Desde 1997 * Pioneros de la información musical on line

INDYROCK Magazine

INDYROCK

© IndyRock Magazine
© IndyRock Magazine
  • u2-vancouver-2015-43
  • u2-vancouver-2015-44
  • u2-vancouver-2015-45

FOTOS, CONCIERTO VANCUVER 2015. FOTOS: KEVIN MAZUR



U2



SER JÓVENES POR PRIMERA VEZ

"Tras verlos anoche, les entiendo. Igual que Oscar Wilde, los irlandeses han preferido hacer una obra de arte con sus vidas,"

U2-The Joshua Tree, tour 2017.
Concierto en Houston, TX. Estadio NRG
Crónica y fotos por Juan Gallardo Teruel * IndyRock
Norm McDonald, uno de mis comediantes favoritos, cuenta como parte de su rutina que, cuando era un chaval, compró LSD por 5 dólares, pero el vendedor le hizo una advertencia: “Si te lo comes ahora te vas a colocar, pero dentro de 10, 20 o incluso 30 años, un día, sin esperártelo, te vas a colocar de nuevo”. Norm se queja entonces de que lleva esperando ya más de 30 años sin que le llegué ese colocón repetido de su juventud, provocando las carcajadas entre el público.


Concierto en Houston, 2017

Yo nunca he consumido LSD, pero hace casi 30 años descubrí a U2 y a The Joshua Tree, y debo admitir que mi pasión solo se desbordó hasta la salida del sublime Achtung Baby, pero atesoro muchos recuerdos maravillosos escuchando The Joshua Tree, a veces en mi cuarto, en Granada, acostado, con la luz apagada, escuchar Where The Streets Have No Name, I still Haven´t Found, With or Without You…



Y de repente, igual que le prometieron a Norm McDonald (solo que conmigo sí se cumplió el presagio) me encuentro viendo a U2, de repente, sin planearlo (me enteré de que daban un concierto menos de 2 horas antes de que se presentaran en el escenario) y tras una breve introducción con Sunday Bloody Sunday, New Year´s Day y Pride, vuelve a enamorarme The Joshua Tree, canción tras canción en el mismo orden, con la misma magia. No sé cómo lo consiguen, pero no suenan a revival, ni a nostalgia, ni a añoranza, no suenan a recuperar un sueño de juventud, suenan a ser jóvenes por primera vez.

Tras navegar por todas las canciones de The Joshua Tree (mención súper especial a un poderosísimo The Edge en “Exit” dónde fe capaz de crear un caos maravilloso), volvieron en los bises recordándonos el drama sirio con Miss Sarajevo como banda sonora, seguida de Wide Awake in America.

En el segundo y definitivo bis coronaron con las maravillosas Ultrviolet y One, (Achtung Baby, por fin) dónde celebraron a las mujeres más emblemáticas de nuestro siglo y los increíbles avances en el tratamiento del SIDA.

U2 siempre han cargado su mensaje de política, y siempre, a pesar de que les hayan acusado de lo contrario, han estado muy cimentados en el mundo en el que vivían, tanto que, en mi opinión, han dejado de lado el hambre por crear nuevos sonidos, por la innovación artística, cuyos límites no han querido seguir expandiendo desde el desastroso Pop (1997) Nunca les perdoné por volver atrás descaradamente, dejando así de ser un referente del “estado de las cosas” en lo que se refiere a la innovación en la música popular, algo que sí han hecho otros grupos como Radiohead.

Tras verlos anoche, les entiendo. Igual que Oscar Wilde, los irlandeses han preferido hacer una obra de arte con sus vidas, y han dejado que el retrato de Dorian Gray fuera envejeciendo, escondido, y les aplaudo. Verles en directo fe tan mágico, sublime y memorable como siempre había imaginado.





U2: THE JOSHUA TREE TOUR 2017  

Barcelona, 6 de julio de 2017.-

El pasado 1 de julio U2 puso el broche de oro a la primera parte de su gira por Norteamérica en el FirstEnergy Stadium de Cleveland, en la que ha reunido más de un millón de fans.

Con un total de 2,4 millones de entradas vendidas para sus conciertos en Norteamérica, Sudamérica, Reino Unido, Europa y México, U2: THE JOSHUA TREE TOUR 2017 se confirma como uno de los tours más exitosos
del año.
 
