Desde 1997 * Pioneros de la información musical on line

INDYROCK Magazine


ENNIO MORRICONE

LA MAGIA DE LA MÚSICA Y EL CINE
El compositor de bandas sonoras inolvidables.

INDYROCK


LA ÚLTIMA PARTITURA DE MORRICONE
MORRICONE EN SEVILLA, LA MEMORIA QUEDRADA * FERNANDO NAVARRO
CON LA ORQUESA DE RADIOTELEVISIÓN ESPAÑOLA * Crónica
IL MAESTRO


ENNIO MORRICONE, FALLECE A LOS 91 AÑOS

06-07-2020. El maestro, célebre por sus composiciones para películas como la «Trilogía del Dólar» de Sergio Leone, había sido galardonado con el Premio Princesa de Asturias de las Artes 2020

INDYROCK * IDEAL
El compositor italiano Ennio Morricone falleció (6-7-2020) a los 91 años en una clínica de Roma por las complicaciones de una caída sufrida en los últimos días, según avanzan los medios locales. Morricone (Roma, 1928) murió durante la noche en la clínica Campuos Biomedico, de la capital donde se encontraba después de que hace unos días sufriera una fractura de fémur por una caída.
El maestro, célebre por sus composiciones para películas como la «Trilogía del Dólar» de Sergio Leone, había sido galardonado con el Premio Princesa de Asturias de las Artes 2020 junto a otro de los grandes compositores, el estadounidense John Williams.

VÍDEOS * ENNIO MORRICONE




LA ÚLTIMA PARTITURA DE MORRICONE

DARÍO MENOR * IDEAL * ROMA
Fotos: EFE * IDEAL
Ennio Morricone se quedó con las ganas de viajar a Oviedo en octubre de 2020 para recoger el Premio Princesa de Asturias de las Artes, concedido junto al estadounidense John Williams. «Espero poder ir, pero a ver cómo me encontraré entonces, porque estaré a punto de cumplir los 92 años», contaba a este diario el genial compositor italiano el pasado junio en una de sus últimas entrevistas. Aunque mantenía la mente lúcida, a Morricone se le notaba ya muy avejentado. Hablaba con un hilillo de voz, en ocasiones precisaba de la ayuda de uno de sus hijos para hacerse entender y era muy consciente de la fragilidad propia de su edad. Sabía bien que a los 91 años la muerte no es ninguna sorpresa. A él le alcanzó en la madrugada del lunes 6 de julio en una clínica romana, donde estaba ingresado después de sufrir hace unos días una caída en la que se fracturó el fémur.

El funeral del autor de bandas sonoras inolvidables como 'Por un puñado de dólares', 'La Misión', 'Cinema Paradiso' o 'El bueno, el feo y el malo' se celebrará de forma privada para respetar «el sentimiento de humildad que siempre ha inspirado los actos de su existencia», según informó la familia en una nota, en la que aseguró que Morricone, que siempre se declaró católico, falleció «con el conforto de la fe». Antes de morir pudo despedirse de su esposa, María, de sus hijos y de sus nietos. Incluso dedicó «un conmovedor recuerdo a su público, de cuyo afectuoso apoyo siempre sacó la fuerza de su creatividad», comentó su representante, el amigo y abogado Giorgio Assumma. Éste dijo que el maestro mantuvo «hasta el final plena lucidez y gran dignidad».

Galardonado con el Oscar honorífico en 2007, Morricone ha sido un gigante de la música para la pantalla. Ha escrito la banda sonora de más de 500 películas y series de televisión; más de 60 de estas producciones han sido premiadas. Deja además un centenar de obras clásicas, un estilo en el que estuvo trabajando hasta sus últimos días. «Estoy escribiendo música de cámara, lo que me gusta mucho», contaba en junio, cuando aseguraba que estaba «muy feliz» en este momento de su vida y que la pandemia no había alterado su cotidianidad. «A mí nunca me ha dado tiempo a arrepentirme de nada. Siempre he ido aceptando las cosas que me venían con gran placer y entusiasmo, aunque por supuesto que había algunas que no sabía cómo tenía que hacerlas, pero las afrontaba igualmente», explicaba entonces con evidente satisfacción.

