1997 - 2022 * XXV ANIVERSARIO * Pioneros de la información musical on line

INDYROCK Magazine

INDYROCK

© IndyRock Magazine
© IndyRock Magazine



ROSKILDE FESTIVAL 2007


5 al 8 de julio Dinamarca 2007
La esencia de los grandes festivales
Por Alberto Pérez González / enviado especial de IndyRock


The Cure y Patti Smith Fotos: AP, Reuters - Ideal 

Si hay un festival que destaque por su buena organización y seriedad, ese es Roskilde. Si encima le añadimos un cártel de lujo al alcance de muy pocos y lo aderezamos con una audiencia entendida y que ante todo va a disfrutar de la música, obtenemos uno de los mejores festivales que hoy en día se pueden encontrar en Europa. 
Así es como se presentaba el fin de semana del 5, 6, 7 y 8 de julio en Roskilde, pequeña ciudad danesa cercana a Copenhague, casa del festival de música más importante del norte de Europa y capital musical de primer orden por una semana. Tan sólo había que echar un vistazo al cartel para darse cuenta de la calidad que atesoraba, y es que es bastante difícil reunir en un mismo fin de semana a Red Hot Chili Peppers, Queens of the Stone Age, Muse, Björk, The Who, Beastie Boys, The Killers, The Flaming Lips, Arctic Monkeys, Arcade Fire, Electrelane, My Chemical Romance, Mando Diao. y así hasta completar el magnífico elenco de bandas que este año iban a estar presentes, con un claro predominio de grupos locales y escandinavos para rellenar los horarios que dejaban libres en los escenarios más pequeños las grandes bandas. 
A la fiesta se sumó una inesperada lluvia, que no dejó de caer durante los días previos al festival y el jueves y el viernes, y que lo convirtió todo en una gran piscina donde la gente se movía entre música, cerveza y  barro. Aún así a nadie le importaba demasiado el agua y, aunque se batiera el record de lluvia caída durante el festival en los últimos 33 años, la fiesta, el buen ambiente y sobretodo la música, no se vieron interrumpidos en ningún momento. 


 


Jueves 5.- Seis escenarios #The Killers
Después de conseguir la acreditación, plantar la tienda de campaña en el camping habilitado para los medios de comunicación y mojarme por dentro y por fuera por culpa de la lluvia, tomé rumbo al recinto de conciertos, donde los 6 escenarios en los que hay música a la vez estaban ya en plena ebullición.
Así me planté en el primer gran concierto de esta edición con The Killers sobre el escenario, o al menos para mí después de que llegara tarde a ver el concierto inaugural con Arcade Fire como protagonistas. No se puede hacer todo.
La banda de Las Vegas sobre el Orange Stage, el escenario principal del festival, tocó buena parte de su repertorio, que si bien no es muy amplio, sí que es bastante conocido. Empezó el concierto con varios de sus temas más conocidos y singles del último álbum, Sam's Town, quizás para hacer que el público entrara en calor y se olvidara de la intensa lluvia que en esos momentos nos estaba empapando a todos. Con When you were young y Bones el público empezó a saltar y cantar, pero poco a poco el concierto fue decayendo en temas menos conocidos y el frío y el agua hacían el resto para dejarnos una impresión bastante distante de lo que esperábamos del cuarteto americano. No obstante se produjo la esperada explosión musical y anímica cuando sonaron los acordes casi seguidos de Mr. Brightside, Smile like you mean it y sobre todo Somebody told me, pero que no sirvieron para cambiar la idea general de lejanía y frialdad que transmitió Brandon Flowers y los demás componentes.
Justo después, y en el mismo escenario principal tocaba la islandesa Björk, todo un mito escandinavo y quizás sobrevalorada por estas tierras. No obstante su concierto empezó justo cuando más agua caía y las canciones lentas y poco bailables de la artista hicieron que muchos de los allí presentes se trasladaran a alguna de las carpas donde tocaban grupos menores. Ese fue mi caso, que buscando algo de calor y sobretodo refugio ante el agua pasé el resto de la noche refugiado en conciertos menores.


