1997 - 2022 * XXV ANIVERSARIO * Pioneros de la información musical on line

INDYROCK Magazine

Rolling Stones



BARCELONA

ROLLING STONES 

GIRA  'NO FILTER'

Los míticos Stones demuestran que la edad no importa cuando la máquina del rock está perfectamente al día..


ROLLING STONES



NO HAY EDAD PARA EL ROCK. BARCELONA 2017
ROLLING STONES, CONCIERTO EN EL EJIDO, FOTOGALERÍA Manuel Medina
COMENTARIO. FORTY LICKS 1962-2002. Por Juan Gallardo
USA. Edison Field, Anaheim, California, Por Joe McGaha
THE ROLLING STONES + PRETENDERS. Montjuic 2003. Por Jesús S.
LOS STONES EN BENIDORM, 2003. Por Luis Miguel Albarracín
SAN SEBASTIÁN Y MADRID 2007. Por javier Alonso y Marina Sanz




THE ROLLING STONES
1 DE JUNIO 2022 WANDA METROPOLITANO - MADRID
 
The Rolling Stones anuncian  una serie de catorce conciertos en diez países de Europa para este verano y revelan el título de esta nueva gira: 'SIXTY', en celebración de su 60 Aniversario. Los Stones siguen rodando y están de vuelta a donde pertenecen, de gira por Europa para tocar en estadios llenos, con una nueva puesta en escena y una nueva producción de 'SIXTY' que comenzará en Madrid el 1 de junio.
 
'SIXTY' verá el tan esperado regreso a su tierra natal del Reino Unido a Mick Jagger, Keith Richards y Ronnie Wood, comenzando con un concierto especial en el estadio del Liverpool FC - Anfield, el primer concierto de los Stones en un estadio
de esta ciudad y el primero en Liverpool en más de cincuenta años, seguido de dos espectáculos en el Hyde Park de Londres. Fechas completas de la gira a continuación.
 
Como era de esperar en el 60 Aniversario de la banda, los Stones, acompañados de nuevo a la batería por Steve Jordan, ofrecerán a sus seguidores una lista de canciones como ninguna otra, repleta de clásicos como 'Gimme Shelter', 'Paint It Black', 'Jumpin' Jack Flash', 'Tumbling Dice', '(I Can't Get No) Satisfaction', 'Start Me Up' y muchos más. Sin embargo, no sería un concierto de los Rolling Stones sin algunas sorpresas cada noche. También aparecerá una selección de canciones
inesperadas de su formidable arsenal. Como siempre ocurre con los Stones, habrá una nueva y espectacular producción de RS 'SIXTY', que incluye un gran escenario, iluminación innovadora y un diseño de video de última generación que será
desvelado para esta esperada gira europea.
 
La esperada gira, producida por Concert West/AEG Presents, comenzará en el Estadio Wanda Metropolitano de Madrid (España) el 1 de junio, y seguirá en Múnich (Alemania), Liverpool (Reino Unido), Ámsterdam (Países Bajos), Berna (Suiza),
Milán (Italia), Londres (Reino Unido), Bruselas (Bélgica), Viena (Austria), Lyon (Francia), París (Francia), Gelsenkirchen (Alemania), finalizando en Estocolmo (Suecia).
 
'SIXTY' de los Rolling Stones viene seguida del gran éxito de la gira estadounidense 'No Filter', aclamada por la crítica y con una gran recaudación, en la que la banda tocó en estadios con todas las entradas agotadas alrededor de todo Estados
Unidos, vendiendo más de medio millón de entradas en el otoño de 2021.

Hoy también se ha presentado una nueva lengua de The Rolling Stones para la gira, creada por el premiado diseñador británico Mark Norton.
 THE ROLLING STONES – SIXTY – GIRA EUROPEA 2022
JUNIO 2022
MIE 1 - MADRID - WANDA METROPOLITANO - ESPAÑA
DOM 5 - MÚNICH - OLYMPIASTADION - ALEMANIA
JUE 9 - LIVERPOOL - ANFIELD STADIUM - REINO UNIDO
LUN 13 - AMSTERDAM - JOHAN CRUYFF ARENA - PAÍSES BAJOS
VIER 17 - BERNA - WANKDORF STADIUM - SUIZA
MAR 21 - MILÁN - SAN SIRO STADIUM - ITALIA
SAB 25 - LONDRES - American Express presents BST Hyde Park - REINO UNIDO
 
