VÍDEOS EN INDYROCK TV

Video concierto de Thurston Moore, miembro de Sonic Youth, en la sala Planta Baja de Granada. Fotogalería y video en exclusiva

--
.



* PÁGINAS Y AGENDAS

 
¡6 de Diciembre 2009  Vicar St., Dublin
Felices 25¡, Sonic Youth
por Roberto Garza Iturbide
Granada, Fotos
Palacio de Congresos Febrero 99
Santirock 2000, fotos
Primavera Sound  2003 
Expresionismo sonoro en el Salón México
.
Sonic Youth
Thurston Moore, concierto en Sala Planta Baja - Granada
17 de marzo 2012
Fotogalería y fotos: Merche S. Calle / IndyRock
El verdadero señor del subterráneo por Enrique Novi - IndyRock






El verdadero señor del subterráneo
por Enrique Novi - IndyRock

Había expectación por descubrir el sendero que decidiría tomar Thurston Moore. El líder del grupo que inventó el noise, el que más lejos llevó el experimentalismo ruidista hasta elevarlo contra todo pronóstico a producto de consumo de masas, se presentaba en una sala de pequeño aforo con un disco bajo el brazo eminentemente acústico, de tono casi pastoral, en el que la psicodelia de cámara, algo contemplativa y sosegada sustituía a la habitual furia sónica. Visto lo visto, el espigado guitarrista no se ha movido tanto del sitio como parecía. Más bien ha dado otra vuelta de tuerca a sus conceptos musicales, buscando disonancias concebidas para la guitarra eléctrica, pero usando la acústica.

Con su sempiterna camisa ancha y el flequillo sobre los ojos, Moore despejó pronto las dudas al disponer sobre el guitarrero alguna eléctrica que alternaría con la de doce cuerdas. Junto a él, John Moloney a la batería, Samara Lubelski aferrada a un violín que sonó endemoniado por momentos, y el servicial Keith Wood con el resto de guitarras. Entre todos dieron un buen repaso a los temas de su último disco en solitario, Demolished Thoughts, aunque arrancándole unas texturas más angulosas que de vez en cuando, destapada la caja de los truenos, descargaban una tormenta con fuerte aparato eléctrico. Eran justamente esos momentos los más celebrados por la parroquia, y los que acabaron por dominar un concierto áspero y disonante, que dejó claro que a Thurston Moore no se le podrá reprochar que se haya acomodado. 

A pesar de alguna queja que barruntó sobre su actuación del día anterior en la sala Arena de Madrid, donde por lo que cuentan las crónicas también tuvo tiempo de refunfuñar sobre la previa en Galicia, el neoyorquino de adopción se siente confortable sobre la colchoneta de pinchos que despliega para construir su inconfundible música, siempre arisca, crujiente y llena de furia, a veces hasta colérica. Ahora que a raíz de su divorcio de Kim Gordon, conocido este pasado otoño, se especula con el final de Sonic Youth, justo cuando el grupo había publicado su mejor trabajo en años, Moore debe albergar algunas dudas sobre su futuro personal (de hecho, no ha concedido ni una sola entrevista en lo que va de gira, cansado de que tras muchos circunloquios todo el mundo acabe por preguntarle por algo de lo que no quiere hablar), pero tiene muy claro el recorrido que pretende completar para huir del cliché al que lo puede llevar la repetición de su propia fórmula. 

En plena efervescencia tuvo una dedicatoria para Jack Kerouac, Kurt Cobain y John Coltrane, por ese orden. Fue una de las pocas pistas que el verdadero señor del underground dio a un público entregado de que se encontraba a gusto sobre el escenario de un sótano. Seguramente era lo que buscaba para olvidar la dolorosa separación de la eterna bajista de Sonic Youth. 



Thurston Moore en solitario - marzo 2012
THURSTON MOORE, líder, guitarrista, vocalista  y fundador de la eterna banda SONIC YOUTH visitabA España en el mes de Marzo, actuando en las ciudades de Coruña, Madrid, Barcelona y Granada, donde presenta su nuevo disco en solitario “Demolished Toughts” (Matador). 
El músico americano sabe como madurar con estilo y  con gracia. Será porque no le queda otra, porque como uno de los líderes de Sonic Youth, habría sido una tragedia mayúscula ver caer en la autoindulgencia de la “madurez artística” a una banda con ese nombre.

El eterno “peter pan” del indie, con su flequillo sobre la cara y la espalda arqueada sobre la guitarra, THURSTON MOORE, es, sin duda, uno de los valores más queridos del underground; manteniéndose joven, fiel a sí mismo y sin perder ápice de influencia en  la crítica musical y a la vez enganchando con nuevas generaciones de fans y músicos, siendo todo un referente de bandas de guitarras que se precien.

En este nuevo disco en solitario, esta vez producido por Beck, Moore aparece en un formato acústico que no tiene mucho más que guitarras y cuerdas… todo un lujo poder ver a este mito de la revolución noise del rock  en salas de reducidas capacidades y con su cara a pocos metros de nosotros.