El más universal de los compositores italianos contemporáneos, que trabajó tanto en Hollywood como en su país, convirtiéndose en uno de los nombres ilustres de los 'spaghetti western', deja uno de los repertorios musicales más prolíficos y memorables de las bandas sonoras en la historia del cine. Trabajó con directores como Sergio Leone, Brian de Palma, Oliver Stone, Quentin Tarantino o su querido Giuseppe Tornatore, que le hizo un bellísimo regalo cuando cumplió 90 años, el 10 de noviembre de 2018. Fue una larga entrevista que dio lugar al libro 'Ennio, un maestro'.

«La música seguramente tiene futuro. Pero no sé cuál será. Ciertamente tiene que estar bien escrita. No sólo por la caligrafía, que se ve que es buena en el compositor que ama lo que hace. Pero la caligrafía del compositor auténtico es otra cosa. Es imaginar algo que no existe. En el ambiente del cine es contar algo que la historia no cuenta. Es estar detrás de la historia, de lo que el director no puede contar. Eso es la música en el cine», decía Morricone en la presentación del libro.

Cuando le pedían que explicara el éxito de sus melodías, no tenía empacho en reconocer que no tenía muy claro el motivo. «Yo no sé muy bien por qué mi música ha conquistado el mundo. Sólo sé lo que intento hacer. En un momento de mi vida entendí por qué algunas músicas escritas por compositores hace un siglo funcionaban sobre las imágenes. Lo hacían porque se bastaban por sí mismas. Eso es lo que yo traté de hacer». Trabajaba con una enorme exigencia personal, pues su gran preocupación era siempre «encontrar nuevas ideas» y que el resultado final resultara «digno».



Morricone en Sevilla. La memoria quebrada.

"Ricordare, Ricordare è come un po´ morire" (Guiseppe Tornatore)
Ante la belleza, ante la perfecta hermosura, ante ese estremecimiento fríoque se siente con la perfección, sólo caben las lágrimas. Sólo cabe la esperanza (falsa y tramposa) de que alguna vez recordaremos eso tal y como ocurrió y no corrompido por nuestra vanidad o simplemente por los inevitables vahídos de la memoria. Desearemos, en el momento mismo de morir, poder recordar (volver a vivir) el momento más bello de toda nuestra existencia. Y en el lecho de muerte nuestro último minuto será un vano intento de volver a la belleza.

Por FERNANDO NAVARRO
Con un público fiel y entregado (el Teatro de la Maestranza registraba un lleno total, con entradas agotadas desde dios sabe cuando), Morricone fabricó uno de los más bellos recitales de que el cronista va a tener ocasión de ver jamás.



Este concierto (si me permitenla licencia y esperando ansioso el de Goldsmith en Diciembre) ha sido uno de los mejores momentos de mi vida. Dividido en dos partes de dos bloques cada una, Morricone, dio un coherente repaso a sus principales corrientes compositivas, obviando un poco (quizá por lo ceremonial y compacto del repertorio) sus popularísimos spaghettis western. Comenzó el primer bloque (De fábula, crónica y sueño) con una curiosa y divertida canción compuesta para Pajaritos y Pajarracos de Pasolini para pronto iniciar ese arrebato dulce y sencillo de esta primera parte. Tras el precioso paseo de Por la antigua escalera (guiado por una flauta que acariciaba la piel en cada suspiro) y una difícil (eigualmente hermosa) pieza de Bugsy, donde las cuerdas se tensaban y estiraban, donde se enfrentaban para así cargar de inquietud y suspense a unaemotiva melodía de vientos, Morricone cerró los ojos para que el tiempo fuera irreal. Con Cinema Paradiso, el concierto alcanzó una fragilidad irrespirable, de tal hermosura, de tal belleza, que rompía el espacio. Al borde de una insoportable carga de sentimiento, Morricone regaló las dos piezas menos festivas de todo su score (obviando el conocidísimo tema principal, igualmente delicado, pero mucho menos patético) para la cinta de Tornatore y con ello consiguió inundar el silencio de alma. Sencillo y sublime, el sonido de este Morricone evocaba una tierra (Italia, o nuestra propia sangre) a la que no desearíamos volver en recuerdos sino para dejar de existir ya por completo. Como inteligente cierre a este poema nostálgico, Morricone acudió a la enorme sensibilidad y el talento de Angelo Branduardi (sorprendente cantautor italiano invitado por el compositor para la ocasión) para interpretar "Ricordare", una impresionante balada que Morricone le regaló ala mas bien torpe película "Una simple formalidad". No apta para un día lejos de tu tierra o de una piel que ya no te pertenece,"Ricordare" sonó trágica, única y excepcional. Sus acordes (que advierto son difíciles de despegar de uno al menosun día después de su escucha) se convirtieron en la voz de Branduardi en un canto universal de la perdida y la memoria y pusieronun cierre tristísimo a este paseo por la nostalgia y la virtud de no querer recordar y no querer morir así en cada recuerdo.  Tras esto llegaron los solemnes acordes de la batalla.