U2: THE JOSHUA TREE TOUR dio el pistoletazo de salida el 12 de mayo en el BC Place de Vancouver y debutó dos días más tarde en los EE.UU., en el CenturyLink Field de Seattle. Un arranque de gira que ha
generado las críticas más apasionadas de toda la historia de U2 en América. La revista Rolling Stone lo calificó como “un concierto sin igual” y USA Today apuntó que “treinta años en los que la música de U2 no ha
aburrido, gracias a letras esperanzadoras y al poder cautivador de la banda irlandesa”.
 
Mientras tanto el diario New York Times añadió que "en el concierto de The Joshua Tree… los miembros del grupo se hicieron con un escenario que se extendía a lo largo del estadio. Fueron creciendo sobre él del mismo modo que lo ha hecho su carrera... dentro de esas dimensiones podían parecer pequeños, pero no su música. Larry Mullen Jr. a la batería, Adam Clayton en el bajo y The Edge a la guitarra se sumergieron por completo para fundirse en los compases de “Where the Streets Have No Name”. Al contrario que el abrupto ritmo postpunk de "Bullet the Blue Sky", tanto el falsete de Bono como los solos de guitarra de Edge parecían apasionados cantos de sirena".
 
Las críticas del fin de semana de apertura de U2: THE JOSHUA TREE TOUR 2017 establecieron las bases de una dinámica que fue intensificándose durante la gira en Norteamérica, que ha incluido la primera actuación de U2 como cabeza de cartel de un festival estadounidense (9 de junio en Bonnaroo) y ha sumado más de 20 directos en estadios, colgando el cartel de “no hay entradas”.
 
Las reseñas a los shows han sido excelentes:  “Lo que ocurre con U2 es que, en cualquiera de sus versiones de las últimas cuatro décadas, siempre trascienden de alguna manera. No pueden evitarlo… Eso es lo que les hace ser quiénes son – leyendas, una institución que traspasa todos los niveles. Estas canciones te hacen recordar en cuántos tipos de personas diferentes y generaciones alrededor del mundo un artista o una voz pueden influir – y, a su vez, son canciones que te recuerdan que luchar por un mundo mejor, pese a las idas y venidas durante treinta años, puede que simplemente merezca la pena”. – STEREOGUM
 
“El enérgico discurso de dos horas de U2 es exactamente lo que necesitamos ahora mismo… Las mejores canciones de U2 proyectan la vida como un jardín lleno de posibilidades y rechazan todo aquello que intente limitarlas. En esta gira de The Joshua Tree tocan con sabiduría esas canciones. Es un discurs de dos horas que infunde ánimo. Un espectáculo técnico. Un cálido baño para el alma. Te dejará en shock”. – VULTURE
 
“Salí del concierto de U2 sintiendo que parte de mi humanidad se había renovado por completo tras el desgaste de los devastadores vientos de la tormenta diaria a que llamamos vida". - PHAWKER
 
“Un inspirador regreso al tour Joshua Tree – y mucho más… el concierto del domingo en el Gillette Stadium, con entradas agotadas, fue una conmemoración al 30 aniversario del álbum. Una actuación en la que tocaron el disco al completo y que sirvió de recordatorio y reconocimiento del poder que tuvo U2 en aquel momento de su historia’’. – BOSTON GLOBE