JULIO 2022
DOM 3 - LONDRES - American Express presents BST Hyde Park - REINO UNIDO
LUN 11 - BRUSELAS - KING BAUDOUIN STADIUM - BÉLGICA
VIER 15 - VIENA - ERNST HAPPEL STADIUM - AUSTRIA
MAR 19 - LYON - GROUPAMA STADIUM - FRANCIA
SAB 23 - PARÍS - LONGCHAMP RACECOURSE - FRANCIA
MIE 27 - GELSENKIRCHEN - VELTIN ARENA - ALEMANIA
DOM 31 - ESTOCOLMO - FRIENDS ARENA - SUECIA

NO HAY EDAD PARA LA MÁQUINA DEL ROCK

Stadi Olimpic de  Barcelona - 27 de septiembre 2017

Fotos: Jesús A. Martínez (Doctor Music)

Fotos por JESÚS A. MARTÍNEZ (Cortesía de Doctor Music)
Crónica: ABC * IDEAL: DAVID MORÁN

Extractos de la crónica publicada en ABC. (Crónica completa aquí)

(...) Noche redonda, pues, para enmarcar el regreso de Jagger, Richards, Watts y Wood a la ciudad y entregarse de nuevo a ese culto que, visto lo visto entre el público, no entiende de diques generacionales y se transmite sin demasiados problemas de padres a hijos y de abuelos a nietos. Los años, claro, pasan y también pesan pero, a estas alturas, habiendo grabado todo lo humanamente grabable y con la lista de efemérides y conmemoraciones a punto de agotarse, si los británicos siguen en la carretera es, sencillamente, porque quieren. Y, más importante aún, porque pueden. Para demostrar que les basta con aparcar sus coches a pie de escenario –cada uno el suyo, eso sí–, hacerse de rogar durante quince minutos y prenderle fuego al escenario mientras descorchan «Sympathy For The Devil» para que cerca de 50.000 personas se derritan entre coros vudú, fogonazos de rojo infernal y cicatrices eléctricas dibujadas aquí y allá por ese Keith Richards que siempre parece habitar en otro lugar, en otro concierto.


Rolling Stones

(...) Porque, una década después de su última visita –«parece mentira que hayan pasado diez años», dijo Jagger al poco de salir al escenario–, ellos siguen siendo los mismos. Los de siempre. Los cuatro canallas que siguen buceando en la fuente de la eterna juventud y andan entregados desde hace ya unas cuantas décadas al noble arte de darle al público exactamente lo que quiere. Sin complejos. Así que si la gente exige leyenda y arsenal de clásicos para seguir alimentando el mito, nada mejor que rescatar por millonésima vez «It’s Only Rock And Roll (But I Like It)» y arrimarse al soul ajado de la espléndida «Tumbling Dice» mientras cuatro pantallas de tamaño descomunal no perdían detalle del desfile de levitas, chaquetas con lentejuelas y guitarras cambiando constantemente de manos.
Fieles a su leyenda y también a su incorregible afición por seguir sonando atropellados y chirriantes a pesar del envoltorio de superproducción que les acompaña allá donde vayan, los británicos hundieron los brazos en el barro para rescatar «Just Your Fool» y «Ride’ Em On Down», ejemplares de blues calcinado y punzante recién salidos de «Blues & Lonesome». Dos guiños a Buddy Johnson y Jimmy Reed que no hicieron más que reforzar el perfil historicista y antológico de una noche de antigüedades y reliquias que sólo se desvió del guión previsto para atender a las peticiones del público con «Under My Thumb» y «Rocks Off».

Rolling Stones



ROLLING STONES en INDYROCK * Archivo histórico

Crónicas y fotos de conciertos cubiertos por IndyRock
  • rollingstones-ejido12
  • rollingstones-ejido10
  • rollingstones-ejido13
  • rollingstones-ejido14
  • rollingstones-ejido16
  • rollingstones-ejido18
  • rollingstones-ejido19
  • rollingstones-ejido21
  • rollingstones-ejido23
  • rollingstones-ejido24
  • rollingstones-ejido27
  • rollingstones-ejido1
  • rollingstones-ejido3
  • rollingstones-ejido7


FOTOGALERÍA: MANUEL MEDINA * INDYROCK - Concierto en El Ejido
El Ejido - 30-06-07 - Estadio Santo Domingo
Fotos: Manuel Medina - IndyRock
crónica  Juan Pablo García (Juampi) - IndyRock

Lo prometido es deuda, y "Sus Satánicas Majestades" hicieron presencia en ésta localidad del sur hispano después del plantón del verano pasado, al igual que en el resto de conciertos en España y en otros lugares de Europa, debido a problemas de Mick Jagger con su garganta.