La gira fue: 
Jueves 15 MARZO  Sala Arena MADRID
Viernes 16 MARZO  Planta Baja GRANADA
Sábado 18 MARZO La [2] BARCELONA
 




19/04/10. Sala La Riviera. Madrid.
Fotos y crónica: 
Javier Alonso Juliá y Marina Sanz Domínguez - IndyRock




Los grandes hits de los muy grandes
crónica: Javier Alonso Juliá y Marina Sanz Domínguez - IndyRock
El pasado lunes 19 de Abril llegaba a la capital el grupo pionero del Noise Rock, Sonic Youth. Los de Nueva York volvían a Madrid tras una larga temporada, para presentar su nuevo álbum “The Eternal”. El grupo tuvo que incluir dos fechas tras la afluencia de público que quería ver a Thurston Moore y los suyos.
Podíamos esperar un concierto en el que los nuevos temas ocuparían la mayor parte del repertorio, pero no fue así. Hicieron un repaso a su amplia discografía, desde sus inicios allá por 1981 hasta finales de los 90. Por lo que comentó Kim Gordon durante el concierto, si queríamos escuchar los nuevos temas tendríamos que ir al día siguiente, debido a la ausencia de Mark Ibolt por compromisos con Pavement. Por ello pudimos disfrutar sobre el escenario de la formación inicial, Thurston Moore (voz y guitarra), Lee Ranaldo (voz, guitara), Kim Gordon (voz y bajo) y Steve Shelley (batería). 
La expectación por ver a los de la gran manzana, se hizo latente en la cola que había en la puerta y el cartel de no hay billetes. El grupo se llevó una gran ovación en su aparición sobre el escenario de la Riviera. 

Comenzaron con todo su potencial sonoro y ruidista, atacando a sus seguidores con varios de sus hits “Schizophrenia”, “Bull in the Heather “, “100%”, “Hey Joni”, con las que consiguieron poner a saltar a un público, que prestaba con atención cada uno de los movimientos de los componentes del grupo. Los riffs de guitara desacompasados, los acoples de guitarra y la velocidad vertiginosa de los temas, nos llevaron a recordar aquellos momentos en los que uno descubría un grupo que llamaba ciertamente la atención a finales de los ochenta y durante todos los noventa. Sus álbumes podían no atraparte desde la primera escucha, pero según los ibas engullendo más te enganchaban en su peculiar mundo de la No Wave. Sus portadas siempre quedarán para el recuerdo y así lo pudimos testificar en su concierto, donde muchos llevaban camisetas con la portada del Goo y alguna que otra pudimos divisar del Washing Machine. La media de edad de los que allí nos concentramos rondaba la treintena o más.

El concierto continuó con más temas de sus álbumes “Daydream Nation”, “Sister”, “Washing Machine”, “Evol” y “Bad Moon Rising”. Entre los que cayeron “The Sprawl”, “Brother James”, “Skip Tracer”, “Silver Rocket”, “Shadow of a Doubt” y “Death Valley ‘69”, con la que el grupo subió el volumen y destrozó nuestros oídos como hacía antaño.
Los aplausos no se hicieron esperar y la banda salió de nuevo para soltar dos temas más del “Daydream Nation”, “The Wonder” e “Hyperstation”. Parecía  que el concierto llegaba a su fin definitivo y el público quería más. 

Salieron de nuevo para despedirse con el tema “Expressway To Yr Skull”. Entre aplausos se despidieron de Madrid, hasta el día siguiente en el que presentarían su nuevo trabajo “The Eternal”. 
Puede que el que no les haya visto antes, quedara prendado con el concierto, pero para los que hemos tenido la suerte de verles en más ocasiones, echamos de menos la fuerza y la rabia con la que interpretaban sus temas. Pero tampoco estamos en los noventa y los años han pasado por todos, aunque no para Kim, que lucía una espléndida silueta. Al setlist no se le pueden poner muchos peros, ya que nos mostraron un completo recorrido por su amplia discografía. 


Thurston Moore, Kim Gordon, Lee Ranaldo y Steve Shelley presentan “The Eternal” (Matador Records, 2009) su decimosexto trabajo discográfico y que supone la vuelta de la banda a un sello independiente tras dejar Geffen con quienes estuvieron desde 1990 cuando grabaron “Goo”. “The Eternal” ha sido grabado en los propios estudios del grupo en Hoboken (Nueva Jersey) y ha sido producido por John Agnello y ellos mismos.

Decir que SONIC YOUTH es una de las bandas más importantes e influyentes del rock alternativo desde mediados de los años 80, seria hacer honor a una carrera que sin tener ni un número uno, es de las más honestas, innovadoras, experimentales y admiradas tanto por crítica como fans de todo el mundo. Su autoexigencia  hace que cada concierto sea una pieza de arte única que quizás no queda reflejada en ningún formato material, pero que si queda en la memoria para siempre.
El 2 de febrero de 2010,  Lee y Steve estabann en Madrid en una rueda de prensa presentando la maravillosa exposición “Sonic Youth etc.: Sensational Fix” que se podrá ver en el centro de Arte Dos de Mayo de Madrid a partir del3 de febrero. 
La muestra propone una visita alternativa a la cultura contemporánea, exponiendo las colaboraciones de SONIC YOUTH con más de 150  artistas a lo largo de su carrera: directores de cine, diseñadores y músicos como Mike Kelley, Sofia Coppola, Rita Ackerman, Dan Graham, Marnie Weber, etc.
Manteniendo la actitud  punk/no wave que les vio nacer en 1981, la exposición constituye un cuestionamiento de las prácticas culturales dominantes a través de la música, fotografía, artes visuales, literatura e incluye una amplia sección con “parafernalia” y objetos de la historia del grupo que hará las delicias de todos sus fans.
SONIC YOUTH son verdadera pieza clave de la cultura de nuestro tiempo, cultura de varias generaciones que traspasa fronteras e idiomas. 

