Gracias al cielo, Sin City Six han vuelto, porque es una banda que estaba llamada a ser muy grande, aunque en su show jerezano apenas pudieron demostrar su potencial, evidenciando una lógica falta de rodaje.  De todas formas, esperemos que la conexión USA-Malasaña vuelva a funcionar y nos depare grandes momentos en el futuro. 

   Savoy Truffle tomaron el escenario poco después. Muchos no les habíamos escuchado todavía, pero las referencias eran inmejorables, así que nos apostamos en las primeras filas para presenciar un show que a nadie decepcionó. Sí, finalmente pudimos constatar que en Japón también saben lo que es una bandera confederada. Y es que si no fuera por los ojos rasgados, estos tios habrían pasado por cualquier combo revivalista del área de Alabama. La actuación hay que valorarla en su justa medida, como lo que fue: una portentosa demostración de rock sureño perfectamente ejecutada por una completa banda que incluía percusionista. Eso acentuaba aun más su sonido, muy cercano por momentos a Allman Brothers, quizás algo más duros. Cerraron su show con una tal vez excesiva jam aliñada con un largo solo de guitarra en la más pura tradición Duane Allman, pero nadie podrá reprocharles que no estuviesen a la altura de las grandes bandas que les sucederían, esa misma noche, en ese mismo escenario. 

   En el ambiente crecía la tensión. La gente era consciente de que a partir de ese momento iba a suceder algo grande, muy grande. A pesar de no contar con Rick Richards, Dan Baird y lo que queda de los Georgia Satellites, acompañados por Ken McMahan (The Dusters) a la guitarra, ofrecieron uno de los shows del festival. Todos conocíamos el amor de Baird por la música que interpreta, el modo en que se vuelca en cada riff, cada palabra, cada concierto que da. Pero lo vivido fue algo de una esquisitez tal que ni la ya extinta luz solar pudo eclipsar. Uno tras otro, Dan y los suyos fueron desgranando el más rockanrollero repertorio de los Sats. Sonaron "Don´t pass me by", "All over but the crying", "Sheila", "I dunno"...en fin, cualquiera que conozca esos temas sabe de lo que estoy hablando. Dan dejó caer también alguno de sus temas en solitario y puso su voz al servicio del legado Bolan cuando en plena jam nos regaló una fantástica "Get it on" que sonó como el cielo. Por si eso fuera poco ofreció también una particular visión del "Pills" de N.Y.Dolls. Podrían haber estado horas tocando, pero la puntualidad mandaba...

   Junkyard fueron relegados al tercer puesto de la noche cuando la organización entendió que debían ser Quireboys los que precedieran a Twisted Sister. Pero eso es un detalle sin importancia porque estamos hablando de dos bandas realmente imponentes, aunque si debo de ser objetivo, creo que Junyard se deberían haber llevado ese mérito, más aun después de ver su actuación. Parece que todas aquellas bandas de la oleada angelina de finales de los 80 debieran pedir perdón por haberse dado a conocer en una época en la que tristemente trascendía más las groupies que te agenciabas, el jaco que te pinchabas o la cantidad de maquillaje que pudiera soportar tu piel. El caso de Junkyard es tal vez el más sangrante. Nunca conocieron el éxito masivo, cuando lo merecían como el que más. Y si habían de pasar una reválida importante, el Serie Z les daría la oportunidad. Así que recién reunidos, virtud de un milagro obrado por Pat Muzingo y la persistencia de Juan Cacheda, se presentaron en Jerez sin saber muy bien si la cosa saldría de manera medianamente decente. Y joder si pasaron la prueba. Nada más aparecer en escena David Roach, aun ya sin pelo crepado, la cosa se caldeó bastante entre la gente. Mirada seria, concentrada, mano en micro, ojeando de soslayo a la banda, Dave disparó al cielo y comenzó un inmenso show de hard rock and roll. Sonaron endiabladamente poderosos, como si nunca se hubiesen tenido que separar y buscarse curros cutres para subsistir. Iniciaron la velada con "Life Sentence", del mismo modo que en su directo editado hace un tiempo. Y una por una fueron cayendo todas esas joyas que deberían ser valoradas como lo que realmente son, clásicos de un época que muchos ignoran: "Hot Rod", "Blooze", "Misery Loves Co.". Las guitarras sonaron como nunca, Muzingo aporreó la batería como una bestia, y Dave, bueno, Dave demostró estar por encima del bien y del mal, por muy jodidas que le hayan ido las cosas en la última década. Actuó con carisma, consiguió que las primeras filas se sacudieran, bajó al foso, ofreció vino a sus fans y se dejó abrazar. Puso el alma en cada nota que salía de su garganta, como en ese emotivo "Simple Man" o en el aclamado "Hollywood". Un concierto cien por cien sentimiento y pura emoción, como la que demostraron interpretando "Tush" y "Lost in the city", y que además terminó de la mejor manera posible, con un inesperado "Whole Lotta Rosie" que puso todo aquello patas arriba. En definitiva, algo que no se puede contar, sólo vale haberlo vivido. 