U2, ARCHIVO HISTÓRICO DE INDYROCK


GIRA 2015



Concierto en Vancouver 2015


Vancouver U2 at the Rogers Arena

iNNOCENCE + eXPERIENCE Tour, May 14 2015
by Mike Doherty



The inaugural concert of U2’s iNNOCENCE + eXPERIENCE Tour opened as Bono sang in darkness under a solitary lightbulb. This was a change of pace for a band that on previous tours had appeared onstage by climbing out of a giant lemon (Popmart), and most recently, on their 360 tour, strolled out to the middle of a 150-foot steel claw.  But after the biggest album rollout in history, when Songs of Innocence appeared in everyone’s iTunes last fall, the Irish quartet was entitled to go for a softer sell.
 It lasted for all of a few seconds. Soon the full band, backlit by blazing banks of lights, dug into “Miracle (Song for Joey Ramone),” the blustery homage to punk that kicks off Songs of Innocence.  Bono, sporting a new russet coif, clutched his mic stand as if it were a lightning rod; six months after the Manhattan bicycle accident that has stopped him from playing guitar, he seemed electrified onstage, belting out, “Everything I ever lost now has been returned.”  The rest of the band, too, played with a renewed sense of purpose, channeling the hunger of their younger selves.
Bono’s repeated references to U2 as “a band from the north side of Dublin” set the tone for a two hour and fifteen-minute show that looked back through the band’s whole career – starting with their first single, “Out of Control” – in the light of the new album. 

The punchy sound of Songs of Innocence proved a touchstone, with The Edge’s snarling guitar ringing out over Adam Clayton’s pummeling bass, while Larry Mullen, Jr.’s thunderous drums summoned up the band’s War years under producer Steve Lillywhite.  The dozen banks of speakers curled like caterpillars high above the stage gave the sound a warm, crunchy quality, like an overdriven vintage amp.
And if U2 had sought to refine their songwriting on Songs of Innocence, their Vancouver show looked to redefine their catalogue in terms of continuity, not reinvention.  Aiding in this endeavour were two massive, porous video screens suspended above the catwalk that joined a main stage and a circular B-stage, and joined by a walkway onto which the musicians could be lifted, to appear live in the midst of video or play along with projections of their bandmates below them.  All four members ascended there to play an almost urgent jaunty acoustic “Sunday Bloody Sunday,” which led, via a deafening video of a car explosion, to the new track “Raised by Wolves,” about the bombing of Dublin in 1974 that Bono narrowly escaped.  Next up was “Until the End of the World” from 1991’s Achtung Baby, with the singer shaking audience members’ hands on the B-stage like a charismatically sinister preacher. 

His image on the screens dwarfed that of The Edge, a small figure on the catwalk playing a roaring guitar like the David to his Goliath.  The band’s earnestness and irony, like innocence and experience, were intertwined.
In a looser second half,  Bono sang from the bottoms of his high-heeled boots to sell the newer tracks like “Every Breaking Wave” and “Troubles,” while the familiar hits – a bludgeoning, triumphant stomp through “In the Name of Love,” a wistful “With or Without You” bathed in blue light – sold themselves. “How do you like all this stuff?” Bono asked at one point.  “Technology can be fun,” he declared, before bringing up a blue-haired girl from the audience to film the band as all of them – even the famously stern Larry Mullen, Jr. – mugged for the camera.

Ever since the band build a B-stage for their early-‘90s  Zoo TV tour, U2 have been preoccupied with how to lend intimacy to their shows; with iNNOCENCE + eXPERIENCE, they’re not only playing residencies in smaller venues than their stadium shows, but also forging connections through special effects that feel personal, not monumental.  As Bono strolled in real time down an animated street on the screen during “Cedarwood Road,” about the house where he grew up, it was a bravura moment, but poignant too.  Before a valedictory “I Still Haven’t Found What I’m Looking For,” Bono thanked the crowd: “Without you, we’d be back in a garage on the north side of Dublin.”  With iNNOCENCE + eXPERIENCE, U2 are determined to summon the desire and the creative energy of those garage days – thus guaranteeing they’ll not go back soon.






U2, regreso al punk 

"Son gs of innocence" es número 1 de ventas en España
Tras la publicación de su nuevo álbum, “Song of Innocence”, la banda de Bono hará una inmersión en sus orígenes en la gira europea de 2015
Por J. E. Gómez / IndyRock

Pocos recuerdan ya que en el Dublín del final de los setenta y los inicios de la década de los 80, el Punk y la New Wave eran los reyes de la música alternativa que desde Inglaterra ocupaba territorios en todo el mundo. Eran los tiempos en que la banda creada por cuatro compañeros de instituto lanzaba su primer álbum “Boy” (1976) y con él se iniciaba uno de los fenómenos más importantes de la creación musical de todos los tiempos: U2, con The Edge (Dave Evans), Adam Clayton, Larry Mullen jr, y el imprescindible Bono Vox (Paul Hewson). Ahora, 38 años después de su ópera prima, los chicos de U2 han decidido volver a sus principios, reivindicar su esencia punk, su faceta más roquera, y una vuelta de tuerca de carácter ‘ambient’ . U2 vuelve a sorprender con su nuevo álbum  ‘Song of Innocence’, un trabajo muy esperado que fue lanzado a través de Itunes y que el 14 de octubre de 2014 veía la luz en formato físico. Un Cd con 11 temas, y en edición especial con dos CDs que incluyen el álbum, una revisión de temas de este mismo trabajo pero en acústico y otras cuatro canciones más…