Viernes 6 Julio # Queens of the Stone Age
 Después del diluvio vino la calma, una calma en la que todo estaba encharcado y lleno de barro, pero que al menos permitió que pudiéramos disfrutar mejor de los conciertos. Mi primer concierto del dia fue Beastie Boys. Si bien ya no son lo que mediáticamente llegaron a ser en su día, rompiendo el mito de que el hip hop estaba vetado para los blancos, la banda sigue conservándose muy bien y ofrecieron un concierto cargado en intensidad y actitud, mezclando hip hop de la vieja escuela con toques de skate punk y todo aquello que se les pasara por la cabeza. A pesar de su madurez musical debido a sus años sobre los escenarios, la banda sigue siendo un referente en su género y uno de sus representantes más destacados, como se podía comprobar en que gran parte del público conocía la letra de sus canciones. Después, y antes de que llegara el gran concierto del día, decidí darme un vuelta para ver a Klaxons, una de las bandas londinenses que más están dando que hablar en los últimos tiempos. A pesar de ofrecer un concierto corto, no más de 50 minutos sobre el escenario, fue muy intenso. Con un potentísimo directo y una moderna mezcla de rock y electrónica bailable, dejaron al público sudando en la carpa dónde se celebró el concierto. Es una banda a tener muy en cuenta en un futuro bastante próximo.
Justo después del concierto de Klaxons, me trasladé al escenario principal para ver a uno de los grupos más esperados de esta edición de Roskilde. Queens of the Stone Age salieron puntuales al escenario, y sin esperar un sólo instante empezaron a descargar todo su torrente musical. El grupo americano liderado por Joshua Homme y su inseparable camisa a cuadros de leñador nos deleitaron a todos los presentes con su hard rock a veces muy melódico, otras veces demasiado duro, pero siempre excelente. Las canciones se iban sucediendo una tras otra, los últimos singles se mezclaban con los primeros y todo iba perfecto. El público estaba enloquecido por la explosión musical, casi no había pausas entre canción y canción y así transcurrió casi todo el concierto hasta que se llegó a la última parte de éste. Entonces cuando el tiempo ya estaba casi cumplido (todos los grupos tenían un límite de tiempo para tocar, como en cualquier festival) Homme sí que se dirigió al público para preguntarnos sí queríamos más, a lo que obviamente todos respondimos que sí ya que aún no habíamos oído algunas de las canciones más esperadas. De éste modo y sin interrupciones estuvo más de veinte minutos la música sonando para concluir el concierto provocando un éxtasis colectivo con temas como The lost art of keeping a secret, Feel good hit of the summer y Go with the flow. Fue sin duda uno de los mejores conciertos del festival.
Para relajarme un poco me pasé a ver a un grupo de reagge The Congos. Estos jamaicanos tienen sobre sus espaldas más de 30 años creando buena música, y ofrecieron un concierto bastante relajado. Era peculiar ver a tanto rastafari junto, hasta 11 llegaron a estar a la vez en el escenario, y casi todos ellos con canas, y es que fueron de los grupos pioneros del reagge, colaborando con Bob Marley en que este estilo musical se expandiera internacionalmente.
Ya a última hora y antes de volver a mi tienda de campaña inundada por la lluvia, me encontré casi por casualidad con un grupo sueco bastante desconocido. Quit your dayjob tocaban a la hora más tarde y en el escenario más pequeño, pero nos dejaron con la boca abierta a todos los que estábamos allí. No es que destacaran por una especial calidad tocando punk, sino que la clave era su actitud. Desnudándose casi por completo sobre el escenario no dudaban en escupir al público o hacer chistes de cualquier tipo, todo valía. Y aunque musicalmente no eran unos prodigios (aunque tampoco eran nada malos), hicieron que todos saltáramos al ritmo que ellos marcaban. Fue sin duda el concierto más divertido de todos los que vi en este festival.
 