En el segundo bloquede la primera parte, se dieron cita composiciones épicas, con aliento a desastre y ruina. Enérgico y radiante, El desierto de los tártarosy sobre todo Ricardo III, anunciaban otra de las virtudes de la música del maestro, una enorme capacidad para la inquietud, que se remarcaba enambientes de guerra perdida y de sangre (mucha sangre) derramada. En este sentido la clásica trompeta que en las batallas suena triunfante, sonaba aquí como el oscuro presagio de un devastado prado sembrado de cadáveres.

Preludio más que aceptado para el momento clavede la noche.  Se han compuesto, en la historia de la música de cine, melodíaseternas y enormes. De esas que solo salen de un talento mayor de la música sinfónica. Morricone (músico muy denostado por su falta decomplejos a la hora de aunar populismo y solemnidad y por su exceso de autoplagio) convirtió al mundo en silencio, cuando compuso para una película enormemente cuidada (de esos films en los que nada falla) como "La Misión", el que puede uno de los monumentos sonoros más conmovedores e intuitivos jamás compuestos (pocos scores alcanzan tal inteligencia) y uno de sus hits más incuestionables. Gabriel´s Oboe (el tema principal) es de tal belleza, de tal perfección y tal sensibilidad que sorprende comprobar que uno aún puede emocionarse con algo ya escuchado cientos de veces. He de confesar que allí, en ese gran auditorio, rodeado de gente, deseé morir. La belleza se rindió a mis pies, y ahora al intentarlo, no puedo recordarla con nitidez. Puedo poner el cd y disfrutar del tema, puedo reproducir ese momento (creo que todo el allí presente quiso morir) en mi triste memoria, pero la certeza, de que nunca será el mismo se adueña de mí por completo y anula mis sentidos. Allí, a los pies del maestro (tuve un asiento privilegiado), la belleza me asaltó,me inundó y ahora su recuerdo me impide dormir por las noches. ¿Volveré a encontrarme con ella? 

La segunda parte se abrió con el bloque, Cine del compromiso, dondeel Morricone intimista e introvertido dio paso a un hacer mucho máseuropeo, arriesgado e incluso experimental. Así pues, este bloque, mostraba el radicalismo expresivo de la partitura de La batalla de Argel (más cercano a la contundencia de Novecento que a la hermosura de sus piezas más Hollywood) o el abierto vanguardismo de La clase obrera va al paraíso, score algo críptico para el que suscribe, pero que despertó momentos de autentica curiosidad con su más que sorprendente uso de ruidos y tapes. Con la aparición de su segunda invitada de la noche, la portuguesa Dulce Pontes, se produjo uno de losmomentos más especiales de la noche. Interpretando la estupenda Ballad of Sacco y Vanzetti (con letra de Joan Baez), Pontes se merendó al auditorio con su estupenda voz y un derroche de ganas y simpatía que posteriormente ratificó con ese desnudo en el límiteque fue su versión de la canción A brisa do coraçao de "Sostiene Pereira". De este primer bloque (algo menos conmovedor, pero mucho más arriesgado) sonaron enormes el estupendo y (oscurísimo) registro de Investigación de un ciudadano libre de toda sospecha, y la majestuosidad de Corazones de hierro, pieza solvente y furiosa. 