 

'360º tour'

01-julio 2009 Barcelona  Camp Nou - Fotos: Efe / Ideal



   

FRÍO O CALIENTE

(Sobre el concierto que abrió la gira 360º de U2 en Barcelona)
por Fernando Márquez - IndyRock

Cuando uno hace balance, crítica o comentario sobre un acontecimiento caben dos alternativas: o la hacemos en caliente o bien en frío. El concierto (y macroespectáculo) de U2 en Barcelona, que dio arranque a su gira U2 360º, lo mismo te atrapa que te repele, los quieres pero los odias, disfrutas pero reniegas. Contrastes. Todo depende de los ojos con los que mires. Y cuando han pasado ya algunas horas y has podido cerrar la boca después del espectáculo, es inevitable que te asalte una reflexión.

No se puede dudar de la atracción mundial que llevan consigo los archiconocidos irlandeses, como muestra las más de 48 horas de espera para los primeros en la cola para acceder al llamado 'golden circle' y estar a escasos metros de Bono y compañía. Argentinos, irlandeses, franceses, de Granada, de Málaga, de donde fuera, los fans aguantaron temperaturas de hasta 40 grados para coger buen sitio. Pero aún así, todavía se seguían vendiendo entradas, de un Camp Nou que prácticamente se llenó y que lució como en las grandes noches de Champions League.

Mucho se había visto y oído en entrevistas y a través de imágenes de YouTube sobre el escenario, pero todo se queda corto. Una vez que cruzas la bocana hacia el estadio se te acumulan las sensaciones de vértigo y de nerviosismo. Es sencillamente una estructura monstruosa. Una mole de más de 300 toneladas que parece una gran estación espacial. Esa forma de extraña garra lo habrá convertido ya en un escenario emblemático de la historia del rock. 
La clave de la gira es que el grupo gira, nunca mejor dicho, en torno al estadio completo. No hay pantallas ni elementos a las espaldas del grupo, que puede moverse con total libertad y la base de la batería va cambiando de posición con el paso de las canciones. Se le denomina 360º tour, y es lo que se pretende, pero no deja de ser un intento. Siguen distinguidas partes delanteras y traseras, sólo 3 ó 4 canciones de todo el show miraban hacia la trasera, por lo que hay un buen número de espectadores que ven mucha espalda de sus ídolos. El reto era muy ambicioso y se notaron las dificultades.

Completa la escenografía una macropantalla de una definición espectacular, en forma de campana, que también está en 360º. Lo que vemos nosotros lo ven los que están al otro lado del estadio. Al ser el primer concierto de la gira todavía no están muy explotadas todas sus posibilidades, pero cumple y sorprende en la mayoría de las canciones. Uno de los momentos del concierto es cuando la macropantalla desciende y se agranda pasando a tener muchos monitores más pequeños y dando una sensación kaleidoscópica. 

Una vez pasado el shock inicial, y mientras se va llenando poco a poco el estadio, comienzan los teloneros Snow Patrol. Los escoceses son para mucha gente unos desconocidos, es por eso que la mayoría del público pasa olímpicamente de ellos, pero no son unos principiantes, después de 5 albumes, la banda de Gary Lightbody se mostró segura y con fuerza. El repertorio fue bastante adecuado. Los singles de sus últimos 3 discos y canciones más conocidas: Hands Open, Run, Chasing Cars, Chocolate, Shut Your Eyes, Crack The Shutters, If There's a Rocket Tie Me to It,  Take Back the City y You're All I Have. 
La mayoría de estos temas contienen momentos guitarreros y de subida de la distorsión por lo que lo que más se agradeció fue la potencia de sonido con la que sonaron, estaba inusualmente alto para lo que es costumbre en un grupo telonero, que normalmente tiene que lidiar con un sonido bastante inferior al de los cabeza de cartel. 

