VÍDEOS EN INDYROCK TV
Video Directo de Springsteen en IndyRock (Cortesía de Bruce Springsteen). 17 minutos del concierto con la Pet Seeger Sessions Band en Granada, 22 octubre 2006 - Bloque emitido por el programa IndyRock-TV de Teleideal, diario IDEAL  Archivo histórico de IndyRock

--
.



* PÁGINAS Y AGENDAS


La apoteosis del Rock and Roll
8 noviembre 2009 Madison Square Garden de Nueva York
Fotos y crónicas octubre 2006

Video Fotos y crónicas octubre 2006

Crónica y fotos concierto en Granada
22-10-2006 
Cronica y fotos Barcelona 2005 
Cronica y Fotos
Barcelona 
17-05-03 
Concierto Barcelona 
2002 
cronica y fotos
.Concierto en Madrid (7-6-99)

 

 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

El sueño de Bruce
por Javier Sánchez (Indyrock) 


.

Bruce Springsteen & The E Street Band
X ANIVERARIO CONCIERTO EN GRANADA

“¿Estáis preparados… estáis preparados…?”
Se cumplen diez años del concierto que Bruce Springsteen ofreció en Granada el 22 de octubre de 2006
La ciudad de la Alhambra entró a formar parte del club de los grandes conciertos el día en que ‘the Boss’ llenó la plaza de Toros para cantar a Pete Seegers
Por Juan Enrique Gómez / IndyRock - IDEAL
«¡Buenas noches Granada¡ ¿Estáis preparados… estáis preparados?». Fue la frase con la que 10.500 almas vieron abrirse la puerta de sus sueños. La voz de Bruce Springsteen invitaba a quienes abarrotaban el coso taurino granadino a entrar en su singular universo, y esta vez de la mano de las imborrables canciones del folk americano. Era el 22 de octubre de 2006, cuando la capital granadina recibía a uno de los mitos vivientes de la historia del rock, un evento que marcó el antes y después de la música en directo en la ciudad que, desde ese momento, pasaba a integrar el exclusivo club de los grandes escenarios de conciertos. Hoy, diez años después, muchos de los que estuvieron allí, de quienes pudieron disfrutar de la emoción del ‘Jefe’ junto a The Seeger Sessions Band, recuerdan haber formado parte de un inolvidable viaje a la esencia de la música popular contemporánea de la mano de un nacido en USA. 

Granada no estaba en los circuitos. A pesar de haber acogido a numerosos grupos y artistas de primera línea internacional, REM, Dylan, Lou Reed, Patti Smith, no llegaba a cuajar como destino para nombres míticos de la escena musical como Rolling Stones, ACDC, Metallica o el propio Springsteen. Esa dinámica la rompió José Rodríguez, responsable de la empresa de promociones musicales Musiserv, el hombre que logró que Bruce estuviese en Granada y abrir una nueva era para la música en directo. «No teníamos un estadio con capacidad para más de 50.000 personas. Eso hacía imposible traer a determinados artistas, pero en 2006 Bruce realizaba una gira con un formato más pequeño y con la idea de una mayor cercanía con el público. Era la oportunidad que estábamos esperando».

No fue nada fácil hacer realidad los sueños de miles de fans de Springsteen en Andalucía. Los números no cuadraban. José Rodríguez, pasó tres noches atado a la calculadora y el Excel. «No parecía posible, todo eran pérdidas si había que poner la entrada a precios razonables, pero me até la manta a la cabeza y escribí a Doctor Music, la promotora que lleva los conciertos de Bruce en España, para indicarles que asumíamos el proyecto». Y el milagro llegó de la mano de Enrique Mortatalla, que hizo los contactos para que Paulino Plata con la Junta de Andalucía, y la Diputación de Granada, con Antonio María Claret, incluyesen el concierto en la campaña de promoción de Turismo de Andalucía. Rodríguez afirma que «era la primera vez que el ‘management’ de Springsteen aceptaba una esponsorización en sus conciertos, y fue porque se trataba de ‘vender’ un territorio, paisaje y cultura de una región». Aquella noche, hace ahora diez años, en los ‘bises’, Bruce apareció con sus guitarra acústica, en solitario, y cantó ‘The Promised Land’ (’La tierra prometida’). «Junto al escenario miré a Bruce y, al otro lado de la plaza, las banderas de Andalucía y España… aún me produce emoción recordarlo», dice. 

El concierto se vendió en tres horas. Las colas en las taquillas del Teatro Isabel la Católica daban la vuelta a la Fuente de las Batallas. Varios centenares de fans esperaron la llegada de Bruce al hotel Santa Paula. No se ocultó. Salió del coche para saludar a quienes le aclamaban, y les agradeció su presencia una y otra vez. Bruce llegaba sin su esposa y miembro de la E Street Band, Patti Scialfa, de quien transmitió saludos a Granada durante el concierto. 

Todas las personas que le vieron de cerca o hablaron con él mantienen que es una persona amable y sencilla, muy alejada de las extravagancias a las que acostumbran muchos personajes famosos. «Nunca exigió un trato especial. Sus exigencias fueron cero», recuerda José Rodríguez, que cuenta como solo pidió pollo con brócoli para la cena previa al concierto. Algunos de los ‘rudis’(trabajadores de producción) y personal de seguridad y limpieza que aquella tarde preparaban el escenario y el coso taurino, recuerdan maravillados, que en una terraza improvisada en las gradas, donde se había puesto un pequeño ‘ambigú’ para el personal, Bruce se dedicó a cantar canciones con su guitarra para quienes estaban por allí. «Daba la mano a todo el mundo, incluidas las limpiadoras. Encantador», recuerdan.
Una década más tarde, Granada sigue sin contar con un gran estadio que permita la celebración de eventos que concentren más de 50.000 personas, pero sí podría cumplir con las exigencias de giras especiales, de conciertos en los que artistas de primera línea internacional quieran acercarse a su público. Ocurrió con Dylan en tres ocasiones y dos veces con Lou Reed. Ahora Springsteen, embarcado en presentar sus memorias, podría poner en marcha giras más personales, acústicas o de menor formato. 

Bruce Springsteen no llegó a ir a la Alhambra, solo pudo dar una vuelta en coche por la ciudad, de noche, tras el concierto, pero dejó claro que le encantaría volver. «Me dijo que volvería con Patti y sus hijas», cuenta José Rodríguez, a quien el mánager y amigo de Bruce, Jon Landau, pidió una tarjeta personal. Le dijo: «Cuando vengamos contactaré contigo». «Han pasado diez años, pero no desespero».


LAS CRÓNICAS Y FOTOS DE 2006
22-10-2006 Granada Plaza de Toros
Organiza Musiserv
Fotos Merche S Calle /J.E. Gómez  © IndyRock  - crónicas
Granada - Plaza de Toros - 22 de octubre 2006
Por: Javier Sánchez / IndyRock
¿A Granada?....¿otra vez?. no lo veré yo con mis ojos!!! 
Son tantas veces las que Bruce ha venido a Granada, tantas como veces no ha llegado, las suficientes para hacernos perder la esperanza a aquellos ilusos del Rock que crecimos con sus enseñanzas.
Que sí, que está confirmado, que es cierto.. Qué ya tengo las entradas!!!! . 
Bruce Springsteen, después de muchos rumores e incluso noticias devenidas falsas, por fin vino a visitar a la ciudad del mirador de San Nicolás, del Sacromonte y de Plaza Nueva, de la calle Elvira y la Cuesta Gomérez, si. a la Granada que yo conozco, no a ninguna otra, a la mía.

No era el dueño de Born to Run o Rosalita, era alguien con muchos más años y con un estilo muy distinto, la banda de la calle E no estaba, y los que tanto tiempo hemos esperado este momento, lo lamentamos, tampoco estaban Thunder Road o Because the night, en cambio si vinieron 17 músicos aportando cosas nuevas, tan nuevas para unos como importantes para lo que ha sido el Bruce Springsteen que conocemos. Los sonidos irlandeses, el country o el gospel que forman parte del Folk americano y que son las raíces de lo que con el tiempo fue el Rock y cuyo mayor representante en la actualidad, quizás el único, es The Boss. Todo esto fue lo que vino y lo que dejó de venir a Granada.

La gente vibró desde el primer momento, los nuevos, los viejos, los ajenos. Todos disfrutaron de la mejor cara que el Jefe siempre ha dado, la entrega y la vitalidad que no sólo conserva sino que acrecienta con el tiempo, aunque para los puros y confieso que soy uno de ellos, nos faltaba algo, un baño en el río del Rock... y el Río llegó, y en el nos zambullimos. A mitad de concierto, y dedicado a todos sus seguidores de siempre, un magnifico The River abrió las puertas de los más cautelosos con el nuevo estilo. No hubo armónica, pero sí diecisiete inconmensurables fenómenos dibujando los meandros sonoros que endulzaron los tímpanos de los fieles de siempre, incluso su agua salió de algún que otro ojo, y fue directa al corazón.
 

El río llegó, y en el nos zambullimos, el resto, ya lo han contado otros.
Setlist: John Henry/Old Dan Tucker/Adam Raised a Cain/Further On (Up the Road)/Jesse James/O Mary Don't You Weep/Love of the Common People/Bobby Jean/Erie Canal/My Oklahoma Home/The River/Mrs. McGrath/How Can a Poor Man Stand Such Times and Live?/Jacob's Ladder/Long Time Comin'/Open All Night/Pay Me My Money Down

Encore: The Promised Land/You Can Look (But You Better Not Touch)/When the Saints Go Marching In/This Little Light of Mine/American Land

Prohibido quejarse
Granada 22 octubre 2006
Por Luis Miguel Albarracín / IndyRock

Cuando a las diez y veinticinco de la noche salió al escenario de la Plaza de Toros Bruce Springsteen, el mundo de los salones y cabarets del oeste americano llegó a la ciudad de Granada. Un escenario sobrio, sólo decorado por unas lámparas que nos hacían sentir en compañía de Billy the Kid y el sheriff al que siempre matan. Acompañado de más de una docena de músicos de lo mejorcito del panorama, The Seeger Sessions Band, Bruce nos deleitó con el mejor country-folk contenido en su última obra: "We shall overcome: the Seeger sessions". Su otra banda, los chicos de la E Street Band, se han tomado unas merecidas vacaciones para volver pronto con más fuerza que nunca. 

Con el de New Jersey se propaga y difunde toda la cultura americana que en el siglo pasado contó con grandes nombres que ayudaron a crear melodías y letras que hablaban de lo que estaba sucediendo en Estados Unidos en aquella época. Sangre de  Woody Guthrie o Match Ryder corre por sus venas. Y en esta ocasión, ¿por qué no compartir con su público las canciones que hicieron célebre a Seeger? Su capacidad para combatir las ideas del sistema y denunciar las injusticias sociales así lo requería. Viendo anoche a Springsteen en Granada, con un público entregado y entendiendo la visita de su ídolo como una fiesta, los conceptos "radio fórmula", "lista de ventas" y "politono" pasaron a un lugar muy secundario. 

Lo que se veía bajo los focos era un fulano y unos colegas que celebraban sus convicciones y su ánimo por medio de la música, nada más. Propuestas musicales que han acompañado a soldados durante décadas, que no han callado escándalos que han perjudicado siempre a los débiles, merecían un cielo como el andaluz para ser pregonadas hoy, en 2006. Porque el mundo de ahora no ha cambiado mucho con respecto a la época que le tocó vivir a Seeger, por muchos partidos del siglo, victorias en carreras de coches y conexiones a internet que tengamos. "Jesse James", "Mrs McGrath" , "Oh Mary don´t you weep" o "John Henry", por poner un ejemplo, con sus nuevos arreglos, demuestran que siguen tan vigentes como siempre, y que permanecerán en el tiempo como grandes clásicos. 

En Granada, tras su paso por Valencia, se pudo ver al autor de "Nebraska" en su vertiente más fiestera y gamberra de los últimos años. Las dos pantallas que acercaban los rasgos faciales del "boss" no dejaban lugar para la duda: había que transmitir el momento político y social estadounidense cantando y sin quejarse un ápice. "Venceremos", como la canción himno de Seeger ("We shall overcome"). Fiesta, fiesta y más fiesta. "Erie Canal", "Jacob´s Ladder" o "Buffalo gals" encajaban como anillo al dedo engalanadas con violines, banjo, piano, trombón, saxo, y aderezadas con un conjunto de voces negras que hacían dudar al público sobre dónde mirar y qué detalle no perderse. Springsteen, que en todo momento se mostró muy simpático y cercano a los fans que se desplazaron desde diferentes lugares, habló en un más que fluido castellano en varias ocasiones: "Buenas noches Granada: ¿estáis preparados?, ¿estáis preparados?, ¿estáis preparados?". También hubo lugar para uno de sus grandes clásicos, "The river", de la que dijo: "se la dedico a mis fans de siempre". Apoteosis en el foso con una versión que no desmereció para nada a la original. 
 

Momentos álgidos fueron todos, cada tema significaba el último trago de whisky en la cantina más sucia y mugrienta del lejano oeste. Con "Pay me my money down" el estruendo fue total para una plaza que no paraba de animar, tanto los que se encontraban de pie como los que se situaron en sus asientos. Canciones que duraban una eternidad hasta que, tras dos horas y cuarto de puro show, se apagaron las luces. "My Oklahoma home" sigue sonando en mi coche, pero ya no es lo mismo. Bruce y sus amigos se han ido con Guthrie, Dylan, Seeger y los demás para seguir haciendo felices a las gentes de Barcelona y Santander, donde seguirán aullando y rugiendo la banda sonora de toda una época que parece no morir nunca. Si Dylan comenzó su "gira de nunca acabar" parece que el boss no se queda muy atrás, y le queda cuerda para rato. 
No sabemos si los pies de Bruce dejarán tanta huella como los de Seeger; lo que es seguro es que en Granada permanecerán para siempre. 
 