6 de Diciembre 2009  Vicar St., Dublin
Foto por Lorena Rushe.
Crónica por Raul Vegas - IndyRock

Sonic Youth. El nombre  tiene algo de ironía, si consideramos  que la edad de sus componentes llega ya a la cincuentena. Pero afortunadamente esto no ha afectado a la banda a la hora de componer y escribir temas. En la última década,observamos que discos como Sonic Nurse, Rather Ripped y en su reciente creación The Etnal, todavía mantienen esa creatividad y frescura, que les convirtió a comienzo de los 80, en unas de las bandas creadoras del movimiento alternativo y fundadores del 
Sonic Youth parece que atraviesa una segunda juventud. Todo esto añadido a unas dosis de guitarras ácidas y la tremenda facilidad que la banda posee para adentrarse por terrenos casi inexplorados, y el hecho de que llevan varias décadas con la misma formación, hacen que la maquinaria de Sonic Youth se mantenga en perfectas condiciones. 

Era el último concierto de la banda en este 2009. La gira de presentación de su último disco “The Eternal”  les ha llevado por Estados unidos, Europa y Japón. Y como final de gira de año y como regalo de Navidad para los seguidores irlandeses, se presentaron en el Vicar St. de Dublín. Digo regalo, porque hacia más de 11 años que Sonic Youth no se presentaba en Dublín como headline (como cabeza de cartel en un concierto). Y que mejor regalo que presentarse en el Vicar St., votada por los irlandeses, como mejor sala de conciertos de toda Irlanda. 

Se empiezan a vislumbrar las sombras de los cuatro miembros de Sonic Youth, Kim Gordom, Lee Renaldo, Thursonton  Moore y Steve Shelley, junto al set de más de veinte guitarras que tenían dispersadas a ambos lados del escenario. Ya con las luces encendidas y el público impaciente, apareció  la segunda sorpresa de la noche. Esperada quizá, solo por mi, pero no podía resistir la idea de ver en el escenario al bajista de Pavement, Mark Ibold. Que ha colaborado con la banda en la grabación de su último disco y en sus últimas giras, como bajista. Y con cada uno de los miembros ya posicionados en el escenario, empezaron el show con “No Way”.

 Según se iba desarrollando el set y por los temas que iban presentando como “Sacred Trickster”, “Calming the Snake”, “Walking” y el espléndido “Antenna”. Los allí presentes empezamos a temer que esta noche la dedicarían a desgranar exclusivamente los temas su último disco. La gente andaba un poco perdida y fria esperando que en algún momento atacaran algunos de sus clásicos. Continuaron con su propuesta, “Tom Violence”, “Malubu Gas Station” y entre canción y canción, tímidos saludos, y escuetos comentarios, “gracias, estáis preparados para un poco de “Anti -Orgasm”. Lo dicho, no había espacio para los clásicos, y las sorpresas no llegaban.

De cualquier manera, a la vuelta al escenario para los bises, y tras petición popular, Sonic Youth por fin recompensó a los allí presentes. Arrancaron con unos clásicos “The Sprawl”, “ Shadow of a Doubt” para terminar con una versión del y “Death Valley 69” y hacer las delicias de los asistentes. 
La actuación de esta noche puede interpretarse como una prueba. Una prueba que nos puede llevar a diferentes opiniones. Por una lado, hay que reconocer que el sonido de Sonic Youth no ha evolucionado y que incluso puede sonar hasta un poco repetitivo. Y quizás debamos reconsiderar, que esa es la idea que el grupo tiene en mente. Pero por otra parte, su directo es bárbaro. No es perfecto, lo perfecto quedo atrás. Perfecto es algo que intentamos realizar, y puede salir bien o mal. Para Sonic Youth es algo natural, algo innato en un grupo de personas que se conocen a la perfección. Y esta noche, volvieron a demostrar quienes son los amos en el escenario..