   Quireboys lo tenían dificil para superar a los americanos, pero aun así ofrecieron un show digno. Eso es algo garantizado cuando tienes a un frontman como Spike delante. Un tipo que, en todos los sentidos, ha heredado a Rod Stewart en voz y actitud escénica, pero que se aleja del concepto de impostor cuando lo tienes delante. Acompañado, como es habitual, por una banda de circunstancias ("this is Quireboy´s 45th guitarrist", bromeó Spike presentando al nuevo hacha ) que no estuvo especialmente brillante, ofreció un show vocalmente espléndido, interpretando el repertorio habitual de los ingleses con pasión. Desde "This is rock and roll", desgranaron lo que todos esperábamos: "Tramps and thieves", "Hey you", "There she goes again". Ofrecieron un renovado "Whippin´ boy" menos country que el original, y dejaron para la recta final la emotiva "I don´t love you anymore" y "7 o´clock". El bis, como no, fue la acelerada "Sex party", y aunque hubo poco sexo y muchos golpes, el festivo tema de celebró como merecía en primeras filas. Buen show, pero Spike debería plantearse formar una banda estable y con gente un poco más solvente y, por qué no, carismática. 

   Y bueno, llegó el fin de fiesta, y vaya fiesta. Directamente desde los mas horteras 80´s, como si saliesen de una maquina del tiempo que les hubiera conservado en formol, Twisted Sister pisaron el recinto, directamente venidos del lujoso hotel donde se hospedaban. Nada más que su presencia en el backstage ya puso al personal (mucho del cual estaba allí sólo por ellos, lo que también es triste, oiga) de los mismísimos nervios. Con el acceso al escenario acotado desde el back por vayas de seguridad y vigilantes, los jodidos Twisted Sister pasearon su rebuscado glamour entre una nube de fotógrafos, subieron al escenario, y una vez allí, sencillamente la armaron. Reconozco que no esperaba ni en sueños presenciar algo similar. Los chicos habían vuelto, y lo hacían por todo lo alto, con la fuerza de antaño. Dee Snider, Jay Jay French, A.J.Pero, Eddie Ojeda y Mark Mendoza se encargaron, y de que modo, de hacer mover hasta al más recalcitrante anti-metalero. Fue un show heavy-metal, por mucho que me digan que los Sister no son heavy metal. Atuendos, luces, intros espectaculares, poses, fuegos, ticks jevis del pasado, puños al aire, etc. Todo olió a gran show de heavy metal, con todo lo bueno y poco de lo malo que eso conlleva. Sin ser grandes músicos se las apañaron para sacar adelante un  show en el que, desde "The Kids Are Back", ya se tenían ganado al público. Dee Snider reinó como nunca, cantó más alto que nadie en el festival, arrancando coros a las masas en "Stay Hungry" y moviéndose como un poseso enseñando sus ropajes en "Destroyer". Mark Mendoza ahostió literalmente su bajo, y Eddie Ojeda anduvo bien a las seis cuerdas, mientras que Jay Jay le secundaba con acierto. Sonó el repertorio más duro de la banda: "Under the blade", "You can´t stop rock and roll", la coreada "We´re not gonna take it". Sólo dieron respiro cuando interpretaron  la aorera "The price". Hubo hasta solo de batería a la vieja usanza, con Pero alzado a los aires por una elevadora, que dio paso a la fase humorística del show con Eddie tratanto de traducir al español las palabras de Dee, con más gracia que acierto. El final fue un inmenso aluvión de decibelios, con "Come out and play" y "S.M.F.". Los chicos volvieron, se enrollaron y triunfaron. Indudablemente, al que no gustase de su música probablemente le parecerían un chiste, pero no se puede negar que dentro de lo suyo ofrecieron algo inigualable, más aun cuando hoy en día bandas coetáneas a ellos e incluso alumnos aventajados en su día se arrastran sin pena ni gloria. 

   La tercera jornada presentaba un cartel de diferente orientación a la anterior, menos ochentero, más apegado a la high-energy y el punk-rock. Las dos bandas españolas que abrieron el evento ofrecieron shows cortos (algo que habría que mejorar en futuras ediciones) pero intensos. Primero Holy Sheep anduvieron por el lado vicioso del rock n´roll en un frenético show que evocaba aquellos primeros días del punk neoyorquino, y dejaron claro que son un nombre muy a tener en cuenta en el futuro. Tras ellos llegó una de las bandas más esperadas del festival, que hubieran merecido tocar a plena noche y con más tiempo. Mermaid provocaron que ya tempranito el recinto ofreciera buen aspecto, porque nadie quería perderse a los navarros que están revolucionando el panorama nacional. Ofrecieron lo que pudieron dadas las circunstancias, presentando unos cuantos temas de "Red led or death", con un Íñigo inmenso que desató un torbellino junto al resto de las sirenas. Abrieron con "Silver Bullet", un tema tan grande que podría haber firmado el mismísimo Dave Wyndorf. Ofrecieron media hora de rock duro, cósmico, ácido. Sonaron "Woman making machine" y "I rock" y cuando la estaban liando gorda, tras una orgía de plumas de cojín y decibelios, sencillamente les cortaron el sonido. Feo gesto que nos dejó a todos bastante indignados; cabría preguntarse si le habrían hecho eso a alguna de las bandas foráneas, me temo que no.