Bruce Springsteen and The E Street Band  THE RIVER TOUR 2016
21 MAYO 2016 - ESTADIO SANTIAGO BERNABÉU - MADRID Entradas agotadas

.....Fotogalería del concierto de Bruce Springsteen & The E Street Band en Sevilla 13-05-2012
Crónica en IndyRock

SPRINGSTEEEN, Noticias y crónicas anteriores. Archivo histórico
Vídeo promocional "High Hopes" - Noviembre 2013
El vídeo de "High Hopes" ha estado dirigido por Thom Zimny. Es un collage con fotos de Danny Clinch, fotos de la gira australiana de Chris Hilson, fotos de Tom Morello, textos,..: http://brucespringsteen.net 
Influencia irlandesa
Bruce Springsteen & The E Street Band
18 de mayo 2012 - Estadi Olimpic “Lluís Companys” de Barcelona
Crónica y fotos: Quim Cabeza / IndyRock


Después de destapar gira española en Sevilla el 12 de mayo y tocar en Las Palmas 48 horas después, Springsteen trasladó todo el despliegue logístico a Barcelona (más de 36 camiones escudan el show del “Boss” por Europa) para tocar dos noches seguidas en el Estadio Olímpico delante de 90.000 personas: el jueves en un recinto totalmente lleno y un aforo aproximado de 50.000 personas; mientras que el viernes la entrada se acercó a las 40.000. Con el nuevo disco, “The Wrecking Ball”, y la reciente perdida de su “enorme” saxofonista, Clarence Clemons, la nueva gira tenía argumentos suficientes para escuchar el nuevo material del grupo en directo, ver cómo se defendía el sobrino del saxofonista (Jake) recientemente fallecido y disfrutar, una vez más, de los clásicos. Por delante, más de tres horas de rock’n’roll al uso, con lo mejor de “The Wrecking Ball” en los primeros parámetros del concierto, y una versión bien planteada del clásico de Patti Smith -“Because The Night”- que ayudó a desentumecer al personal  antes de empezar a soltar metralla. Mentiré si digo que descubrí la esencia irlandesa de Springsteen el pasado viernes, pero sí fui consciente de la importante influencia que ha ejercido en él. 

De hecho, y en las fases más folckies del repertorio, visualizas todo esto en gran formato, dándote cuenta que Bruce Springsteen & The E Street Band no es más que una gran banda de garito irlandés puesta sobre un escenario de 120.000 vatios de sonido y otros tantos de luz. Eso sí, sin olvidar que todo esto ha pasado por la batidora creativa de Springsteen, su New Jersey natal y tantas otras cosas…, pero ese influjo cultural tan presente aún en la Norteamérica del siglo XXI, le persigue indudablemente.

Debo reconocer que hubo gente que se aburrió con la primera parte del concierto y que criticó los cambios de repertorio –del jueves al viernes- pero “El Jefe” piensa en todo y en todos, y es que mucha gente repitió en Barcelona y había que tener previsto dos “setlist” diferentes. Sea como fuere, el concierto estuvo a un gran nivel musical, más en las zonas tibias que en las electrificadas, lo que son las cosas, pero en líneas generales Springsteen demostró una vez más su capacidad para mover el espíritu de un gran estadio con naturalidad y oficio. Hubo momentos para mencionar la situación del país y las reivindicaciones de “Los Indignados” –también hubo quien pensó que un tipo que lleva más de 30 años en el “Show-business” como que…; no seré yo quien juzgué esto, pero él se acordó y lo mencionó-, y también para recordar al gran Clemons. Todo sigue funcionando alrededor de él, como siempre, sin fisuras, con dos guitarristas espléndidos donde refugiarse (Nils Lofgren y Steve Van Zandt) y una base rítmica –mención honorífica para Max Weinberg- sólida e imperturbable. Lo dicho, para el final toda la artillería de obligados clásicos con “Born in the USA”, “Born to Run” o “Dancing in the Dark”, entre otros, antes de despedirse de una parroquia –la catalana- acérrima y fiel.

Auque hay fechas en otras ciudades europeas, la gira española continuará en San Sebastián (2 de junio) y Madrid (17 de junio), para regresar a Estados Unidos el 31 de julio.


Sevilla aclama a Springsteen
13 mayo 2012 EFE / Ideal
Fotos: Cristina. Quicler (AFP) - diario IDEAL - Crónica EFE/IDEAL
Bruce Springsteen comenzaba en Sevilla la gira europea de su último disco, 'The Wrecking Ball', y lo hacía en plena forma en un concierto en el que ha atrapado a un público joven y veterano con su rock potente y reivindicativo, que incluyó un homenaje a los 'indignados del 15M', dijo en español.


Foto: C. Quicler (AFP) 

El músico norteamericano, acompañado de su legendaria 'E Street Band', exhibió durante tres horas una desenfrenada actividad para encadenar sin pausa los nuevos temas, con influencias irlandesas y toques de gospel y en los que critica la actuación de los banqueros de Wall Street, y también para recordar históricos éxitos de hace cuarenta años.
Esa longevidad en la escena de Springsteen, de 62 años, que no aparenta, explica la legión de seguidores con más de medio siglo de vida que se dieron cita en el Estadio Olímpico de Sevilla, a los que se unieron veinteañeros embaucados por el poderío roquero de uno de los mitos de la música contemporánea, que también maneja con soltura las baladas.

'The Boss' se mezcló con los asistentes y cumplió lo prometido porque sudó "como un perro" en la actuación después de no parar de bailar y de moverse por el amplio y tradicional escenario de 800 metros cuadrados, coronado con una bandera de Estados Unidos y otra de España y dos pantallas en los extremos, todo ello bajo una temperatura veraniega, de unos 35 grados centígrados.
Sin teloneros previos y vestido de riguroso negro, como el resto del grupo, Springsteen habló en algunos momentos en español en su segunda actuación en Sevilla, la primera fue en 2009, ante los casi 34.000 asistentes al concierto, que no se llenó y cuyas entradas más baratas eran de 65 euros. Usó el español para subrayar los "malos tiempos" que han hecho perder "trabajo y casas", asegurar que "nuestro corazón está con vosotros" y recordar al saxofonista "Big Man" Clarence Clemons, fallecido en junio pasado y que ahora sustituye su sobrino Jake Clemons, también enorme de estatura y que no desmerece a su tío.

De su nuevo disco destacó 'Death of my hometown', calificada por medios especializados como canción protesta y en la que dice, respecto a los banqueros de Wall Street: "Destruyeron nuestras familias, fábricas y se llevaron nuestras casas, dejaron nuestros cuerpos en la intemperie, los buitres recogieron nuestros huesos". Los quince músicos que acompañan a Springsteen en la banda -faltaba Patti Scialfa, su esposa, que se quedó en Estados Unidos por los estudios de un hijo y a la que citó- tienen rodado este pegadizo tema con aires irlandeses y que ya corea numeroso público a pesar de que el disco, el decimoséptimo de su carrera, se editó el 6 de marzo.
También gustaron 'Shackled and Drawn' y la canción que da título al disco, 'The Wrecking Ball', que podría traducirse como 'Bola de demolición', tema que compuso para el Giants Stadiums de New Jersey, la ciudad natal de Springsteen, recinto deportivo en el que tocó antes de ser demolido en 2010.

"Los tiempos difíciles vienen, los tiempos difíciles van", reitera en el estribillo de esta canción, que se ha interpretado como una esperanza a una próxima salida de la crisis por su carácter cíclico. De las peticiones que le hizo el público con carteles, aceptó 'Trapped' y 'I'm going down', y fueron muy coreados éxitos como 'Waitin'on a sunny day', cuyo estribillo cantó una chiquilla desde el escenario.
El público también agradeció "Dancing in the dark", con otra pequeña bailando en escena, "Born to run" y "She is the one", con los incombustibles Max Weinberg a la batería y Stevie Van Zandt, y su inseparable pañuelo a la cabeza, a la guitarra. Conocedor como pocos de los secretos del directo ante públicos masivos, acabó con "Tenth Avenue Freeze-out", que recuerda, entre otras cosas, la incorporación a la banda de Clarence Clemons, al que homenajea con un emotivo silencio a mitad de la canción mientras se exhiben imágenes suyas.

"¿Ves por qué es el jefe?", resumía al final del concierto un asistente aún extasiado tras un espectáculo con 120.000 vatios de sonido y 600.000 vatios de iluminación. Después de Sevilla, Springsteen irá a otras cuatro ciudades españolas: Las Palmas (14 de mayo), Barcelona (17 y 18 de mayo), San Sebastián (2 de junio) y Madrid (17 de junio), y el 31 de julio dará el último de sus 33 conciertos en Europa para regresar a Estados Unidos, donde ha actuado 22 veces y lo hará de nuevo otras trece


Springsteen arrasa en el Bernabéu
Cierra su gira por España con un concierto extraordinario, pleno de ritmo, ante un público entregado que ha vibrado durante más de tres horas con los grandes clásicos y algunos temas de su último trabajo
Estadio Santiago Bernabeu, Madrid, 18-06-2012
Por Luismi Cámara - Colpisa - IDEAL
Bruce Springsteen machaca. Es demoledor en el ataque desde que inicia su batalla. Desde su primera nota, su primera palabra, su primer gesto, arrasa. Y lo hace embistiendo duro pero con una acometida precisa. Tiene claro dónde debe centrar su ofensiva. Apunta, y empieza a disparar. Directamente al hemisferio derecho del cerebro, el que controla las emociones, las imágenes, las voces y las melodías. Y lo satura con versos estremecedores, sonidos intensos, desgarradores y emocionantes, y escenas que se imprimirán para siempre en los recuerdos más profundos.
Son peleas individuales contra sus entregados gregarios. Springsteen busca y encuentra a cada uno de sus seguidores y, mientras lucha para doblegar a uno, mantiene la misma batalla contra el que está a su lado. En el concierto en el madrileño estadio Santiago Bernabéu, el que cierra su gira española, ha sometido a algunos empuñando su armónica, unas veces con virulencia y otras con suavidad; a otros, atendiendo una petición del público para tocar 'Spanish eyes'; y a la mayoría se la ha ganado con sus himnos eternos -'Because The Night', 'The Rising' o 'Thunder Road', entre otros-.
Incluso no ha dudado en bromear si la ocasión lo requería y en tomarse en serio lo justo y necesario. Así, lo mismo ha sido capaz de hacer una versión cómica de 'Talk to Me' que de tirarse por el suelo con un cómplice gesto de agotamiento cuando ya avistaba el final del concierto. Los gritos de ánimo de sus huestes y los chorros de agua vertidos por su inseparable Steve Van Sandt sobre la cabeza le han servido para levantarse y para recuperar el increíble brío de un hombre que ya cuenta con 62 años a su espalda pero que tiene el ímpetu de un recién llegado. Incluso ha sido capaz de poner a Peralejos de las truchas en el mapa al recoger el cartel con el nombre de la localidad de Guadalajara en uno de sus múltiples acercamientos al público.

Pero Bruce no es precisamente fino a la hora de abalanzarse sobre su presa. Rasca su voz, rasca su guitarra y termina rascando almas. Esta noche han sido unas tres horas de ataque continuo hasta acabar con la resistencia de aquellos que tenía frente a él. En el Bernabéu eran más de 60.000. Pero al 'Boss' le da igual ocho que ochenta, porque todos sus combates son cuerpo a cuerpo. No ha dado tregua. Ha encadenado canción tras canción y, mientras, los aplausos y los gritos pisaban las últimas notas de un tema y las primeras del siguiente.
Es el más fuerte. Y lo sabe. Le ha bastado con abrir el concierto con dos declaraciones de intenciones -'Badlands' y 'No surrender'- para marcar una conexión de la que ya ha sido imposible escapar y que ha arrastrado a los que le rodeaban a una espiral de vértigo de energía y ritmo. Solo cuando ha sacado su parte más intimista ha permitido sentarse al público para refrescar los pulmones y descansar las palmas de las manos y los pies. Pero Bruce no engaña, no pide nada que no dé. Si el público grita, el grita más; si la E Street Band se luce, él agarra su Fender Esquire y la maltrata rasgándola con fuerza.
Es un mago que controla los tiempos de las emociones, pero los hace desde la verdad. Pese a que en el estadio madrileño se han vivido momentos que todos ya esperaban, la ausencia de sorpresas no ha eliminado la emotividad del momento. Cuando ha escogido a un niño para cantar junto a él 'Waitin' on a Sunny Day' o cuando ha subido a una pequeña para bailar dulcemente 'Dancing in the dark' ha transmitido el cariño que siente un padre por sus hijos.

La misma verdad ha plasmado cuando ha sacado su vena más comprometida para confraternizarse con los que lo están pasando mal. «Hay gente que ha perdido su trabajo y sus casas. Son malos tiempos, pero nuestro corazón esta con vosotros, con todos los que estáis luchando en España», ha lamentado antes de entonar 'Jack of All Trades', uno de los temas de su último trabajo, y del que también ha escogido otros como 'Wrecking Ball', 'Death to my Hometown', 'Shackled and Down' o 'Rocky Ground'.