¡Felices 25¡, Sonic Youth
por Roberto Garza Iturbide
Compas:
Entre octubre de 2004 y mayo de 2006 sostuve cuatro conversaciones con Lee Ranaldo, guitarrista y fundador de Sonic Youth. La primera fue un auténtico abordaje en el lobby de un hotel de la ciudad de México, durante la gira de promoción del álbum Sonic Nurse, un día antes del concierto en el Circo Volador. Las dos siguientes se realizaron vía telefónica, en agosto y noviembre de 2005, y la cuarta fue un peloteo de pregunta - respuesta vía correo electrónico que nos mantuvo más de una hora sentados frente a la computadora. Esto ocurrió en mayo de este año, poco antes del lanzamiento de Rather Ripped, la más reciente producción de Sonic Youth.
Van, pues, las palabras insanas del master Ranaldo:
Mitología sonora
En manos de Lee Ranaldo, las guitarras son alas que el sonido usa para volar. Cerrar los ojos, abstraerse, poner la mente en blanco sin dejar de pensar, transformar impulsos cerebrales en energía sonora. "La lógica", explica Ranaldo, "está conectada con los canales de la intuición y la liberación espiritual. Así que puedes estar perfectamente concentrado en lo que haces y al mismo tiempo entrar en el estado de abandono más completo".
El sonido, cuando vuela, se eleva y desciende al mismo tiempo; vive el instante de expectación: "Crear música te ubica en el ahora, sin pensar en el pasado ni soñar en el futuro".
Para Ranaldo, el sonido no tiene forma; es movimiento en formación: "Nosotros nos conectamos con la matriz del sonido como parte de un ritual. Ahí está cada vez que la buscamos, pero nunca es la misma, como el agua en el río. La intención es provocar una experiencia mágica, un encuentro trascendental entre músicos y público".
El sonido, cuando vuela, se expresa con total desinhibición y evoca al fantasma de la insanidad: "Nosotros reconocemos las cualidades mágicas de la música. Somos gente normal en nuestras vidas diarias, pero cuando escribimos música y tocamos en vivo, entonces sí podemos ser bastante insanos".
El sonido, cuando vuela, se transforma en ruido. El ruido es la voz que el oído no sabe escuchar. "Buscamos mantener viva la parte ruidosa e insana del rock, ese espíritu que motivó a Iggy Pop & The Stooges, a Velvet Underground, a Nirvana".
El ruido, como el rock, libera conciencias: "El rock siempre ha sido salvaje, sexual, liberador en muchos sentidos. Eso es lo que nos sucede en el escenario: nos liberamos y el público se libera con nosotros."

No wave
El encuentro entre los tres fundadores de Sonic Youth (Thurston Moore, Kim Gordon y Lee Ranaldo) se puede atribuir a la fuerza gravitatoria del artista avant garde Glenn Branca, quien fue una suerte de Punto G de la escena No wave de finales de los setenta y principios de los ochenta en Nueva York. "Conocí a Thurston poco antes de trabajar con Glenn. Ambos llegamos a Nueva York al mismo tiempo, por ahí de 1979. Thurston tocaba en los Coachmen; y yo, primero en los Flucts y luego en Plus Instruments. Nos conocimos en las tocadas de rock. Nuestras bandas duraron poco, como muchas de aquellos años, y desde entonces Thurston y Kim se propusieron armar un grupo de art-rock, al que ya pensaban llamar Sonic Youth".

En 1981, Ranaldo coincidió con Moore y Gordon en un proyecto de Branca, y ese mismo año debutaron en el Noise Fest de Nueva York. "Desde la primera vez que tocamos en vivo sucedió algo mágico. El público se conectó con la música. La gente comenzó a hablar de nosotros, de la experiencia de vernos tocar. Éramos muy radicales. Teníamos unas guitarras muy baratas que se desafinaban todo el tiempo, así que aprendimos a usarlas como aparatos reproductores de sonido. Experimentamos con el vibrato y el feedback; luego con batacas, desarmadores y fierros que tallábamos con fuerza o deslizábamos sobre las cuerdas".

"Muchas bandas estaban experimentando en Nueva York en esos años, en particular las vinculadas a la escena No wave, como Teen Age Jesus, The Contorsions o Suicide, así que lo nuestro no era algo tan inusual en el underground. Pero una vez que salimos de la ciudad y recorrimos Estados Unidos, o cuando tocamos por primera vez en Europa, nos dimos cuenta de que nuestra música se percibía como algo sumamente extremo, radical, porque nuestro sonido es muy diferente al que hace una banda tradicional de rock".
Más que una banda de rock, Sonic Youth es un grupo de artistas multidisciplinarios: "Todos estudiamos en escuelas de arte y nos interesa la literatura, la pintura y el cine. No somos músicos de conservatorio, más bien tenemos una formación modernista. Yo estudié pintura y escribo desde muy joven. Mi encuentro formal con la literatura se dio con la generación beat: Jack Kerouac, Allen Ginsberg, William Burroughs, y luego con Raymond Carver y autores extranjeros como Juan Rulfo y Pablo Neruda. Siempre nos hemos involucrado con escritores, cineastas, artistas visuales, pintores, escultores; ese es nuestro mundo. La literatura fue algo natural para nosotros, como lo fue para Jim Morrison, como lo es para Patti Smith y Bob Dylan".
Ranaldo, también narrador y poeta, fue amigo cercano de Allen Ginsberg y en años recientes produjo dos discos a partir de la obra de Jack Kerouac: Kicks Joy Darkness y Jack Kerouac reads on the road. "De hecho", agrega, "en el 2004 sacamos un CD de Allen Ginsberg que lleva el título de un poema sesentero bastante famoso, "Wichita Vortex Sutra", basado en una serie de grabaciones de Ginsberg durante un viaje en automóvil por todo el país. En este disco participan Elliot Sharp, Marc Ribot, Arto Lindsay, Philip Glass y Steve Shelley (baterista de Sonic Youth)".
Del underground al mainstream