   En las antípodas de Mermaid, Nuevo Catecismo Católico ofreció un show previsible, aburrido y poco convincente. Se hablan maravillas de ellos, pero a mi me parecieron muy regulares, y ni siquiera el final con "Endangered species" levantó apenas al público que los despidió con indiferencia. A lo mejor no tuvieron su día, pero resultaron lo peor del Z. 

   De The Cherry Valence conocíamos ya su incendiario directo, aunque quedó claro que en un club es donde mejor transmiten su propuesta. Aun así, ofrecieron un buen show que casi mejor habría que calificar de inmensa jam en la que unieron unos temas a otros, con los dos baterías intercambiando constantemente, ahora toco, ahora canto. Frenético se mostró Nick, como siempre el miembro más activo. Ofrecieron indicios de su inmensa clase y demostraron llevar en la sangre el espíritu de todas esas bandas setenteras que hacían del caos un arte. Nos regalaron su fabuloso "Sweat sweat sweat (all over you)", rindieron tributo de Hendrix, como no, y acabaron en auténtica juerga sonora con Cheetie, Paul y cia. demostrando que la calidad y la clase que atesoran son valores que aunque tienen que pulir les asegura siempre un puñado de incondicionales. Si les hubiese dado tiempo a más la hubieran líado en serio, como hicieron hace unos meses en su gira por clubs. 

   Los que pululábamos libremente por el backstage pudimos ver desde temprana hora a Blaine y su esposa Ruyter por allí. El bestial guitarrista de Nashville Pussy volvía con sus Nine Pound Hammer al escenario en el que el año anterior triunfara con aquellos. Y esta vez la cosa no fue tan facil. NPH son una banda totalmente diferente a Nashville Pussy. Arrancan de lo mismo, el punk gamberro y el sonido americano, pero ellos alargan ambos conceptos a los extremos y el resultado final es una especie de country rockeado a mil revoluciones por minuto. Temas que de tocar tranquilamente con una acústica les podrían habrir las puertas de Nashville, pero que en esta versión rozan la paranoia punkera extrema. Con un cantante de formas bestiales y voz cavernosa a lo Lemmy, fueron desgranando su repertorio en el que cada tema se parecía al anterior, aunque cada vez con más y más potencia. Una juerga salvaje que a muchos no gustó, y que deparó una recta final con casi irreconocibles versiones del dictatorial "Two Tub Man" y de un acelerado hasta la parodia "Train Kept A Rollin´" que algunos sólo pudimos reconocer poniendo gran empeño. Esperabamos que Ruyter, que animó a su marido desde detrás de los amplis, se uniera a la fiesta, pero no fue así y la cosa se quedó en simplemente aceptable.

    Tampoco triunfó Scott Morgan comandando a los Hydromatics. Comenzó el show bien, con buena voz y tocando con autoridad, pero la cosa fue a menos y casi termina en desastre de no ser por esos temas de la Sonic´s Rendezvous Band (entre otros, los consabidos "Sweet nothing" y "City Slang") que la leyenda de Detroit interpretó con más pasión que acierto. Hubo de cambiar de guitarra varias veces, pero los problemas técnicos dieron al traste con un concierto que podría haber sido mucho más. Una lástima.

   Y el destino deparó que Hellacopters tuvieran que demostrar una vez más lo grandes que son entre dos de las bandas que más han significado en su evolución, claro que sólo hubiera faltado que cierto grupo maquillado se hubiera presentado a la fiesta. Pues bien, los Hellas demostraron una vez más ser la mejor banda europea de la última década. Ya de noche, con el escenario acotado a las dimensiones de un club (donde parece ser que quieren seguir desenvolviéndose), Nick Royale, Strings, Bobba y demás nos ofrecieron la hora perfecta de rock and roll que todos esperábamos. Abrieron con "By the grace of God", y ya entonces se había montado un frenético pogo en las primeras filas. Sonaron sus temas más recientes: "Down on freestreet", "Better than you"; escogieron algunos temas de su pasado reciente (inmensas "No song unheard" y "Move right outta here", acojonante "Hopeless case of a kid in denial" que Nick presentó como autobigráfica) y sólo dieron motivos de polémica al abordar de forma más sosegada sus temas más tradicionalmente acelerados ("You´re nothin´", "Gotta get some action"). De todas formas, se comportaron como auténticos clásicos en el escenario, con las ya famosas posturas de guitar hero de Strings (por otro lado impecable a las seis cuerdas) y con un Nick disfrutando cada minuto del show. Sonaron bien (no en las primeras filas), con el teclado de Bobba otorgandole profundidad y grandeza al sonido de una banda que aunque muchos digan que van en dirección equivocada en sus discos jamás decepcionaran en directo. Y si a eso le sumamos el final con "Search & Destroy" sólo podemos concluir que dieron uno de los mejores shows del festival, poniendo en un serio aprieto a Young, Tek y el resto de los Birdman.