Ya al ir llegando a la localidad por la autovía me llama la atención el titánico escenario que sobresale por encima de las gradas del estadio, toda una maravilla de la ingeniería de 28 metros de alto por 62 de ancho y 30 de fondo, y con una pantalla gigante de 14 x 15 metros (la más grande utilizada en conciertos), en el que en unas horas más tarde iba a tener el honor de presenciar uno de los mejores espectáculos (si no el mejor hasta el presente de mis días) de rock a cargo de la que es la mejor banda de este género en activo del planeta y que en sus más de cincuenta años de existencia ha sido una de las bandas referencia de todo grupo de rock que se precie.
Un cuarto de hora más tarde de lo programado, a las 22:45 salieron a escena Rolling Stones (comprensible después de ver la cantidad de elementos que se tuvieron que colocar en el escenario para el show), con un público ya calentado a cargo de Loquiillo y Los Trogloditas y los australianos Jet. Lo hicieron después de sendos coetazos de salida (simulando el big-bang que da título a su último trabajo y al tour retomado este año) y, como no, con su gran "Start me up", que puso a toda la gente de grada y tribuna de pié para no volver a sentarse en toda la actuación. Siguieron con otros grandes éxitos como "Let´s spend the night together", "Rough Justice", y "Rocks off", con Mick Jagger paseándose por todo el escenario y sus pasarelas laterales.
Tras los temas anteriormente citados Mick Jagger pide disculpas al respetable por la ausencia del pasado año recibiendo una cálida ovación por parte de éste y retoma la actuación con "Ain´t to proud to beg", y la versión "Ruby Tuesday", seguidas de "Streets of love" y "Midnight rambler", durante las cuales Jagger hizo juegos vocales con el público.
La nota nostálgica de la noche la dio la interpretación del tema "I´ll go crazy" de James Brown, todo un tributo a este genio del soul fallecido no hace mucho, para posteriormente presentar a la banda, de la que el bajista Darril Jones ya es uno más después de todos estos años con ellos. A continuación descanso para Mick Jagger, en el que un "piratesco" Keith Richards a la voz y guitara acompañado de Ron Wood interpreta la bluesy "You got the silver" y "Wanna hold you".
Seguidamente empiezan a sonar los primeros acordes de "Miss you" y Jagger regresa a escena, cuando de repente, en el transcurso del tema, la plataforma sobre la que está la banda, se eleva por medio de un sistema hidráulico, y va, recorriendo los 50 metros de pasarela, hacia una base situada en medio del público sobre la que la banda desplegó la parte fuerte del show con temas tan emblemáticos como "It´s only rock´n´roll", "Satisfaction" y "Honky tonk women" que marcaba su regreso al escenario, donde una enorme boca con lengua afuera los esperaba para la recta final.
Tras unos segundos de oscuridad, unas congas y dos llamaradas en la cima del escenario dan pie a "Sympathy for the devil" con gran acompañamiento por parte del público, para dar paso a otro de sus temas más "oscuros", como es "Paint in black", para luego terminar su actuación con "Jumpin´ jack flash" y ofrecer como bis "Brown sugar", despidiéndose como en los grandes eventos, con un gran espectáculo pirotécnico.
Como dijo el César "Vini, vidi, vinci". Los Rolling Stones ofrecieron un gran espectáculo en todos los aspectos (como ya nos anunciaban ellos mismos semanas antes), demostrando durante dos horas de show y ante 30.000 personas (no hubo lleno, como en sus otras actuaciones españolas) que estos abuelos del R´N´R tienen todavía cuerda para una temporada, tanto es así, que el menda se atreve a decir que no me extrañaría que, como los auténticos cowboys, mueran con las botas puestas.
Por último es incomprensible, el trato dado a los fotógrafos de los medios acreditados por parte del equipo de producción adjunto a la banda, ya que se les impidió el paso al estadio hasta momentos antes de la actuación de Rolling Stones, habiendo permanecido al principio de la tarde durante más de una hora aislados tras una valla hasta que se les informó de tal decisión. Lamentablemente, mientras más importante es el grupo, más trabas se le ponen a los medios para realizar su trabajo, es toda una realidad.
Por último sólo me queda decir:
IT´S ONLY R´N´R BUT I LIKE IT


Conciertos San Sebastián y Madrid 2007


 

 