Hace 25 años irrumpieron en la escena subterránea y de inmediato se colocaron en la vanguardia del art y el noise rock. Hoy son una banda mundialmente conocida. ¿Qué los ha mantenido  juntos?
El hecho de que nos enfocamos a hacer música. No nos distraemos con frivolidades como la fama, el dinero o el ego, porque eso destruye a cualquier banda. Nosotros nos concebimos como artistas y creamos música con un fuerte sentido de agrupación. En Sonic Youth no hay un solo autor, un vocalista o una persona superdotada dueña de todas las ideas. Nuestro trabajo es realmente colectivo, y eso nos ha permitido crecer juntos, como artistas, durante todos estos años.

En 1988-89 se gestó un nuevo orden mundial. El disco Daydream Nation pulsó su tiempo.
Los ochenta fueron nuestra génesis, el periodo de formación. Cuando hicimos Daydream pasábamos por un gran momento; habíamos entendido lo que quería la banda. Ese disco marcó a mucha gente, incluso muchos jóvenes nos descubrieron con ese álbum. Pienso que fue un disco muy formativo para nosotros, porque después de Daydream entramos a una nueva etapa en nuestras vidas.

¿Dejaron el underground después de Daydream Nation?
Nunca hemos dejado el underground y nunca hemos sido parte del mainstream, o cuando menos no por mucho tiempo. Somos una banda muy afortunada, que existe en una situación extraña, ya que, por un lado, contamos con el respaldo de Geffen, pero no producimos ni vendemos muchos discos. Además tenemos nuestro propio sello, SYR (Sonic Youth Records), por medio del cual producimos álbumes mucho más personales, abstractos. Y digo que somos afortunados porque muy pocas bandas de rock se mantienen con una major durante tantos años. A estas alturas, la disquera sabe que somos importantes y que el nombre de Sonic Youth les beneficia.

¿El contrato de Sonic Youth con Geffen fue el precedente que permitió la comercialización masiva de buena parte del rock independiente y del grunge? Basta con mencionar el caso de Nirvana...
Nosotros apoyamos a Nirvana para que Geffen los contratara. Si no fuera por nosotros, tal vez nunca hubieran firmado y te aseguro que la historia del rock de los noventa sería distinta. Eso nunca lo sabremos. Es cierto que fuimos una de las primeras bandas independientes que firmó con una major, pero ya lo habían hecho otros. Recuerda que antes de nosotros firmaron REM y Soul Asylum. Más bien tiene que ver con el éxito de Daydream Nation. La gente que nos ha seguido desde el principio lo comprende bien. Evolucionamos. A final de cuentas, lo importante es que seguimos siendo fieles a nuestro estilo.

¿Actualmente existe alguna escena similar a la No wave?
Hay escenas muy interesantes en Estados Unidos y el resto del mundo, pero la No wave sucedió en un momento muy especial y en un lugar específico, que fue la ciudad de Nueva York. Por eso fue una escena limitada únicamente a quienes estuvimos ahí para experimentarla. De hecho fue un tiempo asombroso, un periodo que hoy debe analizarse como uno de los más significativos de la historia de la música rock.
¿Quién sería el Glenn Branca del Siglo XXI?
¿El compositor/maestro de la época actual? No estoy seguro. ¿Conor Oberst (mejor conocido como Bright Eyes)? ¿Masami Akita (maestro del noise japonés)? Pero déjame decirte que Glenn está vivo y sigue en activo.

Rather Ripped
El 13 de junio, Sonic Youth lanzará Rather Ripped, su disco de estudio número 20, y ese mismo día arrancará la gira en Estados Unidos y Europa.

Discos de la primera etapa, como Confusion is Sex, EVOL y Sister fueron auténticos brincos al futuro. ¿Rather Ripped tiene esa cualidad?
La escena musical ha cambiado mucho desde EVOL y Sister, que, por cierto, ¡salieron antes de que existiera el CD¡ Sonic Youth es una banda mucho más conocida ahora que hace veinte años, lo que nos resta capacidad para sorprender. Aunque lo cierto es que el elemento sorpresa nunca ha sido nuestro objetivo, más bien buscamos hacer música interesante, y creo que lo seguimos haciendo. Te puedo decir que Rather Ripped es un álbum con canciones mucho más directas (straight ahead) de lo que usualmente hacemos. Eso puede sorprender a muchos.

¿Cómo fue el proceso de grabación de Rather Ripped?
Escribimos el cincuenta por ciento de las canciones en agosto de 2005, en el sótano de la casa de Thurston y Kim, y la otra mitad la trabajamos entre febrero y marzo de este año en el estudio Sear Sound en Nueva York. No solemos trabajar canciones en sesiones de estudio, por lo que ésta fue una experiencia nueva para nosotros.