Sábado 7 Julio # The Flaming Lips # The Who
El sábado, ya con buen tiempo aunque aún mucho barro, se presentaba cargado de conciertos. Empecé el día viendo el final del concierto de The National y el principio de Aronas. El primero es un grupo americano liderado por Matt Berninger y que aunque no sea extraordinario, sí que dejó un buen sabor de boca, recordando a ratos a Nick Cave con su música oscura y romántica, una especie de pop rock dulce que se encontraba a veces con la música country. En cuanto a los segundos, si hubiera que definirlos podríamos decir que son un grupo de jazz anárquico. Los neozelandeses, con el jovencísimo Aron Ottignon como líder, se caracterizan por un estilo de música ambiguo, pasando a veces de ritmos polinesios a una especia de punk jazz.
Fue pasando el día y llegó la hora de ver a The Flaming Lips. El trío de Oklahoma City llegó a Roskilde cargado de confetis, globos y demás utensilios, además de estar acompañados de más de una docena de bailarines vestidos con disfraces de toda clase, desde Superman hasta marcianos. El resultado fue una fiesta con mayúsculas, donde a veces el espectáculo que se creaba sobre el escenario eclipsaba a la propia música. La mejor muestra de ello fue el principio del concierto. Mientras sonaban los primeros acordes el cantante se metió dentro de un balón gigante hinchable que fue lanzado al público y que estuvo rodando entre todos hasta que volvió al escenario, para que entonces sí, empezara realmente el concierto. En definitiva, un concierto 100% sicodélico, y no tan sólo por la música.
Después de experimentar el buen rollismo creado por Flaming Lips, el ambiente ya estaba preparado para The Who. La mítica banda inglesa que lleva sobre los escenarios desde los 60, volvió a dar un recital y demostrar por qué son considerados como una de las mejores bandas de la historia del rock. Pete Townshed y Roger Daltrey no defraudaron a nadie y los himnos con los que conquistaron en los 60 la industria musical volvieron a sonar con más fuerza y energía que nunca. « My generation », quizás una de las canciones más conocidas en la historia del rock fue coreada por las más de 50000 personas presentes en el gigantesco escenario Naranja. Temas como «Who's next» y "Tommy"  tampoco faltaron a la cita y sus temas más antiguos y famosos se iban mezclando con las canciones de «Endless Wire», nombre de su último álbum. En definitiva, fue una lección de rock para todos los presentes.
Después de The Who, el listón estaba muy alto, así que no esperaba mucha cosa antes de ver en acción a Red Hot Chili Peppers que tocaban en el mismo escenario unas horas más tarde. Sin embargo, el grupo belga Goose, casi desconocido para el público hizo que esas horas libres que tenía fueran aprovechadas de la mejor forma posible. Una especie de mezcla entre Kraftwerk y Daft Punk es la mejor forma de definir su estilo.
Después de este grupo belga que me causó tan buena impresión, todo estaba listo en Roskilde para el concierto estrella del año. Los demás escenarios dejaron de programar música o lo hicieron con grupos desconocidos, y casi las 70000 personas de esta edición acudieron a ver a Red Hot Chili Peppers. El cuarteto de California llegaba a Dinamarca pocas horas antes del concierto y después de haber dado otro espectáculo esa misma tarde en Londres. Quizás por eso se retrasaron 10 minutos (fue el mayor retraso que ha habido en esta edición), pero eso no sirve de excusa para que dieran la pobre imagen que dieron sobre el escenario. Y es que aunque Flea (el bajista), Chad Smith (el batería) o John Frusciante (el guitarrista) se salieran, Anthony Kiedelis, el cantante y líder del grupo no estuvo allí. Se podrían contar con los dedos de una mano las veces en las que interactuó con el público y se le veía totalmente ausente. Simplemente se limitó a cantar el repertorio de canciones que tenían programadas y nada más, sin un mínimo de interés. Aún así, canciones como "Californication", "By the way" o "Paralell Universe" hicieron que el público se deleitara con ellas y es que son tan buenos, que aún ofreciendo un pobre espectáculo consiguieron que las 70000 personas cantaron al unísono algunos de los estribillos.