Conciertos en San Sebastián y Madrid, fotos: Efe/Reuters/Ideal


28/06/07. Estadio Vicente Calderón. Madrid.
Crónica Javier Alonso Juliá - IndyRock

Sus majestades satánicas volvieron a España para recompensar a los miles de fans que el pasado año vieron truncadas sus expectativas de disfrutar de uno de los mayores espectáculos musicales del mundo. Sin cocoteros de por medio ni afonías, los cuatro componentes de este mítico grupo volvieron a demostrar de lo que son capaces sobre el escenario.
Puntuales como un reloj, sus majestades, saltaron al terreno de juego ovacionados por una muchedumbre con ganas de rock & roll. Antes unos fuegos artificiales dieron el pistoletazo de salida a un despliegue de luces, imágenes y watios nunca antes visto.
Arrancaron con "Start Me Up" poniendo a todo el público en pie, saltando y bailando. Mick Jagger engalanado con una llamativa chaqueta verde y acompañado por sus tres inseparables compañeros de fatigas, Keith Richards, Ronny Word y Charlie Watts se lanzaron al escenario con la misma fuerza que les caracteriza desde sus inicios.
El sonido en la primera mitad del concierto no estuvo a la altura de lo esperado, pero el espectáculo les salvó.
Continuaron con "Lets's Spend The Night Together" y "She's So Cold". Entre ambos temas Jagger saludó al público en español y se disculpó por la suspensión de los conciertos del pasado año.
Impresionante la manera en que Jagger se mueve por el escenario saltando, bailando y corriendo de un lado a otro. En breve cumplirá 62 años.
"All Down The Line" fue el tema en el que apareció una banda de viento y un coro que haría las delicias de todos los allí presentes.
Al son de "Monkey Man" el público siguió a Jagger en todo lo que este les pedía. "You Can't Always Get What You Want" comenzó con un gran solo de Keith, al que se le unió Ronny al bajo. Según fue avanzando el tema el público se metió más y más en el concierto, y acabó coreando el vítor futbolístico "oe, oe, oe.", sacando una gran sonrisa de todos los componentes del grupo y Jagger afirmando: "Sois un público estupendo".
"Sway" nos llevó a una de las sorpresas de la noche "The night time is the right time", versión del gran tema compuesto por Ray Charles. La vocalista de color que acompañaba a los coros, fue la encargada de retar a Jagger. El público quedó entusiasmado con las subidas y bajadas de registro que alcanzaba su maravillosa voz. 
Las pantallas que llenaban el escenario, le confirieron al espectáculo de una potencia visual, muy al estilo de lo que U2 suele llevar en sus giras mundiales.
La guitarra de Keith deslumbró durante toda la noche, así como el bajo y la guitarra de Ronny, que acompañados por el gran baterista que es Charlie Watts, con sus 64 años, dejaron más que contentos a sus más fieles seguidores y a los más jóvenes, que nunca antes les habían visto en directo.
"Tumbling Dice" fue el tema que dio paso a una pausa y a los temas más potentes de la banda. 
Keith al micro interpretó junto a Rony, a la guitarra, los temas "You Got The Silver" y "Happy", tras los cuales Jagger volvió a reaparecer en escena, guitarra en mano, para interpretar "Miss You". Momento en el que una plataforma sobre la que se encontraba el grupo, se elevó y comenzó a moverse hacia el centro del estadio, ante el admiración de todo el respetable. Extraordinaria puesta en escena. Como siempre consiguen sorprendernos en cada una de sus actuaciones.
Ante el asombro de los que allí nos encontrábamos, el grupo continuó con su repertorio de temas que les han hecho llegar hasta lo más alto en todo el mundo.
"It's Only Rock and Roll" y "Satisfaction" enloquecieron al público que disfrutaba más y más según se iba acercando el final del concierto.
Antes de que la plataforma volviera a su lugar interpretaron uno de sus himnos, "Honky Tonk Women". Incluso salió a escena el logotipo mundialmente conocido y que les identifica, la lengua, en esta ocasión en forma hinchable. 
Tras un pequeño descanso el escenario se vistió de rojo y Jagger subió a un escenario superior, para interpretar "Sympathy for The Devil", vestido con una levita roja. Todo el público coreó el estribillo sin parar. Dos grandes fogonazos desde los extremos superiores del escenario, iluminaron todo el estadio, que parecía el mismísimo infierno.
"Paint In Black" y "Jumping Jack Flash" fueron los últimos bombazos de la noche antes del bis. Para el cual se reservaron "Brown Sugar", en el que Jagger después de estar dos horas sin para de un lado a otro, se marcó una carrera por todo el foso central, levantando los aplausos del público, que no daba cabida de lo que había presenciado.
Y así finalizó este gran espectáculo de los abuelos del rock & roll, que todavía parece que tienen mucha marcha en sus cuerpos, aunque castigados por el paso de los años. Puede que esta sea la última vez que veamos a sus majestades satánicas, pero todo cabe en esta vida. Larga vida al Rock & Roll.