Otra experiencia nueva fue haber trabajado con el ingeniero en sonido John Angello.
Cierto, esa es otra novedad. John se encargó de mezclar el disco, obviamente una parte crucial del proceso. Su buena vibra y estilo para mezclar empató muy bien con nuestro material y hasta con nuestro estado de ánimo. El resultado fue una de las experiencias de mezclado más placenteras que hemos tenido.

El multi-instrumentalista y productor Jim O'Rourke dejó una huella, profunda desde mi punto de vista, en la textura del sonido de Murray Street (2002) y Sonic Nurse (2004). ¿Cómo suena Sonic Youth sin Jim O'Rourke?
Por supuesto que el sonido de la banda es diferente sin Jim. Cambió el sentido del espacio y del tiempo. Hay un sentido y una intensión diferente en lo que hacemos, no más limitado, pero sí diferente. En Rather Ripped se nota la ausencia de Jim, porque de nuevo somos un cuarteto, como lo habíamos sido siempre, una banda compacta. En la gira de este año se va a incorporar Mark Ibold para que toque el bajo en las canciones que lo hacía Jim y también para que Kim pueda liberarse del bajo mientras canta.

¿Tienen planes de tocar este año en México?
Nos encantaría, pero la verdad es que por lo pronto no lo tenemos contemplado.
Y algo de verborrea digital.
Los jóvenes consumidores de música ya no van a una tienda tradicional de discos a comprar un CD, más bien bajan las canciones de Internet, legal o ilegalmente. ¿Qué opinas de la revolución de la música digital en la red?
Es extraordinario lo que sucede y la verdad me entusiasma mucho vivir este tiempo de ciencia ficción, en el cual la cultura evoluciona tan rápido. Internet está cambiando tantas cosas que es imposible saber hacia dónde se dirige exactamente. Así que lo pequeños inconvenientes, como que los artistas no reciban regalías por las descargas masivas de sus canciones o que las disqueras salgan sobrando, es tan sólo una parte de un movimiento que apunta hacia algo mucho más grande y que causará severos dolores de cabeza, un movimiento que en algún momento sacudirá mucha gente. No puedo esperar a ver qué sucede.

¿Vinilo, audiocasete, CD o mp3? ¿En qué formato prefieres escuchar música?
Aunque todavía escucho muchos vinilos y utilizo casetes de vez en cuando -lo que ya no me agrada para nada-, mi formato preferido es el CD. Portátil y sencillo de usar. Si el iPod tuviera mejor calidad de audio sin duda sería mi opción. Un archivo digital portátil es una gran idea, pero desafortunadamente a mis oídos no les gusta escuchar música en mp3 en un buen sistema de reproducción. Creo que el mp3 está bien para las bocinas de una computadora.

Sonic Youth
Thurston Moore - guitarra y voz
Kim Gordon - Bajo y voz
Lee Ranaldo - guitarra y voz
Steve Shelley - batería



Expresionismo sonoro en el Salón México
Thurston Moore, William Winant y Tom Surgal 
por Roberto Garza Iturbide