Homenaje a Nacho
Pero ha habido dos momentos especialmente emotivos. Al poco de comenzar el concierto, Springsteen ya ha comentado que estaba echando de menos a alguien. «Si vosotros estáis aquí y nosotros estamos aquí, entonces ellos están aquí también. Los escucho en vuestras voces», ha dicho en un difícil español entre los gritos y las ovaciones del público. Pero esto no era sino el anticipo de lo que vendría después.
Con la noche cerrada y los asistentes a tope, Bruce se ha puesto serio: «Queremos dedicar esta canción a Nacho y su familia. Esta en nuestras plegarias». Con estas emotivas palabras ha querido recordar el músico a Nacho, el chaval de 20 años que soñaba con ver a su ídolo en el Bernabéu pero que falleció hace unos días a causa de un tumor cerebral. En las redes sociales se ha desatado una oleada de peticiones bajo el hashtag #vaportinacho para que el Boss le rindiera tributo. Y lo ha hecho, reservando para ello uno de sus temas emblemáticos, el mítico 'The river'.

Y tras los bises más cañeros, con los inolvidables 'Born in the USA' y 'Born to Run' entre ellos, ha llegado el momento del ya habitual pero siempre sentido homenaje a Clarence Clemons. En medio de 'Tenth Avenue freeze-out', el tema que cerraba el concierto, y justo cuando Bruce ha cantado el verso And the Big Man joined the band, todos han dejado de tocar y han abandonado el escenario por primera y única vez en toda la noche. En el silencio, una proyección de imágenes del gran saxofonista -fallecido hace unos meses, y sustituido por su sobrino-, ovaciones desde la grada y, un minuto después, vuelta a la canción antes de la despedida final.
Tras más de tres horas de batalla frenética, Bruce se ha retirado pletórico, henchido de orgullo, junto a su E Street Band, su fiel batallón de élite. Detrás han dejado a 60.000 guerreros agotados, derrotados por su 'Jefe'. Humillados -humillar: inclinar o doblar una parte del cuerpo, como la cabeza o la rodilla, especialmente en seal de sumisión y acatamiento-. Agradecidos.


Bruce Springsteen publica el 3 de mayo de 2011 en DVD y Blu-Ray The Promise: The Making of Darkness On The Edge of Town, el galardonado documental que se lanza con varios extras: Songs From the Promise (cinco canciones en directo grabadas en Asbury Park, New Jersey) y A Conversation With His Fans (una íntima entrevista pregunta-respuesta).
The Promise: The Making of Darkness On The Edge of Town ha sido dirigido por Thom Zimni, premiado con Grammy y Emmy, y acogido con excelentes críticas en todo el mundo, incluídas las derivadas de su participación en el Toronto International Film Festival, el BFI London Film Festival y el International Rome Film Festival. El diario The Angeles Times ha calificado el documental con cinco estrellas mientras Variety lo ha definido como “un retrato fiel”.
A lo largo de 90 minutos, el documental combina imágenes nunca vistas de Springsteen y la E Street Band grabadas entre 1976 y 1978, con ensayos en casa, entrevistas con Springsteen y la banda, con el mánager John Landau, el antiguo gerente Mike Appel y otras personas implicadas en el proyecto. El documental fue incluído en la caja especial The Promise: The Darkness On The Edge of Town Story, que Rolling Stone definió como “extraordinaria y fascinante” y The Washington Post como “una revelación”.
Songs From The Promise fue filmado ante una audiencia aproximada de 60 fans en diciembre de 2010 en el histórico tiovivo de Asbury Park. Para este concierto especial, Bruce Springsteen y miembros de la E Street Band (Clarence Clemons, Stevie Van Zandt, Max Weinberg, Roy Bittan y Gary Tallent, con el teclista Charles Giordano) junto a una sección de metales (Ed Manion, Barry Danielian, Curt Ramm, Clark Gayton y Stan Harrison) y David Linley como invitado especial al violín, grabaron una serie de canciones bajo la dirección de Zimny y mezcladas por Bob Clearmountain. Son: Racing in the Street (’78), Gotta Get That Feeling, Ain’t Good Enough For You, The Promise y Blue Christmas.
A Conversation With His Fans esta conducido por Dave Marsh, crítico y biógrafo de Springsteen, y es una entrevista de 22 minutos en el que el artista habla con toda sinceridad de sus canciones y de la grabación de Darkness On The Edge of Town. Las preguntas están salpicadas de detalles de la caja The Promise, incluyendo fragmentos del concierto en el Paramount Theater e imágenes inéditas de 1978. El DVD y el Blu-Ray ya están disponibles para compra anticipada en Amazon.com y Brucespringsteen.net.
Bruce Springsteen publica The Promise: The Darkness on the Edge of Town Story el 16 de noviembre de 2010. Esta edición de lujo contiene más de seis horas de película y más de dos horas de audio repartidas en 3CD+3DVD, todo incluído en un pack especial con un libreto de 80 páginas con facsímiles de los cuadernos originales de Springsteen de las sesiones de grabación, letras alternativas, ideas sobre las canciones, detalles de la grabación y notas personales, además de un nuevo texto del artista y fotografías inéditas.
Con material nunca publicado, The Promise: The Darkness on the Edge of Town Story ofrece una perspectiva sin precedentes del proceso creativo de Springsteen en un momento clave de su carrera. Esta edición se lanza también en 3CD+3 Blu Ray. Al mismo tiempo, también se publica The Promise, una edición que reúne sólo las canciones inéditas en 2CD o 4LP e incluye las letras y el nuevo texto de Springsteen.
La canción inédita Save My Love y un resumen del documental se pueden escuchar y ver en streaming en http://www.BruceSpringsteen.net.
La edición de lujo incluye Darkness on the Edge of Town remasterizado digitalmente por primera vez.
Bruce Springsteen & The E Street Band publican el 22 de junio de 2010 el doble DVD London Calling: Live In Hyde Park, grabado en alta definición (HD) el 28 de junio de 2009 en el festival Hard Rock Calling de la capital británica. Son 163 minutos con 26 canciones de Bruce Springsteen, el reflejo de un concierto que comienza a la luz del día y termina con una magnífica puesta de sol, embocando la noche. 
London Calling: Live In Hyde Park muestra tanto la experiencia de un artista encima del escenario como la del público sumergido en el ambiente de un gran festival. El DVD permite a los espectadores ver a Bruce Springsteen al frente de la E Street Band y la evolución del concierto de principio a fin con canciones que recorren desde los tiempos de Born To Run a la era Working On a Dream, incluyendo versiones de The Clash (London Calling), Jimmy Cliff  (Trapped), The Young Rascals (Good Lovin’) y Eddie Floyd (Raise Your Hand). Springsteen también interpreta favoritos como Hard Times (Come Again No More), escrita por Stephen Foster en 1854. Brian Fallon, de The Gaslight Anthem, se sube al escenario como invitado para cantar con Springsteen el tema No Surrender.
El concierto fue un delirio. The London Times lo definió como “épico” y The Independent publicó: “Conquistó a 50.000 personas empapadas por el sudor ya en la segunda canción, lanzando su guitarra a los roadies con el vigor de un líder y bajando a pie de escenario para encontrarse con sus admiradores y escuchar sus peticiones. La intensidad de Springsteen asombró a todos”.
Tom Zimny (ganador de premios Grammy y Emmy) y el director Chris Hilson, habituales colaboradores del equipo de vídeo de Bruce Springsteen desde hace décadas, han supervisado la película, cuyo sonido ha sido mezclado por Bob Clearmountain.  Como material extra se incluyen imágenes tras el escenario de The River filmadas el 27 de junio de 2009 en Glastonbury  y el vídeo completo de Wrecking Ball, rodado en el Giants Stadium de Nueva Jersey. Las canciones que aparecen en London Calling: Live In Hyde Park son:
1. London Calling 2. Badlands 3. Night 4. She's The One 5. Outlaw Pete 6. Out In The Street 7. Working On A Dream 8. Seeds 9. Johnny 99 10. Youngstown 11. Good Lovin'  12. Bobby Jean 13. Trapped 14. No Surrender 15. Waiting On A Sunny Day 16. Promised Land 17. Racing In The Street 18. Radio Nowhere 19. Lonesome Day   20. The Rising   21. Born To Run 22. Hard Times (Come Again No More) 23. Jungleland
24. American Land 25. Glory Days 26. Dancing In The Dark 27. Música sobre el rodillo de créditos: Raise Your Hand
www.brucespringsteen.net

 
Bruce Springsteen - Concierto en Sevilla / Estadio Olímpico de la Cartuja - 28 julio 2009 
Fotos: Manuel Medina - IndyRock
Bruce Springsteen edita ‘The Ties That Bind: The River Collection
’ el 4 de diciembre de 2015 a través de Columbia Records.. Una mirada exhaustiva a la época de ‘The River,’ la caja contiene 52 temas en 4CD con una gran cantidad de material inédito, y 3DVD con 4 horas de vídeo con imágenes nunca vistas. La caja está compuesta por el doble álbum original ‘The River’, el lanzamiento oficial de 'The River: Single Album´, un CD de tomas descartadas de estudio de 1979/80; una película de dos DVD con imágenes inéditas y recientemente editadas del famoso concierto de Springsteen en Tempe, Arizona, de las que mucho se ha hablado pero que nunca se han visto; material visual de ensayos durante las giras y un nuevo documental “The Ties That Bind" sobre 'The River'. Además, incluye un libro de gran formato en tapa dura con 200 fotos raras e inéditas, y material con un nuevo texto de Mikal Gilmore.



Bruce Springsteen and the E Street Band: Los viejos rockeros no mueren nunca
7 noviembre 2009 Madison Square Garden de Nueva York
Impresionante primer concierto de “el jefe” y su banda en el Madison Square Garden de Nueva York donde se pudo escuchar íntegramente el segundo disco de su extensa carrera: The wild, the innocent & the E Street shuffle.


Ricard Arias. Nueva York. Es magia. Otros lo llaman talento, carisma o don. Pero para conseguir reunir y hacer disfrutar a más de 40 mil personas (entre los que se encontraban grandes actores como Glen Close, Mel Gibson o Eduard Norton) tienes que ser, cuanto menos, un mago. Bruce Sprinsgteen y la E Street Band ofrecieron el sábado por la noche su primer concierto en el mítico Madison Square Garden de Nueva York correspondiente a su actual gira Working on a dream. Fueron más de tres horas de concierto donde su pudo escuchar íntegramente el segundo disco de estudio del artista, publicado en 1973. 
Por primera vez en la historia de sus giras, Springsteen ha decidido tocar todas las canciones en orden de sus principales discos, Born to Run que le ayudó a despegar en el mundo de la música, Darkness on the Edge of town que le consagró y Born in the USA que inmortalizó su nombre consiguiendo vender 15 millones de copias, han sonado durante estas semanas en Washington, Philadelphia o en el Giants Stadium de Nueva Jersey. Para esta ocasión eligió The wild, the innocent & the E Street Shuffle por una razón en concreto: este disco acoge una de las mejores canciones del artista que hace referencia a la directa a la ciudad, New York City Serenade. Ese fue sin duda el punto álgido de la noche, con un público entregado y donde se pudo ver a miles de personas emocionadas con la interpretación.
El concierto comenzó pasadas las 20 30 hora local. Tras apagarse las luces, los más de 40 mil asistentes comenzaron a gritar “Bruce, Bruce, Bruce,…” mientras todos los componentes de la E Street Band salían al escenario. Springsteen hizo su aparición ayudando al saxofonista Clarence Cleamons, debido a sus problemas para caminar. 

Para gran sorpresa general, el primer tema de la noche fue Thundercrack, compuesto en 1973 y solamente publicado en el disco Tracks (compuesto de canciones descartadas para otros discos) en 1999. Es, sin duda, uno de sus mejores temas, espectacular en directo debido a los casi nueve minutos de impresionantes solos de guitarra a cargo de Nils Lofgren y Springsteen, de saxo y órgano, tocado por Charles Giorgiano (sustituto del fallecido Danny Federici). Springsteen deja claro desde el principio que quiere conectar con el público. Tras ella sonaron Seeds, recuperada de la gira Born in the USA, Prove it all night, con dos tremendos solos de Bruce y Steve Van Zandt, y la festiva Hungry Heart, donde volvió a hacer el crowd surf, dejando que el público lo llevase de un lado a otro del escenario sujetándolo con las manos por encima de sus cabezas. Acciones como estas demuestran la cercanía de Bruce con sus seguidores. Para cerrar el primer quinteto de canciones sonó Working on a dream, donde dio un mensaje muy aplaudido sobre mantener la paz, la colaboración entre ciudadanos en estos momentos difíciles y un textual “saldremos de esta”. 