Termina de anocecher. Son las 22.05 y el verdadero show da comienzo. 
Larry Mullen comienza a aporrear la batería. Se le suma The Edge, con los primeros acordes desgarrados de Breathe. Luego aparece Adam Clayton. Y finalmente el estadio estalla de júbilo con la entrada en escena de Bono. La locura colectiva.
Nuevas canciones, grandes clásicos, conexión con la estación espacial internacional (de una nave espacial a otra), homenaje a la llegada del hombre a la Luna. Y una demostración de que U2 ya es algo más que un grupo internacional. No se ponen límites, ni la gravedad los frena. El repertorio gustó a las casi 100.000 personas que corearon los clásicos y también los nuevos temas. Y que hicieron que Bono se quitara los auriculares para escuchar al gentío jalearlo al más puro estilo futbolero (con aquello de oéoéoéoé...). Los minutos se pasan volando...
Son las 00.15 y el show acaba de terminar.

En caliente. Hemos vibrado, hemos cantado, hemos saltado, nos hemos sorprendido, hemos gozado, hemos querido hacerle un hijo a Bono...
En frío. Te haces una pregunta, ¿es necesaria esa grandilocuencia? Me explico. Adentrándonos en lo estrictamente musical, el grupo toca cada vez más como una banda de rock 'pura', sin excesos de vestuario, con un sonido básico de guitarra, bajo y batería, canciones sencillas, etc. Cuanto más se acercan al público más alejados parecen estar, como decía su canción Faraway, so close (Tan lejos, tan cerca). En esta gira 360º han querido acercarse al público más que nunca, se han subido a una nave espacial para firmar un espectáculo que te deja con la boca abierta, uno de los shows más impactantes que se pueden ver. Pero lo que ha hecho a U2 llegar a donde está cabe en una maleta.


'No Line on the Horizon'

U2 aterriza con su nave espacial en el Camp Nou ante 90.000 'terrícolas' entregados a su música
La banda irlandesa arranca su gira '360º tour' en el Camp Nou, desde donde ha saludado a la Estación Espacial Internacional y ha rendido homenaje a Michael Jackson
Barcelona 01.07.09 / Efe / Ideal

La banda irlandesa U2 aterrizó en el estadio Camp Nou de Barcelona con su gigantesca nave espacial ante más de 90.000 'terrícolas' entregados a la causa de Bono y los suyos. Noche radiante, con una alta temperatura y miles de vatios que han resonado en las mismas gradas que hasta hace unas semanas coreaban al laureado equipo de fútbol propietario del campo.
U2 juega en la Champions del rock, esa liguilla que pocos equipos disputan llenando estadios, la liguilla de los Rolling Stones, de los Bruce Springsteen, de los AC/DC o de los Coldplay, la liguilla de los escasos grupos capaces de llenar el aforo de un estadio en dos conciertos en la misma ciudad casi consecutivos en el tiempo. Y como de 'galácticos' se trata, el grupo irlandés ha irrumpido en el césped del Camp Nou, o en lo poco que quedaba de él, con un escenario gigantesco que recuerda a aquellas malvadas naves de La guerra de los mundos con sus arácnidas extremidades dispuestas a fulminar a los miles de fans que han querido ver a su grupo en el arranque de la gira mundial de presentación de su último disco, No Line on the Horizon.

Bono había pedido a sus técnicos hace cuatro años en Hawai un escenario de 360° para una futura gira y se puede decir que arquitectos, diseñadores y productores han dado al grupo un escenario grandioso -se eleva más allá de los 50 metros- y con pasarelas circulares perfectas para mantener un contacto visual y cercano con todo el auditorio. El propio cantante, ataviado de negro como siempre y con sus inconfundibles gafas, ha saludado a Barcelona, "nuestra ciudad de los últimos días, la capital del surrealismo adonde ha llegado nuestra nave espacial diseñada más o menos por Gaudí".