Para el último bloque Morricone decidió homenajear a SergioLeone y en lugar de afrontar su etapa spaghetti (que como ya he dicho quizá hubiera restado algo de ceremonia al eminentemente sensible repertorio escogido) interpretó una completísima suite de Érase una vez en América, para muchos lo mejor del autor. Entre el nervio de los sonidos de Harlem o Brooklyn o la apatía desgarrada de esa conmovedora oda a la amistad (y la pérdida de esta) que es el filmde Leone, este cierre (que bordó la Real Orquesta Sinfónica de Sevilla) se hizo agridulce en los labios por la sutil melancolía del Deborah´s Theme que presidió unos segundos el auditorio antes de que la gente rompiera a aplaudir. Quiso el demiurgo que la carne volviera a ser carne y fue apagando el tiempo con la última obra interesante que ha escrito el maestro, la de La leyenda del pianista enel océano (una vez más en manos del amigo Tornatore), que sonó como una desesperada súplica al reloj. Allí moríaun recuerdo que ya era tal desde el momento en que nació. Quizá por eso o por que de vez en cuando los dioses se apiadan de los que vana morir de tristeza, el maestro hizo salir a sus dos invitados, y repasaron Ricordare y A brisa do coraçao, para finalmente poner fin a nuestramuerte (o dar cobijo a nuestra nueva vida) con la última interpretación de la suite de La Misión. Un escalofrío ártico acudióa mi pecho, ahora todo era pasado. Sólo me quedaba agachar la cabeza y empezar a envejecer.

Ennio Morricone y la Orquesta y Coro de Radiotelevisión española

13 julio 2007 Lorca (Murcia)  Festival Espirelia
Organizado por Music Frog
Fotos Fernando Moreno



Era una noche especial, un momento unico, una vivencia de las que permaneceran en la retina y oidos de los que lo vivieron. Carascontentas, sonrisas por doquier, comentarios excelentes, jubilo. Pasaban cuarenta minutos de la medianoche y eso era lo que se reflejaba en todosaquellos que habian decidido desplazarse hasta la localidad murciana de Lorca, para presenciar la unica actuacion en España de Ennio Morricone junto a la Orquesta y Coro de Radiotelevision Española, gracias a la promotora alicantina Music Frog. El genio de Roma, con casi ocho decadas de vivencias a sus espaldas, parecia un mago levitando con su batuta. Junto a el, la mejor orquesta y coro patrio, algo menos de dos centenares de"subditos" a la orden de "su rey". Todos juntos, el y ellos, ellos y el,  consiguieron que la abarrotada plaza de toros silenciase desde los primeros instantes de "The Untouchables", inicio de una actuacion de casi dos horas. El programa, dividido en cinco partes ("La vita e la legenda", "Cinema dell ' impegno", "Fogli Sparsi", "Modernita del mito nel cinema di Sergio Leone", "Cinema tragico, lirico,epico") cumplio sobradamente las espectativas de los alli presentes, "obligando" con su ovación que Morricone terminase el show improvisando al piano. Como ya anunciabamos hace dias, "un evento que ocurre una sola vez en la vida". Afortunados aquellos que lo han vivido. (Nota y fotos remitidas por La máquina de escribir)


IL MAESTRO

Por FERNANDO NAVARRO
Los  5 y 6 de Noviembre, 99  y dentro de los clásicos Encuentros de Música de Cine de Sevilla, se podrá disfrutar de la música (dirigida por el mismo) de Ennio Morricone, uno de los músicos contemporáneo smás populares, merced a su particular música de spaghetti western. Morricone es además un compositor curioso e inteligente al que merece la pena estudiar detenidamente. Nacido en Roma en 1928, el prolífico Morricone empezó trabajando para radio y televisión. Tras algunas producciones menores, en el 64 año crea, además de su primer score internacional en "LaBiblia" de John Huston, la popular música del western de Sergio Leone "Por un puñado de dólares" Aquí ya quedan claras las constantes que lo harán célebre. Juguetón y atrevido este primer Morricone hacía un uso divertido y sorprendente de silbidos, gritos e incluso guitarras eléctricas (no olviden, para ambientar películas del oeste) y consiguió su gran hito con aquel tarareable (aún hoy es referencia continúa) "El Bueno el Feo y el Malo".