A continuación, Springsteen mira a su banda y da la orden que todo el mundo esperaba: The wild, the innocent… iba a comenzar. Con esta orden se sumaron a la banda los Miami Horns, una sección de viento compuesta por 5 miembros a la trompeta, saxo, saxo tenor, saxo barítono y trombón. Antes de comenzar, Springsteen tomó una baqueta de Max Weinberg y simuló ser un director de orquesta, dando entrada a los Miami. El público estaba entregado y el jefe, con su voz desgarradora, comenzó con The E Street Shuffle. Esta canción cuenta las historias que se sucedían en la calle E, que además da nombre a la banda, y donde los chicos buscan el amor mediante su atractivo. Para el siguiente tema, 4th of July, Asbury Park (Sandy), se guardó un momento de silencio en memoria de Danny Federici, que tocó el acordeón en esta canción durante 33 años. Emotiva interpretación con un gran Roy Bittan al acordeón. En Kitty's Back volvieron a mostrar aquellos toques jazzísticos que le otorgaba a la banda el teclista David Sancious, compositor melódico de este tema y miembro de la banda en 1973. Excelente la labor de la sección de viento, especialmente el trompetista Curt Rumm. Clarence Cleamons demostró por qué es uno de los mejores saxofonistas de la historia con una magnífica interpretación en los solos. Garry Talent, bajista, cambió su instrumento por la tuba, Roy Bittan se volvió a situar con el acordeón a la derecha de Bruce y tras el cambio de este de su Telecaster por una Takamine acústica, atacaron Wild Billy's Circus Story, otra canción que hace referencia directa a Federici. Y es que sin él, Springsteen no le habría dado el matiz que tanto deseaba a este disco. Este tema plasma como eran las atracciones y el espectáculo circense que se ofrecía en el muelle de Asbury Park los días de fiesta, de donde es originaria toda la banda. Se pudo ver a un Springsteen emocionado, quizás al rememorar aquellos recuerdos. La antepenúltima canción fue Incident on 57th Street, que, junto a Thunder Road (del disco Born to Run), es la mejor historia de amor que narra Springsteen en toda su carrera. Apasionada, sincera y musicalmente perfecta, cuenta como es el amor de verano entre el temerario Spanish Johnny y Jane la puertorriqueña. A punto de acabar, la siguiente canción fue una de las que hacía referencia a Springsteen y la E Street en los años 70. Como ocurriera antaño, Rosalita fue tocada con maestría, pues es un canto al rock en su versión más entusiasta, jovial y divertida. Y para finalizar el disco, la canción más esperada, New York City Serenade. Como cabía esperar, era el punto fuerte esperado y Springsteen ayudó a que quedara en el recuerdo de todos. Hizo subir al escenario a 5 músicos más que compondrían una nueva junta sección de cuerda. En ese momento había en el escenario 22 músicos. Se podría explicar de muchas maneras como sonó esa noche, pero hay que estar allí, viendo y escuchándola, para sentir y captar su verdadera esencia. Fue tremenda, increible e impresionante, quedando para el recuerdo.

Después de tocar el disco, Springsteen se ciñó al guión habitual y no hubo mayores sobresaltos. Interpretó Waiting On A Sunny Day permitiendo que personas del público que cantaran con él; Raise Your Hand dio entrada a las ya habituales peticiones del publico que se saldaron con Does This Bus Stop at 82nd Street, Glory Days y Human Touch. La dupla Lonesome Day y The Rising sonaron en recuerdo de las víctimas del 11-S y Born to Run, el único tema fijo en los conciertos de Springsteen, cerró el concierto a la espera de los bises. En estos tampoco hubo sorpresas. Sonaron Wrecking Ball, Bobby Jean, American Land y Dancing in the Dark. Donde sí hubo sorpresa fue en el último tema de la noche, Higher & Higher, un clásico de Jackie Wilson de 1967 subiendo el músico y compositor Elvis Costello al escenario para interpretarla a dúo. El concierto había llegado a su fin.
Cuando sale en escena el mejor “Boss” y se produce la mágica conexión entre público y artista, el resultado es una noche memorable de música, pasiones y sentimientos. Va a ser cierto eso de que los viejos rockeros nunca mueren. 



La apoteosis del Rock and Roll
8 noviembre 2009 Madison Square Garden de Nueva York
Bruce Springsteen y la E Street Band demostraron porque se les considera “el mejor directo del mundo” tras su segunda noche consecutiva en el Madison Square Garden de Nueva York. Por primera vez en la historia, “The River” sonó al completo.


Ricard Arias. Nueva York. Cuando recorres la 7ª avenida de Nueva York descubres la magnificencia de la ciudad. Un escalofrío te recorre el cuerpo. Cuando comienzas a vislumbrar el Madison Square Garden, tiemblas al recordar que han tocado en él grandes artistas y grupos como Frank Sinatra, Led Zeppelin, o el mismísimo rey del rock Elvis Presley; pero cuando ves a algo más de seis mil personas en los alrededores del pabellón desde las 9 de la mañana a mediados de noviembre sólo para tener un buen sitio en el concierto de esa noche, esa sensación, es indescriptible.
Bruce Springsteen y su banda de toda la vida colgaron el cártel de “no hay billetes” por segunda noche consecutiva en lo que será recordado como su mejor concierto de rock and roll de toda la historia. Tras haber tocado su segundo disco de estudio en la noche del sábado, Springsteen decidió que su quinto disco, “The River” (1980), lleno de rock and roll al más puro estilo Chuck Berry y desgarradoras baladas, era el más apropiado para dar un recital que permanecerá en el recuerdo.

Con un “Good evening New York City!!!” comenzó el show 10 minutos después de su hora prevista. Tras el habitual apagón de luces, Springsteen y la E Street hicieron su aparición en el escenario. El primer tema en sonar fue Wrecking Ball, que estrenó Springsteen hace tan sólo unas semanas, dedicada a Nueva Jersey de donde es originario. Antes de empezar a tocar el disco al completo, Bruce hace una pequeña introducción, hablando de qué le influyó para hacerlo y lo bueno que fueron aquellos años desde 1980 hasta 1982, cuando acabó la gira. Tras dar las gracias a los asistentes por estar presentes, comienzó con el primer tema, Ties That Bind, que es una explosión de rock and roll, seguida de la fiestera Sherry Darling. Este tema es uno de los más aplaudidos por el público, tanto por la participación del saxofonista Clarence Cleamons como por su divertida letra que trata sobre una suegra pesada (Tu madre ladrando en el asiento trasero…). Jackson Cage y Two Hearts continúan mostrando el nivel de este disco en directo, con Springsteen y Stevie Van Zandt entregadísimos. La primera pausa viene de la mano de Independence Day, balada dedicada a su padre, que trata del tiempo y como la juventud da paso a la vida adulta. Pero el rock and roll no cesa y comienzan a tocar Hungry Heart y Out In The Street, las canciones más bailadas de la noche. Como siempre, la conexión con el público es total. Crush On You y You Can Look (But You Better Not Touch) siguen la línea de las anteriores. Con el turno de I Wanna Marry You comienza la primera parte de baladas. Con este tema, relativo al amor y al matrimonio de dos jóvenes, Springsteen comienza a bailar con su mujer, Patti Scialfa, que además toca la guitarra y hace los coros con la E Street Band. El primer punto álgido de la noche viene de la mano de Point Blank, con un inmenso Garry Tallent al bajo, y la siempre sobrecogedora The River. El sentimiento del jefe a la hora de cantarla, como ya hiciera hace 8 años en este mismo lugar, es impresionante. Bruce compuso este tema inspirándose en la historia de su hermana, embarazada con 17 años y su novio, que tuvo que dejar todo para ponerse a trabajar y sacar adelante a su familia. Aquí acabo el primer disco de los dos que componen The River. Tras una breve pausa para que el afamado trompetista Curt Rumm se añadiera al grupo, volvieron al rock con la dupla Cadillac Ranch y la trepidante I'm A Rocker. Fade Away, dedicada al primo de Bruce recientemente fallecido con un sensacional Charles Giorgiano al órgano, y Stolen Car, otra hermosa balada cargada de sentimiento gracias a la magia que aporta Roy Bittan con su piano, volvieron a tranquilizar al público, embobado con Springsteen. El último tema rockero del disco es, sin duda, el mejor tema de todo el disco. Ramrod puso el toque alegre y salvaje a la noche, con Bruce, Stevie y Clarence entregados, y con el resto de la E Street desternillada de risa por sus gracias. El solo de Max Weinberg a la batería al final de la canción hizo enloquecer al público. Ahora era el turno de los tres últimos temas, las tres últimas baladas, las canciones más esperadas. The Price You Pay caldeó el ambiente para la siguiente canción, considerada por muchos (junto con el tema Racing In The Street del disco Darkness on the...) el mejor tema de la discografía de Springsteen. Drive All Night consigue sacar a relucir los sentimientos del público. Se puede observar a infinidad de personas llorando emocionadas mientras cantan a dúo con un Springsteen colosal. Es un sentimiento especial el que invade a los fans al escuchar este tema, que habla sobre ese amor perdido y recordado, siendo capaz el protagonista de conducir toda la noche por un mísero instante más, por un abrazo, por una mirada. Wreck In The Highway puso el punto y final al disco. 

El concierto continuó con varias sorpresas. Tras Badlands, Born To Run y Seven Nights to Rock, las pantallas mostraron al actor James Gandolfini, también natal de Nueva Jersey, que se encontraba entre el público, y de nuevo a Eduard Norton, que repetía concierto. Sweet Soul Music volvió a sonar casi 30 años después, con Curt bestial a la trompeta, y la única petición que Bruce aceptó esa noche fue Can't Help Falling In Love You, hermosísimo tema del gran Elvis Presley, del cual es ferviente admirados el Boss.
En total, 32 canciones y más de 3 horas y 20 minutos de concierto. El récord de Springsteen y la E Street Band, que demuestran ser una máquina bien engrasada en directo.

Tras las dos noches de Nueva York, sólo quedan siete conciertos para poder disfrutar de este viejo rockero. El día 22 de este mes acabará la gira Working on a dream en Buffalo y nadie sabe a ciencia cierta qué será de él y la banda. Mientras que los fans dicen que todavía queda banda para rato, la realidad es muy diferente. Con 60 años, Springsteen ya no es aquel joven que deslumbró Barcelona en 1981, aunque nadie discute su fuerza y sus ganas; El saxofonista Clarence Cleamons tiene ya 67 años y arrastra problemas de columna y apenas puede andar, teniendo que subir al escenario en silla de ruedas en algunas ocasiones; Nils Lofgren, guitarrista que se unió a la banda para la gira Born in the USA en 1984, ha tenido que ser operado de la cadera recientemente y no se mueve por el escenario como quisiera. El “poderoso” (como le apoda Bruce en las presentaciones de la banda) Max Weinberg no consigue alternar su trabajo en el Tonigh Show de Conan O’Brian con las largas giras, además de aumentar lo problemas de articulaciones que viene sufriendo en los últimos conciertos, llegando su hijo a sustituirle en algunos de ellos. Stevie Van Zandt, guitarrista y aclamadísimo actor en su papel de Silvio para la serie “Los Soprano” se encuentra cada vez más inmiscuido en temas de producción musical y búsqueda de nuevos talentos.  Al bajista Garry Tallent y al pianista Roy Bittan parece ser que le respetan los años, y se mantienen al pie del cañón con 67 y 60 años respectivamente. A todo ello hay que sumarle la triste desaparición del organista Danny Federici, muerto en 2008 a causa de un cáncer de piel.
Por todo ello, se considera que este es el fin del camino de una banda que lleva más de 35 años juntos, dando casi 1500 conciertos y viajando por los 5 continentes. Durante este último año, han sido muchas horas alegrando la vida a millones de fans que los han visto por América y Europa. Ojalá esa alegría vuelva, ya que significará que Bruce Springsteen y la gloriosa E Street Band están de nuevo en la carretera.





Bruce Springsteen comienza su gira europea 2008
Acompañado de la E Street Band y con las canciones de su último álbum Magic, actuará en San Sebastián (15 de julio), Madrid (17 de julio) y Barcelona (19 y 20 de julio) con las entradas agotadas
Con tres emocionantes conciertos en el RDS Arena de Dublín (Irlanda), Bruce Springsteen ha comenzado su gira europea en la que presenta su último álbum Magic. Dentro de esta gira y acompañado por la E Street Band, Springteen actuará en España los días 15 de julio en San Sebastián (Estadio de Anoeta), 17 de julio en Madrid (Estadio Santiago Bernabéu) y 19 y 20 de julio en Barcelona (Camp Nou), donde cerrará su periplo por Europa. Todas las entradas para estos cuatro conciertos en España se agotaron en pocas horas hace meses. 

"Una nueva experiencia para uno de los más grandes acontecimientos musicales que hoy se pueden ver en el mundo", dice The Evening Herald del primer concierto de los tres que ha ofrecido en Irlanda, mientras The Irish Times afirma: "Bruce Springsteen cantó a su tierra prometida bajo el cielo gris de Dublín". En esta gira, Springsteen está acompañado por los miembros de la E Street Band, emblemática banda formada por Roy Bittan (teclados), Clarence Clemons (saxo), Nils Lofgren (guitarra), Steven Van Zandt (guitarra), Garry Tallent (bajo), Max Weinberg (batería), Patti Scialfa (voz, guitarra) y Charles Giordano (teclados). 

Durante la gira que ahora llega a Europa para ofrecer 23 conciertos, Bruce Springsteen y la E Steet Band han interpretado 105 canciones diferentes, consiguiendo las mejores críticas y calificativos como "espectacular e íntima", "increíble", "asombrosa" o "divertida". En los conciertos de esta gira están siempre presentes canciones de su último álbum Magic, que ha conseguido tres Platinos en Noruega; dos en Irlanda y Suecia y uno en España (donde entró directo al nº1), Estados Unidos, República Checa, Dinamarca, Italia y Canadá. Además ha sido Disco de Oro en Reino Unido, Austria, Bélgica, Alemania, Holanda, Hong Kong, Singapur, Australia y Nueva Zelanda. Con Magic, Bruce Springsteen consiguió este año tres Premios Grammy (Canción Rock con Radio Nowhere, Interpretación Rock Vocal con Radio Nowhere e Interpretación Rock Instrumental con Once Upon A Time In The West) y suma ya 18 de estos galardones desde que en 1984 consiguió el primero con su álbum Dancing In The Dark. 