   Hacía 18 años que Radio Birdman no daban señales de vida por estas tierras del demonio, así que la expectación creada atrajo a un buen número de seguidores al recinto jerezano. Había gran ambiente cuando un desmejorado Rob Younger y un inmejorable Deniz Tek tomaron el escenario. Costó distinguir a Chris Masuak con su nuevo look rapado y con unas gafas menos cantosas que las que solía gastar en los setenta. Como no contaron con personal de apoyo,  resultó algo extraño verlos a ellos mismos, una leyenda, preparando el show. Abrieron con "Burn my eye" y "Crying Sun", de manera algo fría para lo esperado. La banda permaneció estática en el escenario, tan solo Younger hacía amagos de moverse un poco. La cosa empezó a animarse cuando cayó la primera joya de "Radio´s appear", "Non stop girls", y ese pedazo de "Hanging On" que abría "Living eyes". En la parte central del concierto ofrecieron lo mejor de sí, con "Aloha Steve and Danno", "Anglo girl desire", "What gives" y "455 SD" (tema presentado por Tek dejando clara su pasión por el motor y las autopistas). Sonaron bien como banda, pero a mi no llegó a convencerme el sonido de las guitarras, algo que era característico de ellos en los 70, más limpias entonces que ahora, que aparecen más saturadas. Así, el inicio de "Murder City Nights" no sonó como esperaba, aunque el tema en sí es una joya que levantó al público. Más temas: "Descent into de maelstrom", "Do the pop", y recta final con un largo primer bis, de lo mejor de la noche: la inmensa "Man with golden helmet", la consabida "New Race", y traca final con particulares versiones de Elvis ("Wild Turkey") y 13th. Floor Elevators ("You´re gonna miss me"), que hicieron perder algo de ardor a la actuación pero que no empañaron un gran show de retorno, más de lo que muchas bandas jovenes pueden dar. Auténticos maestros del rock, su legado sigue vivo, y están de vuelta para reivindicar su ascendencia sobre tantas bandas que les señalan como referencia mientras el gran público sigue ignorándolos. Así son las cosas hoy en dia. Siempre tendrán un fiel puñado de seguidores, pero su terreno debería ser el de las grandes ligas. Esperemos que esta vez se les haga justicia. 


DIA 28 AGOSTO
COMMANDO
ROCK A HULAS
MOTOCHRIST
TEXAS TERRI 
THE LORDS OF ALTAMONT
GEORGIA SATELLITES
THE WILDHEARTS
JASON RINGENBERG & N.A.S
TMGE


     DIA 29 AGOSTO
DIA 29 AGOSTO
BUMMER
SIN CITY SIX
LEADFOOT
ROCK CITY ANGELS
SAVOY TRUFFLE
WARRIOR SOUL
QUIREBOYS
JUNKYARD
TWISTED SISTER 
DIA 30 AGOSTO
HOLY SHEEP
MERMAID
NCC
THE DISTRACTION
CHERRY VALENCE
HYDROMATICS
NINE POUND HAMMER
THE HELLACOPTERS
RADIO BIRDMAN


 Fiestas presentación II edición
domingo 26 enero. THE HANGMEN+PPM. Sala Planta Baja. GRANADA. 