Recuerdo a Michael Jackson
Casi cuatro años después de su última visita a Barcelona, Bono, The Edge, Adam Clayton y Larry Mullen han arrancado con Breathe, para a continuación cantar tres temas de su nuevo disco No line on the horizon, Get on your boots y Magnificient. El público ha coreado en esta primera parte, casi a dueto con Bono, clásicos del grupo como Beautiful day, en la que ha introducido el nombre de Barcelona, y, sobre todo, Still haven't found What I'm Looking For, ésta última de su genial disco The Joshua Tree.

Cuando Bono ha atacado Angel of Harlem, ha rendido un homenaje al desaparecido Michael Jackson introduciendo en la canción estrofas de dos de las canciones más conocidas del que fuera benjamin de los Jackson Five, Man in the mirror y Don't stop till you get enough, cantadas con falsete a la manera del autor de Thriller.
A Unknown caller, del último álbum, ha seguido uno de los temas de sus inicios, allá por los años 80, Unforgettable fire, y luego City of blinding lights, de su anterior álbum, How to Dismantle an Atomic Bomb. Con la parte final de la noche ha llegado el éxtasis cuando tras el grito de guerra 1,2,3...14, U2 ha interpretado Vertigo, tema estrella de su anterior gira, y los clásicos, los himnos del grupo, Sunday Bloody Sunday, Pride (In The Name Of Love) y One, con la que Bono, enfundado en una camiseta del Barça, ha cerrado el concierto en primera instancia. En medio, aún han tenido tiempo los de U2 de tocar la africanista I'll Go Crazy If I Don't Go Crazy Tonight, del nuevo disco.

Saludos al espacio exteriorEn las dos horas que ha durado la velada no han faltado los momentos Bono como cuando ha conectado en directo en videoconferencia con la Estación Espacial Internacional para lanzar un mensaje de paz y de concienciación ecológica hacia el planeta, o cuando ha emitido un mensaje de Desmond Tutu en favor de la lucha contra el sida y la malaria.
En otro instante de la noche U2 ha recordado a la líder opositora birmana San Suu Kyi encarcelada desde hace años: han desfilado por la pasarela circular del escenario una veintena de personas con la careta de la líder birmana opuesta al régimen dictatorial de su país. Con los bises previstos llegaron otros tres temas del repertorio histórico como Ultraviolet, With or without you y Moment of surrender, que han puesto el punto y final a una velada perfecta.



U2 deja sin aliento a más de  70 000 personas

Buenos Aires, 1 de marzo 2006 Vertigo Tour 2006
por Natacha Nazer


 
Después de Cromañón, el negocio del rock se roza con el fracaso y Buenos Aires intenta ponerse de pie lentamente. Tras ocho años la reina del plata abre sus brazos al cuarteto irlandes mas importante del mundo, U2. Miles de voces sacudieron a la urbe porteña y un "Vértigo" de sensaciones nos devuelvió una pequeña parte de lo que Cromañon nos quitó, la euforia y el placer de sentirnos vivos. 

Mas de setenta mil personas vivieron un orgasmo musical que duró mas de dos horas, en las que se alternó canciones de sus último disco, " How to dismantle an atomic bomb " con una gran cantidad de clásicos. Pasados diez minutos de las diez de la noche, Bono se hizo presente en el escenario con una campera que llevaba los colores de argentina para dar inicio al show mas esperado. "Gracias por darnos una gran vida y por esperarnos. Los argentinos pasaron por momentos difíciles pero los han superado y ahora hay una nueva Argentina ", dijo el cantante sobre la crisis económica que vivió el país en los últimos años. Pocas horas antes, se había reunido con el presidente Néstor Kirchner en la Casa de Gobierno en Buenos Aires, a quien elogió por haber hecho lo correcto.

"City Of Blinding Lights" tema que compuso en homenaje a las víctimas del atentado terrorista del 11 de septiembre de 2001, dió comienzo a una noche de romance con la banda irlande sa. Bono, The Edge, Larry Mullen y Adam Clayton, llevan presentando en mas de 130 conciertos su más reciente álbum «How to Dismantle an Atomic Bomb» -disco que les permitió ganar 5 premios Grammy-, en el marco de una gira denominada «Vértigo 2006», teloneados por los ascendentes escoceses de Franz Ferdinand. 