Bruce Springsteen publica Magic, su nuevo álbum con la E Street Band
El 2 de octubre de 2007, Bruce Springsteen publica Magic, su nuevo álbum grabado en estudio acompañado por la mítica E Street Band. Hacía cinco años que Springsteen no grababa un álbum con la E Street Band y en Magic se vuelve a reunir con sus viejos amigos. Producido y mezclado por Brendan O'Brien y grabado en Southern Tracks Recording Studio de Atlanta (Estados Unidos), Magic presenta 11 nuevas canciones de Bruce Springsteen: Radio Nowhere, You'll Be Comin' Down, Livin' in the Future, Your Own Worst Enemy, Gypsy Biker, Girls in Their Summer Clothes, I'll Work for Your Love, Magic, Last to Die, Long Walk Home y Devil's Arcade. 
Magic es el primer nuevo álbum de estudio de Bruce Springsteen y la E Street Band desde 2002 cuando se publicó The Rising, también producido por Brendan O'Brien, que fue nº1 multiplatino y ganó tres premios Grammy: Mejor Álbum Rock, Mejor Canción Rock y Mejor Grabación Rock Masculina. Jon Landau, el inseparable mánager de Springsteen, ha declarado que Magic es "un CD con rock de alta energía. Está muy bien interpretado por Bruce y la E Street Band y, como de costumbre, tiene mucho que decir. También es inmensamente entretenido. Magic es la tercera colaboración entre Bruce y Brendan O'Brien y es la culminación de una relación creadora muy productiva". 
Patti Scialfa edita Play It As It Lays Rock, folk, country, doo-wop callejero... Son algunos de los estilos que se reúnen en Play It As It Lays, el nuevo álbum de Patti Scialfa que se publica el 4 de septiembre de 2007. Es el regreso de la cantante y compositora estadounidense desde que en 2004 consiguió poner de acuerdo a la crítica, que alabó el disco 23rd Street Lullaby, su segundo trabajo en solitario tras su debut en 1993 con Rumble Doll. El álbum Play It As It Lays estrena diez canciones compuestas e interpretadas por Patti Scialfa, en las que muestra su dominio de la melodía y del lenguaje: Looking For Elvis, Like Any Woman Would, Town Called Heartbreak, Play Around, Rainy Day Man, The Word, Bad For You, Run Run Run, Play It As It Lays y Black Ladder.  Producido por Patti Scialfa, Steve Jordan (coproductor con Patti de 23rd Street Lullaby, director musical de Martin Scorsese Presents the Blues y productor de Keith Richards y Jon Spencer Blues Explosion) y Ron Aniello (Lifehouse, Barenaked Ladies, Guster), en Play It As It Lays se han reunido músicos que son la flor y nata de la actual escena estadounidense. Patti Scialfa (voz, guitarra acústica, banjo, órgano Wurlitzer) con la Whack Brothers Rhythm Section formada por Cliff Carter (teclados), Steve Jordan (batería y percusión) y Willie Weeks (bajo). Junto a ellos, Ron Aniello (guitarra, teclados), Crusher Bennet (percusión), Jeremy Chatzky (bajo), Mark Stewart (cello, guitarra, banjo), Scott Tibbs (cuerdas sintetizadas), Lisa Lowell, Michelle Moore, Cindy Mizelle y Curtis King a los coros. Además cuenta con la colaboración de varios componentes de la E Street Band; Nils Lofgren (guitarra, pedal steel, dobro), Bruce Springsteen (órgano Hammond B3, guitarra acústica y eléctrica, armónica) y Soozie Tyrell (violín, coros). 

BRUCE SPRINGSTEEN SIGUE SIENDO "EL JEFE" 
Por Francisco Tomás 
Madrid, 19 may 2003 (EFE).- Bruce Springsteen demostró esta noche que sigue siendo "El jefe", y lo hizo ante las 35.000 personas que le vieron y escucharon en el estadio de 'La Peineta' y en cuya memoria colectiva resonaron una vez más temas como "Badlands", "Jungleland" o "Born to run", además de las canciones del disco "The Rising". 
"¡Es la hora del jefe!", gritó un Sprinsgteen sonriente antes de encarar el climax de su actuación de esta noche en Madrid, y ciertamente era su momento, una vez más, en una gira por tres ciudades españolas que se cerraba hoy en 'La Peineta', y en la que más de cien mil gargantas de todas las edades han coreado los estribillos del "Boss" (el jefe). 
En el concierto de esta noche Sprinsgteen ofreció lo que el público quería ver: sus canciones y también alardes físicos y vocales, carreras terminadas de rodillas, proximidad con las primeras filas de los asistentes (las integradas por fieles que han esperado horas para verle de cerca), algunas interpretaciones acústicas y un más que demostrado dominio del espectáculo que no le hace perder, al menos en apariencia, ni un ápice de frescura. 
Y todo ello sobre un escenario sobrio, en el cual el espectáculo radica en la música y no en alardes luminotécnicos ideados para cubrir ninguna carencia (por cierto, las pantallas de video sufrieron algunos fallos). 
El encuentro comenzó cuando todavía era de día y, pasadas las 21.40 horas, sonaron "The rising" y "Lonesome day", dos temas del último trabajo de Bruce. 
Después Springsteen usó un esforzado español para saludar, decir que "estaba con ganas de volver" y pedir a los asistentes silencio para escuchar una melancólica versión acústica de ese lamento por la pérdida de un ser querido que constituye "Empty sky". 
Durante la mayor parte del concierto intercaló temas del citado "The rising" ("Wainting on a sunny day", World apart"...) con piezas escogidas, de entre las cuales "Badlandas" fue una de las más celebradas, entusiasmo aprovechado por Bruce para intercambiar gritos con su público antes de dar paso a "Out on the street". 

Siguieron "Countin on a miracle" o "Met me on Mary's place" -en el que Springsteen chistó al público con toda confianza para contener el entusiasmo y que se escucharan las frases más sentidas-. 
Ambas precedieron a "Jungleland" o "Into the fire", baladas que siguen despertando a quien las escucha del sueño americano. 
Quienes no querían despertar de su delirio esta noche eran los ocupantes de 'La Peineta', que no se movieron, a pesar de la despedida de la banda, en espera de los bises ("Cadillac ranch", "Boby Jane", "Born to run"...). 
Fue media hora de propina, como no podía ser menos, porque tan largos como la historia de amor de Springsteen con el rock and roll y, por añadidura, con el público español, que sigue sin dar signos de caducidad, son los conciertos del 'Boss'. 
El de esta noche en 'La Peineta' de Madrid sobrepasó las dos horas y media, pero ni el cincuentón ni los asistentes a su actuación dieron ninguna muestra de cansancio a lo largo de este alarde de vitalidad musical que sigue en pie, sin aditivos ni conservantes, desde hace treinta años (las tres décadas transcurridas desde la aparición de su primer disco, "Greetings from Ashbury Park, N.J."). 
En aquella primera grabación ya figuraba el nombre de un negro gigantón que toca el saxo junto al "Boss" desde entonces: Clarence Clemons. 

El hizo las delicias del público en los ya míticos solos de "Jungleland", pero fue Steve van Zant, "Stevito", como lo llama "El Boss" sobre las tablas, quien se lució de verdad, eso sí, junto a la mítica "E. Street Band", en la que figuran también Roy Bittan y Danny Federici -teclados-, Nils Lofgren -guitarras-, Gary Tallent -bajo-, Max Weinberg -batería- y la esposa del cantante, Patti Scialfa -coros, violín...-. 
No necesitaba más Springsteen para demostrar que, como él mismo dice, sigue siendo "El jefe" ("El Boss") y sigue en su momento.


UNAS 55.000 PERSONAS ACLAMAN A SPRINGSTEEN EN CONCIERTO BARCELONA 2003
Por Pablo Mediavilla 
Barcelona, 17 may 2003 (EFE).- Unas 55.000 personas han asistido esta noche al concierto de Bruce Springsteen, "El Jefe", en su vuelta a Barcelona, en la segunda cita de su gira por España, que concluirá la próxima semana en Madrid. 

El estadio barcelonés, donde ya actuó hace diez años, se ha entregado desde el principio a su líder, que ha retornado al Olímpico escoltado por la ya clásica E Street Band. 
Diez años después de su último concierto en el Olímpico -1993, "Human Touch Tour"-, Springsteen ha sacado brillo a sus galones repasando las canciones más emblemáticas de su carrera -de las que erizan la piel en los primeros acordes-, y alguna de las composiciones de su último trabajo, "The Rising", que presenta en esta nueva gira "A day life". 

El concierto ha empezado con uno de sus temas emblemáticos, "The Rising", un sencillo extraído de su último disco, para continuar con "Lonesome day", "The ties that bind", "My love will not let you down", "Empty sky", "Everything is everything?", "Waitin'on a sunny day", "Sherry darling", "The promise land", "World's apart", "Badlands", "Out on the street" y "Because the night belongs to lovers", entre otras. 

El público, que al salir "El Jefe" ha coreado "Bruce, Bruce, Bruce", ya se agolpaba a las puertas del Estadio a las siete de la tarde, dos horas antes de comenzar el concierto, y aunque todavía hoy había alguna entrada a la venta, los despistados de última hora han podido adquirir en la reventa al precio de 130 euros un billete que normalmente valía 45. 
El público, con edades de más de 30 años, entre los que se podía ver a incondicionales de "El Jefe" como el presentador Manel Fuentes, el deportista Txiqui Beguiristain o el actor Joel Joan, se sabía todas las canciones de memoria, no en vano han ido creciendo su admirado rockero, que como es habitual ha aparecido con su no menos clásico chaleco negro, que con el concierto empezado ha abandonado para quedarse en mangas de camisa. 

Springsteen ha aprovechado la pausa intermedia para presentar uno a uno los miembros de la E Street Band: Roy Bittan y Danny Federici a los teclados, Gary Tallent al bajo, Steven Van Zandt a la guitarra junto a Nils Lofgren, Max Weinberg en la batería y el virtuoso saxofonista Clarence Clemons, el más aclamado. 
Aunque en el Olímpico Springsteen no ha se ha dirigido al público en castellano como hizo hace dos días en Gijón, sí ha pronunciado jubilosamente el nombre de Barcelona, lo que ha provocado una ovación ensordecedora. 

Suele atribuirse a algunos músicos la virtud de "conectar" con el público cuando actúan en directo, pero, en el caso de Springsteen, la expresión adquiere una autenticidad y una profundidad que se escapan a toda lógica; es algo cercano al placer de irte de fiesta con un amigo al que no ves desde hace tiempo, recordando las mismas viejas historias, coreando las mismas viejas canciones. 
El cantante de New Jersey ya visitó el Palau Sant Jordi de Barcelona el 16 de octubre pasado, en la gira de presentación de su último trabajo "The Rising", y sin duda, el éxito que cosechó entonces -se ha editado el DVD del concierto-, ha influido en la asistencia masiva a esta segunda oportunidad. 

Springsteen nunca ha escondido su satisfacción por actuar en Barcelona, una ciudad que ha visitado en nueve ocasiones, y que eligió para reaparecer con la E Street Band, en los conciertos del 9 y el 11 de abril de 1999, o para ofrecer un concierto acústico e intimista en el Teatro Tívoli, al que asistieron 3.200 privilegiados el 6 de mayo del 96. 
Aunque hablar de "ciudad talismán" para un gigante como Springsteen sea quizá una exageración, es indudable que Barcelona ha sido testigo de alguno de sus mejores conciertos, y que aquí, su leyenda y su música parecen acrecentarse con cada nueva visita. 


El Palau Sant Jordi (Barcelona) se llena de R&R
16-10-2002 - unico concierto en España
.
Fotos EFE /Ideal
Crónica desde la fila uno
Por José Felipe Iglesias Rodríguez (desde Londres)
Hola gente!!!!
Joder, en primera fila, casi en encima del mismo escenario, tocando a Bruce, a Clarence, a Nils, Patti, Steve, ... vamos, la E Street Band.  2 horas y cerca de 45 minutos de rock'n'roll cañero, casi 3 horas de locura colectiva.  Dicen que eramos unos 18000, quien sabe, pues no nos miraron la entrada al entrar... pa mirar estaban los seguratas, si eramos un terremoto!!!! Todos me machacais con lo viejo que esta el Bruce: sois unos bocas!!!!! Ese tio esta mas en forma que todos nosotros juntos, y si no, que me expliquen como salta y corre y se sube al piano y canta y toca la guitarra, armonica, piano, y se tira de rodillas y regala la armonica a un bendito afortunado que estaba a 2 metros de mi!!!!!!  Menos mal que al final consegui el set list del concierto escrito de su puño y letra!!!!!!

Y si, toco Born In The USA, y veintitantas canciones mas, como Ramrod, que nunca me ha gustado, pero que despues de tocarla el otro dia, me enamore de ella.  O Dancing In The Dark, que nunca pense la podria escuchar en directo en un concierto.  O Night, o Spirit in the Night, Badlands, Born To Run (si si si!!!!!), muchas del LP nuevo (ese Countin' On A Miracle con ese estribillo pegadizo: your kiss, your kiss, your heart, your heart, your faith your faith, your strenght your strenght, ... impresionante!!!!!, a que si primo?!!?!!?!!?) y como no, nuestra THUNDER ROAD, a peticion de los 18.000 al unisono, y el tio se saca la armonica, y dice que si, que nos la toca, y nos regalo esa joya!! Y Clarence nos regalo su saxo, y Nils sus miradas, y Steve agua, y Patti su dulzura, y Garry su sobriedad, y Danni su carita de niño, y Roy otra leccion de piano (es el Professor!!!!!) y Max sus palos...y nosotros, que nacimos para correr, corrimos al entrar para llegar los primeros al reservado de 300 personas que habian preparado para estar pegados al escenario.  Y conocimos a Moises y su novia, de Cartagena, que fueron a Paris a verlo, bajaron a Barna y ayer estuvieron en Bolonia.  Y dieron las 21h y salio la banda, uno a uno, hasta llegar Bruce, y el Palau rugio y rugio, y Bruce arranco con The Rising, no sa jodio, come on up for the rising, come on up for the rising tonight!!!!! Y ahi dijimos, esta noche nos mata, no puede ser que empiece tan a saco!!!! Y empezo a saco, joder si empezo!!!! Y siguio con Lonesome Day, Prove It All Night, ... y  hablo en catalan, claro que si!!!!! 