Informacion de las bandas
THE QUIREBOYS

Esto es Rock'n'Roll
Irrumpieron en los noventa con fuerza gracias a su atractivo "A Bit Of What You Fancy", un trabajo de debut cargado de himnos rocanroleros y guiños setenteros que conectaban a la perfección con el espíritu de los Stones y Faces más vacilones. Su único pecado de cara a la crítica fue el evidente parecido entre la voz de Spike y la de Rod Stewart, una lacra con la que tuvieron que cargar durante su efímera carrera.
La codicia de la industria discográfica se encargó del resto, intentando exprimirles con un incomprensible disco grabado en directo tras un solo álbum de estudio y, a continuación, manipulándoles la grabación de su segundo trabajo con la presencia de Bob Rock, uno de los más prestigiosos productores del negocio en ese momento, pero no la persona más adecuada para hacerse cargo del trabajo de una simple banda de R&R honesto. En esa situación la desaparición de la banda era sólo cuestión de meses. Se separan en 1993.
Tras unos cuantos años de reposo, Spike y Guy Griffin (cantante y guitarrista respectivamente)  deciden volver a la carretera para tocar y pasarlo bien. Graban el estupendo "This Is Rock'N'Roll" .
El álbum cuenta con una estupenda producción (lejos del sonido ochentero del primero y de la pomposidad del segundo) y destila puro rock and roll por los cuatro costados. Quizá se echen en falta algunos temas tan pegadizos "Seven O' Clock" o "Sex Party", pero está claro que The Quireboys no necesitan un pelotazo para seguir haciendo las cosas bien.
HOODOO GURUS (Australia)
Hoodoo Gurus reciben grandes influencias de pop americano, añadiendo pinceladas de las B-movies, comedias de situación de bajo presupuesto, al igual que sonidos mas habituales como garage, rock, power pop y surf, lo que convierte la música de Hoodoo Gurus en algo diferente y pegadiza.
Nacen en Sydney en 1981 con  Dave Faulkner cantante y compositor de los temas, James Baker, el cual  fue miembro del breve grupo punk The Victims, el ex -Excientist Rod Radalj y Kimble Rendall como formación inicial y que hizo único su sonido por llevar tres guitarras y ningún bajo, junto con las enfermizas canciones de Faulkner, lo que les consiguió rápidamente un contrato discográfico. Tras su debut 1982 con el single "Leilani", Radalj y Rendall dejan la formación y son sustituidos por el guitarrista de Super-K, Brad Sheppard y el bajista Clyde Bramley.
En 1983 graban su excelente álbum  "Stoneage Romeos" que nos ofrece sonidos
trash-pop en forma de valiosos regalos hechos canciones, en los singles "Iwant you back" "In the echo chamber" y "I was a kamikaze pilot". En 1985 Mark Kingsmill sustituye a Baker, dejando a Faulkner como único miembro fundador. Este responde escribiendo atronadoras canciones para el que seria su siguiente trabajo "Mars needs guitars!", un álbum del que salieron magníficos singles como "Bitterweet", "Hayride to hell" y la enloquecida "Like wow-wipeout".
  "Blow your cool", es editado en 1987, The Hoodoo Gurus  comparten tour con The Bangles, las cuales incluso contribuyen en singles como "What's my scene" y "Good times". A pesar de esto el álbum fracasó y solo acabó oyéndose en emisoras de radio alternativas, por lo que Bramley abandona el grupo y es sustituido por Divini Rick Grossman.
En 1.989 sale a la luz "Mágnum cum lauder", el cual no llega mucho mas lejos, a pesar de singles como "Come anytime", "Another world"  and "Baby can dance", que dan un gran juego.. Mientras tanto en 1991 sale al mercado "Kinky" con singles en los que hacen un guiño al flower power como "Miss freelove '69", el cual fue el último de una larga línea de éxitos.
Tras 3 años, vuelven con el perfilado "Crank" producido por Ed Stasium, seguido de "Blue cave" en 1996 y "Ampology"  que fue publicado 4 años después.
www.hoodoogurus.com

Reverend Horton Heat
Lucky Seven (Artamis Records, 2002)

Reverend Horton Heat es una de las bandas más importantes de la escena Psychobilly/Rockabilly del mundo... Llevan funcionando desde los 90 con la misma formación: contrabajo, guitarra y batería , simplemente un trío que suena a banda con historia, con muchos escenarios recorridos. Tienen más de 6 discos en su haber y el grupo es referencia obligada para los amantes del rockabilly y Psychobilly actual...
Reverend Horton Heat son una descarga en directo...en el Festival Serie Z 2003 tocaran temas tanto de sus primeros discos como del ultimo editado en nuestro pais, ³Lucky Seven² (Artamis Records 2002).
Cerveza, ginebra, whisky, cocaína, tequila, martinis, marihuana, cigarrillos, coches, más cerveza, mujeres bonitas, sermones, gatos y perros, el diablo, Texas, S. De todas estas grandes cosas de la vida hablan Reverend Horton Heat en un álbum lleno de buenas canciones ³Galaxia 500²,"Like A Rocket," "Loco Gringos Like A Party","Ain't Gonna Happen", ³Show Pony²  o "Sermon On The Jimbo".
Este trabajo encaja perfectamente los elementos acústicos, los riffs de guitarra, y los acordes vocales volviendo a conseguir que su público sea de lo más variado, gutterpunks,  skatekids, de metalheads, rockabilly, punkabilly, country/boogie/swingS
Lucky Seven es un trabajo de lo mas digestivo, que reune el esfuerzo y autocrecimiento de una de las mejores bandas de la historia americana. www.reverendhortonheat.com

THEE MICHELLE GUN ELEPHANT
Fotocopias Japonesas del Punk Americano.
"Casanova Snake" Munster
Psikobily extremo gracias a estos cuatro nipones. El sonido es increíble, exquisitos y muy sueltos en su garage punk-rock. Son una mezcla entre los mejores Stray Cats y la veloz suciedad de los Cramps, como lo demuestran en temas como "Pistol". Se podrían definir en tres palabras: Clase. Muchísima clase.
Sin lugar a dudas EEUU e Inglaterra son los dos países que más han aportado al mundo en materia musical. Pero es sin duda EEUU el que más ha influido en los artistas japoneses, y más en lo referente al Punk y/o RNR. Debe ser cuestión de proximidad y no precisamente porque fuesen "aliados" en la segunda guerra mundial. Los grupos americanos que más han influido en el Punk japonés son, sin lugar a dudas, los Ramones, los Cramps, Devil Dogs y Supercharger.
Los creadores de la salvaje y alucinante banda sonora de BLUE SPRING son una de las mejores bandas de rock del mundo. Su álbum Gear Blues, editado en España por Munster Records, es ya una obra maestra con temas como Danny Go, Killer beach o Brain Down, sin desmerecer del West Cabaret Drive, Satanic boom boom head, Boiled oil...
Por el momento, los paquidermos amarillos tienen dos discos en Munster: el diez pulgadas doble Gear Blues, y el más directo Casanova Snake.