Sábado 25 de marzo, 2006 México DF. 
Cuando el reloj marca las 8:30pm, la fila instalada a lo largo de la calle de San Juan de Dios inicia su marcha hacia el interior del Salón México.
En el ambiente se respira una mezcla de tabaco con incertidumbre, tal vez porque algunos de los aquí reunidos no saben lo que están a punto de presenciar. Otros, los que se dicen iniciados, intuyen que tendrán que abrocharse los cinturones de seguridad antes de que el trío de improvisación compuesto por Thurston Moore, William Winant y Tom Surgal emprenda el vuelo.
Media hora después, cuando los músicos hacen acto de presencia, el legendario recinto del danzón recibe la primera descarga de energía sónica, pero no del trío, sino del publico que los acoge a gritos y aplausos.
Los músicos toman posiciones. Thurston Moore, guitarrista, se coloca al centro del escenario; William Winant avanza hacia la izquierda y se monta en su enorme nave de percusiones, y Surgal se acomoda en la batería del lado derecho.
Los dedos de Moore se deslizan sobre las cuerdas y abren la primera llaga en la textura del sonido. Abstraído, suprime los canales de la lógica y la razón, entra en un estado mental puro y deja que la energía fluya del cerebro hasta el amplificador. 
Moore baja la cabeza, inclina el torso, distiende los hombros y flexiona las rodillas, mientras su guitarra crea la atmósfera sonora para que Winant y Surgal se incorporen al impromptu. Winant marca un ritmo ascendente, con golpes certeros que crecen en intensidad, al tiempo que Surgal abre un canal de libre improvisación. 
La pieza se eleva y desciende al mismo tiempo; Winant se acelera, Surgal marca contratiempos y Moore se da vuelo con la distorsión, el vibrato y el feedback. 
El público, cuyo número no rebasa las mil almas, observa impávido. Hay mucho que percibir y nada que entender. Es energía básica que se transforma en ruido; ruido que se expresa como símbolo; símbolo que el espectador interpreta. Esta música escapa a cualquier intento de análisis racional clásico. Vacunada contra el juicio docto y razonado, sólo acepta una definición: expresionismo sonoro.
Durante unos segundos, Winant dirige la mirada hacia Surgal, pero el baterista está tan metido en su canal que no se da cuenta. Y Thurston menos. Está de rodillas en el piso, tallando las cuerdas contra el borde del escenario. Al cabo de un rato, levanta la guitarra a la altura de la cabeza, la sacude, después la inclina sobre el amplificador y ataca las cuerdas con la suela de su tenis.
Winant, un virtuoso de las percusiones, hace lo propio durante su ejecución. Coloca un platillo sobre el bombo y lo hace girar; literalmente lo revoluciona para golpearlo en movimiento con la baqueta. De ahí pasa al glockenspiel, también conocido como campanólogo, luego se entretiene con el gong y saca toda una variedad de idiófonos, de los cuales extrae sonidos apenas perceptibles.
Los músicos llevan más de una hora tocando y el respetable se mantiene de pie, casi estático. Fuera de un grupo compacto, de unos 200, que se mantiene cerca del escenario, el resto de la gente no está del todo conectada con la música. Este tipo de actos, hay que decirlo, se deben llevar a cabo en teatros con butacas. Conciente de ello, Thurston se inclina, jala a un joven, lo trepa al escenario, le coloca la guitarra y lo manosea por todos lados. El público reacciona con una andanada de aplausos.
Winant y Surgal marcan ritmos delirantes. Ahora es el turno de una mujer, cuyo cuerpo, tendido de espaldas al piso, se convierte en la herramienta con la que Moore cachondea su guitarra. El asunto alcanza el clímax cuando Moore carga a la joven y la deposita en el set de percusiones de Winant. Hay interacción con el público, que participa tanto en escena como con gritos y aplausos. La joven se reincorpora con una sonrisa de oreja a oreja. Thurston la carga de nuevo y la deja caer en la batería de Surgal, quien parece no inmutarse. Pero Thurston quiere más. De pronto, en un instante de exaltación, se arroja  sobre la masa de espectadores, donde permanece atrapado unos minutos entre decenas de manos que lo tientan, soban y fajan al ritmo desenfrenado que marcan las percusiones. El momento es sublime.
Entre el caos sonoro y el descabece en escena, los músicos comienzan a dilatar las notas, a bajonear lentamente el estado de animo de la pieza, hasta que finalmente la terminan. 
El público, bien conectado, los ovaciona y despide al ritmo de Thurston, Thurston, Thurston.


28-10-2005 Greenspace (Valencia)
Crónica y Fotos: Manuel Pérez

Hace ya cuatro días que el recinto está abierto al público ofreciendo variadas actividades y conciertos, pero es el viernes cuando la afluencia se triplica y las tres antiguas naves del puerto con toque industrial habilitadas con celeridad cada una de ellas para música, cine y diseño se llenan de gente, entre otras cosas para ver a Sonic Youth. Casi 25 años desde que se formaran en 1981 gracias a la mediación de Glenn Branca pisaban por primera vez y ya era hora esta ciudad. Pero quizá lo hicieron tarde, cuando su mejor momento y apogeo recuerdan que fue en el pasado. Los miembros de la banda casi con 50 años o como Kim Gordon sobrepasándolos hace pensar que quizá es un factor para un resultado discreto del directo. A pesar de todo Sonic Youth se conservan y se mantienen al día y la prueba está en su nuevo album "Sonic Nurse" del cual presentarón algunas canciones. 

Con un sonido del recinto difícil de tratar, no de lo más propicio y con demasiada reverberación Sonic Youth aparece en el escenario con una generosa dosis de acoples y alargadas distorsiones. Primero Jim O'Rourke y Steve Shelley, después los feedbacks de Thurston Moore que fundirían con "I Love You Golden Blue" con Lee Ranaldo al Korg CX-3 combinando perfectamente con el maravilloso y peculiar sonido de las guitarras malheridas y la insinuante voz de Kim Gordon luciendo un vestidito de lo más propio.

Representaron en directo su último album con algunas canciones como la delirante "Pattern Recognition", la abstracta "Unmade Bed" o "New Hampshire" con un wah estridente balanceado por Kim Gordon. Con el clásico de "Schizophrenia" gratificaron al público y no es para menos, una magnífica canción que te absorve sin darte cuenta.

Con toda una colección de guitarras a un lado del escenario, muchas únicas para una sóla canción y con afinaciones distintas y personales, genialidad de Sonic Youth, producen el hechizo hipnótico del cual no prevees las consecuencias que puedan ocasionar en tu mente. Momentos del más puro noise, homenajes continuos a Larsen, saturación de válvulas, el roce de las cuerdas contra los cabezales de los amplificadores, contra los adornos del escenario y con todo lo que se ponga por delante, la ayuda de un arco para vibrar las cuerdas, momentos que Lee acerca el mastil de su guitarra a las manos del público para que participen mientras Thurston camina medio erguido como perdido por el escenario. La negación a lo evidente, la despreocupación, las murallas de sonido y la escenografía aunque cada vez más escasa están presentes en el directo de Sonic Youth.