Tambien lo habla en circulos reducidos...de 18.000 personas!!!!!!!!! Y eligio Barcelona para su unico concierto en España, quizas porque le pagarian mas que en Madrid, quizas porque cuando actuo por primera vez en Barna alla por el año 1981 (no, no fui a ese concierto, mierda!!!!!!!) el flechazo fue mutuo, Bruce-Barna, Barna-Bruce, y en Barna toco el ultimo concierto con la E Street Band en la gira del Tunnel of Love en 1987 y en Barna volvio a reunirse con la banda el 9 de abril de 1999 (si si si, ahi estuvimos eh primo!!!!) (en primera fila, como no!) y a Barna ha vuelto, para arrastrarnos corriendo a ese rising que ha de venir...tonight...or in a lonesome day, a ritmo de ramrod o bailando en la oscuridad, ya sea en las badlands o en la darkness on the edge of town, y todo gracias a su spirit in the night!!!!!! Y si hubiera tocado Jungleland, este que aqui escribe, hubiese llorado lagrimas como punyos...para tener mas manos con las que aplaudir, mas manos con las que saludar en Born To Run, mas manos con las que frotarme los ojos...volvi a ver a Bruce y la E Street Band, en Barcelona, si, viajando desde Londres, tan solo (???) para ese concierto, para correr junto a mi primo por esa carretera del trueno. 



 


Bruce deslumbra Sevilla
Por Andrés González Barba, ABC - Vocento 
28 julio 2009
Mientras las luces de la ciudad agonizaban bajo un intenso calor de cuarenta grados, en el Estadio Olímpico de la Cartuja había una auténtica olla a presión humana a la espera de que salieran al escenario Bruce Springsteen y su inseparable E Street Band. El de New Jersey sabía que su concierto marcaría un antes y un después en la historia de una ciudad que lamentablemente ha vivido durante muchos años a espaldas de este tipo de grandes espectáculos de masas. Afortunadamente, después de lo vivido anoche, el futuro será más esperanzador sobre todo en estos tiempos inciertos de crisis que vivimos. 
La organización de los prolegómenos al concierto fue algo caótica. Nadie sabía si había o no una zona para la prensa, y en la parte de los asientos con entradas más caras no se había habilitado un bar, con el consiguiente enfado de los asistentes.El Olímpico no se llenó pese a que acudieron unas 30.000 personas. 

El público tuvo que esperar casi veinte minutos a que saliera el Boss según la hora prevista, pero cuando lo hizo todas las penurias se acabaron. Desde el minuto uno se supo congratular con la afición hispalense ya que Nils Lofgren salió tocando al acordeón la canción «Sevilla tiene un color especial» (un gran guiño para la ciudad). Momentos después se desató la apoteosis total cuando Springsteen abordó los primeros acordes de «Badlands». Luego le siguieron «Outlaw Pete» —con esas reminiscencias de la armónica de Ennio Morricone— y «Out in the Street», otro himno de este músico. Sin solución de continuidad sonó «Working on a Dream», canción optimista que encarna como ninguna la nueva era implantada por Barack Obama en Estados Unidos.«Nosotros vamos a poner la música y Sevilla el ruido»Desde el principio la sintonía del Boss con el público sevillano fue total. En un momento del concierto preguntó en un correcto español: «¿Tienen calor?», para luego afirmar, «nosotros vamos a poner la música y Sevilla el ruido». Como viene siendo habitual, este rockero cogió varios carteles que las personas le entregaron con peticiones de canciones. Así, fue satisfaciendo a la carta temas clásicos de su carrera como «Loose Ends». En medio de la apoteosis se acercó al respetable y cantó junto a ellos sentado en el suelo como uno más, e incluso subió a un niño al escenario y aceptó comida que el pequeño tenía en una bolsa. También el Boss tuvo un recuerdo para estos tiempos aciagos que vivimos de crisis y sonó el tema reivindicativo «Johnny 99».

Nils Lofgren salió tocando al acordeón la canción «Sevilla tiene un color especial»Pero si el concierto de anoche fue todo un éxito, eso hay que debérselo a que Springsteen es ante todo un músico de banda. El Boss ha llegado a ser grande dentro del mundo del rock entre otras cosas porque siempre ha estado muy arropado por sus «hermanos de sangre», los componentes de la E Street Band. Estos viejos rockeros tocan de memoria y se conocen como las piezas de un reloj de precisión. Por eso hay que destacar los mano a mano que el de New Jersey desarrolló en el escenario con el guitarrista Steve Van Zandt, un músico carismático que sabe encender siempre los directos. Dieron igualmente la réplica el guitarrista Nils Lofgren, el batería Max Weinberg, y Clarence Clemons, que aportó esos solos mágicos de saxofón que simpre le han caracterizado. Se echaron en falta los coros de la ausente Patti Scialfa. 
También tuvo Springsteen un hueco para sus éxitos más recientes, ya que en el concierto sonaron temas que ya son clásicos como «Waiting on a Sunny Day». Y como no cabía esperar de otra manera en una noche tan calurosa sonó el clásico «I'm on Fire», seguida de la reivindicativa «American Skin (41 shots)» y la épica «Lonesome Day». La histeria colectiva se desató con «Born to Run» y «Glory Days». Increíble fue también la aportación de la violinista Soozie Tyrell en un corte de aires celtas. La parte más romántica de la noche se alcanzó con el extraordinario tema «Bobby Jean» con un inspiradísimo Clarence Clemons al saxo. Luego el público vibró con «Dancing in the Dark», canción con la que sacó a bailar a una chica al escenario.El cierre de esta noche inolvidable fue para el «Twist & Shout», que mezcló con «La Bamba». Sevilla nunca olvidará este concierto.


El "Jefe" la lía en San Mamés
Domingo 26 de julio 2009  Estadio de San Mamés - Bilbao 
Un maratoniano Bruce Springsteen reinó tres horas en un estadio rugiente, donde fue como un predicador gospel y cinceló rock patriótico 
Por Oscar Cubillo / Bilbao / IDEAL 

Cinco veces hemos visto a Springsteen, cuatro al frente de la E Street Band, y podemos asegurar que la última, la del domingo en San Mamés, ha sido la más gratificante de todas por acústica, orden y selección del repertorio (¡cuántas gemas del pasado!), alegría en la ejecución y generosidad en la inspiración. Más de tres horas, 183 minutos, se tiró sin parar 'El Boss'. Le dio tiempo a correr por el tablado, dejarse acariciar por los fans, subirse al piano, tocar la guitarra, bailar con un par de damas (su violinista y una chica extraída del respetable), ceder el micro a un niño (al que también premió abrazándole en el escenario), comportarse como un predicador gospel, recitar como un actor shakesperiano, ocupar primeros planos de las tres pantallas y esculpir 29 piezas. 
El sonido llegó apelmazado, sí, pero menos que en ocasiones precedentes, aunque la impresión variaba dependiendo del asiento de cada cual. En total hubo once músicos sobre el tablado (contando a los dos coristas negros) y los sonidos se superponían. Descuellaba la voz rabiosa de Bruce, pero lo demás se estratificaba borrosamente: dos teclados más violín (el piano se notaba en introducciones solitarias), tres guitarras (Nils tuvo dos minutos de gloria en el punteo de 'Because The Night', donde giró como una peonza, y Miami Van Zandt apenas compitió por el primer plano), la batería de Max (podrá tener la columna tocada, pero le arrea unos zurriagazos a la caja con los que sostiene todo el rock de estadio), un bajo que algunos no oyeron (nosotros casi tampoco), y el saxo y las percusiones del negro Clarence Clemons, el cascado virginiano. 

40.000 personas
Sólo se echó en falta alguna versión de la Creedence Clearwater Revival o de los Clash que suele suministrar en esta gira. Aparte, no recordó al difunto teclista Danny Federici, pero pocos echaron de menos el detalle. Para el resto sólo hay palabras de elogio y encomio. ¿Quién trabaja seguidos 183 minutos? 'El Boss', aunque también le siguieron sus fieles músicos. Y casi todo el rato de manera excepcional: no hubo bajones de tensión sino lapsos planos para retomar aire que también servían para el respetable, las casi 40.000 personas que se citaron en el estadio, gentío de ambos sexos, bastante mayor y algo pijo, pues las entradas eran caras. 
Bajo el inmenso tablado, Springsteen se volcó en un concierto patriótico y épico que nos desfondó. América es grande y 'El Boss' la retrata con idealismo romántico, retórica metafórica a borbotones, odas a su motorizado modo de vida y a sus paisajes sin fin, y rock and roll barroco con vetas de todo tipo, sobre todo soul y bastante folk y country. ¡Hasta rockabilly en 'Working On The Highway'! Bruce fue descaradamente patriótico en 'American Land', un original tributo al crisol humano que originó a los Estados Unidos, se rindió a la clase trabajadora (de cuando había fábricas en su país, que diría Jason Ringenberg) en 'Factory', y sudó su sobrio atavío oscuro hasta mojarlo por entero. 
Bastantes picos jalonaron esas tres horas que no se hicieron largas. Repasemos la lista. Con 28 minutos de retraso, casi a las 10, para que la luz solar desapareciera y resultaran efectivas las pantallas gigantes, salió Nils con el acordeón y Clarence apoyado en el hombro de Bruce, que abrió fuego con 'The Ties That Bind'. En 'Badlands' las pantallas le siluetearon como en una película de John Ford y en 'Hungry Heart' ya Bruce bajó al pit, a dejarse rozar cantando un soulero 'Hungry Heart'. Estas tres piezas indicaron por dónde irían los tiros en lo que vendría. 

'Working on the Highway' apuntaló el tono festivo de la velada y en 'Working On A Dream' presentó El Jefe: «Buenas noches. Esta noche vamos a liarla con música y espíritu y ruido. Nosotros ponemos la música. Vosotros hacéis ruido». Y saludó como un boxeador. Como un gladiador mientras rugía el circo exigiendo sangre. 
Mar de brazos alzados 
'Thunder Road' (snif, snif) fue épica pero pudo haberla acelerado más, el rock and roll 'My Love Will Not Let You Down' certificó el colosalismo del baterista y en 'Waitin' On A Sunny Day' cantó el niño, quizá aún hoy inconsciente de su acto. 
El baño de masas siguió. La comunión se prolongó y en 'The River' Bruce ululó lírico. 'Radio Nowhere' llegó como un tiro y 'Born To Run' cerró épica y feliz. El bis se enlazó con el 'You Never Can Tell' de Chuck Berry, un 'Jungleland' con recitados épicos, el mentado 'American Land', un barroco 'Rosalita (Come Out Tonight)' y un comercial 'Dancing In The Dark' (aquí subió a la mochilera en bikini para bailar). Y, cuando un agotado y teatral Bruce decía que no más... resucitó con el 'Twist And Shout' de los Isley Brothers, con trozo de 'La bamba', el tema que plagiaron los Isley en ese éxito propio. Y con la banda abrazada y el estadio ovacionando acabó una cita meritoria. 


Bruce Springsteen & The E Street Band Greatest Hits
El 2 de junio de 2009  Bruce Springsteen lanza un álbum con 18 de las más emblemáticas canciones de su larga carrera. Es un grandes éxitos con todas las de la ley, y no hay más que echar una ojeada al repertorio del disco para darse cuenta del calibre de las canciones. Ahí están Blinded By The Light, Rosalita (Come Out Tonight), Born To Run, Thunder Road, Badlands, Darkness On The Edge Of Town, Hungry Heart, The River, Born In The U.S.A., I’m On Fire, Glory Days, Dancing In The Dark, The Rising, Lonesome Day, Radio Nowhere, Long Walk Home, Because The Night y Fire. Palabras mayores en la historia de la música desde que en 1973 debutó con el álbum Greetings from Asbury Park, N.J. 
Desde entonces, Bruce Springsteen ha publicado 16 álbumes oficiales, consiguiendo 19 premios Grammy. Las canciones más significativas de estos discos, las que ya merecen el calificativo de “clásicas” están en este grandes éxitos, que se lanza tras la publicación a principios de 2009 del álbum Working On A Dream, nº1 en medio mundo y también en España. 
Considerado un disco fundamental de Springsteen (“alegre y vital” dice el cantante), Working On A Dream, su último disco de estudio, ha sido grabado con la E Street Band, que también acompaña al jefe en su gira mundial. Bruce Springsteen y la E Street Band comenzaron su nueva gira el pasado 1 de febrero en Tampa (Florida) y finalizará el 2 de agosto en Santiago de Compostela después de 48 conciertos. En España, Bruce Springsteen ofrecerá cinco actuaciones: 26 de julio en Bilbao (Estadio San Mamés), 28 de julio en Benidorm (Estadio Municipal de Foietes), 30 de julio en Sevilla (Estadio Olímpico de La Cartuja), 1 de agosto en Valladolid (Estadio José Zorrilla) y 2 de agosto en Santiago de Compostela (Monte del Gozo). En esta gira, Bruce Springsteen y la E Street Band pasan por Estados Unidos, Canadá, Holanda, Suecia, Noruega, Alemania, Austria, Dinamarca, Irlanda, Francia, Italia y España. Fuera de Estados Unidos, España es el país en el que Springsteen dará más conciertos. 
En la gira Working On A Dream, que está recibiendo las mejores críticas de los medios norteamericanos, Bruce Springsteen maneja un repertorio propio de casi 70 canciones y puede realizar versiones de clásicos de The Who, Sam the Sham & The Pharaons, Eddie Floyd, The Kingsmen, The Kinks, Willie Dixon, The Clash, Jimmy Cliff, los Ramones, ZZ Top, Credence Clearwater Revival, Woody Guthrie o Elvis Presley, entre otros. De esta inmensa oferta, Springteen selecciona los temas necesarios para estar más de dos horas y media encima del escenario. Siempre arriba. Porque como escribía Melissa Brown en el San Francisco Weekly tras uno de sus conciertos, “es lo mejor que hay”. 