RADIO BIRDMAN
The Essential (1974-1978)
Radio Birdman, posiblemente la banda australiana más grande de los 70 (con permiso de AC/DC, claro) dan a luz la publicación por Sub Pop Records de "The Essential Radio Birdman (1974-1978, distribuido en España por El Diablo) un acontecimiento extraordinario para los amantes del verdadero rock and roll.
Radio Birdman no es un grupo más. Desde que se formó en Australia mediados los años 70, ha reclutado a legiones de seguidores en todo el planeta y se ha convertido en una banda de culto. Sus discos, generalmente difíciles de conseguir, han influido sin embargo a cientos de músicos en los últimos 25 años. Padrinos del punk australiano (que poco tiene que ver con el londinense y no mucho más con el neoyorkino), su estigma está presente en grupos de medio mundo y se puede reconocer, por ejemplo, en la reciente hornada de bandas escandinavas como Hellacopters, Gluecifer, Hellride o los más veteranos Nomads.
El sonido y la actitud de Radio Birdman beben directamente del sonido de Detroit. De hecho, su guitarrista Deniz Tek nació y creció en Ann Arbor, cerca de la ciudad del motor, escuchando a MC5 y Stooges. Una vez en Australia, funda Radio Birdman junto a Rob Younger (voz), Pip Hoyle (teclados) y Ron Keeley (batería) a los que se incorporan más tarde Chris Masuak (guitarra) y Warwick Gilbert (bajo).
"The Essential Radio Birdman (1974-1978)" es una colección de 22 temas imprescindibles extraídos del EP "Burn My Eye", del clásico "Radios Appear", del EP "More Fun" (grabado en directo en 1977) y de su segundo álbum "Living Eyes". Con una lujosa presentación, el disco incluye jugosos comentarios escritos por David Fricke.
Los miembros de Radio Birdman siguen en activo. Tras la disolución del grupo, Rob Younger, Deniz Tek y Warwick Gilbert montaron New Race junto a Ron Asheton (Stooges) y Dennis Thompson (MC5). Después, Younger pasó a liderar su propia banda, New Christs, mientras que Tek ha estado inmerso en numerosos proyectos como Deniz Tek Group, Dodge Main y Deep Reduction (junto a Younger), además de colaborar con Wayne Kramer, guitarrista de MC5.
Radio Birdman se reunieron en 1996 para hacer una serie de conciertos en Australia, aunque, y ahora vuelven a repetir la experiencia.