Durante la década de los 70 Morricone demostró su versatilidad y se convirtió en el músico más recurrido de toda Europa, tanto por directores italianos (como Passolini, los Taviani o Pontecorvo) como del resto, especialmente de Francia para los que compuso excelentes piezas como el "Tema Italiano" de "El clan de los sicilianos" o el bellísimo "Le jeux de l´amour" de "La banquera".

Morricone pasaba del pop fresco a un clasicismo solemne y desgarrador sin ningún complejo. De esa época sin duda su mejor obra es la magnífica y regia partitura (entre un desfile de soldados y una cosecha desastrosa) de la excesiva "Novecento" de Bertolucci. Este prestigio en Europa lo hace aterrizar en USA y pasa de algunas coproducciones lamentables ("Orca la ballena asesina") a sus primeras partituras importantes (el preciosista y algo plomizo fresco "Días de cielo" o el pulso firme de la estupenda "La Cosa" de John Carpenter) Hermosa, melancólica y algo nostálgica, con "Érase una vez América" de Sergio Leone, Morricone crea la primera de una serie de obras maestras que lo encumbran en la segunda mitad de los ochenta. "La misión" es sin duda una de las más gloriosas músicas que jamás se han escrito para el cine. Con una inteligencia y una intuición sorprendente Morricone une los sonidos tradicionales de las tribus guaraníes con los cantos sacros europeos en un ejercicio tan arriesgado como deslumbrante, sobrecogedor (los coros de "On earthas it in heaven"). Ese año se le escapaba el Oscar (se lo llevó Herbie Hancock) y también lo haría al año siguientecuando apoyándose en el mismo estilo de "Érase una vez América" (unir raíces italianas con enérgicos y algo granguiñolescostemas sinfónicos) puso música a la brillante "Los intocables" de De Palma. Tras esta, Morricone cierra los ojos y vuelve a Italia donde compone para "Cinema Paradiso" su obra más bella. Hermosa, de una fragilidad que parece vaya a quebrarse con cada lágrima (Paco Luque, guitarrista de Lagartija Nick es uno de los más fervientes admiradores de esta partitura) la sencilla música de Morricone es una de las obras más tristes que jamás se han escrito para el cine y un estupendo ejemplo de contención y sensibilidad. Un año más se le escapaba un Oscar del que nunca pudo estar más cerca sin ni tan siquiera estar nominado. Quizá Hollywood se dio cuenta de la injusticia y por esa razón han premiado en posteriores años a dos scores que no hacen sino copiar e incluso plagiar indiscriminadamentela música de Morricone. Me estoy refiriendo a "El cartero y Pablo Neruda" de Bacalov y a Piovani y su "Vita e bella".

Entrados los noventa el caso de Morricone es particularmente curioso. Reivindicado por una horda entera de músicos británicos (Portishead, Pulp, Thom Yorke y Jonny Greenwoold de Radiohead o Bernard Butler de Suede) en esta década sus buenas obras se pueden contra con los dedos de una mano. No estuvo mal en "Bugsy", donde no obstante abusaba del autoplagio (hay momentos calcados a "Los intocables") en "Lolita" con una deliciosa partitura, aportó encanto y belleza a una imágenes simplemente correctas. Mejor estuvo en "U-Turn" donde con el sentido del humor de antaño, evocaba sus momentos más spaghettis y se amoldaba al divetidísimo film de Oliver Stone de una manera acertadísima y genial. Su ultimo score digno ha sido el de "Bulworth", una descarnada farsa sorbre la política de su amigo Warren Beatty. Esperemos que pronto recupere la forma.



BIOGRAFÍA

Diplomado en el Conservatorio de Santa Cecilia en trompa, composición, instrumentación, dirección de banda y música coral, es uno de los compositores más célebres y prolíficos del siglo XX, con unas 500 partituras en su haber .Autor de composiciones sinfónicas y de cámara, de músicas de escena y para programas radiofónicos, de canciones y cantos populares, debutó en el cine con "El Federal" (1961) de Luciano Salce. Sin embargo, la fama le llegó sólo en 1964, con la banda sonora- firmada con el pseudónimo de Don Savio - de "Por Un Puñado de Dolares" de Sergio Leone, la película con la que se estrenóel "spaghetti western".