LOS STONES COQUETEAN CON EL CIRCO DEL ROCK

Un concierto demasiado corto 
LICKS WORLD TOUR 2003 CAMPO DE FÚTBOL DE BENIDORM
25 septiembre 2003
 
Por Luis Miguel Albarracín

Corto. Ninguna concesión a los seguidores de Sus Satánicas Majestades. Pero empecemos por el principio. Miles de camisetas negras desfilaban camino del estadio del equipo de fútbol local para presenciar uno de los últimos conciertos de la Gira-Tour Forty Licks. La organización del evento preparó zonas enormes para aparcar los coches en los que no dejaron de sonar durante todo el día "Wild horses" o "Anybody seen my baby", canciones que no tocarían a la hora de la gran verdad. Treinta y cinco mil lenguas que compartían cervezas, porros y sustancias no disponibles en la cuna de la máquina de escribir. Para sorpresa de todos, los teloneros, Primal Scream, no sólo no se retrasaron a su cita sino que además la adelantaron. Sus guitarras sonaron antes de lo pactado. Sus luces y sonidos desplegados como preámbulo contenido de excitación y emoción para ver en pocos momentos el plato plato fuerte de la cena, amenizada con algo de "Brown sugar". Con este tema de "Sticky Fingers" (1971) comenzaron salvajemente la velada los señores con edad.
   Un escenario que podría ser un edificio de tres o cuatro plantas los envolvía mientras aparecía la pantalla gigante que haría de testigo a lo largo de toda la noche. Los Stones convirtieron su repertorio en un circo de rock, repleto de guiños a la pose y la posturita. Keith Richards desprendía elegancia y saber estar bajo la cinta que rodeaba su cabeza y con unos gestos de dinosaurio en estado de extinción. Ron Wood realizó al comienzo unos punteos dignos del propio Keith, y Charlie Watts se encargaba de aportar solemnidad y cohesión a las ya leyendas del rock con mayúsculas. Mick Jagger es un punto y aparte. Tan payaso como siempre. Conectó con sus invitados a la cena a la primera, como si entrenara para robarle la medalla de oro a Elguerrou. Se agradece tu fuerza, Mick.
   Siguieron desgranando singles de su repertorio como "Paint it black" (The Aftermath, 1969) o "Flip the Switch" (Bridges to Babylon, 1997). Mención especial para "Sympathy for the devil". Los fuegos que ascendieron al universo desde la parte más alta del decorado calentaron todavía más si cabe el ya caldeado ambiente.
   También fue un impulso eléctrico ver a Keith cantar un par de canciones mientras Jagger descansaba (aunque se pudo haber cansado más, lástima). Con Richards en un papel atípico demostró que los rockeros nunca mueren, pero se hacen viejos como todo hijo de... vecino. Un gesto del carismático guitarra reflejado en la inmensa pantalla dijo todo a sus fans. Secreto de sumario.
   Todavía quedaban emociones subliminadas entre las seis cuerdas. De repente Jagger comienza a correr por una pasarela diseñada para la ocasión, y a continuación acuden los demás stonianos para recrear en un pequeño escenario a sus seguidores ubicados en una zona más distanciada del tablado majestuoso. Un blues de Keith por aquí, un movimiento de caderas de Ronnie por allá, un sentimiento de placer de Charlie y un correcaminos llamado Mick que hizo del rosa chillón el color de moda para los futuros desfiles de horteras al estilo Rolling. Mejor no hablar del diseñador del grupo.
   Vuelta al gran escenario y flecha directamente lanzada a las arterias: "Start me up". Uno de los momentos álgidos de la noche. Y cuando todavía no se llevaban dos horas de satanismo británico llega la canción del día: "I can´t get no (satisfaction)". ¿Quiere alguien más? Pues toma tres palabras: JUMPIN´JACK FLASH. ¿Más todavía? Pues a viajar a Zaragoza, porque en Benidorm no hubo más. Unos Rolling que fechaban por tercera vez la cita con su gente no fueron capaces de dar un acorde de más a una masa entregada. A las doce fin de fiesta. Unas imágenes de los seguidores proyectadas en la pantalla, una despedida de todos los músicos, un adiós a los cuatro dinosaurios, y en la medianoche se acaba lo que vinieron a darnos. Lo cierto es que supo a poco, y más de uno comentó que se habían propuesto hacer caja, dejar unas poses en las pantallas de los teléfonos móviles con cámara incorporada, y de paso, ingresar una buena cantidad de euros en la cuenta corriente. Y es que cuando la parafernalia prima sobre la música, surge una parcela que es dominada con total autoridad por un grupo que ustedes ya conocen: ROLLING STONES. Me quedo con el grupo de los setenta porque aquello sí que era sólo rock and roll (pero me gustaba).