BRUCE SPRINGSTEEN & THE E STREET BAND tour 2009
Domingo 26 de julio - Estadio de San Mamés - Bilbao
Martes 28 de julio - Estadio Olímpico de La Cartuja - Sevilla 
Jueves 30 de julio - Estadio Les Foietes - Benidorm 
Sábado 1 de agosto - Estadio José Zorrilla - Valladolid 
Domingo 2 de agosto - Auditorio Monte Do Gozo - Santiago de Compostela 

Bruce Springsteen edita Working On A Dream el 27 de enero
El 27 de enero de 2009, Bruce Springsteen publica su nuevo álbum Working On A Dream. Grabado con la E Street Band, el disco incluye 12 nuevas composiciones de Springsteen y dos bonus track. Working On A Dream es la cuarta colaboración entre Bruce Springsteen y Brendan O'Brien, que ha producido y mezclado el álbum. 
"Hacia el final de la grabación de Magic, emocionado con el regreso a los sonidos de producción pop, continué escribiendo", dice Springsteen. "Cuando mi amigo, el productor Bendan O'Brien, escuchó las nuevas canciones, dijo: 'Sigamos adelante'. Y eso es lo que hicimos, grabar con la E Street Band en los descansos de la gira del año pasado. Espero que Working On A Dream haya capturado la energía de la banda en los momentos frescos que pasamos en la carretera, entre algunos de los mejores conciertos que hemos dado. Todas las canciones se escribieron rápidamente, normalmente hemos utilizado algunas de las primeras tomas y todos nos hemos sentido fenomenal de principio a fin haciendo este trabajo". 
Las canciones de Working On A Dream son: 
1. Outlaw Pete 
2. My Lucky Day 
3. Working On a Dream 
4. Queen of the Supermarket 
5. What Love Can Do 
6. This Life 
7. Good Eye 
8. Tomorrow Never Knows 
9. Life Itself 
10. Kingdom of Days 
11. Surprise, Surprise 
12. The Last Carnival
Bonus tracks: 
The Wrestler 
A Night with the Jersey Devil 
Working On A Dream es el 24ª álbum de Bruce Springsteen y ha sido grabado y mezclado en Southern Tracks en Atlanta (Estados Unidos), con grabaciones adicionales en Nueva York. Los Angeles y New Jersey. 
www.brucespringsteen.net
El Jefe vuelve a su cara más intimista
Bruce Springsteen en Badalona 
Día uno de junio 2005 
Agencia Efe / Ideal 

Fotos: Efe 
Bruce Springsteen convertía el Pabellón Olímpico de Badalona (Barcelona) en un gigantesco auditorio donde más de 8.000 personas, todas sentadas, han asistido a la presentación de su nuevo disco, "Devils and dust", y a las nuevas versiones de viejos clásicos de su repertorio. 
Springsteen llegó la madrugada del martes a Barcelona, procedente de Bruselas, y aunque anoche no acudió, como había anunciado, al concierto de Audioslave en la sala Razzmatazz 1, sí que ha disfrutado de una ciudad que hace años que le adoptó como un hijo y con la que ha establecido una complicidad inusual. 
Por ello, El Jefe (The Boss) ha vuelto a incluirla en su actual periplo y ha permitido que, nueve años después de aquella gira en solitario que le trajo al Teatro Tívoli, un total de 8.170 personas hayan podido permitirse el lujazo de ver al rockero de Freehold (Nueva Jersey, EUA) en un formato algo más reducido del habitual, aunque sin llegar al intimismo de un pequeño club. 
Un reducido número de personas a las que mañana se sumarán las 7.137 que consiguieron una entrada para el concierto del Palacio de Deportes de la Comunidad de Madrid, para lo cual tuvieron que plancharse la oreja comprando la localidad por teléfono y, luego, soportar largas colas para acceder al recinto, previa identificación individual. 
Una vez en el recinto, prohibido beber, fumar y hacer ruido, y media hora de retraso hasta que entró todo el mundo, aunque cuando Springsteen apareció sobre el escenario, con americana negra y camisa de lunarcitos, el público dictó sentencia y se puso en pie. 
"Buenas noches. Es un placer estar aquí con vosotros. Esta noche me hará falta mucho silencio para poderos ofrecer lo mejor que tengo", ha dicho en catalán, idioma que ha alternado con el inglés para dirigirse a la audiencia. 
Pero todo valía y se aguanta por ver a Springsteen sólo sobre un escenario decorado con unas amplias cortinas y dos pantallitas de video, más cerca del folk y el blues, e incluso del gospel, que del rock -pocos momentos para la tormenta eléctrica-, ya sea tocando la guitarra acústica, la eléctrica, el piano, la armónica o el armonio. 
El recital, como viene siendo norma general en toda la actual gira europea, iniciada el 24 de mayo en Dublín (Irlanda), ha empezado con "My beautiful reward", pieza de su disco "Lucky town", seguida de "Reason to believe" y de la primera de las nuevas canciones, "Devils and dust". 
Introduciendo las canciones con parlamentos sobre su infancia, los consejos de su madre para escribir piezas de amor, los espaldas mojadas mexicanos o el significado de los temas, Springsteen se ha mostrado muy comunicativo y totalmente entregado a un formato, el acústico e íntimo, donde desmenuza y desnuda los temas, que le hace justicia como cronista social, contador de historias y narrador de unos tiempos contemplados con la experiencia de sus 55 años. 
"Lonesome day", "Long time comin'", "Silver Palomino", "The river", "Real world", "State trooper", "Maria's bed", "Nebraska", "Reno", "Paradise" -la sorpresa de la noche-, "Racing in the street", "The rising", "Further on (up the road)", "Jesus was an only son", "Leah", "The hitter" y "Matamoros bank", para finalizar tras una hora y 45 minutos. 
En el bis, con el público puesto en pie o bailando en primera fila, "Ramrod", "The land of hope and dreams" -dedicada a Tom Morello, de Audioslave-, "The promised land" y "Dream baby dream". Veinticuatro canciones en dos horas y 20 minutos para recordar. 
Aullando como un lobo, percutiendo con las botas sobre una tarima, retorciéndose al piano o haciendo cantar y aplaudir a todo el pabellón, Springsteen ha dejado claro que lleva tanta música encima como la que le queda. 

Bruce Springsteen vuelve a colaborar con el productor Brendan O'Brien en su decimonoveno álbum, " Devils & Dust," que Columbia lanzará el 26 de abril. de 2005 El lanzamiento de 12 temas sigue el formato del trabajo de estudio de Springsteen en los 90, en el que evitó la presencia de toda la E Street Band y prefirió rodearse de una selección de colaboradores ocasionales. La base fija de la banda en este trabajo es solamente Springsteen en la guitarra, O'Brien en bajo y Steve Jordan (Steely Dan, Keith Richards) en la batería. Este último también produce el álbum de estudio de Columbia de Patti Scialfa , la esposa de Springsteen, "23rd Street Lullaby." 
Springsteen hara esta vez una gira acustica. Su album de estudio anterioe "The Rising," de 2002 llego al numero 1 en USA y vendio 2.09 millones de copias y la gira consiguio la cifra de $221.5 millones en los 121 conciertos que hizo. Springsteen gano un Grammy por su interpretacion en el tema "Code of Silence," presente en "The Essential Bruce Springsteen." de 2003 Los temas del nuevo album son "Devils & Dust", "All The Way Home", "Reno", "Long Time Comin'", "Black Cowboys", "Maria's Bed", "Silver Palomino", "Jesus Was an Only Son""Leah"."The Hitter", "All I'm Thinkin' About","Matamoras Banks" 

THE RISING", NUEVO ÁLBUM DE BRUCE SPRINGSTEEN EN JULIO Madrid, 25 jun  2002 (EFE).- A finales de julio  de 2002 está previsto que vea la luz el nuevo álbum de Bruce Springsteen, que llevará por título "The Rising" y que tendrá catorce temas nuevos y una versión de "My City of Ruins", canción que interpretó durante los actos de homenaje a los damnificados por los atentados del 11 de septiembre."The Rising", grabado en tan sólo ocho semanas, es el primer lanzamiento desde 1984 de un álbum completo de nuevas canciones grabadas con la E Street Band y el primer álbum de rock de estudio desde 1992.El álbum ha sido producido por Brendan O'Brien y grabado este año en los estudios Southern Tracks Recording en Atlanta (Georgia) con la E Street Band.La E Street Band está formada actualmente por Roy Bittan -teclados- Clarence Clemons -saxo y percusión- Danny Federici -teclados- Nils Lofgren -guitarras- Patti Scialfa -coros y guitarra- Garry Tallent -bajo- y Steven Van Zandt -guitarras- y Max Weinberg -batería-.El disco incluye, además de "My City of Ruins", con la que el "boss" actuó en la maratón televisiva nacional de apoyo a las víctimas del 11 de Septiembre, "Further On (Up the Road)", un tema inédito que Springsteen ya ha cantado en directo, y otros cortes como "Into the Fire", "Empty Sky", "The Fuse" y el que da nombre al álbum, "The Rising". 
UN NUEVO DIRECTO DE BRUCE SPRINGSTEEN
Por Carlos del Amo- Madrid, (EFE).foto: EFE-IDEAL 
- El verano de 2000, con dos conciertos en el Madison Square Garden de Nueva York, los días 29 de junio y 1 de julio, Bruce Springsteen ponía fin a una gira mundial que había dado comienzo en abril de 1999 en Barcelona, unas galas que han quedado recogidas en un doble álbum grabado en directo en la "gran manzana". 
"Bruce Springsteen and The E Street Band: Live in New York City" es el nombre de este doble compacto  con diecinueve temas, dos de ellos inéditos, en total más de 130 minutos de música en vivo del "boss". 
Los 13 temas que aparecen en el primer cd son: "My love will not let you down", "Prove it all night", "Two hearts", "Atlantic City", "Mansion on the hill", "The river", "Youngstown", "Murder incorporated", "Badlands" y "Out in the street", una selección de algunos de los temas más significativos de sus discos desde 1978, y que abarca desde el roquero "The river" hasta los más íntimos "Nebraska" y "The ghost of Tom Joad". 
El segundo compacto lo forman "Tenth avenue freeze-out" y los dos temas inéditos, "Land of hope and dreams", que se escuchó por primera vez al inicio de la gira y se convirtió en el tema clausura de las actuaciones, al formar parte de los bises todas las noches, y "American skin (41 shots)", una canción que vio la luz por primera vez en una actuación el 4 de junio en Atlanta. 
Este tema, para cuya letra se inspiró Springsteen en la muerte de un inmigrante de color acribillado a tiros por la policía al confundir los agentes la cartera del joven con una pistola, provocó un gran revuelo entre los miembros del cuerpo policial, que llegaron incluso a intentar sabotear algunas galas del cantante en Nueva York al sentirse ofendidos por la canción. 
Este segundo álbum contiene también seis temas adicionales con títulos como "Lost in the flood", "Born in the USA", "Don't look back", "Jungleland", "Ramrod" y "If I should fall behind", algunos de ellos nunca grabados en directo de manera oficial y pertenecientes a sus primeros trabajos, "Greetings from Asbury Park" o "Born to run". 
"Bruce Springsteen y The E Street Band: Live in New York City", del que también existe un especial de televisión grabado en vivo durante los diez conciertos que ofreció en el Madison Square Garden que se estrenará el 7 de abril en Estados Unidos, ha sido producido por Bruce Springsteen y Chuck Plotkin. Fue grabado por TobyScott y mezclado por Bob Clearmountain. 
Este álbum hace el número veinte de la discografía de Bruce Springsteen, que va desde "Greetings from Asbury Park" (1973) a "18 Tracks" (1999), con títulos como "Born to run" (1975), "The river" (1980), "Nebraska" (1982), "Born in USA" (1984), "Tunnel of love" (1987), "Lucky Town" (1992) y "Human Touch" (1992), "Ghost of Tom Joad" (1995) y "Tracks" (1998). 
Este último disco, un estuche de cuatro CD que recogía decenas de canciones inéditas que hasta entonces sólo se podían escuchar en grabaciones del circuito "pirata", fue el que dio pie a la última gira mundial, que además supuso su regreso a los escenarios con su banda de siempre, la E-Street Band, con quienes no actuaba desde el tour de Amnistía Internacional de 1988. 
El "boss" ha vendido a los largo de estos años de 28 años de carrera, un total de 83 millones de álbumes, de los que dos millones y medio han sido vendidos en España, un país con cuyo público se siente agusto, como lo demuestra el haber elegido Barcelona para comenzar su última gira con la E-Street Band. 
Concierto en Madrid (7-6-99)
EL SUEÑO DE BRUCE
por Javier Sánchez (Indyrock)
¿Por qué es "El Jefe"? ¿Por qué a cada movimiento suyo un gran músico hace sonar la más bella melodía? ¿Por qué con cada gesto te hace vibrar, saltar, reír o llorar de emoción? ¿Por qué su banda se agrupa entorno a él con cariño, respeto y humildad?
Y ¿por qué con su voz desgarrada, desgarra los corazones de los que pueden verle?... Porque es "El Jefe". Bruce Springsteen, el mejor Bruce Springsteen de la década de los 90 vino a Madrid el pasado siete de junio. La pantalla sonora de la "E Street Band" volvió a levantarse alrededor de la figura del más grande, en una actuación memorable y admirable a la vez. Volcado con su público como siempre, hablando un perfecto español y bajando a las primeras filas de espectadores junto a toda su Banda, implicó a los ansiosos fieles que presenciaron como el compacto y genial sonido de la "E Street Band" fabricaba canciones una tras otra, sin tregua, durante tres horas, las tres horas más cortas de la Historia. Un repertorio basado en antiguas canciones como Darkness on the edge of town, The River, Born to run, una genial Jungleland, Factory, Hungry Heart o 10th Avenue is freeze-out en la que presentó a la Banda y piropeó a la bella Patty con la cuál celebraba su décimo aniversario, haciendo lo que mejor saben hacer, música. 
Otras canciones de su etapa intermedia como Darlington County o Working on the highway y otras más recientes como The Ghost of Tom Joap. Aproximadamente una treintena de temas que tuvieron sus momentos más especiales en la fuerza de Murder Incorporated y un Badlands cantado a medias con el público, la genial interpretación de Thunder Road a petición del respetable, y en el estreno de una nueva canción con la que terminó el concierto, presentada por Bruce en perfecto Castellano y llamada algo así como "La Tierra de la esperanza y los sueños". Nos hizo sentir todo tipo de sensaciones, y una por encima de las demás, a pesar de todo, el que más disfrutaba de los allí reunidos era el propio Bruce. La frescura de los grupos noveles se reflejaba en cada paso y en cada movimiento del "Boss" sus acercamientos al público parecían más una muestra de agradecimiento que una concesión. Hizo desfilar a toda su banda por las primeras filas. ¡Cuánto tiempo esperando a ver al "Big Man", y a ese descarado "Little Steven" que se atrevía a retar en duelos de guitarra al propio Bruce Springsteen, a Nils Lofgren ,que más respetuoso, engrandecía el festival con "solos" interpretados sin púa con una impresionante técnica, y haciendo alardes al más puro estilo de Hendrix. El piano de cola de Roy Bittan que hacía retumbar con cada acorde el Estadio, y que decir del impresionante ritmo de Max Weimberg, ¿cómo podía esa batería aguantar las acometidas del genial músico?. Todo ello sobre el fondo musical que proporcionaban Garry Tallent, Danny Federici y Patty Scialfa, fondo que hace diferente al la "E Street Band" del resto de bandas del mundo. Es la vuelta de un mito que en los últimos años cambió a un estilo más tranquilo, pero que ahora tanto en su físico como en su música muestra la fuerza que le ha hecho ser el más grande de los representantes del Rock. Sólo nos queda estar agradecidos por lo sentido en el Estadio de la Peineta. Un sueño hecho realidad para un enamorado del verdadero Rock que llevaba media vida esperando ese momento... "Ladies and Gentleman, Bruce Springsteen and The E Street Band"... "And the Band played".
7 de Junio, Estadio de la Comunidad "la Peineta", Madrid. 25 temas Impresionante concierto en Madrid, donde debutó en la gira My Hometown en los bises. Destacar del concierto la inclusión de Cadillac Ranch en los bises, así como Loose Ends y Lion's Den. 