Terminaron tras una hora justa de concierto con "Kool Thing" como poseída por un conjuro Kim Gordon danza por el escenario, la chica del Riot Grrrl se mueve improvisandamente, al terminar la canción sin más Sonic Youth se desvanece del escenario, todos sabemos que volverá a aparecer para juntarse con Enrique Morente, experimento para reclamo publicitario. Después de más de hora y media de éste y sentado en la silla, Sonic Youth reaparece para acompañar con sus acoples al "Martinete" a mi parecer una improvisación sin demasiado sentido. 

Jim O'Rourke miembro de Sonic Youth desde el 2000 parece ser que deja la banda para dedicarse con Jeff Tweedy y Glen Kotche, batería de Wilco, al proyecto de "Loose Fur".
 

Sonic Youth siempre se ha mantenido al margen de la contaminación y la fama y eso es admirable, aunque siempre gozó de renombre, el grupo representativo de la "no wave" ha sabido mantenerse, pronto celebrarán las bodas de plata y realizarán una larga gira de 2 años en conmemoración de su 25 aniversario. Y en el 2009 le tocará a Thurston Moore y Kim Gordon, si lo celebran claro.
Primavera Sound  2003 
24 de Mayo 2003 Sala Nitsa Apolo Barcelona

Fotos: MarceRock - Indyrock


Más de veinte años de carrera sin cejar en su empeño de buscar nuevos caminos para el rock avalan la trayectoria de la Juventud Sónica. Una carrera que por ahora culmina en "Murray Street", uno de los mejores discos de la etapa más reciente del grupo. En este trabajo se plasma la parte más roquera e instantánea de los neoyorquinos, similar a la de trabajos como "Goo" o "Dirty". La banda combina sus lp´s para la multinacional Geffen con la edición de material más experimental y arriesgado en su propio sello Sonic Youth Records.
2011 marca el 20 aniversario de 1991: The Year Punk Broke. Un film en torno a las vidas y experiencias de los pioneros de la música de vanguardia, Sonic Youth. Rodado en 1991 durante su European club and Festival tour, la película documenta la gira a la que da título y que introdujo a toda una nueva generación de bandas que cambiaron el curso de la música.
Podremos disfrutar ahora, por primera vez en DVD, de este documento que ya es parte de la historia de la música, The Year Punk Broke no solo captura las poderosas actuaciones de Sonic Youth (con míticos temas como “Dirty Boots”, “Teenage Riot” o “Kool Thing”) sino que también nos ofrece imágenes inéditas sobre la vida de la banda durante la gira. 
Filmada un mes antes del lanzamiento del histórico “Nevermind”, también incluye imágenes de Nirvana, quienes se encontraban en la cúspide de un movimiento cultural masivo con himnos como “Smells Like Teen Spirit”, “Polly” o “Negative Creep”. Además, también podremos ver en él las actuaciones de Dinosaur Jr (“Freak Scene” y “The Wagon”) así como la brutal actuación de Babes In Toyland “Dustcake Boy” o la aparición de los legendarios Ramones con su clásico de 1977 “Commando”. 
1991: The Year Punk Broke incluye también 65 minutos de material extra, así como 40 minutos adicionales de actuaciones de Sonic Youth entre las que se encuentran “White Kross”, “Eric’s Trip”, “Chapel Hill” o “Inhuman”. Además de una actuación inédita de Nirvana interpretando  “In Bloom”.
 Hits Are For Squares es  una colección de canciones de la carrera de Sonic Youth, seleccionadas por un diverso grupo de artistas, actores, directores y músicos. Algunos de los artistas invitados por la banda para seleccionar sus canciones favoritas son Beck, Mike D, Radiohead, Eddie Vedder, Flea (de los Red Hot Chilly Peppers), Gus Van Sant, The Flaming Lips,… y muchos más!
Incluye además, el tema “Slow Revolution”, grabada exclusivamente para la esta recopilación
 www.sonicyouth.com

PROMOCIONADO


INDYROCK * SERVICIOS MUSICALES
Productoras
Estudios
Locales de ensayo
Salas de conciertos
Tablón de anuncios
Concursos
Academias de música
Realización de clips

IndyRock * Latinoamérica 
INDYROCK * INICIO


vídeopromoción







VÍDEOS DE DIRECTOS
Archivo histórico de IndyRock Magazine




Thurston Moore en la sala Planta Baja 2012

 
Granada, (Spain) Palacio de Congresos 
Febrero 1999
Fotos: J. E. Gómez © IndyRock 

Organiza: Musiserv

.



--
 
Copyright IndyRock ©
TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS:
Queda prohibida la reproducción, distribución, puesta a disposición, comunicación pública y utilización total o parcial, de los contenidos de esta web...
Leer más y Política de privacidad
 
Contenidos informativos
Agenda de conciertos
Concursos
Noticias
Productoras
Tablón de anuncios... y + Más

Revista electrónica creada en 1997
Home * Portada
Servicios publicitarios
Créditos | Qué es IndyRock
info@indyrock.es

Naturaleza  y divulgación científica
waste.ideal.es
Dirección y edición
waste@diarioideal.es