Afortunadamente no se repitieron los incidentes de la semana pasada, cuando grupos de jóvenes intentaron ingresar sin entradas a los dos recitales de los Rolling Stones y se enfrentaron con la policía.
Pero como lo bueno siempre parece breve, pasadas las doce de la noche y sin privarnos de nada, U2 terminó el primero de los dos conciertos previstos en el estadio de River Plate y entonces comprendimos que la espera, mereció la pena. 

U2 - Vertigo Tour 3rd leg: North America

2005-11-22: Madison Square Garden, New York - New York 
Fotos Amy Coleman - IndyRock




 


 





2001


Barcelona- 8 agosto 2001
Fotos: Efe / Reuters / Ideal





U2, REGRESO A LOS ORIGENES

Por Rafa Quílez (EFE - IDEAL) 1999
Barcelona, 8 ago- El grupo irlandés U-2 encandiló esta noche a 18.000 personas, según la organización, en el Palau Sant Jordi de Barcelona en un concierto austero de escenografía y en el que apeló a su sonido más rockero y a sus antiguas y más conocidas canciones, intercaladas con algunas piezas del nuevo disco, "All that you can't leave behind".

Luz blanca, un escenario pelado y desnudo y la música por encima de todo para que, a la cuarta y tras tres visitas, U-2 ofrecieran su mejor concierto en Barcelona: 22 canciones, poco más de dos horas y sólo una duda, pues el apoteósico triunfo se consiguió invocando al pasado, al material más conocido, cuando los irlandeses habían intentado últimamente seguir el signo de los tiempos e incorporar nuevas recetas para sus pantagruélicos espectáculos.

Dejando de lado las proclamas y apostando por la sobriedad, U-2 se reivindicó como banda de rock con un pasado esplendoroso y un presente aún vivo, aunque su futuro creativo inicie la curva descendente al ser enemigo del riesgo.
Un retraso de 35 minutos en la hora de inicio, no justificado, y una hora de cola para acceder al recinto, más largas esperas para obtener una bebida dejaron de tener importancia cuando el público identificó la melodía de "Elevation", la primera canción, que el cuarteto interpretó con las luces del Sant Jordi totalmente encendidas.

En la segunda, "Beautiful day", empezaron a funcionar los 6 cañones de luz, las seis pequeñas pantallas de vídeo y se hizo la oscuridad sobre el escenario, vacío de elementos, a pelo.

En la tercera, "Until the end of the world", Bono, vestido de negro y con sus habituales gafas oscuras, y The Edge, el guitarrista, se pasearon por la pasarela del escenario, que acotaba un corazón en cuyo interior disfrutaban, a centímetros de sus ídolos, los 300 primeros asistentes al recinto olímpico barcelonés.
Un Palau Sant Jordi que ocupaban 18.000 personas, con todas las entradas vendidas, pese a lo cual no estaba totalmente lleno y se percibían bastantes asientos vacíos y claros en la parte trasera de la platea, lo que dejó expeditos los pasillos.

Quizás ese fuera el motivo de que la reventa, a 20.000 pesetas la entrada a primera hora de la tarde, fuera luego bajando hasta acercarse a los precios originales, entre 7.200 y 8.400 pesetas.

"New Years Day" puso de pie ya hasta el final al respetable, entre quienes se distinguía al actor Javier Bardem o a Amaia Montero, vocalista de La Oreja de Van Gogh, cautivados por un sonido limpio y potente que sacaba provecho a los graves.
Pancartas de "U-2" forever y alguna bandera irlandesa, y caras venidas de todas partes del Estado -se trataba del único concierto en nuestro país- que se fueron animando cuando Bono dedicó "Kite" a su padre, que se encuentra enfermo, para proseguir con "New York" -con sombras chinas incluidas-, "I will follow", "Spanish eyes" -una rareza y un guiño a la audiencia-, y "Sunday bloody sunday", con una referencia a la paz en el Ulster con un lema: "nunca volveremos a la violencia".
"Wake up dead man", "Stuck in a moment you can't get out of" y la última canción que escuchó Joey Ramone, "In a little while", precedió al "Happy birthday", en honor al 40 aniversario de The Edge, que iniciaron los centenares de fans ataviados con camisetas rojas con el número 40 en la parte delantera y una caricatura del guitarrista en la espalda.