Jason & Scorchers
Wildfires & Misfires (Blue Rose-Dock,2002)
El año pasado la banda cumplía su vigésimo aniversario y para celebrarlo su vocalista, Jason Ringenberg, lanzaba un álbum en solitario.
Jason & The Scorchers  tocaron techo a principios de los 80, gracias a sus dos primeros LPs: Fervor y Lost & Found. Flojearon a partir de Still Standing y abandonaron abatidos, aunque resucitaron editando dos molones CDs: A Blazin Grace y Clear Impetuous Morning, de mitad de los 90.
Ahora el tiempo ha pasado y Los Scorchers siguen en activo y, en España, su última edición  conmemora sus veinte años de carrera: Wildfires + Misfires (Blue Rose-Dock) subtitula dos décadas de outtakes y rarezas, y recupera dieciocho cortes que discurren con sonido maquetero y apagado, pues abundan las demos de trabajo y los directos. Así, el embate de genuino cowpunk se alterna con baladas bucólicas, y los cortes rockistas aparecen más desnudos, sin la aparatosa producción posterior. Un disco apropiado para completistas.
Recopilatorio con material inédito, descartes, maquetas, temas en directo y rarezas difíciles de encontrar, completados con los comentarios de Jason sobre cada canción. Publicado en parte para celebrar el vigésimo aniversario de la banda, el álbum incluye algunas de las mejores interpretaciones de su ilustre carrera. Jasón asegura que este trabajo "cuenta definitivamente nuestra historia desde un ángulo nunca antes explorado". "Wildfires & Misfires" se abre con la maqueta que el grupo grabó en 1983 del tema de Bob Dylan "Absolutely Sweet Marie".
Los Scorchers, cowboys urbanos y macarras convertidos en el sabor más fuerte del denominado cow punk americano siguen portando a pesar de los años, levitas confederadas, camisas bordadas, sombreros Stetson, lazos metálicos y corbatillas de tahúr, pero también chupas de cuero.
JASON RINGENBERG
Con su habilidad para otear el futuro y su gusto por el pasado, Jason Ringenberg desafía cualquier definición. Mezclando viejos y nuevos estilos, ha puesto de moda un sonido único que crea problemas a los locutores radiofónicos y a los dependientes de las tiendas de discos. Pero, como ha escrito John Aizlewood en las páginas de The Guardian, él fue"hace veinte años el pionero de lo que entonces se llamó 'nueva sinceridad'. Ahora, se le respeta como el primer portavoz del country alternativo". Donde mejor se evidencian los elementos que le han hecho admirado en todo el mundo es en su último disco, "All Over Creation", en el que celebra sus variadas influencias con colaboraciones de todo tipo de amigos, como Steve Earle, BR5-49, Tommy Womack, Kristi Rose, Todd Snider, The Wildhearts, Lambchop... Buceando en todos los rincones del mapa musical, Jason se acerca tanto a las baladas más expresivas como a la Americana, al universo del honky-tonk como al rock más clásico. En palabras de David Sinclair (The London Times), "'All Over Creation' marca el espectacular regreso de uno de los pioneros del ahora cada vez más extendido country-rock. Y Ringenberg se ha ganado además en directo la reputación de ser uno de los mejores artistas de su generación". El público que fue a verlo en sus primeros conciertos en solitario probablemente no estaba seguro de lo que se iba a encontrar al verlo por primera vez en dos décadas sin su eléctrica banda, The Scorchers. Parecía que una sola guitarra y un solo micro no iban a ser suficientes para transmitir toda su energía, pero Jason, armado con su carisma y su amplio repertorio, consiguió convencerles con su emocionante intensidad. The Chicago Suntimes consideró su directo como el mejor espectáculo en solitario de 2001. Jason Ringenberg nació en Sheffield, un pequeño pueblo de Illinois, entre los ríos Mississipi e Illinois, y pasó su bucólica infancia en una granja rodeada por una geografía espectacular: las aguas llenas de sombras de un viejo canal, bellas y ancianas iglesias y pequeños cementerios en medio del campo. El lugar perfecto para que un muchacho aprendiera a apreciar las cosas que debía recordar y, al mismo tiempo, desarrollara su curiosidad para saber lo que le quedaba todavía por descubrir. Como él mismo ha dicho, "amaba la vida de la granja y su atmósfera especial, pero siempre me sentí empujado hacia el mundo que había más allá del horizonte". "Pasé la mayoría de mi adolescencia -cuenta-conduciendo y escuchando a Bob Dylan y a Hank Williams Sr., y todavía recuerdo cómo se filtraba aquella música a través de los campos de maíz de Illinois". Con el tiempo, empezó a buscar la forma de destilar aquellos sonidos y adaptarlos a la energía de otra música que le atraía especialmente: el punk. Jason estaba decidido a formar un grupo en el que pudiera fundir el poder emocional del country con la energía visceral del rock. Por eso viajó a la gran ciudad, Nashville, en 1981, donde encontró a un joven músico con ambiciones muy similares a las suyas, Jack Emerson, quien acabaría convirtiéndose en manager de los Scorchers y que hoy en día es copropietario, junto a Steve Earle, del sello E-Squared Records. De aquellos primeros contactos en Nashville surgieron los Scorchers: el bajista Jeff Johnson y el batería Perry Baggs acabaron atrayendo al virtuoso guitarrista Warner Hodges. En el centro del grupo, Jason, con sus botas y su sombrero de cowboy. En 1982 se publicó su primer disco, el crudo "Reckless Country Soul". Su música y sus tremendos shows empezaron a convertirse en una leyenda, y uno de sus conciertos en Nashville congregó a 5.000 fans. "Fervor", un disco de 7 canciones, con una versión del clásico de Dylan "Absolutely Sweet Mary" convenientemente adaptada a las características del grupo, los hizo aún más conocidos, y de él dijo Jimmy Guterman en el New York Times: "En menos de 30 minutos de música, los Scorchers han reescrito la historia del rock'n'roll sureño". Este disco se encuentra entre los 100 mejores discos de rock'n'roll de la revista Rolling Stone y entre los 100 mejores discos de country de la Country Music Association. Después llegaron otros trabajos: "Lost And Found" (1985), en el que se fijó el standard del rock poderoso asentado sobre raíces country; "Still Standing" (1986), con su hit "Golden Ball and Chain", y "Thunder And Fire" (1989), en el que empezaban a notarse ciertas disensiones en la banda. En aquel momento, Jason optó por acercarse más a la vertiente country de su música y editó "One Foot In The Honky Tonk", un intento por acercarse al sonido mainstream de Nashville. "Fue un lugar bonito que visitar, pero la verdad es que yo no pertenecía realmente al mundo del country comercial", diría más tarde. Después de aquello, los Scorchers regresarían con "A Blazing Grace" (1995), pero se superarían con un aclamado por la crítica "Clear Impetuous Morning", tras el cual se editaría el doble en directo "Midnight Roads And Stages Seen" (1998), grabado en distintos directos en su escenario favorito de Nashville, el Exit/In.
La ciudad que no sabía qué hacer con Jason & The Scorchers en 1981 por fin los reconoció veinte años después. Los visitantes del Country Music Hall of Fame pueden ahora encontrar memorabilia de la banda junto a la de otros héroes de la ciudad como George Jones, Hank Williams and Jimmie Rodgers.
Jason Ringenberg visita por primera vez España con Love To Art en noviembre de 2002.
Información actualizada en septiembre de 2002

