--
.



* PÁGINAS Y AGENDAS

 
Solina y Malahoracronica Sevilla 
25-10-04
.
Solina


Melodías por otros cauces
por Paco Camero Mesa
Solina ofrece algo poco habitual en la muchas veces monolítica escena musical española: es un proyecto básicamente de estudio, planteamiento que no se acaba de entender demasiado bien por aquí. Deshaciéndose de los ceñidos corsés estilísticos y discográficos, la formación ofrece una interesante combinación de bossa nova y música electrónica que matizan con sonoridades de jazz. Todo ello, con una especial atención a la producción y a los arreglos en estudio y armado sobre un esqueleto pop. Tras poco más de un año de andadura, han conseguido hacerse un hueco en la edición del presente año de Festimad. Si se tiene en cuenta lo poco convencional de su propuesta y que no tienen disco en el mercado, lo de los sevillanos tiene mérito.


Aunque en directo cuentan con la colaboración de otros músicos (entre los que se encuentran Javier Vega, bajista de Maga y de Lavadora, formación que compuso la banda sonora de la película El factor Pilgrim, en la que también participa Jordi Gil), el grupo está integrado por Paula Padilla (cantante), Luis Álvarez (teclados y samplers) y Jordi Gil (programación y samplers), quien también forma parte de Maga y Pinball, dos de los grupos pop de mayor calidad de Sevilla. Hablamos con el último, columna vertebral compositiva de Solina.

¿De dónde surge Solina?
"Solina nació de un café entre Luis (Álvarez) y yo. Siempre, desde que tocamos juntos, hemos sido muy amigos. Además somos socios -Gil y Álvarez tienen el proyecto de montar un estudio de grabación y un sello discográfico a través de internet-. Siempre nos reuníamos para tomar café y salvar el mundo y para teorizar sobre muchas cosas. Al final, acabábamos hablando de música. Y en uno de esos cafés le dimos vueltas a la idea de hacer un grupo que no tuviera que seguir los cánones clásicos de buscar gente, ensayar, currarse conciertos, grabar una maqueta y enviarla a una discográfica. Esto ya lo habíamos hecho muchas veces y era muy difícil encontrar a gente con la que tuviéramos afinidades claras y mantuvieran la ilusión. Así que enfocamos el proyecto desde el punto de vista de la producción. Somos algo así como una comuna de tres personas que hacen canciones y las producen de una manera concreta. Ésa era nuestra idea inicial".

¿Es, quizás, un proyecto eminentemente individualista desde el punto de vista de la composición?
"Es posible. Aunque no al cien por cien. Paula también compone; de hecho, hay un par de canciones que son de ella. También hace letras y melodías. Yo soy el que más tiempo le dedica, así que, por lógica, la mayoría de las canciones son mías. Yo empiezo a trabajar los temas con unos acordes y se los paso a Paula; ella busca un par de melodías y me pasa una cinta: vamos jugando un poco al ping-pong. Después ella le pone letra. Luis no hace letras ni melodías, pero aporta mucho desde el punto de vista crítico -Luis Álvarez es periodista musical-: cuando estoy atascado, me aconseja por dónde puedo salir".

¿Y el nombre, de dónde viene?
"De un 'sinte'. De un teclado antiguo, de los años 70, que compré en Hamburgo y que me costó muy barato pero que pesa como un sarcófago. Tuvo el pobre una odisea bastante peculiar. Cuando me iba a venir (para Sevilla), como no había forma de transportarlo y además estuve un año allí, no podía traérmelo todo y, evidentemente, el teclado era lo último que podía traerme. Además, volví haciendo una ruta "transpirenaica" y fue imposible. Así que se lo dejé a una amiga francesa que vivía en Berlín. Ella se lo llevó a Montpellier y entre Berlín y Montpellier estuvo un año y pico. Luego yo hice un viaje y por fin lo recuperé. Cuando lo hice, me dije: 'Esto se merece, como mínimo, el nombre de un grupo". 

Ya se han interesado por vosotros un par de compañías...
"Sí. Nosotros empezamos con un ordenador y un sampler, un sistema paupérrimo y que era un coñazo. Perdíamos más tiempo haciendo transferencias del sampler al ordenador que componiendo... Conseguimos sacar una maqueta con tres temas y Luis empezó a moverla por sus circuitos de prensa. Enseguida tuvimos respuesta de dos discográficas. Una era Discos en la arena (de Madrid) y la otra era Zomba, filial de Virgin en España. Nos motivó mucho porque era señal de que habíamos conseguido llevar a cabo el concepto que teníamos en la cabeza y que gustaba a la gente, que era aún más importante. Porque, claro, tus colegas no te van a decir: 'Vaya puta bazofia que has hecho'. Fue un subidón. A partir de ahí, empezamos a desarrollar el proyecto del estudio de grabación y grabamos allí una segunda maqueta con tres temas más, ya con una producción mucho más perfecta".