Domingo 8 Julio # Arctic Monkeys
El último día de festival tenía reservados algunos de los conciertos más intensos. Y aunque la música acababa oficialmente a la media noche, en la zona de camping la fiesta se prolongó hasta el amanecer.
Nada más empezar la música, fui a ver a Beirut, la banda liderada por el jovencísimo  Zach Condon, que con tan sólo 21 años ya se ha hecho un hueco en el panorama musical de primer nivel. Su música es fruto de sus experiencias a lo largo de un viaje que realizó por toda Europa, y esto queda reflejado en que su estilo es una especie de música folk con toques contemporáneos. Sin duda fue uno de los conciertos más pintorescos del festival.
Después tocaban las chicas de Electrelane. La música electrónica quedó un tanto aparcada en este concierto y se decantaron por unos ritmos más roqueros, eso sí, sin perder d visto lo que les ha llevado a la fama. Aún así, yo personalmente esperaba un concierto más potente que el que ofrecieron, ya que pocas veces fueron las que realmente hicieron al público cómplice de sus melodías.
Después de la electrónica tocaba más guitarreo, así que fui a ver que tal lo hacía Arctic Monkeys. El grupo que el año pasado ya tocó en el festival en una de las carpas, tuvo este año el privilegio de tocar en el escenario principal y fueron los encargados de caldear el ambiente a punto hasta que les tocara el turno a Muse. No lo hicieron nada mal, haciendo que el público se emocionara con sus singles y dejando todo preparado para el trío que les procedía.
Era el turno de Muse y aunque el festival ya estaba acabando la gente aún quería más, quería justo lo que recibió de Muse, el concierto más intenso del Roskilde 2007. Bellamy y compañía salieron al escenario con una energía desbordada, ofreciendo tres conciertos en uno. Empezaron de forma arrolladora, con temas como Pluging baby o Time is running out, para pasar luego a una fase más tranquila caracterizada por Bellamy y su piano, para volver mediante la canción «New Born» al estilo más arrollador y cargado de energía con el que se despidieron ellos, despidieron el festival y la buena música hasta el año que viene.




The Orange stage



GRUPOS EN INDYROCK

Más de un millar de bandas y artistas con página informativa en IndyRock magazine

INDYROCK MAGAZINE
CONCIERTOS
     Agenda
FESTIVALES
     Agenda
ANUNCIOS
     Tablón
CONCURSOS
     Rock, pop...
PRODUCTORAS
     Salas, estudios,      locales...
GRUPOS
     En IndyRock


VIDEOCOLECCIÓN INDYROCK * ARCHIVO HISTÓRICO


JOYAS DE INDYROCK

'Pioneros en la era de las redes' 
Grabaciones de directo de grupos que marcaron las pautas de la música alternativa a lo largo de dos décadas. 







INDYROCK * SERVICIOS MUSICALES

Los datos que necesitas conocer sobre:

Productoras Estudios
Locales de ensayo 
Salas de conciertos
Tablón de anuncios
Concursos
Academias de música
Realización de clips

NOTICIAS DE ROCK LATINO 
INDYROCK * INICIO


PROMOCIONATE EN INDYROCK
¿Quieres dar a conocer tu trabajo?


Te ofrecemos la plataforma de IndyRock para promocionar tus eventos, grupos, discos, salas y tus productos mediante el sistema de páginas informativas y espacios esponsorizados. Si eres músico, empresario musical... es la forma más eficaz y rápida de dar a conocer tu oferta, con tarifas especiales. Contacta con nosotros




Copyright IndyRock ©
TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS
Queda prohibida la reproducción, distribución, puesta a disposición, comunicación pública y utilización total o parcial, de los contenidos de esta web, en cualquier forma o modalidad, sin autorización previa, expresa y escrita, incluyendo, en particular, su reproducción y/o puesta a disposición como resúmenes, reseñas o revistas de prensa, blogs, páginas personales, con fines comerciales o directa o indirectamente lucrativos, y las no comerciales y sin ánimo de lucro, a la que se manifiesta oposición expresa. Leer más y Política de privacidad


CONTENIDOS

Agenda de conciertos
Agenda de Festivales
Agenda de sesiones
Concursos
Noticias
Noticias de rock latino
Productoras
Tablón de anuncios
Locales de ensayo
Salas de conciertos
Estudios de grabación


INDYROCK MAGAZINE

Email:
info@indyrock.es
jegomez@indyrock.es
Phone: + 34  680 92 55 14  

Dirección y edición
Juan Enrique Gómez

Merche S. Calle

NO NOS ENVÍES CDs
Preferimos un link de descarga



 CONTACTAR CON INDYROCK MAGAZINE



INDYROCK