Un trozo acústico de "Angel of Harlem", una botella de cava descorchada, y Bono, The Edge, Larry Mullen jr. y Adam Clayton sobre la pasarela remataron la faena con "Desire", mientras el set acústico continuaba con "Stay" y el calor ya sofocaba.
Las visitas a los 80 prosiguieron con el karaoke de "Bad", la épica de "Where the streets have no name", la revisión en clave de 'dance music' de "Mysterious ways", con siete plataformas subiendo y bajando en el fondo del escenario, y "Pride (In the name of love)" -y todo el corazón iluminado-.

Dieciocho canciones y 95 minutos y el bis se inició con un recuerdo en castellano a "los cinco más grandes traficantes de armas del mundo: Estados Unidos, Reino Unido, Francia, China, Rusia", como se pudo leer proyectado sobre la trasera del entarimado. Estaba cantado: era "Bullet the blue sky".
La temperatura, y una espectadora al escenario, subieron con "With or without you". "Viva Barcelona". "Bona nit". "Buenas noches". "Bienvenidos a nuestra fiesta. Una fiesta de cumpleaños. Gracias", dijo Bono antes de dejar el escenario.
En el segundo bis, a Bono se le vio el plumero de "izquierda caviar solidaria" con su mención a Nelson Mandela, pero "One" aún hermana a las masas, aunque Bono ya estuviera muy afónico, y "Walk on" situó al grupo en su actual momento: una banda del siglo XXI que apela a los 80 con maestría. Con anterioridad, los galeses Stereophonics presentaron durante 45 minutos su tercer disco, "Just enough education to perform", un compendio de brasa setentera a volumen atronador, lo que indica que U-2 no trata a sus teloneros como tales.


INDYROCK MAGAZINE
CONCIERTOS
     Agenda
FESTIVALES
     Agenda
ANUNCIOS
     Tablón
CONCURSOS
     Rock, pop...
PRODUCTORAS
     Salas, estudios,      locales...
GRUPOS
     En IndyRock



VIDEOCOLECCIÓN INDYROCK * ARCHIVO HISTÓRICO


JOYAS DE INDYROCK

'Pioneros en la era de las redes' 
Grabaciones de directo de grupos que marcaron las pautas de la música alternativa a lo largo de dos décadas. 







INDYROCK * SERVICIOS MUSICALES

Los datos que necesitas conocer sobre:

Productoras Estudios
Locales de ensayo 
Salas de conciertos
Tablón de anuncios
Concursos
Academias de música
Realización de clips

NOTICIAS DE ROCK LATINO 
INDYROCK * INICIO


PROMOCIONATE EN INDYROCK
¿Quieres dar a conocer tu trabajo?


Te ofrecemos la plataforma de IndyRock para promocionar tus eventos, grupos, discos, salas y tus productos mediante el sistema de páginas informativas y espacios esponsorizados. Si eres músico, empresario musical... es la forma más eficaz y rápida de dar a conocer tu oferta, con tarifas especiales. Contacta con nosotros




Copyright IndyRock ©
TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS
Queda prohibida la reproducción, distribución, puesta a disposición, comunicación pública y utilización total o parcial, de los contenidos de esta web, en cualquier forma o modalidad, sin autorización previa, expresa y escrita, incluyendo, en particular, su reproducción y/o puesta a disposición como resúmenes, reseñas o revistas de prensa, blogs, páginas personales, con fines comerciales o directa o indirectamente lucrativos, y las no comerciales y sin ánimo de lucro, a la que se manifiesta oposición expresa. Leer más y Política de privacidad


CONTENIDOS

Agenda de conciertos
Agenda de Festivales
Agenda de sesiones
Concursos
Noticias
Noticias de rock latino
Productoras
Tablón de anuncios
Locales de ensayo
Salas de conciertos
Estudios de grabación


INDYROCK MAGAZINE

Email:
info@indyrock.es
jegomez@indyrock.es
Phone: + 34  680 92 55 14  

Dirección y edición
Juan Enrique Gómez

Merche S. Calle

NO NOS ENVÍES CDs
Preferimos un link de descarga



 CONTACTAR CON INDYROCK MAGAZINE



INDYROCK