¿Qué vía seguirá, entonces, el grupo?
"Ahora estamos debatiéndonos en qué hacer. Nuestra idea, en principio, porque pueden cambiar las condiciones que nos ofrezcan, es desarrollar nuestra página en internet para que sea nuestro centro de operaciones de cara al exterior. Va a ser el hogar de un sello virtual, digamos. Eso quiere decir que no creemos demasiado en el sistema de mercado que existe hoy día: al final, el proceso es lentísimo y costoso. Y la persona más importante de la cadena, la que te escucha, acaba pagando un precio desorbitado. Así que hemos decidido trabajar a través de la red porque no es que sea el futuro, es el presente. Si yo quiero escuchar el último tema de "Pepito", me voy a Napster, sin ningún tipo de rollo moral raro, y me la bajo, no me importa que hagan lo mismo con mi música. De momento, no nos parece que merezca la pena (fichar por una discográfica). La ruleta sólo funciona cuando hay intereses muy fuertes: ¿por qué todo el mundo conoce las canciones de Paulina de los cojones -Rubio-? Porque está todo el día sonando en la radio. Al fin y al cabo, es cuestión de dinero".

¿Cómo se lleva al directo un disco basado en la producción y en los arreglos?
"Pegándote batacazos. Probando. Le echamos imaginación. Como todas las discográficas te piden directos, montamos uno bastante rockero, que no nos gustaba nada. Porque nuestra producción era mucho más electrónica y sabrosona, si quieres. Al final, en el directo que hicimos primaba el rollo pop; había más guitarras que bossa nova, que es lo que buscamos en las grabaciones. Ese primer intento no cuajó. Parcialmente, abandonamos la idea hasta que nos llamaron para tocar en el Festimad. Entonces, montamos otro directo en el que eliminamos la batería, dejamos sólo percusiones y metimos un saxo, una flauta travesera y marimbas y, aunque estos instrumentos no aparecen por ninguna parte en las grabaciones, conseguimos un sonido mucho más atractivo y más parecido a lo que buscamos que si simplemente emulamos tal cual las canciones del estudio".

El concurso de maquetas de Móstoles os abrió las puertas de Festimad...
"Sí. Había 500 o 600 maquetas de grupos de toda España. Y nos eligieron. Creo que influyó nuestra labor de producción, que está bastante cuidada. Bueno, y me imagino, además, que las canciones no estarán mal, ¿no?".

Después de actuar en Festimad, ¿cuáles son vuestras perspectivas?
"Seguir desarrollando la página del grupo en internet. La función de un sello es hacer llegar las canciones al público. Que sea con ánimo de lucro o no ya es otra cosa. El nuestro, en principio, no lo es. Nuestro ánimo es difundir nuestra música. Pero, claro, necesitamos ingresos, por lo que no descartamos sacar ediciones limitadas en CD o en vinilo. Por otra parte, en la página habrá también una sección de DJ´s, un apartado de management, nuestro estudio de grabación... Todo eso será Voodevil".

¿Será Festimad una excepción en vuestro planteamiento inicial que no podíais rechazar o continuaréis tocando en directo?
"Las dos cosas al mismo tiempo. Ha dado tan buen resultado el grupo que estoy sinceramente muy satisfecho. Si continúa habiendo interés, la cosa seguirá adelante".

Aparte de la electrónica y la bossa nova, vuestras influencias más evidentes, ¿en qué sonidos os movéis?
"En realidad, por la música que hemos escuchado siempre, los tres tenemos nuestro corazoncito pop, que es bastante difícil de frenar. Al final las canciones que nos salen son de melodías y con la sencillez y la inmediatez del pop, aunque más sofisticadas o adornadas con cosas electrónicas y armonías de jazz y bossa nova. Pero es innegable que nos salen canciones pop. Últimamente también estamos escuchando mucha música electrónica. Lo que está claro es que a todos nos gustan las melodías. Me encanta, también, el deep house. La historia es saber conjugar las máquinas con la melodía: ahí es donde queremos llegar mediante una producción interesante. 

¿Qué elementos destacarías como más innovadores e identificativos de vuestra propuesta?

"Yo no puedo decir que estamos haciendo algo nuevo. Desde luego, en Sevilla no hay ningún grupo así. Y en Andalucía y en España pocos. Pero no significa que Solina sea el único. Obviamente, nosotros chupamos de mogollón de fuentes. Recreamos y conjugamos lo que más nos gusta. Por otro lado, lo que quizás nos identifique más sea la mezcla de programación, de máquinas, y de melodías". (2001)
http://www.lawebdesolina.com/



 


INDYROCK * SERVICIOS MUSICALES
Productoras
Estudios
Locales de ensayo
Salas de conciertos
Tablón de anuncios
Concursos
Academias de música
Realización de clips

IndyRock * Latinoamérica 
INDYROCK * INICIO






VÍDEOS DE DIRECTOS
Archivo histórico de IndyRock Magazine


.


--
 
Copyright IndyRock ©
TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS:
Queda prohibida la reproducción, distribución, puesta a disposición, comunicación pública y utilización total o parcial, de los contenidos de esta web...
Leer más y Política de privacidad
 
Contenidos informativos
Agenda de conciertos
Concursos
Noticias
Productoras
Tablón de anuncios... y + Más

Revista electrónica creada en 1997
Home * Portada
Servicios publicitarios
Créditos | Qué es IndyRock
info@indyrock.es

Naturaleza  y divulgación científica
waste.ideal.es
Dirección y edición
waste@diarioideal.es