THE ROLLING STONES + PRETENDERS
Estadio Olímpico de Montjuic (BCN) 29/06/03
Por Jesús S.- IndyRock   

Decenas de trailers. Cientos de miles de watios de sonido. Millones de litros de cerveza y famélicos perritos calientes. Docenas de reventas sacudiendo su última esperanza de sacar provecho en los aledaños de Montjuic. Zonas vip, gente vip, moteros, yuppies, rockeros de viejo cuño. Puestos de camisetas, almohadillas, cualquier cosa con una boca deslenguada que se te ocurra. Kilos de hashish, cientos de policías. Millones de euros. Pasen y vean, Sus Satánicas Majestades...The Rolling Stones.


Fotos EFE /Ideal

   Pretenders hicieron lo que pudieron para calentar la velada, pero ni eran el invitado deseado esa noche (AC/DC en Alemania sí se lo pusieron dificil a Jagger and Co.) ni tampoco recordarán su weekend catalán con cariño ante la controversia de su elección como banda para encabezar un festival Harley. En cualquier caso, al menos la Hynde salió de buen humor a un recinto que aun de día presentaba un buen aspecto. Hicieron su show habitual, sonaron algunos hits de mejores épocas y dieron la lata lo justo con su último disco, que por mucho que algunos se empeñen aburre hasta a las ovejas. 

   Serían las diez y veinte cuando el Estadio se oscureció y unas sombras tomaron el escenario. Eran Jagger, Richards, Wood y Watts, acompañados por una banda de acompañamiento de auténtico lujo con nada menos de Chuck Leavell y Bobby Keys a las teclas y el saxo respectivamente. Sesenta mil personas aclamaron el comienzo con "Brown sugar" y "Start me up". Aparecieron unas gigantescas cortinas de video donde a partir de "You got me rockin´"  se ofreció un buen seguimiento del show. El repertorio, basado en buena parte de sus temas más conocidos, estuvo perfectamente pensado para ir generando una tensión in crescendo. Jagger empuño la guitarra en "Don´t stop", dejando claro que sí señor, los pactos con el diablo existen y él es la prueba de ello. No paraba de moverse, agitar al público, provocar, incluso le secó el sudor pectoral a una de las coristas con una mueca lasciva y socarrona. Jagger es así, capaz de irse de copas con altos cargos internacionales y a la vez comportarse como un outsider de primera cuando la ocasión lo pide. Y Keith, bueno, lo de Kiz es caso aparte. Parece jugarse el puesto en el estrellato cada noche, tirando de sus clásicos movimientos, agachandose con la guitarra, jugando con esos riffs venenosos cigarrillo en los labios. Puro provocador, tuvo su protagonismo en el show ("Slipping away"  "Before they make me run") mientras su compañero se refrescaba. Protagonismo que tristemente no tuvo Ronnie Wood, un guitarrista de los que ya no quedan, y que parece no querer cobrar relevancia. Incluso tras su acojonante solo en "Can´t you hear me knockin´" fue Jagger el que le obligó a saludar al público que le jaleaba. 