Puedes encontrar más información en www.jasonringenberg.com 

Commando 9 MM
Los ya míticos Commando 9mm se formaron en 1984 con Pollo a la guitarra y Mosca en la batería componentes del grupo "Larsen" junto a Manolo que tocaba el bajo y cantaba. Manolo procedía del grupo "La Uvi"
A partir de ahí y tras algunos meses encerrados en locales de ensayo, se empezaron a grabar singles y canciones para buscar compañías de discos que pudieran sacar a la luz los temas  bajo el nombre de Commando 9 MM.
Durante la vida de Commando su formación a variado en varias ocasiones pero en la actualidad los componentes del grupo son los mismos que en 1984 y todavía les queda mucho que contar.

Nuevo Catecismo Católico
Puede que el nombre no sea el correcto, también se les conoce como N.C.C., y son una de las bandas que surgieron de la escisión de La Perrera. Tienen sobre todo muchas tablas ganadas con los años y con muchos escenarios a sus espaldas, un sonido realmente bestial sin salirse de lo suyo, influencias rockeras destacables, veloces temas y letras ácidas que les dan mucha personalidad, .pero sobre todo a la gente les molan, eso es bueno.
Dos discos y un single son su bagaje, el cual les ha dotado de un nombre y el ser uno de los grupos de punk rock más notables de aquí. En el primer Lp, "N.C.C.", la producción de guitarras era un poco floja, pero eso no impidió que la gente apreciara su disco.
 Después llegaría un Ep para No Tomorrow donde se merendaban el "Why she's the girl from the chainstore ?" de Buzzcocks, solucionan el problema de producción y nos arrasan con dos temas propios a cual más brutal. Su disco "En Llamas", es una auténtica pasada, no dejan títere con cabeza ni en sus temas propios (ese "Sabes Demasiado" Impagable) ni en las versiones de X y Burning, que las dejan niqueladas.
Tambien hace algún tiempo sacaron un Ep como acompañamiento al fanzine Neurótica, donde por una cara recuperaban "Nido de Vívoras" (que ya aparecía en "En Llamas") y por otra versionaban un tema de Dead Boys, "I Won't Look Back", con la clase que les caracteriza.
"Aún no habéis visto nada"  es un trabajo con expectación que sólo responde a su calidad  y que pertenece al legado de una de las mejores bandas de punk de nuestro pais, salvajes y abrasadores.

El emplazamiento del Festival Serie Z en su segundo año sigue siendo la Feria de Muestras de Jerez de la frontera, IFECA.
Jerez de la Frontera se encuentra tan sólo a cuarenta minutos de Sevilla a través de la autopista Sevilla-Cádiz y por la autovía  Nacional IV se enlaza con Madrid.
CONEXIONES POR AVIÓN:
El Aeropuerto Internacional de Jerez, tiene programados vuelos regulares con Madrid, Zaragoza, Barcelona, Tenerife, además de ciudades europeas como Londres y París.
CONEXIONES POR FERROCARRIL:
La estación de ferrocarril de Jerez conecta con un gran número de ciudades y capitales. La capital, Madrid, está a tan sólo unas horas gracias al tren de alta velocidad (AVE) que parte desde Sevilla.
ALOJAMIENTOS
Para solicitar información sobre los alojamientos en jerez solo tienes que llamar a los teléfonos de Información Turística de la ciudad.
Oficinas de Información Turística
Jerez de la Frontera: 956 331150
956 331162
Cádiz: 956 241001
956 211313

FESTIVAL SERIE Z. WILD PUNK.DPTO. PROMOCION.Enka Tripiana/Carmen Rodríguez C/ Neptuno, 1,5ºIzqu. 18004 Granada 958/250249-252413 fax enka@wildpunk.com, carmen@wildpunk.com

http://serie-z.iespana.es/serie-z/


INDYROCK * SERVICIOS MUSICALES
Productoras
Estudios
Locales de ensayo
Salas de conciertos
Tablón de anuncios
Concursos
Academias de música
Realización de clips

IndyRock * Latinoamérica 
INDYROCK * INICIO


vídeopromoción







VÍDEOS DE DIRECTOS
Archivo histórico de IndyRock Magazine


.


--
 
Copyright IndyRock ©
TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS:
Queda prohibida la reproducción, distribución, puesta a disposición, comunicación pública y utilización total o parcial, de los contenidos de esta web...
Leer más y Política de privacidad
 
Contenidos informativos
Agenda de conciertos
Concursos
Noticias
Productoras
Tablón de anuncios... y + Más

Revista electrónica creada en 1997
Home * Portada
Servicios publicitarios
Créditos | Qué es IndyRock
info@indyrock.es

Naturaleza  y divulgación científica
waste.ideal.es
Dirección y edición
waste@diarioideal.es