En las obras siguientes del director romano - de "El Bueno, El Feo y El Malo" (1966) hasta "Érase una vez en América"(1984), pasando por "Hasta Que Llegó Su Hora" (1968) - siguió alcanzando magníficos resultados, creando un estilo muy original basado en un uso particular de la voz humana, inusuales combinaciones de instrumentos, ritmos agresivos y sonidos casi experimentales. Mezclandolos lenguajes más diversos - del jazz a la música clásica, del rock a la electrónica - se convirtió en uno de los compositoresmás solicitados por los cineastas de todo el mundo: además de trabajar en Italia también lo hizo en Europa y Estados Unidosen películas como "El Clan De Los Sicilianos" (1969) de Henri Verneuil, "Maddalena" (1972) de Jerzy Kawalerowicz, "La Misión" (Mission)(1986) de Roland Joffé o "Los Intocables de Eliott Ness" (1987) de Brian De Palma, obteniendo siempre un gran éxito. Culto y refinado,audaz en la experimentación e irresistible en el arte del "pastiche", es quizás el músico que mejor ha sabido adaptar el lenguajede los sonidos al de las imágenes.  Entre los numerosos reconocimientos que ha obtenido, destaca el León de Oro a la carrera que le otorgó la Mostra del Cinema de Venecia en 1995.

Oscar 2016
Ennio Morricone obtiene su primer Oscar a la mejor Banda Sonora Original por ‘The Hateful Eight’ de Quentin Tarantino, 37 añosdespués de su primera nominación.
Con 87 años, Morricone se convierte en el ganador de mayor edaden la historia de los Oscar, record que ostentaba Christopher Plummer con 82 años.
Morricone recibió una gran ovación mientras recibía el galardón y declaraba en su discurso que ‘no existe una gran bandasonora sin una gran película que la inspire’.
Esta es la culminación de una temporada increíble depremios para el Maestro que acaba de recibir el BAFTA, el Globo de Oro y el Critics' Choice Award al Mejor Compositor.  Esta semana tambiénfue reconocido con una estrella en el legendario paseo de la fama de Hollywood.
Esta Banda Sonora marcaba la sexta nominación para Morricone,que ya en 2006 recibió el Oscar Honorífico a toda su carrera.
Mientras que Tarantino es una gran seguidor del trabajo de Morriconey ha usado sus composiciones en 5 de sus películas, esta histórica colaboración marca la primera vez que Morricone compone la músicaespecíficamente para una de las películas de Tarantino.  También es la primera vez que Morricone trabaja en un Western enmás de 40 años después de haber compuesto la música de películas legendarias como ‘El Bueno, El Feo y el Malo’ y ‘HastaQue Llegó Su Hora’.






VIDEOCOLECCIÓN


20 Aniversario * Joyas de IndyRock

VÍDEOS + EDITORIAL: 'Pioneros en la era de las redes' (Leer artículo y + vídeos)
Grabaciones de directo de grupos que marcaron las pautas de la música alternativa a lo largo de dos décadas. (Vídeocolección)




 


AGENDA DE FESTIVALES

Eventos, citas por meses...:

LOS GRANDES FESTIVALES Y EVENTOS





INDYROCK * SERVICIOS MUSICALES

Los datos que necesitas conocer sobre:

Productoras Estudios
Locales de ensayo 
Salas de conciertos
Tablón de anuncios
Concursos
Academias de música
Realización de clips

NOTICIAS DE ROCK LATINO 
INDYROCK * INICIO


PROMOCIONATE EN INDYROCK
¿Quieres dar a conocer tu trabajo?


Te ofrecemos la plataforma de IndyRock para promocionar tus eventos, grupos, discos, salas y tus productos mediante el sistema de páginas informativas y espacios esponsorizados. Si eres músico, empresario musical... es la forma más eficaz y rápida de dar a conocer tu oferta, con tarifas especiales. Contacta con nosotros