   Si algo hizo que no pudiesemos disfrutar de la fuerza de la banda al cien por cien fue el tratamiento, a veces excesivo, dado a algunos temas crudos en sus inicios pero que hoy en dia pierden fuerza tras la muralla teconológica que impone el show-biz del nuevo siglo. Y ciertamente, clásicos como "Sympathy for the devil" fueron desprovistos de ese aura perversa, irreal, dejando de ser el voodoo rock de antaño y dando paso a algo menos peligroso. La cosa se enderezó algo en el escenario pequeño, donde a modo de "banda de toda la vida" los Stones se acercaron más al público, y a la esencia de su música rescatando a Willie Dixon y a Dylan y ofreciendo esa actitud que les hizo famosos y poco deseables con "Street fighting man". A la vuelta al gigantesco set, de nuevo la frialdad empañó su mejor tema para el que esto escribe. "Gimme shelter" sonó mal a pesar del trabajo vocal de Jagger y Lisa Fisher. La traca final estaba cerca, así que, al no haber lugar a la sorpresa, el show se acogió a la pirotecnia y las proyecciones mientras los Stones hacían "It´s only rock and roll", "Honky tonk woman", y como no, "Satisfaction". Fue triste ver como medio estadio parecía despertar justo con el sobado riff, pero así son la cosas, tan sólo quiero constatar que mucha gente sólo va a eso. Tienen su derecho, pero los Stones son eso y mucho más. Se fueron tras casi dos horas de show, y volvieron para el bis con "Jumpin´ Jack Flash". En definitiva dejaron claro que siguen siendo únicos, para lo bueno y para lo malo. Un buen concierto, claro que con semejante repertorio no se puede fallar. Y con ese Jagger...
   Nos vemos en la gira de los cincuenta lametazos. 






Rolling Stones U.S. tour, Tuesday, Sept. 3, 2002, in Foxboro, Mass. (AP Photo/Winslow Townson)
Los Rolling Stones en Edison Field, Anaheim, California, EEUU
2 de noviembre, 2002
Por Joe McGaha - IndyRock
Tanto como han cambiado los Rolling Stones en más de 30 años, tanto siguen iguales. Ésta fue mi tercera vez en asistir a un concierto de los Stones, y sabía por los últimos dos que iba a ser un buen show, con mucha energía, y hasta fuegos artificiales. 

Siempre usan un artista bastante popular para abrir el show, y ésta vez, fue Sheryl Crow. Sheryl sigue cantando las canciones que le hicieron famosa, y tiene nuevas también. Crow no mueve mucho en sus actuaciónes, más que nada, se concentra en la música.eso se nota especialmente cuando se compare con los bailes, y la energía de Mick Jagger. De todas formas, su música cabía bien en el escenario, y como muchísima gente solamente está ahí para escucharles a los Stones, tampoco tenía tanta importancia. 

Como solamente había un artista para empezar el show (normalmente tienen dos), había un intermezzo bastante largo. Para los que no conocen Edison Field, es un estadio de béisbol, así que cabe un montón de gente, y es un rollo intentar usar los servicios, o comprar una cerveza (hay que planearlo en adelante, para no estar todo el tiempo esperando en las colas). Pero por lo que yo ví, la gente se portaba bien, que es una rareza en shows de ese tamaño. Había una mezcla de gente joven, y gente mayor, muy distinto a los conciertos de artistas que están empezando ahora mismo. 

Durante el intermezzo, estaban tocando música de blues, muy bonito, y un buen cambio a lo que se escucha normalmente entre actuaciónes. 

Los Stones salieron, y tocaron una mezcla de canciones viejas y nuevas, y hasta algunas canciones de blues (incluso Little Red Rooster) y de folk (Like a Rolling Stone de Bob Dylan). Hacía un frío bastante raro por el sur de California, pero el público estaba muy animado de todas formas. Como los Stones llevan yá casi cuarenta años tocando, sus conciertos son más como un evento que un concierto.son la pasión de gente de todas edades. Hablé con varios fans, y un hombre me dijo que no había perdido ningún concierto de los Stones en el sur de California desde el año 75. El show terminó a las 11.30 con fuegos artificiales, y sentí que el público salió muy contento. Es como ir a una obra de teatro, o un festival que pasa cada año.es divertido, pero ya no hay muchas sorpresas. 

Me encantan los Stones, y me alegro que siguen tocando. ya es más de lo que era en los años 60 y 70. ahora es más como compartir un poco de la historia de música popular. ¡Que vivan los Stones! 