My Love Will Not Let You Down, Prove It All Night, Two Hearts, Darkness On The Edge Of Town, Darlington County, Factory, The River, Youngstown, Murder Incorporated, Badlands, Out In The Street, Tenth Avenue Freeze-Out (Patti canta una estrofa de As Long As I), Loose Ends, Lion's Den, Working On The Highway, The Ghost Of Tom Joad, Jungleland, Light Of Day / I Hear A Train My Hometown, Hungry Heart, Born To Run, Cadillac Ranch Thunder Road, If I Should Fall Behind, Land of Hope and Dreams 
Bruce Springsteen publica ‘High Hopes' el 14 de Enero de 2014
El nuevo álbum de Bruce Springsteen, High Ropes, se publicará el 14 de Enero a través de Columbia Records (Sony Music). 
Es su 18º álbum de estudio, contiene 12 canciones, y ha estado grabado en  New Jersey, Los Angeles, Atlanta, Australia y New York. En este nuevo disco han colaborado los miembros de la E Street Band, el guitarrista Tom Morello y muchos otros músicos. 
Morello se unió a Springsteen y a la E Street Band en la gira por Australia en marzo de 2013 (ocupando el lugar de Steve Van Zandt), y se convirtió, como dice Springsteen, en  "mi musa, llevó el resto de este proyecto a otro nivel." Además de tocar la guitarra en el álbum, Morello también canta a dúo con Springsteen en "The Ghost of Tom Joad". Clarence Clemons, que falleció en 2011, y Danny Federici, fallecido en 2008, también aparecen en varias canciones en lo que Springsteen define como "algunas de nuestras mejores piezas inéditas de la última década."

'High Hopes':
1. High Hopes (Tim Scott McConnell) - featuring Tom Morello
2. Harry's Place * - featuring Tom Morello
3. American Skin (41 Shots) - featuring Tom Morello
4. Just Like Fire Would (Chris J. Bailey) - featuring Tom Morello
5. Down In The Hole *
6. Heaven's Wall ** -featuring Tom Morello
7. Frankie Fell In Love
8. This Is Your Sword
9. Hunter Of Invisible Game * -featuring Tom Morello
10. The Ghost of Tom Joad - duet with Tom Morello
11.The Wall
12. Dream Baby Dream (Martin Rev and Alan Vega) - featuring Tom Morello
Todas las canciones han estado escritas por Bruce Springsteen a excepción de:
Produced by Ron Aniello with Bruce Springsteen
*Produced by Brendan O'Brien
**Produced by Brendan O'Brien, co-produced by Ron Aniello with Bruce Springsteen 

El álbum 'High Hopes' incluye notas de Springsteen sobre la creación del disco:
Estaba trabajando en un disco con algunas de nuestras mejores piezas inéditas de la última década cuando Tom Morello (ocupando el lugar de Steve durante la gira australiana) sugirió que deberíamos añadir ‘High Hopes’ en nuestro directo.  Grabé una versión de "High Hopes," una canción de Tim de Scott McConnell de los Havalinas (LA), en los años 90.  La trabajamos en nuestros ensayos australianos y luego Tom se propuso arrasar con ella. La regrabamos en medio de la gira en los Estudios 301 de Sydney junto a "Just Like Fire Would," una canción de uno de mis grupos punk australianos favoritos, The Saints. Tom y su guitarra pasaron a ser mi musa, llevando el resto de este proyecto a otro nivel.".  Gracias por la inspiración Tom.

Con algunas de estas canciones , " American Skin " y "Ghost of Tom Joad ", estaréis familiarizados por las versiones que hemos tocado en directo. Sentí que eran parte de mis mejores composiciones y se merecían  una buena grabación en un estudio. "The Wall" es algo que he tocado en el escenario algunas veces y está muy cerca de mi corazón. El título y la idea eran de Joe Grushecky , a continuación, la canción apareció después de que Patti y yo hiciéramos una visita al Monumento a los Veteranos de Vietnam en Washington . Me inspiraron mis recuerdos de Walter Cichon. Walter era uno de los primeros grandes rockeros de New Jersey , quien junto con su hermano Ray ( uno de mis primeros mentores a la guitarra) lideraron " The Motifs". The Motifs eran una banda de rock local, siempre iban por delante de todos los demás. Crudos , sexies y rebeldes , eran los héroes que aspiraba a ser . Pero estos eran los héroes que podría tocar, hablar, y acudir con preguntas musicales. Geniales, pero siempre accesibles, fueron una inspiración para mí y muchos músicos jóvenes que trabajan en la década de 1960 en el centro de Nueva Jersey. Aunque mi personaje en " The Wall" es de un infante de marina , Walter estaba realmente en el Ejército , Compañía A, 3er batallón , octava Infantería. Él fue la primera persona que conocí que tenía el misticismo de una verdadera estrella de rock. Walter desapareció en combate en Vietnam en marzo de 1968. Él todavía aparece de alguna manera con regularidad en mi mente, la forma en que se sontenía, se vestía, sujetaba la pandereta, su elegancia casual, su libertad. Un hombre que por su actitud, su caminar decía " puedes desafiar a todo esto, todo lo que hay aquí, todo lo que te han enseñado, enseñado a temer, a amar y aún así estarás bien. " Fue una pérdida terrible para nosotros, para sus seres queridos y para la escena musical local. Todavía lo echo de menos.

Esta es la música que siempre sentí que merecía haber sido editada. Desde los gangsters de "Harry's Place," a los compañeros de piso en "Frankie Fell In Love" (con sonidos de Steve y yo en nuestro apartamento Asbury Park), los viajeros en el páramo de "Hunter Of Invisible Game," al soldado y su amigo en "The Wall", sentí que todos merecían un hogar y una audiencia. Espero que lo disfruten,
Bruce Springsteen


http://www.sonymusic.com/artists/BruceSpringsteen/ 


INDYROCK * SERVICIOS MUSICALES
Productoras
Estudios
Locales de ensayo
Salas de conciertos
Tablón de anuncios
Concursos
Academias de música
Realización de clips

IndyRock * Latinoamérica 
INDYROCK * INICIO



vídeopromoción


PROMOCIONADO





VÍDEOS DE DIRECTOS
Archivo histórico de IndyRock Magazine






Concierto en Barceloan 18-05-2012 - Quim Cabeza
Crónicas y fotos 
Springsteen arrasa en el Bernabéu
Cierra su gira por España con un concierto extraordinario, pleno de ritmo, ante un público entregado que ha vibrado durante más de tres horas con los grandes clásicos y algunos temas de su último trabajo
Sevilla Aclama a Springsteen
Crónica y fotos, concierto 13 mayo 2012 
Bruce Springsteen, fotogalerias y vídeos

y crónicas anteriores en IndyRock
Set list, concierto en Barcelona 18-05 2012
1.Night
2.The Ties That Bind
3.We Take Care Of Our Own
4.Two Hearts
5.Wrecking Ball
6.Death to My Hometown
7.My City of Ruins
8.Spirit in the Night
9.The E Street Shuffle
10.Jack of All Trades
11.Trapped
(Jimmy Cliff cover)
12.Downbound Train
13.Because the Night
14.Working on the Highway
15.Shackled and Drawn
16.Waitin' on a Sunny Day
17.The Promised Land
18.Racing in the Street
19.The Rising
20.We Are Alive
21.Badlands
(with 1978 Intro)
22.Ramrod
Encore:
23.Rocky Ground
24.Born in the USA
25.Born to Run
26.Bobby Jean
27.Dancing in the Dark
28.Tenth Avenue Freeze-Out
Video Directo de Bruce Springsteen en IndyRock
17 minutos del concierto con la Pet Seeger Sessions Band en Granada, 22 octubre 2006 - Imágenes grabadas por el equipo de producción del concierto y cecidas por el management de Springsteen. 
Bloque emitido por el programa IndyRock-TV de Teleideal, diario IDEAL
Toda la información del concierto con la Pet Seeger Sessions Band, fotos y crónicas AQUI 
Springsteen, gira 2012
Fotos y crónicas de los conciertos de Barcelona, por Quim Cabeza, "Influencia irlandesa"
y Sevilla (fotos C. Quicler (AFP) 
Sevilla aclama a Springsteen

Muere a los 69 años Clarence Clemons, el saxofonista de Bruce Springsteen
19-6-2011- Diario IDEAL, Efe

Bruce Springsteen pierde a su sombra
Por Carlos Gosch, Efe / IDEAL

"Clarence vivió una vida maravillosa", ha dicho Springsteen, que asegura: "Amaba el saxofón, a nuestros fans y lo daba todo cada noche que pisaba el escenario". Son las palabras que el "Boss", Bruce Springsteen, ha escrito en su web para homenajear al que fuese su amigo y compañero de escenario durante décadas. Clarence Clemons, miembro de la E Street Band, el grupo que acompaña a Bruce Springsteen, murió en la noche del 18 de junio de 2011, a los 69 años de edad, en un hospital de Florida a causa de las complicaciones derivadas del derrame cerebral que sufrió el pasado día 12.La muerte de Clarence Clemons fue anunciada "con abrumadora tristeza" en la página web oficial de Bruce Springsteen a los amigos y seguidores del "Boss" y la E Street Band. El saxofonista, inseparable compañero de Springsteen durante casi cuatro décadas, sufrió un derrame cerebral la pasada semana que le produjo la parálisis del lado izquierdo del cuerpo y tuvo que se operado en dos ocasiones. Clemons, conocido como "Big Man" ("Gran Hombre") por su gran físico, era una pieza fundamental de la E Street. Durante los últimos días se sucedieron los mensajes de apoyo al músico.
Nacido el 11 de enero de 1942 en Norfolk (Virginia), Clarence Clemons se unió a la E Street Band en 1972 y desde entonces participó en la grabación de una docena de álbumes de estudio de Springsteen y en innumerables giras por todo el mundo.
Además de colaborar con otros artistas, Clemons publicó varios álbumes en solitario y participó en la película "New York New York" (1977) de Martin Scorsese.



.



--
 
Copyright IndyRock ©
TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS:
Queda prohibida la reproducción, distribución, puesta a disposición, comunicación pública y utilización total o parcial, de los contenidos de esta web...
Leer más y Política de privacidad
 
Contenidos informativos
Agenda de conciertos
Concursos
Noticias
Productoras
Tablón de anuncios... y + Más

Revista electrónica creada en 1997
Home * Portada
Servicios publicitarios
Créditos | Qué es IndyRock
info@indyrock.es

Naturaleza  y divulgación científica
waste.ideal.es
Dirección y edición
waste@diarioideal.es