COMENTARIO
FORTY LICKS 1962-2002. Virgin 2002
Por Juan Gallardo - IndyRock



Por primera vez contamos con una recopilación de los Rolling Stones realmente satisfactoria. Doctos y sibaritas claman la ausencia de canciones imprescindibles en la laaaaaarga carrera de los Stones. De acuerdo, ¿dónde está Midnight Rambler?, en ningún lado, pero dos cds cargados hasta cerca de los 80 minutos es más que suficiente para recrearse en añejos placeres o descubrirlos por primera vez, las piedras angulares de todo buen recopilatorio. Y es que la historia está resumida pero bastante completa, 40 lametazos que valen por 40 años, tenemos desde los primeros clásicos ("Street Fighting Man", "Gimme Shelter", "It's all over now", "She´s a Rainbow" ...) que convivieran en perfecta armonía con los primeros éxitos de los Beatles hasta 4 temas nuevos que resisten el tipo ante "Satisfaction", "Rubby Tuesday", "Sympathy for the Devil"... Es el caso de la tristísima "Losing my Touch" cantada por Keith Richards que hace uso de su escasa e hipócrita voz, perfecta para la ocasión, casi le puedes ver esas facciones surcadas por tantas noches de hacer honor al famoso lema: SEXO, DROGAS Y ROCK AND ROLL, el cigarro colgándole del labio, el whisky en la mano.... (es un milagro que este hombre siga con vida, o mejor: un pacto con el diablo). El lifting digital, mal está que lo diga, le sienta muy bien a las pobres producciones de los 80, bache ineludible para todo genio de la música que solo superaran junto a Bowie, si bien ellos no supieran reinventarse tan espectacularmente. Y es eso lo que echamos de menos, la irreverencia, la estridencia de otros tiempos, abrir caminos, inspirar los posteriores falsetes de Bono y de Prince, inspirar una escuela de psicodelia con los últimos compases de "Jumping Jack Flash". Ya sé que "Love is Strong" y "Anybody seen my Baby" no están nada mal, pero aquello de pintarlo todo negro, aquello de poner a un coro de feminas a cantar con voces angelicales cosas tan terrenales... Si los Beatles, hoy música de ascensor, sonaban entonces extraños e hirientes, los Rolling eran más escandalosos que un cura leyendo a gritos el Anticristo en un prostibulo frente a una cámara del NODO. Nadie hoy en día, ni siquiera los propios Stones, es capaz de personificar el diablo y definirse al mismo tiempo como "un hombre de dinero y buen gusto", alguien que "andaba por allí cuando Jesucristo tuvo su momento de duda y dolor". Necesitamos otro lametón de aquellos, la vida es tan aburrida...
Disk One
01. Street Fighting Man 
02. Gimme Shelter 
03. (I Can't Get No) Satisfaction 
04. The Last Time 
05. Jumpin Jack Flash 
06. You Can't Always Get What You Want 
07. 19th Nervous Breakdown 
08. Under My Thumb 
09. Not Fade Away 
10. Have You Seen Your Mother, Baby 
11. Sympathy For The Devil
12. Mother's Little Helper 
13. She's a Rainbow 
14. Get Off My Cloud 
15. Wild Horses 
16. Ruby Tuesday 
17. Paint It Black 
18. Honky Tonk Women 
19. It's All Over Now 
20. Let's Spend The Night Together 
 Disk Two 
01. Start Me Up 
02. Brown Sugar 
03. Miss You 
04. Beast Of Burden 
05. Don't Stop 
06. Happy
07. Angie 
08. You Got Me Rocking 
09. Shattered 
10. Fool To Cry 
11. Love Is Strong 
12. Mixed Emotions
13. Keys To Your Love 
14. Anybody Seen My Baby? 
15. Stealing My Heart 
16. Tumbling Dice 
17. Undercover of the Night 
18. Emotional Rescue 
19. Only Rock 'n Roll (But I Like It) 
20. Losing My Touch 



INDYROCK MAGAZINE
CONCIERTOS
     Agenda
FESTIVALES
     Agenda
ANUNCIOS
     Tablón
CONCURSOS
     Rock, pop...
PRODUCTORAS
     Salas, estudios,      locales...
GRUPOS
     En IndyRock


 



ROLLING STONES EN BARCELONA



VÍDEO: Imágenes del concierto en el Estadio Olímpico de Barcelona, el 27 de septiembre de 2017. Vídeo: Atlas / Vocento - IDEAL







INDYROCK * SERVICIOS MUSICALES

Los datos que necesitas conocer sobre:

Productoras Estudios
Locales de ensayo 
Salas de conciertos
Tablón de anuncios
Concursos
Academias de música
Realización de clips

NOTICIAS DE ROCK LATINO 
INDYROCK * INICIO


PROMOCIONATE EN INDYROCK
¿Quieres dar a conocer tu trabajo?


Te ofrecemos la plataforma de IndyRock para promocionar tus eventos, grupos, discos, salas y tus productos mediante el sistema de páginas informativas y espacios esponsorizados. Si eres músico, empresario musical... es la forma más eficaz y rápida de dar a conocer tu oferta, con tarifas especiales. Contacta con nosotros